Iglesia de madera en el Museo del pueblo noruego de Oslo

El Museo del pueblo noruego de Oslo o Norsk Folkemuseum es uno de esos lugares ideales para pasar un buen rato si viajáis con un bebé o niños pequeños. Hace un par de años quizás lo hubiéramos obviado, pero ahora Teo forma parte del equipo y buscamos sitios donde él se lo pueda pasar tan bien como nosotros.

Se trata de un museo al aire libre en la línea del Skansen de Estocolmo. Lo comparo con éste porque lo visitamos pocas semanas antes y todavía teníamos los recuerdos de aquel lugar muy latentes.

Cortando leña en el Museo del pueblo noruego de Oslo

Para llegar al Museo del pueblo noruego de Oslo, ubicado en la península de Bygdøy,  podéis tomar el autobús 30 o en el ferry que parte desde el ayuntamiento. Esta fue la opción que escogimos nosotros. Tanto el ferry como la entrada al museo estaban incluidas en el Oslo Pass.

La excusa de visitar este lugar era que Teo pudiera corretear a sus anchas y disfrutar de los atractivos de este museo al aire libre. Sin embargo, el primer punto que visitamos fue una iglesia a la que tenía muchas ganas de echarle el ojo. Se trata de la Gol Stavkirke, un templo cristiano medieval de madera construido en el año 1200 en Gol y que fue trasladado a la península de Bygdøy en 1855.

Cúpula de la Gol Stavkirke

Es relativamente sencillo ver algunas de estas iglesias de madera durante un viaje a Noruega, pero os aseguro que la primera vez te suelen dejar bastante aturdido. Se trata de alguno de los edificios de madera más antiguos del mundo y sus formas sinuosas parecen sacadas de una aldea de los elfos de Tolkien. Lástima que no se apareciera la Dama Blanca.

Dicen que la estructura de este tipo de iglesias recuerda a las de una cabeza de dragón o a los mascarones de proa de los drakkar vikingos. Impresionante, sólo por verla merece la pena llegar hasta allí.

Edificios del Museo del pueblo noruego de Oslo

¡Te ayudamos a viajar más barato!

Una vez cumplido el primer objetivo de la visita nos dedicamos a pasear y perdernos sosegadamente por los caminos de tierra del Museo del pueblo noruego de Oslo. Teo encantado de la vida, claro. Ponlo en el carrito y te enterarás, dale campo y echa a correr. Qué sencilla es la vida a esas edades.

Para que os hagáis una idea, el lugar es como una pequeña Noruega en miniatura. Hay repartidas más de 150 casas que pretenden reproducir la historia, costumbres y cultura de varias regiones del país. La gente va vestida con trajes tradicionales y puedes ver muestras de artesanía, danzas, recoger arándanos silvestres o probar las tortas de pan noruego o lefsebakst.

Ovejas en el Museo del pueblo noruego de Oslo

También hay animales domésticos, otra cosa que, por cierto, le chifla a Teo. En esto hay que decir que no se parece en nada al alergias de su padre. Caballos, vacas, cerdos, ovejas… es verlos y echarse a reír.

Asimismo es curioso caminar entre los enormes graneros, horreos y granjas de madera. En todas quería meterse nuestro hijo.

Huerto del Museo del pueblo noruego de Oslo

Como veis es un lugar tranquilo y muy apropiado para los peques. Una forma plácida de retroceder en el tiempo y conocer un poco mejor como vivían los noruegos en el siglo pasado. Turístico y para todos los públicos.

14 COMENTARIOS

  1. Hola ! q bonito blog que has escrito, te felicito! Dime, donde exactamente tomaste el ferry para ir al museo??? dices que en el ayuntamiento, pero debo suponer que a la espalda de este que veo que esta el mar por google maps??

    • Bienvenida a ‘el pachinko’ y gracias por tus palabras.

      Efectivamente, el ferry se toma a espaldas del Ayuntamiento donde están los muelles. No obstante, creo que en invierno no funcionan estos barcos, pero puedes ir en autobús.

  2. Por una de las fotos que tienes puesta, habría pensado que hablabas de un templo asiático y no de una iglesia de madera tan antigua… El estilo del tejado me recuerda un poco a los templos vistos por el Sudeste Asiático.
    Saludos

  3. @Ainara, bienvenida a ‘el pachinko’. Es impresionante como están talladas las maderas, son unas iglesias preciosas.

    @Javier, jejeje lo que más le gusta a Teo es correr y ver animales, así que el lugar parecía hecho a medida, además es muy tranquilo.

  4. @Jockey, además son preciosas, tienen unas formas muy angulosas para su época, realmente sorprendentes.

    @Abarciela, pues en eso también estamos de acuerdo, han sido las dos zonas del mundo que más he visitado 😉

  5. Hace poco vi un documental donde hablaban de estas iglesias y precisamente comentaban lo que indicas que algunas de ellas son de las edificaciones de madera más antiguas de la historia.

    Saludos!

  6. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: El Museo del pueblo noruego de Oslo o Norsk Folkemuseum es uno de esos lugares ideales para pasar un buen rato si viajáis con un bebé o niños pequeños. Hace un par de años quizás lo hubiéramos obviado, pero ahora Teo forma pa…..

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.