Qué ver y hacer en Bruselas: los mejores lugares para visitar en la capital de Bélgica

Fotos de Bruselas, Grand Place

Siempre entre flamencos y valones o desempeñando el papel de capital de Europa, Bruselas es una de las ciudades más inclasificables del Viejo Continente. Un cóctel perpetuo entre lo viejo y lo nuevo, lo autóctono y las influencias más exóticas que ha cautivado a personajes tan importantes como Carlos V. “El César” la convirtió en el epicentro de su vasto imperio en 1519 aunque poco antes, sus potentes gremios ya la habían convertido en una plaza próspera capaz de seducir al emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.

El viajero se verá atraído por rincones icónicos como la Grand Place, el Atomium o una pequeña estatua meona conocida como el Manneken Pis, pero la sede del Parlamento Europeo es muchísimo más. Acompáñanos en esta escapada en la que vamos a recomendarte qué ver y hacer en Bruselas dando un paseo por los mejores lugares para visitar en la capital de Bélgica

¿Cómo llegar a Bruselas?

Fotos del museo MIMA de Bruselas

El aeropuerto internacional más cercano a Bruselas es el de Zaventem conocido como Aeropuerto de Bruselas-National. Existen muchos vuelos directos desde España a este aeródromo, en concreto, Alicante, Almería, Barcelona, Bilbao, Ibiza, Jerez, Madrid, Málaga, Palma de Mallorca, Santiago de Compostela, Sevilla y Valencia. Luego para llegar a la ciudad, la forma más sencilla es hacerlo en tren. La estación Brussels Airport-Zaventem está emplazada en el nivel -1 de la terminal. En unos 17 minutos llegas a la estación de Brussel-Central. También hay autobuses de línea para viajar hasta la ciudad, en concreto el 272 y 471 hasta Bruxelles-Nord, 272, 471 y 620 hasta NATO, 359 y 659 hasta Roodebeek y la 820 hasta Brussels Expo. La carrera en taxi suele rondar los 45 €.

Algunas compañías low cost suelen volar hasta el aeropuerto de Charleroi al que también se suele llamar de Bruselas Sur, situado a unos 46 kilómetros de la capital belga. Desde España hay conexiones con Alicante, Barcelona, Fuerteventura, Girona, Gran Canaria, Ibiza, Madrid, Málaga, Murcia, Palma de Mallorca, Reus, Santander, Sevilla, Tenerife Sur, Zaragoza y estacionalmente con Almería. Para llegar hasta Bruselas tienes que tomar el autobús A hasta el centro de Charleroi y desde allí viajar a Bruselas. Hay una hora de tren entre la estación de Charleroi y Gare de Bruxelles-Central. Tienes toda la info en Belgian Rail. También hay un autobús shuttle desde el aeropuerto de Charleroi a Bruselas que tarda unos 55 minutos.

¿Cuántos días me recomiendas estar en Bruselas?

Fotos de Bruselas, cómic

Siempre decimos que la duración de la estancia en una ciudad depende del tiempo que prolongues tu viaje a un destino o si éste es el objetivo central del mismo. Por ejemplo, si tienes previsto viajar unos diez días a Flandes lo ideal sería estar unas dos o tres jornadas completas en Bruselas, aunque si dispones de menos días, el mínimo razonable serían unas 72 horas.

Lógicamente en este periodo de tiempo sólo te vas a llevar una pincelada de lo que significa esta ciudad belga, ya que tiene tantos lugares interesantes para ver que siempre te marcharás con la sensación de que te has quedado muy corto. Siempre es bueno dejar alguna visita para el próximo viaje.

¿Es cara la vida en Bruselas?

Fotos de Bruselas, Manneken Pis

Los precios de Bruselas para el viajero son más elevados que los de España, aunque si sabes buscar y reservas con mucho tiempo de antelación puedes encontrar buenas ofertas. Es una ciudad con mucha actividad institucional y de negocios, además de ser capital y objeto de deseo de muchos turistas. Eso provoca que los alojamientos y restaurantes sean algo más caros de los que podemos encontrar en ciudades como Madrid o Barcelona.

Algunas atracciones turísticas también cuentan con entradas bastante elevadas, aunque una buena solución puede ser la Brussels Card que te permite entrar a 39 museos y tiene descuentos en muchas atracciones turísticas, tours guiados, tiendas, restaurantes, bares y clubs. Además, hay una versión de esta tarjeta que te permite viajar de forma ilimitada en el transporte público o en los autobuses Hop on Hop off. Por otra parte, muchos de los museos de Bruselas tienen entrada libre el primer miércoles o el primer domingo de mes.

¿Qué comer en Bruselas?

Terraza de Moeder Lambic en Bruselas

Bruselas y Flandes son destinos que conocemos muy bien ya que hemos viajado varias veces y tenemos que decir que la gastronomía belga ha evolucionado muy positivamente en los últimos años. Hemos pasado de los típicos moules-frites (mejillones con patatas fritas), gofres y chocolates (de primerísima calidad) a unos platos más sofisticados y creativos que emplean productos de proximidad. No puedes dejar de probar la ternera estofada o conejo a la cerveza, platos de pescado sencillos pero muy frescos, el stoemp (puré de verduras y patata), el waterzooi (estofado cremoso de pescado o pollo) y por supuesto las cervezas belgas que son una de nuestras debilidades.

La variedad de restaurantes y cervecerías de Bruselas es espectacular, por eso se antoja complicado dar con un local que satisfaga nuestros deseos. También puede suceder que cuando lo encuentres probablemente no tenga mesa disponible. Ya sea en la capital belga o en muchísimos otros lugares del mundos solemos utilizar la guía de los mejores restaurantes de ElTenedor. Siempre suele haber excelentes promociones o te facilita mucho la vida a la hora de reservar una mesa. Échale un vistazo a los mejores restaurantes de Bruselas según ElTenedor.

¿Dónde dormir en Bruselas?

Fotos de Bruselas, Catedral de San Miguel y Santa Gúdula

Al ser capital de Bélgica y de (Europa), Bruselas tiene una excelente oferta de alojamientos de todo tipo y de varios precios. Hay muchísimos bed & breakfast, albergues, un camping (que sólo abre en verano), una floreciente y extensa oferta de apartamentos turísticos y hoteles de todos los tipos y precios, especialmente de negocios. Si miras con tiempo incluso puedes alojarte en los alrededores de la Grand Place… aunque ese privilegio se paga bien.

En todo caso, a nosotros nos gusta la zona de Sainte-Catherine que quizás no está tan concurrida como el centro pero no queda demasiado alejada a pie. Nos hemos quedado alguna vez en el Citadines Sainte-Catherine, un apartahotel con todas las comodidades para los que viajamos con niños. No obstante, aquí puedes buscar los mejores hoteles para tu estancia en Bruselas.

¿Qué ver y hacer en Bruselas?

Las bolas del Atomium de Bruselas

Bruselas es una ciudad llena de amalgamas muy peculiares y eso provocará que el viajero siempre esté motivado. Quizá en España estamos mal acostumbrados a que los informativos nos bombardeen con noticias un tanto anodinas de esta urbe con la política como epicentro, aunque la realidad y el día a día es muy distinta en una ciudad animadísima y repleta de propuestas muy divertidas.

¡Te ayudamos a viajar más barato!

Se trata de una capital plagada de contradicciones donde podrás descubrir desde su faceta más histórica hasta las últimas vanguardias. Museos de talla mundial, enormes parques, zonas para burócratas o uno de los corazones medievales más bellos de Europa compiten en esta ciudad para llamar tu atención. Sin más, aquí van nuestras recomendaciones sobre qué ver y hacer en Bruselas:

  • Uno de los mejores lugares para empezar una visita en Bruselas es la Grand Place. Allí se encuentra el Ayuntamiento y su sobresaliente torre de 96 metros coronada por una imagen de San Miguel, el patrón de la ciudad. Su fachada está colmada de detalles exquisitos, gárgolas y estatuas que representan a los nobles de la Bruselas más opulenta. También es muy interesante la Maison du Roi que esconde detrás de sus excepcionales arcos neogóticos el Museo de la Ciudad de Bruselas o las fantásticas casas de gremios que se han convertido en tiendas, cafeterías, o cervecerías donde ver la vida pasar o recitar unas palabras de amor.
  • Otra de las visitas que más suele atraer a los turistas que visitan Bruselas es el Manneken Pis o la estatua de un niño desnudo orinando. Está emplazada en las esquinas de la rue de l’Étuve y rue de Chêne y suele estar cubierto con algún vestido o traje típico cuando se acerca alguna fiesta nacional o evento local. La estatua original era una versión de madera llamada Pequeño Julián esculpida en el siglo XIV. Sin embargo, la actual es originaria de 1619 y fue diseñada por Jerôme Duquesnoy. No obstante, hay otras dos estatuas similares que también suelen ser visitadas. Por ejemplo, la Jeanneke Pis, una joven figura que en cuclillas hace sus necesidades al final del callejón ubicado a la derecha del célebre y céntrico restaurante de mejillones Chez Léon. La tercera es Zinneke Pis, un perro con la pata levantada y que mea en la calle del barrio de la moda de Bruselas. En concreto entre las calles des Chartreux y du vieux-Marché-aux-grains.
  • En la zona de Îlot Sacré se encuentran las elegantes Galerías Saint Hubert que merecen, sin duda, una visita. Además de sorprenderte por su opulencia y la belleza del mármol, este lugar es pionero en muchos sentidos. Sin ir más lejos, fueron las primera galerías comerciales de Europa. Además, allí se encuentra la tienda original de los delicioso chocolates Neuhaus. En este paraíso para los golosos fue donde se inventaron los pralines que están considerados los primeros bombones. A unos pasos de allí está la Rue des Bouchers, una calle muy animada repleta de restaurantes.
  • Muy cerca se encuentra la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula que salvando las distancias recuerda a Notre-Dame de París. Diez minutos hacia el sur se emplaza la imprescindible Place Royale en la parte alta de Bruselas. Allí te cautivará una colección de edificios espectaculares como el Palais Royal, el Musée BELvue, el Coudenberg, el Old England Building, los Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica o el incomparable Museo Magritte donde es imposible no sorprenderse con alguna de las creaciones de este abanderado del surrealismo. Muy cerca queda Sablon, el barrio de anticuarios, bombonerías (como Pierre Marcolini) y pastelerías.
  • A unos diez minutos andando desde la la Rue des Bouchers puedes llegar hasta la plaza del mercado Saint Géry, ideal para cenar o tomar algo por la noche. En los alrededores está el espectacular edificio neoclásico de la Bolsa que también es la antesala al denominado distrito de la moda de Bruselas donde se encuentra la plaza de Sainte-Catherine y su iglesia. Cerquita hay un sitio muy chulo para comer pescado (especialmente a mediodía) que se llama De Noordzee.
  • Bruselas es una ciudad ideal para los amantes del cómic. El Centre Belge de la Bande Dessinée o Centro Belga del Cómic es uno de los lugares más destacados, pero la capital de Europa está colmada de referencias al que muchos consideran el octavo arte. Lo más entretenido es pasear intentando encontrar alguno de los más de 40 murales que conforman la Ruta del Cómic y que representan en fachadas escenas de Tintín, Astérix o Lucky Luke, entre otros. También puedes acercarte hasta el Museo de Figuritas del Cómic.
  • Si viajas con niños como nosotros y la lluvia te obliga a ponerte a cubierto tienes muchas opciones para los más peques de la casa. El Museo del Juguete o Scientastic, el Museo de Ciencias Naturales (y su espectacular galería de dinosaurios) o el Museo de Arte Fantástico les encantarán.
  • Junto a la Grand Place o el Manneken Pis, el tercer icono de Bruselas es el Atomium. Se trata de uno de esos lugares que sorprende mucho más por el continente que por el contenido. Te sientes muy pequeño bajo unos enormes átomos (que alcanzan los 102 metros de altura) que recuerdan uno de esos juguetes de construcciones de ciencia antiguos. Lo más impactante es su espectacular mirador panorámico 360º. Si tienes oportunidad date el lujo de comer en el restaurante que hay ubicado en la bola más elevada. Lo mejor para llegar es tomar el metro que te deja en la parada de Heysel (línea 6 de metro).
  • A unos minutos andando desde el Atomium se encuentra Mini-Europe, un peculiar parque temático en el que podrás descubrir los principales monumentos del viejo continente. Se trata de un viaje que abarca miles de kilómetros pero que se encoge como los edificios para llevarlo a cabo en un par de horas. Hay más de 300 maquetas a las que no les falta ni el mínimo detalle.
  • Una propuesta, un tanto distinta, es la visita a los Invernaderos Reales de Laeken. Fuimos muy afortunados al poder visitarlos, ya que sólo abren tres semanas al año en primavera. El complejo tiene un aspecto de ciudad de cristal y sirvió de inspiración a muchos arquitectos precursores del Art Noveau. En su interior se pueden encontrar las especies botánicas más fascinantes del planeta, de hecho, todavía existen algunas plantas que pertenecen a las plantaciones originales de Leopoldo II.
  • Un museo que queda fuera de los circuitos habituales es el Millennium Iconoclast Museum of Art (MIMA) emplazado en la antigua fábrica de cerveza Bellevue junto al canal en Molenbeek. Su edificio de estilo industrial alberga 1.300 m² de espacio expositivo distribuidos en cuatro plantas donde todavía se pueden ver los viejos ladrillos de color rojo y las vigas de hormigón. Se trata de un espacio perfecto para el arte más actual y urbano. Es como si hubieran arrancado una pared o una performance de la calle y las hubieran convertido en museo. De hecho, el objetivo del MIMA es convertirse en la sala de exposiciones definitiva del arte contemporáneo y explorar la historia de la cultura 2.0 para hacerla llegar a un público más amplio.
  • Si quieres degustar algunas de las mejores cervezas de la región, una gran opción es la cervecería Moeder Lambic. Uno de los secretos de este local es el amplio conocimiento de Jean Hummler sobre la cultura de la cerveza, pero sobre todo su filosofía. A Jean le encantan las pequeñas productoras, las cervezas artesanales, aquellas que no utilicen procesos industriales para obtener un buen producto de calidad y eso se nota muchísimo en la extraordinaria carta de cervezas de Moeder Lambic.

¿Qué lugares te quedaste con ganas de ver en Bruselas?

Fotos de Bruselas, Invernaderos Reales de Laeken

Pese a que hemos estado varias veces en Bruselas, se nos han quedado muchísimas cosas en el tintero. Cuando terminan los viajes siempre hay alguien que te recomienda algún lugar que no viste, aunque así siempre tendrás una excusa para regresar. Por ejemplo, nos hubiera gustado tener algo de tiempo para visitar la Rue Luxembourg y las terracitas del Barrio Europeo. También para acercarnos al barrio obrero de Les Marolles, donde hay mercadillo diario en la Place du Jeu de Balle que aparece en el cómic y en la película Tintín. Al barrio se accede a través de un ascensor de cristal. En Les Marolles todavía se conserva la casa en la que vivió el pintor Brueghel el Viejo.

También nos hubiera encantado tener tiempo para visitar otros barrios con encanto y con muchos edificios Art Nouveau como Châtelain, Brugmann o Bailli.  Otros de los pendientes son el Jardin Botanique o el Parque Bois de la Cambre.

¿Cómo moverse en Bruselas?

Fotos de Bruselas, bicicletas de alquiler

Bruselas tiene poco más de un millón de habitantes, pero si sumamos la región homónima esta cifra casi se duplica. Además, no es una ciudad que destaque por tener grandes rascacielos lo cuál provoca que la extensión de la ciudad sea muy grande y a veces las distancias son inasumibles a pie. Por eso es recomendable dividir la visita por barrios y una vez estés en ellos desplazarte a pie por los mismos o en bici si te atreves con los adoquines y la lluvia.

Para desplazarte entre barrios, la red de transporte público de Bruselas ofrece billetes combinados de autobús, tranvía y metro. Para conocer las tarifas, horarios y consultar el planificador de rutas, tienes toda la información en la página web de stib-mivb.

¿Te han gustado nuestras recomendaciones sobre qué ver y hacer en Bruselas? ¿Cuáles son los lugares que más te han gustado de la capital de Bélgica? Cuéntanoslo en los comentarios.

Galería de fotos de Bruselas

Tiqets

,

Sin comentarios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.