Cuando llegas a una ciudad como Stavanger y te sorprende con el mayor festival gastronómico de Noruega lo primero que haces es esbozar una sonrisa. Lo pasamos en grande entre puestecillo y puestecillo, eso no lo podemos negar.

Pero, ¿qué conocíamos de Stavanger antes de llegar a la ciudad? Más bien poco. Yo, desde luego, sólo había oído hablar del Viking de Stavanger y de que la ciudad era la base de partida para explorar los fiordos noruegos y el célebre Preikestolen.

Al encontrarnos con la ciudad rebosante de vida, resultaba un poco complicado explorarla. No íbamos a cesar en nuestro empeño de conocer algo más de la ciudad, así que cámara en mano nos dedicamos a pasear por Stavanger y descubrir algunos rincones deliciosos.

Stavanger no es demasiado grande y se puede recorrer a pie. Sus calles sinuosas y adoquinadas están diseñadas para seducir al caminante. Orientarse es bien sencillo gracias al Vågen, un pequeño entrante de mar que divide el puerto en dos partes que forman una uve. Pocos pasos al sur del vértice del puerto tenemos otro interesante punto de referencia, el lago Breiavatnet.

No obstante, si empezáramos a explorar la ciudad desde el noreste, lo primero que nos llamaría la atención es el imponente museo del petróleo de Stavanger. Si logramos abstraernos de este edificio, escucharemos las risas de los niños disfrutando en el Geoparken.

Este peculiar lugar de recreo está formado por antiguos enseres dedicados a la extracción de petróleo y que ahora componen un singular espacio para el disfrute y la diversión de los más pequeños. Es realmente extraordinario contemplar a los críos jugando entre antiguas boyas, antenas parabólicas o plataformas petrolíferas pintadas con graffitis.

Por si todavía no os habéis recuperado del asombro os recomiendo una escapada a la calle Øvre Holmegate, queda muy cerca del Geoparken, justo en la orilla oeste del puerto. Allí está la chocolatería Sjokoladepiken y decenas de tiendas muy provocadoras. Territorio de coolhunters.

Entre tienda y tienda podéis hacer una paradita en Bøker & Børst, una deliciosa cafetería-librería donde tener largas conversaciones. No es complicado ver a los bohemios e intelectuales de Stavanger por ahí, el barrio merece mucho la pena.

Antes de cambiar de orilla, os recomiendo que os paséis por el Valbergtårnet. Esta imponente torre está situada en una de las partes más altas de la ciudad. Son sólo unos metros de empinada subida, y a cambio obtendréis un regalo muy especial. Las mejores vistas del puerto os esperan.

Justo en el vértice de la uve tenéis la Catedral de Stavanger, un templo sencillo pero de apariencia muy robusta. Echamos un vistazo por dentro, aunque el jaleo de la feria gastronómica hizo que pronto buscáramos un lugar menos transitado.

Y lo hallamos en la vertiente este del puerto, en el barrio viejo o Gamle Stavanger. Esta parte de la ciudad es una delicia para todos los que busquen algo de tranquilidad y disfrutar de un paseo agradable entre hermosas y centenarias casitas de madera.

En esta zona se encuentra el museo de la Conserva, aunque si no os apetece entrar, os aconsejo que os perdáis por las serpenteantes callejuelas adoquinadas donde encontraréis elementos decorativos dignos de cualquier revista de decoración. Huele a flores frescas y sus jardines parecen un milagro para el clima de Noruega.

En definitiva una ciudad coqueta, colorida, animada, divertida, marinera, sorprendente para el viajero. Espero que hayáis disfrutado con este paseo visual por Stavanger, aunque lo más apropiado es que la contempléis con vuestros propias ojos. ¿Hace un viaje a Noruega?

20 COMENTARIOS

  1. ¡GRACIAS LE ECHARÉ UN VISTAZO! ESTAMOS MUY EMOCIONADOS CON EL VIAJE! MUCHAS VECES CREO QUE VIVIMOS PARA VIAJAR, SON LOS MEJORES MOMENTOS, LOS QUE MAS DISFRUTAMOS Y CON LOS QUE SOÑAMOS CADA DÍA…

  2. Hola!!!
    he encotnrado tu blog buscando información para nuetro inminente viaje a Noruega(nos vamos la semana que viene!) Me gustaría preguntaros dónde dormisteis en Stavanger ¿me recomiendas algún sitio? Nosotros estamos haciendo la ruta al revés, desde Oslo a Geiranger, de allí a Bergen, Stavange, Kristiensand, Dinamarca y Suecia….

    • Bienvenida a ‘el pachinko’. Nosotros nos alojamos en el Clarion Hotel Stavanger que está muy céntrico a unos cinco minutos del puerto andando. En realidad Stavanger es bastante pequeño y se puede ir tranquilamente andando a todos los sitios de interés.

      Si tienes cualquier duda pregunta sin miedo y sino buen viaje!

  3. Qué cosa más bonita! Parece un pueblito de cuento 😀

    El Geoparken me ha provocado reacciones contradictorias. Por una parte «mola» que haya sido creado a partir de artilugios reciclados, pero por otra, esas pintadas le dan un aspecto sucio que no me pega nada con el resto de Stavanger!

    • Es el toque diferente. Al principio parece que estés en un sitio marginal, pero en esas ciudades no existen y los peques se lo pasan bomba.

  4. Una maravilla el poder pasear con tanta tranquilidad por la zona. Me gusta el aspecto coqueto y cuidado que tiene la ciudad. Así da gusto moverse por una ciudad. Mucho tenemos que aprender de los países nórdicos…

    • Jejeje la parte que quedaba libre, porque el puerto estaba abarrotado con la feria gastronómica. Los contrastes que vivimos esos días fueron mayúsculos.

  5. Cada vez tengo mas ganas de hacer una visita a alguna ciudad escandinava, tan diferente a lo que he visitado hasta la fecha, que me anima mucho la idea de ir, a ver si algún blogtrip se acuerda de mi, porque ahora mismo estamos en modo ahorro de nuevo, que hay cosas en mente 😉

    De esta ciudad simplemente me quedo con sus calles, ya solo con pasear relajadamente merece la pena la visita, aunque hay que reconocer que el parque Geoparken está muy chulo, ha faltado para rematar el relato, una foto de Teo con la gorra hacía atrás en modo rapero, aunque fijo que en un futuro os hubiera dicho de todo por hacer eso jaja

    Saludos!!!

    • Jejejeje lo de la gorra de rapero me lo apunto para la próxima.

      Las ciudades escandinavas son muy distintas a las mediterráneas. Esas casas de madera son muy características para resguardarse del frío.

      De todas formas Stavanger es hermosa, aunque su entorno lo es todavía más.

  6. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Cuando llegas a una ciudad como Stavanger y te sorprende con el mayor festival gastronómico de Noruega lo primero que haces es esbozar una sonrisa. Lo pasamos en grande entre puestecillo y puestecillo, eso no lo podemos nega……

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.