El arroyo Cheonggyecheon de Seúl

Estoy seguro de que todas la grandes ciudades del mundo necesitan una válvula de escape. Un lugar tranquilo donde charlar con los amigos, un decorado romántico donde intentar seducir a una mujer, una calle donde poder pasear en familia y olvidarte de las tensiones del día, contrarrestar el acelerado ritmo de vida de una metrópolis. En Seúl ese rincón es el arroyo Cheonggyecheon.

Precisamente era lo que buscábamos tras las maratonianas jornadas que habíamos tenido en el comienzo de nuestro viaje a Corea. Entre el larguísimo vuelo, el jetlag y las experiencias que habíamos vivido en Seúl, había llegado la hora de ir concluyendo la jornada. Nuestro hotel no quedaba demasiado lejos, pero antes de despedir la jornada queríamos respirar un poco de sosiego.

¡Te ayudamos a viajar más barato!

A pesar de que eran principios de abril y de que habíamos tenido un clima estupendo, empezaban a bajar las temperaturas. El rostro de Teo reflejaba ese cambio de clima. La naricita roja de haber tomado demasiado sol, pero un semblante de frío que nos pedía algo más que una chaqueta.

Tras abrigar al peque dimos el último paseo del día por el arroyo Cheonggyecheon de Seúl. Entero tiene casi 6 kilómetros de longitud, y 22 puentes que le confieren un aspecto muy idílico. Nosotros sólo recorrimos un trocito para hacernos una idea del ambiente de aquel espacio urbano ecológico.

Si cierras los ojos escucharás el rumor del agua y de sus nueve bonitas fuentes. Sin embargo, es casi imposible abstraerse de que estás en una de las ciudades más pobladas y frenéticas del mundo. Sólo tienes que levantar la vista y descubrir enormes rascacielos y edificios singulares como la Torre Jongno.

A los coreanos les da igual que desde el arroyo se vea parte de la ciudad. Es su paréntesis, un oasis en medio de la jungla de asfalto que intentan visitar cuantas más veces mejor. Las sonrisas en sus caras les delatan.

Nosotros íbamos tirando de carro pero con los ojos muy abiertos. Sobre todo se veían parejas. Durante el viaje a Corea no vimos demasiadas muestras de afecto en público. Aquí tampoco, aunque las miradas de complicidad, los gestos o las muecas de la boca lo decían todo. ¿Estábamos en el lugar más romántico de Seúl? Quizás sí, sobre todo el trozo de la pared de los deseos.

También observamos muchos grupos de estudiantes o familias con niños. Cuando veían a Teo con su gorrito verde y sus grandes ojos todos se querían acercar a él para decirle alguna cosa. Pese a que llevábamos pocas horas en Seúl, sabíamos que esa tónica se repetiría durante todo el viaje a Corea. Y Teo encantado de la vida.

Pronto se cansaría de estar en el carro y pidió algo más de acción, sobre todo al ver las fuentes, cascadas, los puentecitos de piedra y las banderolas de colores que anunciaban las inminentes elecciones. Él tenía que dar su visto bueno a todo.

Para acabar de completar una estampa poética, el sol se decidió a  regalarnos una bonita puesta en el arroyo Cheonggyecheon de Seúl. Quizás las parejitas lo agradecieran más que nosotros, pero nos pareció un momento realmente precioso.

Estábamos agotados y tocaba retirada. El último paseo fue el colofón perfecto a nuestro primer día entero de viaje a Corea.

, , , ,

21 respuesta a El arroyo Cheonggyecheon de Seúl

  1. Victor octubre 11, 2012 en 8:09 am #

    Estoy contigo, y estos «kit kat» me encantan tenerlos también en todos los sitios que visito. Estamos planteando ir a Corea el año que viene… a ver como van yendo los vuelos y lo podemos hacer realidad…

    Un abrazo!!

    • Pau octubre 11, 2012 en 10:19 am #

      Seguro que Corea no te defrauda, es un país con muchos contrastes entre las capitales y el mundo rural.

  2. quicoto octubre 8, 2012 en 9:07 am #

    Vaya con las banderolas electorales, que curioso 😛

    • Pau octubre 8, 2012 en 9:13 am #

      Jejeje en ese aspecto son igual de pesados que aquí, incluso más 😀

  3. lorco octubre 6, 2012 en 11:51 am #

    Un puesto de BIRRA y pasa a ser mi lugar favorito 😉

    • Pau octubre 7, 2012 en 10:12 am #

      Jejeje yo creo que lo montamos con birras «no coreanas» y nos forramos.

      • Robert octubre 8, 2012 en 5:47 pm #

        Pues justo arriba del arroyo hicimos una quedada hace poco y me acordé de ti porque era un bar estilo americano pero con cientos de birras del mundo en el medio de la mesa que tenía muchos hielos. En el post de «una semana en Seúl» que comentaba que estuve con una familia coreana hay una foto que salen las cervezas en medio de la mesa. Hubieras disfrutado ahí xD

        • Pau octubre 8, 2012 en 10:00 pm #

          Jejeje seguro que sí y más en vuestra compañía 😀

  4. Javier I. Sampedro octubre 5, 2012 en 6:54 pm #

    Un lugar muy recomendable y agradable tanto de día como de noche que fue cuando lo conocí yo. Precioso con las luces de Navidad en la época que fuimos nosotros, aunque eso si menudo pelete. Un eje de la ciudad con mucha vida por los alrededores.

    • Pau octubre 7, 2012 en 10:11 am #

      Jejeje no me esperaba que hiciera tanto frío en Seúl, nosotros estábamos en abril y la semana antes había nevado 😀

  5. Borobia octubre 5, 2012 en 5:46 pm #

    Muchas ciudades cuentan con este tipo de espacios que se agradecen enormemente. Es fundamental tener sitios en los que desconectar del frenetico ritmo de vida de las ciudades en pleno siglo XXI y tratar de volver a la tranquilidad del mundo natural. En Asia son toda una eminencia en manejarlos. Por aquí vamos aprendiendo poco a poco, jeje.

    • Pau octubre 5, 2012 en 5:48 pm #

      Sin duda, allí es megaciudades no podrían sobrevivir sin las pequeñas válvulas de escape.

  6. Robert octubre 5, 2012 en 2:41 pm #

    Como bien describes, un kit-kat en toda regla. Lástima de carteles electorales que no son nada interesantes :/

    • Pau octubre 5, 2012 en 2:42 pm #

      Jejeje pero nada, había algunos de colores más monos 😉

  7. Xavi_kun octubre 5, 2012 en 1:19 pm #

    A veces en las ciudades megapobladas de Ásia ese rinconcito es mas difícil de encontrar pero siempre lo hay : )

    • Pau octubre 5, 2012 en 1:51 pm #

      Siempre lo hay y es una gozada conocerlo para desconectar.

  8. Alberto octubre 5, 2012 en 11:10 am #

    Un oasis de paz en la agitada Seúl.

    Las ciudades necesitan este tipo de espacios para desconectar del estrés cotidiano.

    • Pau octubre 5, 2012 en 11:35 am #

      Sí, y afortunadamente existen. El oasis de Seúl es de los más bonitos que he encontrado hasta ahora 😀

  9. Felipe octubre 5, 2012 en 10:17 am #

    Sin duda, uno de los lugares más especiales de Seúl. Yo suelo pasear por este lugar después de comer, y antes de regresara la oficina, y además ahora estoy yendo a correr por las tardes porque también es un buen sitio para hacer deporte. ¡Es mi lugar favorito de Seúl!

    • Pau octubre 5, 2012 en 11:34 am #

      No me extraña, es precioso sobre todo al atardecer

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - octubre 5, 2012

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Estoy seguro de que todas la grandes ciudades del mundo necesitan una válvula de escape. Un lugar tranquilo donde charlar con los amigos, un decorado romántico donde intentar seducir a una mujer, una calle donde poder pasear …..

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.