No es lo más habitual, pero tengo que reconocer que momentos antes de iniciar el viaje a Qatar estaba un poco nervioso. El cosquilleo en la boca del estómago y la inquietud repentina no se debían al hecho de volar a un nuevo destino, sino a que en el mostrador de check-in de facturación del aeropuerto de Barcelona me habían dicho que había muchas posibilidades de que me hicieran un upgrade a clase business. En todos los años que llevo dedicándome al periodismo de viajes me había pasado sólo en dos ocasiones, pero esta vez lo deseaba con todas mis fuerzas. Iba a volar con Qatar Airways, la mejor aerolínea del mundo según Skytrax (los Óscar de las compañías aéreas)… y eso son palabras mayores.

Crucé los dedos y me puse a mirar el reloj frenéticamente. Los segundos parecían siglos, aunque mi incertidumbre pronto se esfumó como un azucarillo en un té hirviendo. «Señor García, por favor, acérquese a la puerta E-73», escuché. Me dirigí manso como un corderito hasta el lugar que me habían indicado y una azafata me pidió que le entregara mi tarjeta de embarque. «5E. Éste será su nuevo asiento, disfrute de su vuelo». Vaya que si lo iba a disfrutar, me acababan de dar un pasaje al Olimpo de los viajes en avión, el Mejor Asiento de Clase Business según una encuesta realizada a millones de pasajeros de 160 países diferentes.

Pero ¿cómo es volar con la clase business de Qatar Airways? Aquí van unos cuantos apuntes sobre esta increíble experiencia a 12.000 metros de altitud.

El embarque

El proceso de embarque en la clase business de Qatar Airways es realmente rápido y placentero. La diferencia entre una buena aerolínea y una excelente la marcan los pequeños detalles y estos empiezan a palparse minutos antes de subirse al avión. Para empezar no es necesario que hagas cola y entras por una puerta especial que te conduce a la parte delantera de la aeronave, donde estaba mi asiento 5E.

Nada más sentarte, una azafata te ayuda a colocar el equipaje y te recoge la chaqueta para guardarla en un armario. A los pocos segundos viene el responsable del personal de clase business para presentarse personalmente y enumerarte los servicios de los que dispones durante el vuelo. Te ofrecen prensa local e internacional e incluso antes de que el avión despegue ya te están preguntando qué quieres beber… yo me decanté por el champagne, claro. Todo es rápido y muy eficiente.

El embarque es todavía más espectacular si despegas desde el futurista Aeropuerto Internacional de Hamad en Doha, donde existe un acceso especial a la terminal para los pasajeros de clase business que incluye un puesto de inmigración en el que no tienes que hacer nada de cola y tienes acceso directo a la sala VIP Al Mourjan que es una de las mejores del mundo.

El avión

Qatar Airways es una de las aerolíneas con mayor crecimiento y cuenta con una de las flotas más jóvenes del mundo. Los trayectos entre Madrid y Doha suelen hacerse en el moderno Boeing 787 Dreamliner (con el que tengo muchísimas ganas de volar), mientras que los vuelos desde Barcelona son a bordo de un Airbus A330. En total hay 28 frecuencias semanales que conectan España con más de 150 destinos alrededor del mundo.

La principal diferencia de la clase business respecto a la turista es, sin duda, el asiento. Se trata de butacas reclinables a una posición totalmente horizontal. No obstante, si te apetece puedes estirar completamente las piernas para ver cómodamente la pantalla o inclinar el respaldo como quieras. El reposacabezas se podía adaptar al cuello con seis posiciones distintas, aunque te ofrecían varios cojines para que todo fuera perfecto. Los baños quedaban muy cerca y no tienes que molestar a nadie para acceder a los pasillos. El tamaño importa y se nota mucho.

Atención al pasajero

Siempre he dicho que en cuestión de trato al pasajero las aerolíneas asiáticas son otro mundo, pero lo de la clase business de Qatar Airways me parece de otra galaxia. Tienes una azafata a tu disposición desde que pones un pie en el avión, además, el jefe del equipo te da la bienvenida y se despide de ti personalmente. En todo momento se dirigen a ti por tu nombre y están pendientes de que no te falte de nada.

La tripulación es muy numerosa, atenta y extremadamente educada. De hecho, una de las azafatas en el vuelo de regreso me llegó a preguntar «¿qué puedo hacer para hacerle feliz?» De 10. Todo el personal de vuelo con el que tuve contacto hablaba inglés y la mayoría también castellano, entre otros mil idiomas. Se nota que es gente preparada y dispuesta a atenderte con una gran sonrisa en la boca. Además todos iban realmente impecables desde el aterrizaje hasta el despegue. Espero que alguna vez me cuenten su secreto.

La información que se facilitaba a los pasajeros era locutada en castellano, inglés y árabe. Como curiosidad, el vídeo de seguridad está protagonizado por los jugadores del Barça. Es muy divertido y seguro que logra arrancarte alguna sonrisa aunque seas muy merengón.

Entretenimiento a bordo y accesorios

No sé cómo serían los vuelos de larga duración hace unas décadas, pero hoy en día no los puedo concibir sin un buen sistema de entretenimiento a bordo. El de Qatar Airways se llama Oryx One y dispone de más de 3.000 opciones en monitores individuales para todas las clases, aunque en clase business cuenta con pantallas de 15,4 pulgadas y mandos con control táctil que permiten poner los monitores en visualización dual. ¡Bienvenidos al futuro amigos!

El sistema de entretenimiento está disponible en varios idiomas, entre ellos el castellano. Cuenta con decenas de películas de estreno, clásicos, asiáticas, series, documentales… En un vuelo que duró aproximadamente 6 horas me tragué El Renacido y Creed. Siempre aprovecho estos viajes para ver largometrajes nuevos, ya que con los peques sólo voy al cine a ver pelis de dibujos animados. También vi la adaptación del manga Bakuman al cine. Me encanta ver pelis asiáticas que no sabía ni que existían.

Los 787 de Qatar Airways son los primeros Dreamliners del mundo con conexión wifi y servicio de texto SMS disponible tanto en las cabinas de Clase Business como en las de Turista. Además, pudes ver el típico mapa de situación del avión y jugar a videojuegos de forma individual o contra los pasajeros de otros asientos.

En cuanto a los accesorios, además de la típica mantita para el frío, una almohada para el cuello y los enormes auriculares, había a disposición de los pasajeros una botella de agua mineral. Pero lo mejor es que al poco de comenzar el vuelo te regalan un neceser con productos de Armani como Acqua di Gio y Armani pour Homme, junto con artículos masculinos para el cuidado de la piel. Además, lleva un antifaz, calcetines, tapones para los oídos y un hidratante labial de Rituals Cosmetics, así como un cepillo para el pelo. Y si no quieres arrugarte la ropa mientras vuelas puedes pedir un pijama Missoni. Se mima al pasajero como si fuera de la familia.

Los asientos también ofrecen enchufes para conectar el ordenador, puertos USB y diferentes opciones de conexión para dispositivos electrónicos, así que no tienes excusa para que tus gadgets se queden sin batería.

Comida a bordo

Olvídate de la típica bandeja recalentada, en los vuelos en clase business de Qatar Airways dispones de una carta elaborada con recetas y productos de varios países del mundo que han creado los chefs Nobu Matsuhisa y Vineet Bhatia. Durante meses adaptaron y probaron platos que aguantan especialmente la altura, ya que a 12.000 metros de altitud los sabores se modifican mucho, de ahí a que la comida de avión normalmente sepa a rayos.

En este caso, todo sabía y olía de maravilla. Al principio del vuelo te entregan una carta con el menú del día y los platos que puedes degustar a bordo. A la ida eran recetas que iban muy bien para cenar, mientras que a la vuelta (que era temprano) eran especialidades para desayunar. Puedes pedir todo lo que quieras y cuando quieras, incluso puedes sugerir a qué hora deseas comer.

También ponen a disposición de los pasajeros dietas especiales para vegetarianos, niños, o que se ajustan a requisitos religiosos, además de ser una de las pocas aerolíneas que proporciona dos comidas en vuelos de seis horas para todos los pasajeros. Yo disfruté como un enano con las especialidades árabes y el queso a la ida o con los zumos de frutas frescas y bollería recién hecha a la vuelta. También con los vinos, hubo un alsaciano dulce que me enamoró.

Escalas en Doha

Todos los vuelos de Qatar Airways pasan inevitablemente por el novísimo Aeropuerto Internacional de Hamad en Doha. Es como un enorme y vanguardista centro comercial dentro de una terminal, pero con todas las comodidades que te puedas imaginar.

Aunque el primer vuelo llegó de madrugada (y el segundo partió de allí bien temprano) había un ambientazo increíble. Parecía que estuviéramos en una gran ciudad a mediodía por la cantidad de gente, las tiendas, la iluminación… además, me pude conectar sin password a una de las wi-fi que había disponibles para los viajeros.

Una de las opciones más espectaculares del aeropuerto es el Airport Hotel, un hotel por horas que permite a los viajeros descansar entre vuelos o tener la habitación a su disposición mientras visitan las tiendas de lujo y restaurantes de la terminal. Tuve la oportunidad de visitarlo y me quedé impresionado con el spa o la piscina de 25 metros de largo. También dispone de dos pistas de squash (en la que puedes contratar un contrincante), cinco salas de masajes y piscina de hidroterapia tanto en la parte de mujeres como en la de hombres. En Qatar siempre tienen que disfrutar de estos servicios por separado.

Otro de los servicios gratuitos que ofrece Qatar Airways en el aeropuerto son las visitas guiadas a Doha. Está disponible para pasajeros con una escala de entre 5 y 12 horas. Las reservas se hacen en el mismo momento, sin cita previa, y están sujetas a las plazas disponibles en los autocares. Duran unas 3 horas y visitas lugares como el Museo de Arte Islámico, el paseo marítimo, la zona de la bahía, el centro cultural Katara y su villa, la Perla de Qatar  o el zoco Waqif.

Conclusión

Siempre he dicho que la experiencia del viaje empieza desde que te subes a un avión. En este sentido, Qatar Airways tiene un prestigio y una fama que se ha ganado a pulso. Su mapa de rutas a destinos de todo el mundo es realmente espectacular y además cuenta con unos precios realmente competitivos. Tengo muy pocas experiencias viajando en business class, pero ésta ha sido la mejor de largo.

Lo mejor: la atención al pasajero es de sobresaliente, cuidan todo hasta el más mínimo detalle y te hacen sentir muy especial a bordo. El asiento es comodísimo, así que el vuelo se hace muy corto.

Lo peor: no volar siempre en clase business, el bofetón de realidad que te llevas en turista es morrocotudo.

¿Has volado con Qatar Airways? ¿Te interesa conocer algo sobre esta sensacional aerolínea para tu próximo viaje?

Fotos de Qatar Airways y su clase business

4 COMENTARIOS

  1. Nunca he viajado con tanto lujo. Siempre que hago check-in rezo a todos los dioses habidos y por haber para que me digan: hay overbooking nos vemos obligados a ponerle en clase business 😛

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.