Barcos en Tai O

Tai O es una de esas gratas sorpresas que hacen que un viaje suba mucho en tu escalafón personal. Un lugar inesperado, auténtico de verdad, por los que merece la pena hacer tantos kilómetros y pasar tantos días fuera de casa. Al menos a nosotros nos gustan este tipo de lugares que no tienen nada que ver con lo que te esperas encontrar.

El puente de Tai O

En realidad, Tai O no es más que un pueblecito de pescadores, humilde, sencillo, de gente trabajadora que ama el mar y todo lo que les proporciona. De verdad que no esperábamos encontrar un lugar así en nuestro viaje a Hong Kong, es la antítesis a la jungla de asfalto y al enjambre de rascacielos. Su aroma a pescado y sus sonidos a mar nos parecieron Asiaen estado puro.

Casas flotantes de Tai O

Este delicioso pueblecito está ubicado en la isla de Lantau, célebre por su enorme buda gigante, el Hong Kong Disneyland y por albergar el nuevo y vanguardista aeropuerto internacional de Hong Kong. Entre tanto coloso, un pequeño pueblo tradicional intenta asomar la cabecita y resistir al paso del tiempo y de las nuevas, y a veces insaciables, formas de ganarse el pan.

Advertisement

Puesto del mercado de Tai O

¡Te ayudamos a viajar más barato!

Llegar hasta allí no es del todo sencillo, aunque tampoco una odisea. Nosotros tomamos el MTR desde Tsim Sha Tsui hasta Tung Chung, hogar del Chicharrero más famoso de Hong Kong. Este trayecto dura unos 40 minutos y es necesario hacer un trasbordo de trenes en la parada de Lai Kin.

Advertisement

Ver mapa más grande

Una vez en Tung Chung pillamos el célebre teleférico que te lleva hasta Ngong Ping, donde está el Buda y el monasterio de Po Lin, y desde allí el bus 21 a Tai O. Si queréis ir directamente desde Tung Chung, el autobús número 11 os llevará directamente.

Anciana en Tai O

Lo que nos gustó de este pueblecito fue su ambiente marinero y sus gentes amables, los tanka. Estos se ganan la vida con lo que obtienen del mar, tanto pescado como sal que luego intentan vender a China. Antes tenían fama de ser contrabandistas de aparatos electrónicos, pero viendo la cara de los lugareños de Tai O parece una quimera.

Canales y casas flotantes de Tai O

Pese a que tiene algunas construcciones de cemento, lo bonito de Tai O es ver los palafitos construidos sobre el mar y sus preciosos canales. Las construcciones de madera tienen un aspecto bastante endeble y parece que se vayan a caer en cualquier momento. Sin embargo, son una imagen muy pintoresca e inesperada por la fama que precede a Hong Kong.

Cañas de bambú en Tai O

En el pueblo, el viajero tiene muy pocas cosas que hacer. Nos es un lugar preparado para el turista un millón, sino más bien para alguien que anhela encontrar un lugar auténtico y una minoría que parece atrapada en el tiempo.

Tai O

Quizás lo más destacable sea su mercado del pescado, sus diminutos puestos callejeros y un par de templos confucionistas. Lo mejor, la estampa de los canales adornados con los raquíticos palafitos, las casas flotantes y los juncos donde se hacen las transacciones.

Vendiendo pescado en Tai O

Si os sobra tiempo y queréis desintoxicaros una mañana del mundanal ruido de Hong Kong, Tai O puede ser el lugar ideal. Regatead en el mercado del pescado o a los barqueros para que os lleven a contemplar el pueblo en kaido desde sus aguas. Pese a las lluvias, esta visita nos supo a gloria.

23 COMENTARIOS

  1. Un lugar interesante, desde luego. Los sitios menos turísticos a menudo suelen ser los que más te sorprenden. Me lo apunto para nuestra visita a Hong Kong, iremos a mediados de mayo tres días a casa de unos amigos que viven allí. Será la primera vez que pisemos por fin Asia

    Saludos

  2. Supongo que si ves las imágenes sin la explicació te imaginas mas algún pueblecito de China o así, y lo que menos que sea parte de Hong Kong.

    Simpre viene guay salir de las junglas de edificios y asfalto y meterse en un pueblecito tranquilo viendo a gente con vidas sencillas y la mar de felices.

    saludoooos

  3. @JD, sí, mola precisamente por eso, porque puedes ver la vida cotidiana sin trampa ni cartón.

    @El Guisante Verde Project, Hong Kong tiene bastante mala fama entre los viajeros por sus precios, pero las posibilidades que ofrece son realmente increíbles.

    @algogoku, jejeje tú al menos viste al Buda, ya te contaré nuestra experiencia con «Budas en la Niebla» 😉

  4. Un sitio que no conocía y que quizá hubiera cambiado por otro cuando fui a ver al Buda. Lástima de no saberlo antes…
    Para la próxima xDDD

  5. A menudo aquellos lugares que no están en la ruta, o que nos sorprenden por oposición a lo que pensamos encontrar, son los que mejores recuerdos nos dejan. Un lugar interesante, y sobre todo, diferente en un lugar como Hong Kong.

    Un abrazo!

    Roberto

  6. A veces lo pueblecitos perdidos que no están en los recorridos habituales son los que más nos impactan porque són la vida de sus gente sin más…

    Por conocer estos pueblos sí que me metía yo en china…

  7. @Javier, muchas gracias por completar el post con tus aportaciones, siempre es un placer.

    Me encantaría que Tai O se quedara así para siempre, pero ya nos advirtieron por allí que probablemente veríamos a los últimos pescadores porque los jóvenes huyen a las ciudades en busca de una vida diferente. Parece que la vida de pescadores no agrada a las nuevas generaciones.

    @Chiqui, sí, y eso que cuando nosotros fuimos llovía bastante. Me hubiera encantado verlo con sol.

  8. Muy buen post sobre Tai O. Sin duda un lugar que merece ser descubierto, pero espero que siga conservando esa esencia que lo hace diferente, donde ver las cosas con otro ritmo y en un entorno que dista de la imagen que se suele proyectar de la ciudad.

    Perfecto para terminar el día después de hacer un hiking e ir a comer algo de pescadito, barato y rico. Y como colofón, un postrito (toufu fa).

    Añadir que para llegar hasta allí, también podemos hacerlo desde Central cogiendo el ferry hasta Mui Wo y desde ahí otra guagua hasta Tai O.

    Un saludo.

  9. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Tai O es una de esas gratas sorpresas que hacen que un viaje suba mucho en tu escalafón personal. Un lugar inesperado, auténtico de verdad, por los que merece la pena hacer tantos kilómetros y pasar tantos días fuera de c……

Responder a JD (@aitor_vca) Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.