El capricho de no hacer nada en Cancún

Playa de Cancún, México

Han pasado más de seis años desde que empezamos la aventura de este blog y en todo este tiempo no habíamos disfrutado de unas vacaciones “de verdad” hasta que llegó el viaje a México de hace tres meses. Nos sentimos muy afortunados porque no hemos parado de viajar, pero hasta ahora no nos habíamos permitido el lujo de hacerlo sin diseñar un itinerario que cumplir a rajatabla, sin cambiar de alojamiento cada pocos días, tratando de aprovechar los días al máximo o estando obsesionados con hacer fotos y encontrar buenas historias para compartir en esta u otras bitácoras.

Cancún fue el destino escogido para este inapelable paréntesis y nuestra única ambición durante los días que pasamos en este paraíso caribeño fue descansar junto al mar. Desconectar de todos y de todo, un capricho que sinceramente nos sentó de maravilla pese a tener un mundo de posibilidades y atractivos mexicanos a nuestro alcance.

Teo en Cancún

A priori, cruzar el charco con dos niños de cuatro y un año no parecía la mejor forma de empezar unas vacaciones de relax en México. Al ser Semana Santa los vuelos directos entre España y Cancún estaban por las nubes, así que para abaratar costes volamos vía Estados Unidos. Los tediosos trámites aduaneros en Chicago y las distintas escalas alargaron más de la cuenta el viaje, pero el esfuerzo mereció mucho la pena.

Llegamos a Cancún exhaustos y de noche. El mercurio superaba los 30 grados a esas horas, a pesar de que nos encontrábamos en abril. El transporte que habíamos contratado previamente desde España no nos estaba esperando al salir del aeropuerto así que la fatiga hizo que nos temiéramos lo peor. Nuestros miedos infundados se desvanecieron cuando apareció un señor con un cartelito en el que se podía leer nuestro nombre y encendió el aire acondicionado de su furgoneta. La entretenida conversación que tuvimos con aquel hombre nos vino bien para combatir la somnolencia y en un visto y no visto llegamos a nuestro hotel. El feroz tráfico de la ciudad nos dio una tregua aquella noche.

Vacaciones de relax en Cancún

La idea de pasarnos una semana en un resort con pulserita de todo incluido y hacer colas para desayunar o bañarte en la piscina no nos entusiasmaba demasiado, así que nos marcamos varios objetivos para escoger el alojamiento de nuestras vacaciones en México. Imprescindible que tuviera una playa de escándalo, que el ambiente fuera tranquilo, con restaurantes locales a pocos pasos y que en las instalaciones hubiera espacios enfocados a los que hacemos viajes con niños. Con esta lista de requisitos el ganador fue el Presidente Intercontinental Cancún, un cinco estrellas ubicado en el Boulevar Kukulkán de la zona hotelera frente a la laguna Nichupté.

Lo que nos conquistó de este hotel fue su espectacular playa de fina arena blanca bañada por las cristalinas aguas del Caribe. Hablásemos con quien hablásemos siempre nos decían que aquella era la mejor playa de Cancún y la verdad es que la fama la tenía bien merecida. Allí pasamos horas y horas sin mayores pretensiones que descansar, tomar el sol (cuando el calor no apretaba demasiado), jugar con el agua y tomarnos algún cóctel cada vez que se nos antojara. El mar estaba siempre en calma y parecía una piscina transparente en la que se podían ver sin dificultad preciosos peces de colores que jugueteaban con nuestros pies. Los niños encantados, claro está.

Vero i Oriol en Cancún

Cancún como ciudad no nos enamoró, aunque debemos reconocer que no pusimos demasiado ahínco en explorarla. Es una urbe con muchísimas posibilidades de ocio y diversión para todo tipo de viajeros, desde el que busca tranquilidad hasta el que quiere quemar la noche y bailar hasta que salga el sol. Nosotros sin una hoja de ruta preestablecida nos dedicamos a dar algún paseo, disfrutar de la impresionante gastronomía mexicana, navegar  y poco más.

Las atractivos para el viajero son muy abundantes en la Riviera Maya. Isla Mujeres, Cozumel, Playa del Carmen, Tulum, Cobá, Sian Ka’an, Chichén Itzá, Valladolid, Isla Contoy, los cenotes… un sinfín de tesoros sobre y bajo el agua que teníamos cerca y que nos tentaban cada mañana para que abandonáramos nuestro refugio, pilláramos la cámara y saliéramos a la caza y captura de recuerdos memorables de México.

Atardecer en las playas de Cancún

Esta vez la respuesta iba a ser un no rotundo. Nada perturbaría nuestras vacaciones de relax en Cancún y no nos arrepentimos de las decisiones que tomamos antes, durante y después del viaje. Los niños lo pasaron de fábula en aquella playa del edén mexicano y nosotros regresamos a España con las pilas bien cargadas. Aunque sea cada seis años es imprescindible parar y regalarte el capricho de no hacer nada.

Lo mejor de todo es sólo vimos la punta del iceberg, así que nos quedamos con muchas ganas de regresar a México y descubrir todas las maravillas que regala al viajero. ¿Cuándo fue la última vez que te obsequiaste con unas vacaciones “de verdad”?

, ,

7 respuesta a El capricho de no hacer nada en Cancún

  1. Montse abril 1, 2015 en 11:51 am #

    Si que parecen unas vacaciones de verdad sí! Hay veces que sólo necesitas unas “verdaderas vacaciones” para poder hacer todo lo demás. Las fotos son preciosas y dan un envidia sana 🙂

    Amí me gustaría pasarme por allí en verano y ver un poco todo aquello la verdad, porque no sé si voy a tener la oportunidad de volver. Para ver la Playa del Carmen, Cobá y Chichén Itza, es necesario ir con una excursión cogida? o creéis que se puede ver y entender igual si se por separado? :/

    No lo sé, algunos amigos me han recomendado alguna que otra agencia como Tours la Riviera Maya pero quisiera saber si sabéis de otra manera, o cuál es la mejor opción.

    Muchas gracias por el artículo!!

    • Pau abril 1, 2015 en 2:12 pm #

      Bienvenida a ‘el Pachinko’ Montse, te aseguro que cargamos las pilas a tope 😀

      Yo creo que puedes ir por libre perfectamente, aunque por allí te ofrecerán muchas excursiones casi a cada paso 😛

  2. Mayte agosto 26, 2014 en 5:44 pm #

    mi marido y yo lo hemos intentado,palabrita del niño Jesus,………….el año pasado el domingo 23 y 24 de Junio cayó respectivamente Domingo y Lunes y nos escapamos como alicantino que eres de los petardos y hogueras.

    Nos fuimos con los dos niños a Mojacar,hotel todo incluido……….piscina,comer,siesta,playa,paseo por el puerto maritimo,cena,y bajada a la playa a ver la verdadera noche de San Juan……..

    Y nunca mais………….solo 24 horas,……….y pudo con mi marido y conmigo……..

    Para mi viajar es conocer experimentar,……..con o sin hijos,porque hubo una época que viajaba sin ellos,antes que nacieran,oye que casi no me acuerdo………..s´´íiiiiiiii…….me has recordado mi viaje al caribe mexicano,..que tierras,que aguas y que arena,y que gentes………. La playa de San Juan,la parte del desahuciado Sidi es mi preferida,pero bañarse en el Caribe no tiene precio

    Me encanta tu blos,me gusta que viejes al igual que yo con tus hijos,y estoy buscando tu viaje a Noruega,que en breve voy no veas el follon con los ferrys horarios etc…….

    Este viaje lo voy hacer con la peque,pues el mayor empieza 1º de ESO y claro ya sabes que aqui empiezan el cole el 3 de septiembe.me han fastidiado bien………

    • Pau agosto 26, 2014 en 6:01 pm #

      Bienvenida a ‘el Pachinko’ Mayte, muchas gracias por tus palabras y por compartir tu experiencia.

      Nosotros no habíamos tenido unas vacaciones así nunca. Desde que empezamos el blog no hacemos más que viajar, conocer, experimentar y hubo un momento que estábamos tan cansados que decidimos parar. El resultado fue más que sorprendente y los cuatro disfrutamos muchísimo de la experiencia.

      Ánimo con el viaje a Noruega y si podemos echarte un cable con nuestra experiencia avisa.

  3. Ester (mipequenogulliver.com) agosto 5, 2014 en 11:35 pm #

    Leyendo tu post me he dado cuenta de que no he tenido unas vacaciones “de verdad” desde que era una niña ( y aún entonces las vacaciones no eran muy de relax). Mi marido hace tiempo que me esta pidiendo algo así para ir con los peques y creo que voy a empezar a hacerle caso 🙂

    • Pau agosto 6, 2014 en 9:13 am #

      Dale ese caprichito al pobre Pepe o nos hace una contra 😛

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - julio 28, 2014

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Han pasado más de seis años desde que empezamos la aventura de este blog y en todo este tiempo no habíamos disfrutado de unas vacaciones “de verdad” hasta que llegó el viaje a México de hace tres meses. Nos sentimos…

Deja un comentario