Se cree que el gran inca Pachacutec diseñó el Cusco con forma de puma y que Saqsayhuamán era su cabeza. Como la tradición quechua se transmite de generación en generación, de padres a hijos, es difícil comprobar estos orígenes, aunque sí nos podemos hacer una idea de la importancia que tenía esta fortaleza ceremonial.

Quizás las actuales ruinas de Saqsayhuamán no pueden competir en fama con Machu PicchuOllantaytambo, pero si el viajero dispone de muy poco tiempo en la zona del Cusco puede ser una excelente opción para comprobar, de primera mano, la grandeza del Imperio Inca y la magistral habilidad que tenían sus arquitectos y artesanos para trabajar la piedra.

Durante el viaje a Perú que hicimos con LAN Airlines, fueron las primeras ruinas del Tahuantinsuyo que pudimos observar y nuestras caras iban dibujando un amplio abanico de muecas de asombro conforme nuestra guía Dagmar, nos iba explicando los posibles orígenes de aquel enorme complejo.

Nosotros fuimos hasta allí en bus privado, aunque no creo que un taxi cueste demasiado, ya que está a sólo dos kilómetros de la Plaza  de Armas del Cusco. Para entrar a Saqsayhuamán utilizamos el Boleto Turístico del Cusco, una especie de pase que te da acceso a los principales atractivos de la zona. Cuesta 130 nuevos soles (unos 37 euros) y es válido para diez días.

La historia de Saqsayhuamán está escrita con tintas de oro que simbolizan la gloria de los incas, pero también con sangre por algunos episodios trágicos allí vividos. Tras la entrada de Pizarro en el Cusco, Manco Inca logró reconquistar esta fortaleza ceremonial, aunque poco después un ataque a la desesperada de la caballería española logró hacerse con el control del lugar que quedó plagado de cadáveres. Los cóndores revolotearon durante mucho tiempo la zona para alimentarse de la carroña.

Luego para ahondar en la herida, los españoles utilizaron muchas de las piedras de la fortaleza para construir la Catedral del Cusco, y algunas viviendas coloniales de la ciudad, aunque afortunadamente el visitante contemporáneo todavía podrá apreciar la grandeza de Saqsayhuamán.

¡Te ayudamos a viajar más barato!

A nosotros, lo primero que nos llamó la atención de Saqsayhuamán fue su magnífica explanada verde, sus gigantescas piedras y las lanudas alpacas. Estos animales son muy comunes en Perú, pero para alguien que viajaba por primera vez a Latinoamérica era una especie cuanto menos peculiar.

Saqsayhuamán está formado por tres zonas separadas por unas preciosas fortificaciones en forma de zigzag. Allí Dagmar nos volvió a explicar que las piedras se trabajaban una a una y se encajaban a la perfección con las de al lado. Viendo las ruinas parecía imposible que hace tantos años alguien pudiera colocar allí aquellas gigantescas piedras, alguna de ellas de más de 300 toneladas. ¡Qué locura! ¿Cómo lograrían transportar aquellos pedruscos? Sin duda con el trabajo de miles y miles de hombres.

Al principio nos chocó ver a gente arrimando sus caras y las palmas de la mano a las piedras, aunque teniendo en cuenta sus orígenes misteriosos muchos creen que es un lugar con mucha energía.

Además de los imponentes muros en zigzag, de Saqsayhuamán destacan los restos de las torres y las espléndidas vistas panorámicas que nos brinda del Cusco, ya que las ruinas están ubicadas a unos 3700 metros de altitud. También es el epicentro del Inti Raymi, la fiesta del sol que se celebra cada solsticio de invierno en la explanada de las ruinas.

Como veis, se trata de un lugar místico en cuanto a su origen y dimensiones, así que no puede ser obviado por el viajero. La cabeza del puma continúa rugiendo en Perú.

23 COMENTARIOS

  1. Hola, alguien puede decirme como ir a Puno y que no sea mu caro ?? He mirado el precio de los trenes y ida / vuelta sale a 400€ Una pasada. Voy en noviembre a Cuzco y me hubiera gustado ir a Titicaca, pero a estos precios lo veo mal
    gracias
    María

    • Bienvenida a ‘el pachinko’ María. Yo no estuve en Puno ni Titicaca, así que no te puedo ayudar con esto. A ver si alguno de los lectores puede echarte un cable.

  2. Siempre me ha parecido fascinante lo relacionado con los incas, y este post solo hace que confirmar lo que ya me imaginaba, que realmente Cusco y Perú son sitios espectaculares. Por cierto, qué monas las alpacas 🙂 Un saludo!

  3. Un sitio de lo más interesante y a «tiro de piedra» y nunca mejor dicho jeje de Cuzco.

    Eso sí, un pasote el precio de la entrada, lo veo exageradamente caro, aunque no se para cuanto dará la visita, porque si es para dedicarle una mañana y listo, me parece desmesurado.

  4. Gracias por la historia. Estuve aquí por mi cuenta con un amigo y una amiga cusqueña hace ya unos cuantos años. Cuando fuí, no me pedían ningún tipo de tarjeta turística. Es ese el caso ahora, o simplemente lo ingoré entonces? En fin Pau, muy bonita la experiencia, espero que te haya encantado como a mí. Perú es, de hecho, uno de mis sitios favoritos en Latinoamérica.

    Abrazo!

    • Sí que hubo alguien que tuvo problemas, aunque el cuerpo a los pocos días se acostumbra.

      Aunque no los sufrí con dureza, otro día explicaré como combatir los efectos del mal de altura.

  5. Perú y toda Mesoamérica debe estar llena de lugares llenos de encanto y misterio, aunque por desgracia quedan a la sombra de la Montaña Vieja «Machu Picchu». Bonito reportaje. Saludos.

    • Bienvenido a ‘el pachinko’ y gracias por tu comentario. El Machu Pichu es de las más espectaculares que he visto en el mundo, aunque quedan vestigios del Imperio Inca que tienen su encanto y están cargados de historia.

  6. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Se cree que el gran inca Pachacutec diseñó el Cusco con forma de puma y que Saqsayhuamán era su cabeza. Como la tradición quechua se transmite de generación en generación, de padres a hijos, es difícil comprobar estos orígene…..

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.