Archivo | Nuestros viajes

He visto la cima del Everest o como sobrevolar los Himalayas en avioneta

DSCN1683

Estreno el nuevo wordpress 2.5 con esta entrada. Creo que de momento me está quedando muy viajero el blog, en los próximos días intentaré hablar de cosas más cercanas 🙂

En fin que esta es una de las muchas aventuras que vivimos el verano pasado durante nuestro viaje a India y Nepal.

Para aquellos mortales que no estén acostumbrados al sano hábito del deporte, esta opción es la mejor y más segura para poder ver el Everest de cerca.

Hay muchas agencias de viajes nepalíes que te ofrecen la posibilidad de sobrevolar los Himalayas para poder contemplar la grandeza de esta cordillera.

Nosotros salimos desde Kathmandú en una compañía que se llamaba Buddha Air, aunque me consta que hay más empresas que ofrecen estos servicios.

A nosotros el vuelo, que dura aproximadamente media hora, nos costó unos 115 euros por persona. La experiencia fue doblemente enigmática, ya que nunca habíamos subido a una avioneta tan pequeña y de hélices y por supuesto tampoco habíamos soñado con ver el Everest.

La experiencia comienza en el aeropuerto de Kathmandú donde hay cientos y cientos de personas esperando a hacer lo mismo que tú, así que es mejor que contrates la excursión un par de días antes. Es en esos momentos cuando algún graciosillo suelta lo de “no pasa nada si se paran los motores estas avionetas planean”. Claro planean contra un pico de más de 8.000 metros de altitud.

La verdad es que volar en este tipo de avionetas es una maravilla. Casi no notas las turbulencias. Las vistas son magníficas. Nosotros viajamos en plena época de monzones, cuando se supone que no vas a ver nada. Tuvimos mucha suerte porque nos encontramos con un día despejado que nos permitió ver varios ‘ochomiles’ entre ellos el Everest. En esos momentos te entra una sensación indescriptible que te hace pensar irremediablemente en Sir Edmund Hillary y en los pioneros del alpinismo.

En mi opinión merece la pena. Creo que es imperdonable visitar Nepal y no ver los Himalayas. Además, estas compañías te devuelven un porcentaje muy elevado del dinero en caso de que no se pueda ver la cima. Tened en cuenta que la avioneta vuela a 6.000 metros de altitud y a veces hay nubes mucho más altas.

Lo mejor el diploma que te acredita como persona que ha visto el Everest jajaja. Lo peor el madrugón, ya que era el día que nos volvimos a España y estuvimos cerca de 48 horas despiertos.