Islas Feroe, un vergel inexplorado y atemporal

Fotos de Islas Feroe frailecillo en Mykines Islas Feroe, un vergel inexplorado y atemporal

Hace menos de 48 horas que hemos regresado del viaje a Islas Feroe y el verde intenso de sus valles y cumbres todavía tiñe nuestros pensamientos. Si exceptuamos la información oficial, hay muy pocos testimonios de viajeros que hayan estado en el archipiélago (se pueden contar con los dedos de la mano en la lengua de Cervantes).

En una época en la que todo se basa en recomendaciones y opiniones (el famoso boca-oreja virtual del siglo XXI), ese agujero negro de aserciones provocaba en nosotros una mezcla encontrada de sensaciones. Por una parte, el cosquilleo en el estómago por explorar un destino ignoto y, en la otra cara de la moneda, el temor por no hallar los suficientes alicientes para una familia que viaja con niños pequeños.

Fotos de Islas Feroe Vero Teo y Oriol en Mykines Islas Feroe, un vergel inexplorado y atemporal

No fueron pocas las personas que nos confesaron que habían tenido que buscar en un mapa o en Google dónde se encontraban las Islas Feroe, pero tras un agradable vuelo desde Barcelona nos encontramos de pleno en ese punto del globo que se sitúa un pelín al norte de Escocia. El avión de Atlantic Airways iba repleto de feroeses que regresaban de sus vacaciones en la Ciudad Condal ataviados con camisetas oficiales del Barça (con el 9 de Suárez a la espalda) y bolsas de firmas de lujo repletas de oscuros objetos de deseo que son difíciles de conseguir en el archipiélago.

Como ya nos había sucedido en otros países escandinavos, lo primero que nos topamos al bajar del avión es un enorme duty free en el que los recién llegados hacen acopio de provisiones a precios menos severos. Antes de poner un pie en la isla de Vagar ya intuimos que no sería un destino barato.

Continuar leyendo →

Cerrado por vacaciones nos vamos a las Islas Feroe

Mejores Fotos Islas Feroe Cerrado por vacaciones nos vamos a las Islas Feroe

Ya te habías dado cuenta ¿verdad? Desde que acabó el mes de julio nos habíamos tomado un respiro en el blog, pero ahora lo hacemos oficial: ¡Nos vamos de viaje a las Islas Feroe! Dentro de unos días tomaremos el único vuelo semanal que une Barcelona con el aeropuerto de Aeropuerto de Vágar para disfrutar de las deseadas vacaciones.

¿Islas Feroe, y dónde diablos esta eso? Admitimos que el destino que hemos buscado este verano tiene sus particularidades. Si trazáramos un triángulo imaginario entre Islandia, Escocia y Noruega, este archipiélago estaría ubicado justo en el centro. No obstante, se trata de una región autónoma que pertenece a Dinamarca… pero no a la Unión Europea.  A los futboleros más viejos del lugar les sonará de la fase de clasificación para el Mundial de Francia 98, ya que se enfrentó en dos ocasiones a la Selección Española.

¿Y qué se os ha perdido allí? En verano nos apetece huir a lugares de climas más templados. Nos gusta el calor, pero en Alicante tenemos temperaturas altas casi todo el año. En cambio en las Islas Feroe, el mercurio oscila entre máximas de 12º y mínimas de 10º en pleno mes de agosto. El tiempo es muy cambiante y en un mismo día podemos tener sol, niebla, lluvias o nubes. Hacer la maleta para esta meteorología ha sido todo un reto, sobre todo viajando con niños.

Continuar leyendo →

Diez lugares que nos encantaron de Corea del Sur

Precioso paseo lleno de cerezos en flor en Gyeongju Diez lugares que nos encantaron de Corea del Sur

El viaje a Corea siempre guardará un lugar muy destacado en nuestro corazón porque fue la primera vez que viajamos a Asia con Teo. Viajar con un niño de dos años a la otra punta del mundo puede parecer una osadía, pero la experiencia fue fascinante para todos, incluyendo el peque que se lo pasó en grande correteando entre palacios y templos o jugando con los niños coreanos. Se trata de un destino que todavía no es muy popular entre los turistas occidentales. Lo que muchos considerarían una desventaja, para nosotros fue todo un aliciente. En este sentido, mucha gente sentía curiosidad cuando nos veía con un niño pequeño y hacían lo posible para llamar nuestra atención y hablar con nosotros.

Aunque en principio la barrera del idioma puede parecer un handicap, la amabilidad de la gente lo compensaba con creces. No nos engañemos, el coreano es un idioma muy complicado para nosotros y por aquellas tierras no se habla demasiado inglés. Sin embargo, todo el mundo se esforzaba al máximo para comprendernos y ayudarnos. Para hacer un balance del viaje, hemos recopilado diez lugares que nos encantaron de Corea del Sur.

Palacio Gyeongbokgung de Seúl

Teo viendo un castillo en el Palacio Gyeongbokgung de Seúl Diez lugares que nos encantaron de Corea del Sur

El Palacio Gyeongbokgung de Seúl fue construido a finales del siglo XIV por Lee Seong-Gye, el rey Taejo, y desde entonces fue el palacio principal de los reyes de la Dinastía Joseon. A pesar de que han pasado más de 600 años y una parte del complejo fue destruida por los japoneses, nos lo encontramos en un estado de conservación formidable. Para viajar con niños es perfecto, porque Teo pudo correr todo lo que quiso por el enorme recinto.

Continuar leyendo →

El capricho de no hacer nada en Cancún

Playa de Cancún México El capricho de no hacer nada en Cancún

Han pasado más de seis años desde que empezamos la aventura de este blog y en todo este tiempo no habíamos disfrutado de unas vacaciones “de verdad” hasta que llegó el viaje a México de hace tres meses. Nos sentimos muy afortunados porque no hemos parado de viajar, pero hasta ahora no nos habíamos permitido el lujo de hacerlo sin diseñar un itinerario que cumplir a rajatabla, sin cambiar de alojamiento cada pocos días, tratando de aprovechar los días al máximo o estando obsesionados con hacer fotos y encontrar buenas historias para compartir en esta u otras bitácoras.

Cancún fue el destino escogido para este inapelable paréntesis y nuestra única ambición durante los días que pasamos en este paraíso caribeño fue descansar junto al mar. Desconectar de todos y de todo, un capricho que sinceramente nos sentó de maravilla pese a tener un mundo de posibilidades y atractivos mexicanos a nuestro alcance.

Teo en Cancún El capricho de no hacer nada en Cancún

A priori, cruzar el charco con dos niños de cuatro y un año no parecía la mejor forma de empezar unas vacaciones de relax en México. Al ser Semana Santa los vuelos directos entre España y Cancún estaban por las nubes, así que para abaratar costes volamos vía Estados Unidos. Los tediosos trámites aduaneros en Chicago y las distintas escalas alargaron más de la cuenta el viaje, pero el esfuerzo mereció mucho la pena.

Llegamos a Cancún exhaustos y de noche. El mercurio superaba los 30 grados a esas horas, a pesar de que nos encontrábamos en abril. El transporte que habíamos contratado previamente desde España no nos estaba esperando al salir del aeropuerto así que la fatiga hizo que nos temiéramos lo peor. Nuestros miedos infundados se desvanecieron cuando apareció un señor con un cartelito en el que se podía leer nuestro nombre y encendió el aire acondicionado de su furgoneta. La entretenida conversación que tuvimos con aquel hombre nos vino bien para combatir la somnolencia y en un visto y no visto llegamos a nuestro hotel. El feroz tráfico de la ciudad nos dio una tregua aquella noche.

Continuar leyendo →

Jugando a ser cavernícolas en las cuevas de El Soplao y El Pendo en Cantabria

La Cueva del Soplao en Cantabria Jugando a ser cavernícolas en las cuevas de El Soplao y El Pendo en Cantabria

Siempre hemos dicho que en los viajes con niños se tienen que repartir las experiencias entre las predilecciones de los papás y los peques. El que parte y reparte se queda con la mejor parte, aunque últimamente Teo es el que sale ganando en este juego con diferencia. La mayoría de visitas que hacemos están pensadas para él, si bien muchas veces nos sorprendemos viendo como disfruta también recorriendo lugares que inicialmente están más enfocados a los adultos.

Y es que estando de viaje por Cantabria, no nos pudimos resistir a explorar alguna de sus joyas subterráneas. Se calcula que en las profundidades de esta región hay más de 6.500 cuevas repartidas por el subsuelo, muchas de las cuáles son visitables. La Cueva de Altamira en Santillana del Mar es la más insigne de todas, pero en Cantabria se localizan hasta diez cuevas que han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Cueva de El Pendo en Cantabria Jugando a ser cavernícolas en las cuevas de El Soplao y El Pendo en Cantabria

Antes de enfundarnos el traje de espeleólogos es muy recomendable explicarle a Teo en qué va a consistir la visita a las Cuevas de El Soplao o El Pendo, sin embargo, algunas veces es complejo hacerle entender a un niño de cuatro años la importancia de una pintura rupestre o de una cavidad insólita plagada de estalactitas y estalagmitas. Si fuera un poco mayor, utilizaría las referencias de Julio Verne y su Viaje al Centro de la Tierra, pero siendo tan pequeño nos toca recurrir a las pelis de dibujos animados actuales, ya que Los Picapiedra tampoco se encuentran en su inventario de series preferidas.

“Teo, nos vamos a meter en la casa de Los Croods. Seremos cavernícolas” Esa fue la explicación que acabó por convencer a nuestro hijo mayor, ya que Oriol con un añito tiene suficiente con ver los cambios de intensidad de la luz y sumarse con sus balbuceos a nuestros “oooohh”, “alaaaaa”, “miraaaaaa”. Las onomatopeyas y el cine son un lenguaje universal.

Continuar leyendo →