Me cuesta soportar el calor de Alicante tras haber paseado por los gélidos confines del mundo. No han pasado ni 48 horas desde que he regresado del viaje a Noruega y todavía no he ordenado las ideas. Esta vez el motivo de mi desorientación no ha sido el jet lag, sino un cambio de latitud que le ha devuelto la oscuridad robada a las noches y el calor al verano.

Pero antes de diseccionar con todo detalle las experiencias que he vivido en Laponia Noruega me gustaría esbozar unas conclusiones iniciales, todavía en caliente, con la emoción en el cuerpo.

Se trataba del segundo viaje a Noruega en menos de un año y también era la segunda ocasión que viajaba a Laponia. Sin embargo, tengo la impresión de haber explorado países completamente distintos.

La Noruega de los fiordos pocas cosas tiene en común con la del norte. Ambas comparten una belleza hipnótica, pero muy poco tiene que ver el clima, los paisajes y las costumbres. Merece la pena descubrir estas dos regiones del país con la calma y atención que se merecen.

¿En qué se diferencia la Laponia Noruega de la sueca? Principalmente en que la primera tiene paisajes de mar y todos los que vivimos cerca del gran azul, sabemos de la importancia que tiene en nuestro día a día.

No obstante, una de las cosas que más me ha gustado de este viaje al norte de Noruega es la sensación de tranquilidad y paz que vivimos en todo momento. No hay demasiados noruegos ni demasiado turismo, y aún así las infraestructuras para desplazarse por tierra o mar son de sobresaliente.

Otro factor que me fascinó es lo cambiante del clima en aquellas latitudes extremas. En cuestión de minutos podías pasar de una nevada intensa a un sol radiante, lo que acentúa, más si cabe, la sensación de estar en uno de los confines del mundo.

Por ejemplo, cuando estuvimos en Cabo Norte empezamos la visita con unas vistas de ensueño. Era medianoche y había una luz preciosa. Sin embargo, en cuestión de minutos se puso a nevar y pudimos contemplar aquel hermoso paisaje pintado de blanco. Dos experiencias completamente distintas en un abrir y cerrar de ojos. Ya os hablaré de ello con detalle, pero estar en Cabo Norte es una sensación maravillosa, algo que difícilmente se puede expresar con palabras.

¿Y qué hay de la gastronomía del norte de Noruega? Quizás no destaca demasiado por su variedad o creatividad, pero os aseguro que las materias primas de las que disponen en las cocinas noruegas son realmente extraordinarias. Es imposible no destacar el salmón, el bacalao, la carne de reno o el cangrejo real.

Si le tengo que poner un pero a este viaje a Noruega es lo mal que lo he pasado para dormir. No soy de los que tienen problemas para conciliar el sueño, pero el sol de medianoche me volvió un poco loco. Además, los hoteles de la zona no disponen de persianas, así que si queréis viajar a Laponia Noruega, os recomiendo que os llevéis unos antifaces para dormir.

A pesar de todo ello, estar en uno de los puntos más septentrionales del mundo y disfrutar de sus paisajes es algo que recomiendo encarecidamente. Es el sueño de cualquier viajero, el final del camino, una sensación de deber cumplido que se alcanza tras superar el paralelo 71.

Y no quería acabar estas primeras pinceladas sobre el norte de Noruega sin alabar el buen ambiente que ha habido entre todos los blogueros de la expedición y lo bien organizado que ha estado este blogtrip por parte de Luca Bocci de la Oficina de Turismo de Noruega. De este viaje y de los momentos vividos con ellos me traigo muchas lecciones que me servirán para mi carrera profesional y para mi vida personal.

En fin, que estas son sólo las primeras impresiones de este viaje a Noruega, unos días en los límites de la tierra que me han aportado sobre todo buenos momentos. ¿Queréis saber más? En las próximas semanas os lo explicaremos con todo detalle.

Concurso de microrrelatos #Noruegaunpaisdecuento

Por cierto, en Visit Norway han puesto en marcha un concurso en el que puedes ganar un iPad, un curso de escritura o una mochila. Sólo tienes que enviar un microrrelato de no más de 150 palabras a modo de cuento sobre Noruega. Tenéis hasta el 30 de junio para participar. Para saber más podéis echarle un vistazo a la fanpage del concurso y descubrir porqué #Noruegaunpaisdecuento.

29 COMENTARIOS

  1. Qué fotos más increíbles Pau! Tuvo que ser una experiencia maravillosa.

    Yo tengo una pendiente con Cabo Norte. Conozco Noruega, pero Cabo Norte es una espinita que tengo clavada.

    En cuanto a lo dormir por la noche, te entiendo. Yo estuve viviendo en la frontera con Dinamarca y aunque no había sol de medianoche apenas había horas de oscuridad en verano. Y con esa maldita manía que tienen por allí de no poner persianas, es toda una odisea dormir.

    Estaré atenta a los siguientes relatos sobre este viaje!

    Un abrazo

  2. La meva dona m’ha enviat l’enllaç del teu blog. Un text prou interessant. Una abraçada des de la nostra llar a Hesseng (Finnmark)

  3. Os he estado siguiendo por twitter y se nota que ha sido una pasada total de experiencia.

    Me anoto eso de llevar un antifaz, a mi me gusta dormir con todo a oscuras y seguro que también me costaría dormirme con la luz «encendida» XD Normal que te cueste acostumbrarte de nuevo al calor de España, el verano ya llego 😛

    Un saludo!!!

  4. Tremenda pinta tiene este viaje Pau. Lo dejo bien apuntado porque como dices, cualquier viajero debe ir al Cabo Norte una vez en su vida!! Te iremos leyendo para nos pongas los dientes largos..Un saludo

  5. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Me cuesta soportar el calor de Alicante tras haber paseado por los gélidos confines del mundo. No han pasado ni 48 horas desde que he regresado del viaje a Noruega y todavía no he ordenado las ideas. Esta vez el motivo de mi …..

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.