Por historia y ubicación el barrio de Bryggen en Bergen debería evocar antiguas epopeyas de vikingos o historias de austeros comerciantes de la Liga Hanseática. Sin embargo, sus viejos edificios de madera y su cercanía al mar nos transportaron a las primeras páginas de La isla del tesoro de Robert Louis Stevenson.

Nos imaginábamos al pequeño Jim Hawkins mirando por aquellos vetustos ventanales y esperando a que su aburrida vida se animara con las aventuras de los marineros que se acercaban a la taberna. Quizás dejamos volar demasiado la imaginación, pero el graznido de las gaviotas, el aroma marinero y los pasos de los turistas contra la madera nos condujeron a las páginas de aquella vieja novela de piratas.

Cómo llegar a Bergen

Afortunadamente desde España hay muchísimos vuelos directos a Noruega. Una de las opciones más sencillas y económicas para viajar directamente al aeropuerto de Bergen-Flesland (y por tanto a los fiordos noruegos) es tomar un vuelo directo de Barcelona a Bergen con Vueling, operan los martes y sábados y los precios son sensacionales.

Una vez en el aeropuerto es muy sencillo llegar al centro de la ciudad, sólo tienes que tomar un autobús que parte de la terminal cada 15 minutos y que tarda aproximadamente 40 minutos hasta el barrio de Bryggen en Bergen.

Visita al barrio de Bryggen en Bergen

No sabemos que nos llevaría a aquella absurda asociación de ideas sobre piratas, lo que sí es cierto, es que el barrio de Bryggen en Bergen es uno de los cascos antiguos más hermosos del norte de Europa y una visita imprescindible (junto con los fiordos) para cualquiera que emprenda un viaje a Noruega.

Por un lado, tiene ese ambiente portuario tan especial con un ajetreo constante de gente que va de aquí para allá. Por otro, la pulcritud de las ciudades escandinavas. El barrio de Bryggen en Bergen es una zona medieval que fue declarada Patrimonio de la Humanidad y que está perfectamente diseñada para provocar la admiración en los centenares de turistas que descienden cada día de los cruceros que atracan en la ciudad.

Bryggen es la composición de una postal perfecta. Sus típicas casas de madera pintadas con vivos colores, sus estrechas callejuelas que merecen ser recorridas sin rumbo ni prisas y sus coquetas tiendas están diseñadas para que el viajero se lleve un fantástico recuerdo de Noruega.

En la fachada del puerto todo es de cuento de hadas (sin monstruos, ni brujas), y en la parte trasera puedes pasear por sus callejones de madera y piedra magníficamente conservados que hacen sentir al turista como un viajero del tiempo. Aunque el barrio es muy pequeño, resulta interesante perderse entre las callejuelas y encontrar alguna tienda o restaurante delicioso (no olvides probar el salmón noruego o el bacalao skrei).

Una excelente ventana al pasado de la ciudad es la visita al Museo Hanseático. Está conservado a las mil maravillas y nos permite ver cómo se vivía hace siglos en Bergen y lo austeros y sobrios que eran estos comerciantes. Ninguna concesión al lujo entre las cuatro paredes, pero el sonido de los suelos de madera crujiendo es de esos que se recuerdan toda la vida.

Sin embargo, y pese a su rico pasado, el barrio de Bryggen en Bergen tiene una personalidad propia en la era actual. Es una zona vital, repleta de terrazas y comercios, con decenas de personas paseando ante sus casas y disfrutando de la gastronomía de Noruega. Vayas a la hora que vayas habrá un ambiente fantástico.

Es esa fusión entre lo antiguo y lo contemporáneo lo que hace tan especial al barrio de Bryggen en Bergen. Belleza de antaño que ha sabido mantenerse como el principal icono de esta coqueta ciudad que además es un excelente punto de partida para descubrir los fiordos noruegos.

24 COMENTARIOS

  1. Hermoso lugar , yo estuvo allá hace unos años atrás, en verano, pero igual hacía mucho frío. Un lugar construido todo de madera, incluso la calzada. Me gustó mucho. Un lugar antiguo, donde se podía ver, cómo vivía la gente en esa època, y como afrontaban el frío. Hemoso, que ganas de ir nuevamente. Fui a Noruega para visitar a mi hermana que vive en Oslo. Soy chilena y ahora vivo en Chile.

    • Bienvenida a ‘el pachinko’ y gracias por tus palabras. Hacía una temperatura muy agradable. Nosotros íbamos en manga corta y con una chaquetilla tipo chandal. Las gabardinas son por la lluvia, pues Bergen es una ciudad muy lluviosa.

  2. No es una asociación de ideas tan extraña Pau, Bergen huele a mar como pocas ciudades grandes de Europa. Y el mar al fin y al cabo es el hogar de los piratas 😉

    • Jejejeje sí que le tienen un aire a las casas que se pueden ver en la zona del lago Tjörn en Reykjavík, pero aquí están más juntas y tienen más historia.

  3. Esos colores tan vivos que tienen las casas, le dan una personalidad y una marca de distinción especial a Bergen 😀

    Aunque Teo con lo que parece que más se entretiene es con las palomas 😛

    Saludos!!!

  4. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Por historia y ubicación el barrio de Bryggen en Bergen debería evocar antiguas epopeyas de vikingos o historias de austeros comerciantes de la Liga Hanseática. Sin embargo, sus viejos edificios de madera y su cercanía al mar…..

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.