Maguro-ya, restaurante japonés de Alicante

Llega un viernes cargadito de actividades, entre ellas el TravelBloggers Meeting de Sevilla y el #EBE10, así que vamos a desearos un buen fin de semana con uno de esos posts gastronómicos que tanto nos gustan. Hoy hablaremos del restaurante japonés de Alicante, Maguro-ya.

Antes de meternos en harina, diré que a este restaurante fuimos recomendados por algunos lectores de el pachinko que me habían puesto a caldo por hablar bien del Sushi 56. Cuando fui a ese restaurante me gustó, pero creo que no fui todo lo crítico que debí ser, así que con el Maguro-ya seré más realista.

Sopa de miso del Maguro-ya, restaurante japonés de Alicante

Empezaré diciendo que pedimos una sopa de miso, un combinado, no demasiado generoso, de sushi y un yakiniku de ternera de Kobe. Los tres platos estaban riquísimos. La sopa no estaba demasiado salada como me ha pasado en otros restaurantes. El sushi muy bueno, además hay una pantalla donde puedes ver como lo está preparando el chef. El yakiniku de ternera de Kobe me dejó sin palabras, estaba soberbio. No sé si la carne era de Kobe, pero estaba deliciosa.

Estos platos, los acompañamos con una de mis cervezas del mundo, esta vez le tocó el turno a la Kirin, mientras que para cerrar la comida nos pedimos dos cachos de tarta. Una de chocolate con helado de té verde y otra de queso con helado de sésamo. Las tratas no eran nada del otro mundo y paraban un poco secas, pero el helado estaba rico.

Sushi del Maguro-ya, restaurante japonés de Alicante

Si leyerais sólo lo que he escrito hasta ahora, seguramente que acudiríais sin pensarlo a este restaurante, pues como digo, la comida estaba muy rica. Sin embargo, ahora vienen los aspectos que se pueden mejorar de este restaurante japonés de Alicante.

El Maguro-ya no es un japonés auténtico. No está regentado por japoneses ni el chef es japonés. La decoración es más bien marinera, pero de Alicante, no de Yokohama, Tokyo o Kamakura. Los baños carecen de cambiadores para bebés, aspecto que ahora miramos con lupa, y lo que me parece más increíble, la comida nos costó 93 euros. Sí, sí, habéis oído bien casi 100 euros por tres platos, bebida y postre.

Yakiniku de ternera del Maguro-ya, restaurante japonés de Alicante

Esta lacra no es una cuestión que afecte sólo al Maguro-ya, es un problema que tienen todos los restaurantes que sirven comida japonesa, que no japoneses. Los precios de estos restaurantes me parecen vergonzosos. Aunque la comida esté buena (en este caso buenísima), no llegan ni mucho menos, al nivel mínimo que se le puede exigir a un restaurante japonés auténtico.

Cuando hablo de Japón, mucha gente lo primero que me dice es: «Pero Japón es carísimo, ¿verdad?» La carísimo de Japón es ir hasta allí, luego los precios son muy parecidos o inferiores a los de España, y desde luego, la comida es mucho más barata y de mayor calidad.

Tarta de chocolate del Maguro-ya, restaurante japonés de Alicante

Yo no sé si este tipo de restaurantes se aprovechan de este falso mito de que Japón es caro para incrementar el precio de manera injusta. Y repito que esta crítica sobre el precio no es sólo al Maguro-ya, sino a casi todos los restaurantes japoneses a los que he ido en España.

En fin, como me gusta quedarme con lo bueno, haré hincapié en que la comida estaba rica, así que si queréis pagarla, podéis visitar el Maguro-ya en la Avenida Condomina 64 de Alicante.

Tarta de queso del Maguro-ya, restaurante japonés de Alicante

Con esta mezcla de post gastronómico y de tirón de orejas, os deseo a todos que paséis un buen fin de semana. Nos vemos a la vuelta de Sevilla.

16 COMENTARIOS

  1. @Marianne, bienvenida a ‘el pachinko’. Gracias por tu opinión, pero permítete que la ponga en cuarentena, ya que no le encuentras ningún pero al restaurante y todo son alabanzas.

  2. Fuimos y nos encantó, los precios me parecen correctos para la calidad dada. También la variación en la carta y la ampliación de ella con varios platos nuevos y novedades de todo tipo hace que uno no se cansa de ella y siempre hay ganas de ir y probar más. El ambiente y el servicio también inmejorable, una cosa que no he experienciado mucho en los restaurantes Alicantinos.

  3. @Javichu, pues la verdad es que el primer restaurante al que fui en mi vida estaba en la calle Primado Reig de Valencia y se llamaba Osaka. No sé si estará todavía, pero me trae muy buenos recuerdos.

  4. En Valencia creo que nos encontramos con los mismos problemas que Alicante: son algo caros y no suelen estar regentados por japoneses. Aun así, hay restaurante donde la comida está muy buena. Me falta saber que tiene de auténtica japonesa. Como no te pilla muy lejos igual conoces alguno por aquí que me puedas recomendar.
    Un saludo

  5. @burymagnets, hombre, el 7 de julio es más de batalla, pero si te gusta comer mucho te encantará 😀

    @neki 😉

    @Chiqui, quizás ahora con el cambio desfavorable sea así. La calidad se paga está claro, pero la calidad de verdad 😉

    @Laura, completamente de acuerdo con tu exposición y bienvenida a ‘el pachinko’.

    @El Capitán, sí, Barcelona es una ciudad donde se pueden encontrar japoneses auténticos con precios decentes. Partimos de la base de que en Alicante ningún restaurante japonés está regentado por japoneses.

    @Alberto, 4000 yenes por cabeza me parece un precio alto pero no desorbitado como el que nos cobraron en este restaurante (casi 6.000 yenes).

    Lógicamente tú estás muy influenciado por Vietnam y los precios te parecen caros en España y Japón. Pero yo estoy hablando de Alicante, cuyos precios para lo que comimos me parecen una barbaridad, que no somos una gran capital de Europa.

    Totalmente de acuerdo con la última reflexión.

  6. No quiero decir que no haya excepciones. Hay restaurantes japoneses en España regentados por japoneses, con comida de calidad y precios asequibles pero son una mínima parte comparado con el resto.

  7. Estoy con Chiqui, Japón es caro. Sin ir más lejos ayer estuvimos en un izakaya de Asakusa y por 4 cervezas y unas cuantas tapas salimos a más de 4000 yenes por cabeza. Y era un izakaya normalito a pie de calle.

    ¿Se puede comer barato en Japón? Desde luego, pero también se puede comer barato en España yendo a un bar de menú del día en una zona de oficinas entre semana, por ejemplo. Lo que no se puede pretender es que un restaurante de comida extranjera de calidad sea barato porque eso no pasa en ningún sitio. La comida japonesa en España por lo general es mala y cara al igual que la comida española en Japón es mala y cara. Es obvio, no tiene que sorprender a nadie.

    Yo después de haber vivido en Vietnam todo me parece ultra caro, igual España que Japón.

  8. En España es casi imposible encontrar un japonés decente(yo de momento no lo he encontrado). Partimos de la base de que en Japón cada restaurante suele estar especializado en algún tipo de plato y en España lo meten todo junto y revuelto. Es raro además que sean japoneses quienes lo regentan.
    Yo cuando he estado en Japón sí que me ha parecido la comida bastante barata, aunque yo hago el cambio con el dólar. Es cierto que hay algunos restaurantes más caros, pero se puede comer bastante bien por menos de 10 euros.

  9. Yo no acabo de estar demasiado de acuerdo con que los precios al llegar a Japón sean iguales o inferiores, principalmente al cambio actual que es horrible para los bolsillos europeos. Que se puede comer barato en Japón sí, pero bajo mi punto de vista si quieres ir a sitios de una determinada calidad acabas pagándolo con creces.

    saludos!

  10. sin cambiador y carisimo… uno menos para la lista!!
    por cierto, la semana que viene nos estrenamos en el asador 7 de julio, a ver cómo anda la cosa

  11. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Llega un viernes cargadito de actividades, entre ellas el TravelBloggers Meeting de Sevilla y el #EBE10, así que vamos a desearos un buen fin de semana con uno de esos posts gastronómicos que tanto nos gustan. Hoy hablaremos …..

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.