Diez lugares que nos encantaron de Corea del Sur

Precioso paseo lleno de cerezos en flor en Gyeongju Diez lugares que nos encantaron de Corea del Sur

El viaje a Corea siempre guardará un lugar muy destacado en nuestro corazón porque fue la primera vez que viajamos a Asia con Teo. Viajar con un niño de dos años a la otra punta del mundo puede parecer una osadía, pero la experiencia fue fascinante para todos, incluyendo el peque que se lo pasó en grande correteando entre palacios y templos o jugando con los niños coreanos. Se trata de un destino que todavía no es muy popular entre los turistas occidentales. Lo que muchos considerarían una desventaja, para nosotros fue todo un aliciente. En este sentido, mucha gente sentía curiosidad cuando nos veía con un niño pequeño y hacían lo posible para llamar nuestra atención y hablar con nosotros.

Aunque en principio la barrera del idioma puede parecer un handicap, la amabilidad de la gente lo compensaba con creces. No nos engañemos, el coreano es un idioma muy complicado para nosotros y por aquellas tierras no se habla demasiado inglés. Sin embargo, todo el mundo se esforzaba al máximo para comprendernos y ayudarnos. Para hacer un balance del viaje, hemos recopilado diez lugares que nos encantaron de Corea del Sur.

Palacio Gyeongbokgung de Seúl

Teo viendo un castillo en el Palacio Gyeongbokgung de Seúl Diez lugares que nos encantaron de Corea del Sur

El Palacio Gyeongbokgung de Seúl fue construido a finales del siglo XIV por Lee Seong-Gye, el rey Taejo, y desde entonces fue el palacio principal de los reyes de la Dinastía Joseon. A pesar de que han pasado más de 600 años y una parte del complejo fue destruida por los japoneses, nos lo encontramos en un estado de conservación formidable. Para viajar con niños es perfecto, porque Teo pudo correr todo lo que quiso por el enorme recinto.

Continuar leyendo →

El capricho de no hacer nada en Cancún

Playa de Cancún México El capricho de no hacer nada en Cancún

Han pasado más de seis años desde que empezamos la aventura de este blog y en todo este tiempo no habíamos disfrutado de unas vacaciones “de verdad” hasta que llegó el viaje a México de hace tres meses. Nos sentimos muy afortunados porque no hemos parado de viajar, pero hasta ahora no nos habíamos permitido el lujo de hacerlo sin diseñar un itinerario que cumplir a rajatabla, sin cambiar de alojamiento cada pocos días, tratando de aprovechar los días al máximo o estando obsesionados con hacer fotos y encontrar buenas historias para compartir en esta u otras bitácoras.

Cancún fue el destino escogido para este inapelable paréntesis y nuestra única ambición durante los días que pasamos en este paraíso caribeño fue descansar junto al mar. Desconectar de todos y de todo, un capricho que sinceramente nos sentó de maravilla pese a tener un mundo de posibilidades y atractivos mexicanos a nuestro alcance.

Teo en Cancún El capricho de no hacer nada en Cancún

A priori, cruzar el charco con dos niños de cuatro y un año no parecía la mejor forma de empezar unas vacaciones de relax en México. Al ser Semana Santa los vuelos directos entre España y Cancún estaban por las nubes, así que para abaratar costes volamos vía Estados Unidos. Los tediosos trámites aduaneros en Chicago y las distintas escalas alargaron más de la cuenta el viaje, pero el esfuerzo mereció mucho la pena.

Llegamos a Cancún exhaustos y de noche. El mercurio superaba los 30 grados a esas horas, a pesar de que nos encontrábamos en abril. El transporte que habíamos contratado previamente desde España no nos estaba esperando al salir del aeropuerto así que la fatiga hizo que nos temiéramos lo peor. Nuestros miedos infundados se desvanecieron cuando apareció un señor con un cartelito en el que se podía leer nuestro nombre y encendió el aire acondicionado de su furgoneta. La entretenida conversación que tuvimos con aquel hombre nos vino bien para combatir la somnolencia y en un visto y no visto llegamos a nuestro hotel. El feroz tráfico de la ciudad nos dio una tregua aquella noche.

Continuar leyendo →

Jugando a ser cavernícolas en las cuevas de El Soplao y El Pendo en Cantabria

La Cueva del Soplao en Cantabria Jugando a ser cavernícolas en las cuevas de El Soplao y El Pendo en Cantabria

Siempre hemos dicho que en los viajes con niños se tienen que repartir las experiencias entre las predilecciones de los papás y los peques. El que parte y reparte se queda con la mejor parte, aunque últimamente Teo es el que sale ganando en este juego con diferencia. La mayoría de visitas que hacemos están pensadas para él, si bien muchas veces nos sorprendemos viendo como disfruta también recorriendo lugares que inicialmente están más enfocados a los adultos.

Y es que estando de viaje por Cantabria, no nos pudimos resistir a explorar alguna de sus joyas subterráneas. Se calcula que en las profundidades de esta región hay más de 6.500 cuevas repartidas por el subsuelo, muchas de las cuáles son visitables. La Cueva de Altamira en Santillana del Mar es la más insigne de todas, pero en Cantabria se localizan hasta diez cuevas que han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Cueva de El Pendo en Cantabria Jugando a ser cavernícolas en las cuevas de El Soplao y El Pendo en Cantabria

Antes de enfundarnos el traje de espeleólogos es muy recomendable explicarle a Teo en qué va a consistir la visita a las Cuevas de El Soplao o El Pendo, sin embargo, algunas veces es complejo hacerle entender a un niño de cuatro años la importancia de una pintura rupestre o de una cavidad insólita plagada de estalactitas y estalagmitas. Si fuera un poco mayor, utilizaría las referencias de Julio Verne y su Viaje al Centro de la Tierra, pero siendo tan pequeño nos toca recurrir a las pelis de dibujos animados actuales, ya que Los Picapiedra tampoco se encuentran en su inventario de series preferidas.

“Teo, nos vamos a meter en la casa de Los Croods. Seremos cavernícolas” Esa fue la explicación que acabó por convencer a nuestro hijo mayor, ya que Oriol con un añito tiene suficiente con ver los cambios de intensidad de la luz y sumarse con sus balbuceos a nuestros “oooohh”, “alaaaaa”, “miraaaaaa”. Las onomatopeyas y el cine son un lenguaje universal.

Continuar leyendo →

Las mejores canciones para viajar, dime cuál es tu favorita y gana un Pack Deezer #micancióndeviajesdeezer

Taiko Matsuri en Narita Las mejores canciones para viajar, dime cuál es tu favorita y gana un Pack Deezer #micancióndeviajesdeezer

Es llegar el verano y las ganas de viajar y pasarlo bien se multiplican por mil. Da igual si hace un calor insoportable o si el chiringuito está hasta la bandera, siempre encontrarás la manera de pasarlo bien y ese momento suele ir acompañado de alguna canción. No pretendo invocar a Raúl (el cantante), King África o al mismísimo Georgie Dann mientras nos machaca con el estribillo de La Barbacoa, pero sí el buen rollo que produce escuchar un temazo que te ha acompañado durante un viaje o que te transporta a ese destino soñado sólo con el sonido de los primeros acordes.

La música siempre ha formado parte de mi vida y no podría vivir sin ella. Los que me conocen desde hace tiempo lo saben muy bien, aunque tú quizás no sepas que durante la adolescencia llegué a ser DJ de un pub mítico de mi Alcoy natal. Aquella etapa fue muy divertida y me proporcionó un amor por la música que nunca me ha abandonado. Vaya donde vaya llevo conmigo mis listas de temazos, sobre todo desde que han aparecido en escena los servicios de streaming como Deezer.

Ya hace tiempo que me rondaba por la cabeza hacer una lista con las mejores canciones viajeras, así que me puse en contacto con la gente de Deezer y les pedí que me ayudaran con mi idea de elaborar un top de temazos viajeros. ¿Que todavía no sabes qué es Deezer? Se trata de un servicio de streaming musical cuya idea central es el descubrimiento musical, ayudando a los fans a redescubrir la alegría de encontrar y compartir música a través de recomendaciones editoriales seleccionadas especialmente para cada país.

Deezer y yo vamos a poner la primera semillita de la lista con 25 hits, pero necesito tu ayuda para completar este recopilatorio con las mejores canciones viajeras:

Continuar leyendo →

Las panorámicas que te harán volver a la isla de Malta

Panorámicas de la Isla de Malta Las panorámicas que te harán volver a la isla de Malta

Cuando Teo y yo acabamos el viaje a Malta en primavera, prometimos que volveríamos al archipiélago. La sensación paradójica que tuvimos entonces es bastante común en el viajero, siempre ávido de vivir nuevas experiencias. Por una parte, habíamos disfrutado de unos días increíbles, pero por otra, teníamos la impresión de que sólo habíamos saboreado una parte minúscula de todas las mieles que alumbra un enjambre tan rico y diverso como Malta.

Por ejemplo, no pudimos descubrir los tentadores rincones de Gozo o Comino, ni sumergirnos en unos de los mejores fondos marinos del mundo. Lejos de dejarnos llevar por la desazón siempre nos quedará la opción de regresar a un destino codiciado por numerosas civilizaciones a lo largo de la historia.

Salvas en los Jardines Upper Barrakka de Malta Las panorámicas que te harán volver a la isla de Malta

Además, sí que tuvimos oportunidad de recorrer casi de punta a punta la más grande de sus ínsulas que nos obsequió con decenas de buenos momentos que guardaremos con mucho cariño en el zurrón que llevamos junto a nuestro corazoncito. Nosotros lo tenemos muy claro, pero por si acaso ahí van algunas de las panorámicas que te harán volver a la isla de Malta.

Continuar leyendo →