Ruta por Shanghái y alrededores

China lleva provocando fascinación en Occidente desde siempre, aunque especialmente desde que el mercader y viajero veneciano Marco Polo la visitara en el siglo XIII y quedara prendado de las maravillas y singularidades que vio durante su estancia en la corte imperial de Kublai Kan. Siglos después, la China que conoció Marco Polo se ha trasformado considerablemente, convertiéndose en una de las mayores potencias mundiales del planeta. Sin embargo, aún es un misterio indescifrable para muchos viajeros que alucinan con una interesantísima combinación de tradiciones milenarias y tecnologías que parecen sacada de alguna novela futurista de ciencia-ficción.

Puerta del río Yangtsé, la ciudad de Shanghái es actualmente un reflejo de la China más vanguardista, pero también nos resultó una base de operaciones perfecta para descubrir otros lugares próximos (y poco conocidos en España) que nos acercarán a ese país de leyenda con lagos repletos de pagodas, montañas con picos redondeados que se esconden tras la niebla o pueblecitos con casas tradicionales levantadas durante las dinastías Ming y Qing. Acompáñanos en esta preciosa ruta de 10 días por Shanghái y alrededores en la que  tratamos de buscar la China más auténtica.

Itinerario de viaje por Shanghái y el Este de China

Itinerario de viaje por Shanghái y el Este de China

Nuestra experiencia en China hasta el momento había sido casi testimonial. Alguna escala corta y un viaje a Hong Kong era nuestro escaso bagaje. Nuestro vuelo aterrizaba en Shanghái y teníamos unos diez días de viaje, así que dudamos entre hacer el clásico triángulo Pekín-Shanghái-Xian o centrarnos en una sola zona del país. Al final lo consultamos con Irene de Youlan Tours (que es toda una experta en el gigante asiático) y  nos recomendó, para los días que disponíamos, hacer un itinerario que partiendo de Shanghái nos permitiera conocer una China fuera de ruta menos conocida y auténtica.

El resultado no pudo ser más satisfactorio porque nos fuimos de territorio chino con la sensación de haber estado en lugares que son poco frecuentados por los occidentales, pero que tienen mucho que ofrecer al viajero. Vamos a contaros como fue nuestra ruta por Shanghái y el Este de China de 10 días visitando lugares como Hangzhou, la Montaña Amarilla, Hongcun, Xidi y Suzhou.

Shanghái, una metrópolis infinita cargada de historia

Shanghai al atardecer

Sabíamos que nuestro viaje a China iba a empezar y terminar en una de esas metrópolis infinitas que tanto nos gustan. Podríamos haber pasado perfectamente los diez días en Shanghái y sólo haber rascado la punta del iceberg. ¿Por qué? Shanghái es la ciudad más habitada del gigante asiático y una de las más pobladas del mundo con la friolera de más de 24 millones de habitantes. Ante tal cantidad de gente no ha quedado más remedio que construir en vertical y eso ha provocado que tenga una de las colecciones de rascacielos más alucinante del planeta, la mayoría emplazados en el Bund.

Podríamos decir que la impresión que nos causó esta ciudad portuaria es la de ser una de esas urbes que nunca duermen y donde puedes comprar absolutamente de todo a cualquier hora del día. Consumismo en el corazón del comunismo, uno de esos contrastes tan apasionantes de la China del siglo XXI. También es un paraíso para los amantes de la gastronomía, pues se pueden probar platos de todas las provincias chinas o tomar cócteles en las lujosas terrazas de alguno de sus históricos hoteles.

¡Te ayudamos a viajar más barato!

Hablaremos largo y tendido esta metrópolis y su skyline en un post exclusivo, pero también nos gustaría destacar que hay muchas más Shanghái que las que suelen visitar los turistas en el Bund, Pudong, la calle East Nanjing o los jardines de Yuyuan. Gracias a Youlan Tours pudimos hacer varias rutas por rincones de la vieja Shanghái, descubrir su apasionante pasado colonial que empezó al finalizar la Primera Guerra del Opio o probar algunas de las delicias de su impresionante recetario gastronómico.

Nuestra recomendación para tu viaje a China:

Para nuestro viaje a China nos hemos dejado aconsejar y hemos reservado todos los servicios con Youlan Tours. ¿Por qué? Su principal punto fuerte es que son españoles que viven en China y organizan directamente todos sus viajes y excursiones. Se conocen de cabo a rabo un país tan gigantesco y complejo como China, así que siempre dan con el viaje que estás buscando. Además, Irene y todo su equipo destacan por su flexibilidad, cercanía y la calidad de todos los servicios que ofrecen al viajero que quiere descubrir la verdadera China.

Tienen viajes completamente a medida y son especialistas, tanto de los lugares más populares de China, como de joyas fuera de los circuitos habituales. Con ellos hemos descubierto los lugares imprescindibles que visitar en Shanghái, pero también rincones sorprendentes como la Montaña Amarilla, Hangzhou o Suzhou. Busques lo que busques de China sabrán como ayudarte.

El trato con Irene y el equipo de Youlan Tours siempre ha sido exquisito y muy cercano (siempre con contacto directo via WeChat) antes, durante y después del viaje. Además su equipo de guías locales de habla hispana e inglesa es realmente extraordinario. Gracias a ellos nos fuimos con la sensación de haber descubierto la China más auténtica, ya que había veces que éramos los únicos occidentales viviendo experiencias preciosas. Los recomendamos 100% si tienes pensado viajar a China.

Hangzhou, el Lago Oeste y la medicina tradicional china

Pau y Vero en Hangzhou

Nuestra ruta de varios días por el Este de China continuaba en Hangzhou, una enorme ciudad de 10 millones de habitantes ubicada a sólo 45 minutos de Shanghái en tren bala. Con más de 2.000 años de historia a sus espaldas, la capital de la provincia de Zhejiang fue calificada por Marco Polo como una de las más lujosas del continente asiático gracias a una floreciente producción de cerámica de mucha calidad.

Actualmente es uno de los motores tecnológicos de China al calor de empresas como el grupo Alibaba (su fundador Jack Ma es uno de sus vecinos más ilustres) y también es conocida por los chinos como la ‘ciudad del amor’. También es una de las urbes más verdes del gigante asiático, pues llueve más de 200 días al año. Además, fue pionera al ser la primera capital que instauró una red pública de bicicletas para combatir la polución.

Pau picando guindilla en Hangzhou

A nivel turístico también es muy atractiva, pues además de sus paisajes de belleza china clásica del Lago Oeste, las colinas verdes y los campos de té de Meijiawu que rodean la ciudad tiene una colección de edificios vanguardistas espectaculares.

El mencionado Lago Oeste es ideal para dar un paseo en barco y ver alguno de los lugares que inspiraron tanto a poetas como emperadores. Tampoco te puedes perder el Templo de Lingyin (Templo del Alma Escondida) o la animada calle comercial Qinghefang donde se encuentra el pintoresco Huqingyu Tang (Museo de Medicina China Tradicional).

La Montaña Amarilla, un paisaje de misterios y leyendas

Huangshan la montaña amarilla

Acostumbrados hasta el momento a metrópolis como Shanghái y Hangzhou, la llegada a la Montaña Amarilla o Huangshan fue para nosotros como un soplo de aire fresco… literal. Quién podría imaginar que a sólo 3 horas en tren de la ciudad más poblada de China se encontraba este paraíso que ha inspirado desde tiempos inmemoriales a pintores y poetas chinos con decenas de picos graníticos y sus pinos retorcidos que bailan entre las nubes y se esconden tras la niebla.

Nuestro plan en Huangshan era hacer senderismo y disfrutar de unos paisajes sobrecogedores. Sin embargo, las caminatas aquí no se hacen por senderos de tierra y pistas forestales como estamos acostumbrados en España, sino por escalones tallados sobre la piedra Dios sabe cómo y cuándo. Recomendamos evitar los fines de semanas y fiestas locales, porque aunque las sendas entrañan cierta dificultad con su perpetuo sube y baja son un reclamo para muchos turistas locales que buscan contemplar sus impresionantes panorámicas.

También recomendamos pasar la noche en alguno de los complejos que hay en la zona (y a los que sólo se puede acceder a pie) para relajarte y observar los bucólicos atardeceres y puestas de sol. Si encuentras tu momento de paz o logras abstraerte de la multitud te darás cuenta que estás ante uno de los paisajes de montaña más singulares del mundo.

Hongcun y Xidi, pueblecitos con encanto y Tigre y Dragón

Puente de Hongcun en China

Si los días que pasamos en la Montaña Amarilla ya nos habían dejado un gran sabor de boca y la sensación de que habíamos descubierto la China más auténtica, el regreso a las laderas de las cumbres Huangshan acabaron de confirmarlo. No nos podíamos ir de la provincia de Anhui sin visitar las históricas villas de Hongcun y Xidi, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

De las dos, Hongcun es quizás la más peculiar. Primero porque tiene forma de búfalo de agua y segundo porque precisamente sobre las aguas del estanque de la Luna que lo rodean se grabaron algunas de las escenas más célebres de la oscarizada película de Ang Lee, ‘Tigre y Dragón’. No obstante, callejear por las laberínticas y serpenteantes calles de Hongcun y Xidi es una auténtica gozada. Además de los numerosos puestos de artesanías y comercios locales, es casi una obligación contemplar su urbanismo feng shui y muchas de las antiguas casas, salones y academias que se pueden visitar en ambas localidades.

Espectaculo de opera china en Tunxi

Tras la visita pasamos la noche en la antigua ciudad comercial de Tunxi, donde además de disfrutar de su rica gastronomía local en su calle vieja, pudimos asistir a un espectáculo que es una especie de mezcla entre la ópera china y las acrobacias del Circo del Sol. Toda una experiencia.

Suzhou, la Venecia de China

Canales de Suzhou en China

La última etapa de nuestro ruta por el Este de China antes de regresar a Shanghái tuvo a la ciudad de Suzhou como protagonista. Tenemos que reconocer que antes de que Irene de Youlan Tours nos recomendara esta ciudad milenaria de más de 13 millones de habitantes no habíamos escuchado hablar nunca de ella, aunque se trata de una de las metrópolis más importantes de de la provincia de Jiangsu. Emplazada a orillas del lago Tai, es conocida como la ‘Venecia de China’ gracias a sus canales, pero sobre todo, por los relatos que contó sobre ella Marco Polo en el siglo XIV.

Lo mejor de todo es que está ubicada a tan sólo 23 minutos de Shanghái en tren bala, así que puedes ir y volver en el mismo día. Nosotros, sin embargo, nos quedamos un par de días a disfrutar de una ciudad que es sinónimo de cultura y elegancia gracias a sus canales, jardines o sus espectaculares bordados de seda.

Ya os hablaremos más detenidamente en otro artículo de Suzhou, una ciudad que nos sorprendió gratamente por lugares con nombres tan evocadores como el Jardin del Administrador Humilde, la zona de la Fortaleza Panmen o la peatonal Pingjiang Lu que nos evocó a las historias de la China de Marco Polo. También nos gustó acercarnos hasta Tongli, una ciudad con un magnífico casco antiguo con canales emplazada a tan sólo 18 kilómetros al sureste de Suzhou. No os podéis perder la visita al Jardín del Retiro y la Contemplación.

¿Cómo llegar a Shanghái?

Avion de KLM a China

La última vez que viajamos a Shanghái lo hicimos con la aerolínea KLM via Amsterdam, sin duda, una de las formas más cómodas, rápidas y eficientes de llegar hasta China. Se trata de una de nuestras compañías aéreas favoritas para viajar a Asia, ya que al salir desde Alicante nos ahorramos una o varias escalas. Eso significa, además, mucho tiempo y dinero lo cual se agradece cuando viajas con niños.

Esta vez las buenas conexiones y conectividad de KLM entre España y Amsterdam y luego entre la capital holandesa y China hicieron que nuestro viaje a Shanghái durara poco más de 16 horas incluyendo el tiempo que esperamos cómodamente en el aeropuerto de Schiphol.

Nosotros nunca viajamos sin seguro de viaje

Caneles de Tongli en China

Nosotros nunca viajamos sin seguro de viaje… y menos cuando vienen los niños con nosotros. Siempre es conveniente estar protegido por lo que pueda pasar y más en un destino donde la asistencia médica de calidad es tan cara. Te recomendamos viajar a China con una póliza que te cubra en destino posibles accidentes, hospitalizaciones por enfermedad o contratiempos que puedan suponer un sobrecoste en tu presupuesto de viaje (ten en cuenta que la hospitalización o atención médica privada en China es extremadamente cara). Nosotros utilizamos el seguro de viaje de IATI Seguros porque tiene una cobertura superior a la media y ofrecen siempre un trato personalizado y rápido. Puedes contratar aquí el Seguro de viaje de IATI Seguros y sólo por ser lector de el Pachinko te aplican directamente un 5% de descuento.

Vero en Xidi en China

¿Te ha gustado nuestra ruta de viaje de 10 días por Shanghái y el Este de China? ¿Nos recomendarías otros lugares para visitar en Shanghái y alrededores? Tenemos ganas de leer tus opiniones en los comentarios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.