Navegando por el Lysefjord en Stavanger

Vero y Teo en el Lysefjord

Si habéis seguido los acontecimientos a través de Twitter o Facebook, sabréis que el viaje a Perú se ha aplazado unas semanas. De este modo, seguiremos con el ritmo habitual de publicación, pues no me he movido de Alicante.

Retomando el hilo argumental, volvemos de nuevo a nuestro viaje a Noruega, concretamente hasta Stavanger. Esta ciudad fue la que escogimos como primera toma de contacto para conocer los célebres fiordos noruegos.

Casitas en el Lysefjord

Cuando estuvimos diseñando el itinerario del viaje, Stavanger aparecía escrita con letras doradas junto al Preikestolen o Púlpito. Nos hubiera hecho mucha ilusión ascender este famoso balcón natural y contemplar el Lysefjord desde la montaña. Sin embargo, muchos de vosotros nos comentasteis que era una excursión un poco dura para hacerla con un bebé a cuestas. Que conste que os hicimos caso.

Como no queríamos irnos de Noruega sin ver el Preikestolen decidimos echarle un vistazo aunque fuera desde abajo. Me imagino que las sensaciones no son ni parecidas, pero viajar con un bebé tiene este tipo de cosas. Siempre se tiene que pensar primero en el bienestar del niño.

Lysefjord en Stavanger

Una vez tomada la decisión nos acercamos hasta el Fiskepirterminalen de Stavanger. Allí tomaríamos un barco con el que navegaríamos por el Lysefjord y veríamos el Púlpito desde el barco. El escogido fue uno de la empresa Tide. Nuestro primer fiordo estaba más cerca.

Para este tipo de aventuritas os recomiendo que os llevéis algo de ropa de abrigo y también impermeables o paraguas. El tiempo en los fiordos es muy traicionero y la lluvia puede hacer acto de presencia en cualquier momento.

Cascadas en el Lysefjord

El barco era una especie de catamarán con varias alturas y atestado de turistas rusos y alemanes de avanzada edad. El recorrido duró como un par de horas de navegación y luego una hora en bus hasta Stavanger.

Ciertamente los fiordos son paisajes alucinantes. Enormes lenguas de agua abrazados por enormes acantilados. El verde de la vegetación y el azul del agua se suelen ver salpicados por el plateado de las enormes cascadas y saltos que descienden por las montañas. No me canso de repetirlo, pero parece que los noruegos escogieron primero cuando les tocó escoger los paisajes.

Nubarrones sobre el Lysefjord

Lo más espectacular de los fiordos es cuando se retuercen o se estrechan. Siempre piensas que el barco no cabe por ese hueco, pero aminora la velocidad de forma drástica y sigue hacia adelante para goce de los tripulantes. De vez en cuando hay que girar la vista hacia atrás y disfrutar con los paisajes que vas recorriendo.

Además de las maravillas naturales que decoran el Lysefjord, es curioso apreciar las granjas o poblaciones que tiñen con sus casas de colores este precioso cuadro. Parece ser que a los noruegos les encanta vivir en los lugares más insospechados, cuanto más recóndito sea mejor.

Preikestolen desde el Lysefjord

Embelesados por estas obras de arte naturales nos acercamos al momento cumbre del crucero, el esperado Preikestolen. Desde abajo apenas se aprecia el saliente, hay que hacer un pequeño esfuerzo de imaginación y fantasear con que estás mirando desde arriba. Si las vistas desde el barco parecen de otro planeta no me puede figurar cómo serán desde lo alto.

Como esa sensación nos dejó un regusto un tanto agridulce, prometemos volver cuando Teo sea mayor para quitarnos la espina. Los fiordos son un plato del que nunca te puedes cansar. Volveremos a por el postre.

, , , , , ,

13 respuesta a Navegando por el Lysefjord en Stavanger

  1. Akane abril 17, 2016 en 11:10 pm #

    Hola
    ¿Al final has subido al púlpito con tu peque tras estos años?
    Nosotros estamos pensando subir con una niña de dos años y medio en la mochila…. ¿estamos locos o es posible?
    Gracias

    • Pau abril 18, 2016 en 6:51 am #

      Hola Akane

      Como te decía en el otro post, rodo dependerá de vuestro estado de forma y de si estáis acostumbrados a este tipo de salidas por la montaña con tu peque.

      Si las respuestas en ambos casos son no, mejor no arriesgaría. Yo vi subir a gente con niños en la espalda, pero ten en cuenta que hay algunos tramos bastante duros y que el tiempo es muy inestable en la zona.

      La decisión debe ser vuestra, pero yo no subiría con mis hijos (no estoy muy en forma y son un pelín perezosos cuando hacemos caminatas 😀 )

  2. Xavi_kun octubre 27, 2011 en 11:49 am #

    Yo vi los fiordos de Nueva Zelanda y me parecieron un espectaculo, y los fiordos de Noruega me han dicho que son mucho mas espectaculares. Espero poder ir algun día 🙂

    • Pau octubre 27, 2011 en 12:33 pm #

      También suelo pensar en Nueva Zelanda cuando pienso en fiordos. Son dos países con paisajes extraordinarios.

  3. JAAC (@SltCnmg) octubre 26, 2011 en 1:24 pm #

    Hicisteis bien en no hacerlo. Nosotros estuvimos a finales de agosto y lo que parecía una subida tranquila se va complicando paso a paso con rocas y con todo tipo de complicaciones. Vamos, que pensábamos que no podía ser como la subida a Huayna Picchu en Perú y acabó siendo mucho peor :-O

    Pero merece la pena. Eso sí, nos quedamos con una duda: ¿cuánta gente se habrá muerto cayendo desde allí? Porque evidentemente no hay una barandilla y los más osados no hacen más que asomarse al borde (que también lo hicimos nosotros, cómo no). Algunos incluso hacen el pino o se ponen a hacer equilibrios… y no te imaginas el viento que corre allí arriba!!

    Otra vez será, mientras Ryanair siga volando a Oslo por ese precio….

    • Pau octubre 26, 2011 en 1:33 pm #

      Ostras pues ni idea con lo de las muertes, aunque supongo que la gente no será tan estúpida como para acabar cayéndose por el Púlpito.

      Gracias por describir la subida, así nos quedamos más tranquilos.

  4. Víctor octubre 26, 2011 en 10:52 am #

    Me ha encantado la frase de que “los noruegos escogieron paisajes primero”.

    Los fiordos son una maravilla de la naturaleza sin igual. Una auténtica pasada.

    • Pau octubre 26, 2011 en 10:53 am #

      Son la leche, tienen todas las cosas bonitas que se le pueden pedir a un paisaje.

  5. Chiqui, Un Albaceteño en Japón octubre 26, 2011 en 6:49 am #

    Tenéis que cuando Teo pueda subir sólo…pero sin que sea tan tarde para que ya no podáis subir vosotros 😉

    abrazo!

    • Pau octubre 26, 2011 en 8:19 am #

      Jajajaja hombre espero que no pase tanto tiempo. Mucha gente sube en chanclas o son de avanzada edad.

  6. José Carlos DS octubre 26, 2011 en 2:20 am #

    Pues oye, pese a no subir hasta arriba, la verdad que no está nada mal, pero tienes razón, cuando Teo se haga un poco más grande, ya repetiréis y así lo veis desde arriba también 😀

    Una pena que se haya suspendido el blogtrip por unas semanas, pero bueno seguro que en nada se reinicia todo y dar el salto definitivo a América y ya sabéis si alguno por cualquiera cosa no puede ir, haré el esfuerzo y os acompaño jaja

    Saludos!!!

    • Pau octubre 26, 2011 en 8:18 am #

      Me imagino que desde arriba todo cambia, es una de las atracciones naturales más visitadas de Noruega.

      Lo de Perú está en standby, esperamos estar por allí en tres semanas.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - octubre 25, 2011

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Si habéis seguido los acontecimientos a través de Twitter o Facebook, sabréis que el viaje a Perú se ha aplazado unas semanas. De este modo, seguiremos con el ritmo habitual de publicación, pues no me he movido de Alicante. R…..

Deja un comentario