Un respiro en el santuario Jongmyo de Seúl

Dando un paseo por el santuario Jongmyo de Seúl, nadie diría que la capital de Corea del Sur es una megaurbe superpoblada de 11 millones de habitantes. Más bien todo lo contrario. No se ven grandes rascacielos, ni se escuchan ruidos de coches. Paz, tranquilidad, armonía.

Para los profanos de la cultura coreana, el santuario Jongmyo puede parecer un parque con edificios antiguos. Nada más lejos de la realidad, ya que se trata de uno de los lugares de adoración más importantes y sagrados de la Dinastía Joseon. Allí se consagran las lápidas espirituales de reyes y reinas de la antigua Corea. Este solemne legado ha sido fundamental para que la UNESCO lo declarara en 2001 Patrimonio Mundial.

Cuando lo visitamos, estábamos disfrutando de la primera jornada completa de nuestro viaje a Corea. No hacía ni diez minutos que nos habíamos atrevido a probar el plato más picante del mundo cuando decidimos dar un paseo por Seúl para recuperarnos de una digestión tan pesada y de un bocado tan mordaz.

El santuario Jongmyo está muy cerca del Palacio Changgyeonggung, pero como nos desviamos para comer nos costó un poco volver a encontrarlo. En todos los viajes te pierdes al menos una vez y éste por Corea no iba a ser menos. En la plaza que precedía a la puerta principal había una gran concentración de gente mayor. No sabríamos decir si se trataba de un pícnic o un acto reivindicativo. No estaban armando demasiado jaleo.

Nada más entrar al templo confucionista, el sendero se divide en tres caminos. Esta partición nos es azarosa, sino que tiene un significado muy especial. La senda del medio, está dedicada al rey difunto. La del este al rey en el trono, y la del oeste, al príncipe heredero.

Nosotros decidimos caminar sin rumbo y perdernos entre los hermosos edificios construidos y hornamentados a la manera tradicional coreana. El invierno en Corea estaba dando sus últimos coletazos, pero tuvimos suerte y el sol nos regaló una temperatura muy agradable para dar un agradable paseo.

Teo tenía las baterías a tope tras la comida y la siesta, así que corría en todas direcciones con total libertad. Sin soltar a su patito ni un instante, desplegó todos sus encantos para hacer nuevos amigos por el camino. Esto se repitió durante todo el viaje a Corea, robando más de una sonrisa a jóvenes y ancianos.

Paso a paso fuimos descubriendo que este lugar sagrado ahora sirve de respiro a los habitantes de Seúl. Mucha gente paseaba tranquilamente por el complejo, hacía deporte o simplemente descansaba del caos que hay fuera de los muros. ¿Qué sería de los viajes sin estos momentos de respiro?

Pero como digo, nada parece indicar que estás en un templo tan sagrado e importante para Corea. Esta trascendencia se pone de manifiesto cada 1 de mayo con la celebración del Jongmyo Daeje. Se trata de un rito real ancestral declarado Patrimonio Inmaterial por la Unesco.

Unas 1.200 personas intervienen en este gran desfile por Seúl que sirve para rendir tributo a los reyes y reinas del período Joseon. Esta especie de procesión está acompañada por una música ritual real ancestral interpretada con instrumentos tradicionales y animada con cantos y bailes únicos. ¿Quién nos iba a decir a nosotros que este lugar de Seúl era tan solemne? A veces en los viajes, nada es lo que parece.

, , , , ,

8 respuesta a Un respiro en el santuario Jongmyo de Seúl

  1. José Carlos DS Julio 30, 2012 en 5:49 pm #

    “La tranquilidad en una mega urbe” debería ser el titular de esta entrada. Es estupendo poder visitar sitios como este donde no se tiene que pasear entre un hormiguero incesante de gente y encima siendo un paraje tan interesante.

    Un saludote!!!!

    • Pau Julio 30, 2012 en 6:51 pm #

      Toda gran ciudad debe tener sus pulmones verdes o sus lugares de desconexión, sino l agente se puede volver loca.

  2. borobia Julio 18, 2012 en 5:16 pm #

    Se respira tranquilidad solo con ver las fotos. Me encanta el azul del cielo.

    • Pau Julio 18, 2012 en 5:24 pm #

      Tuvimos mucha suerte con el clima, sólo una semana antes de que fuéramos estaban a menos de 0 grados 😉

  3. Xavi_kun Julio 18, 2012 en 2:29 am #

    Que raro se me hace ver templos/santuarios sin aglomeraciones de gente 😛 así da gusto pasear y sacar fotos 🙂

    • Pau Julio 18, 2012 en 8:35 am #

      La verdad es que había mucha más gente a las puertas del complejo que dentro paseando. No tengo ni idea de los motivos 😉

Trackbacks/Pingbacks

  1. Viajes a Corea. Qué ver en Seúl, compras en Insa-dong | el pachinko - Agosto 1, 2012

    […] la tranquilidad del santuario Jongmyo pasamos al trajín y bullicio de Insa-dong, un barrio en el que todo se vende y se compra. Se […]

  2. Bitacoras.com - Julio 17, 2012

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Dando un paseo por el santuario Jongmyo de Seúl, nadie diría que la capital de Corea del Sur es una megaurbe superpoblada de 11 millones de habitantes. Más bien todo lo contrario. No se ven grandes rascacielos, ni se escuchan…..

Deja un comentario