Fotos de Gyeongju, parque de los túmulos en Corea

Si nos dejamos engañar por el nombre, el Parque de los Túmulos de Gyeongju no parece el lugar más apropiado para pasear con un niño de dos años. La palabra túmulo es de lo más tétrica, sobre todo si has sido jugador de rol, de vídeojuegos como Golden Axe o has devorado las epopeyas de  J. R. R. Tolkien.

Al escuchar «túmulo» te imaginas corriendo delante de un esqueleto vestido en taparrabos mientras blande una espada mellada y un escudo circular al estilo de los que creo Ray Harryhausen para la película Jasón y los Argonautas en 1963, pero nada más lejos de la realidad. Este rincón que descubrimos durante el viaje a Corea es perfecto para pasear tranquilamente rodeado de un entorno realmente hermoso y que nada tiene que ver con las impresiones iniciales que nos provocó la semántica. Tranquilo, el parque no da miedo, más bien todo lo contrario.

Fotos de Gyeongju, cerezos en flor en el parque de los túmulos

Gyeongju es una de las ciudades que más nos han sorprendido de Asia. En Europa no es demasiado conocida, pero tiene una importancia primordial para entender la historia de Corea. Fue la capital del antiguo reino de Silla y uno de los mayores centros culturales del mundo, por eso la ciudad está plagada de un patrimonio extraordinario que atrae cada año a miles y miles de visitantes.

El centro histórico de Gyeongju está colmado de tesoros como el Parque de los Túmulos o Daereungwon. Para añadirle un poco más de colorido a este lienzo, tuvimos la suerte de visitamos la ciudad en un momento de esplendor, en plena primavera con los cerezos en flor a reventar. ¡Suertudos, menuda estampa!

Un paseo entre tumbas en Gyeongju

Fotos de Gyeongju, parque de los túmulos

¡Te ayudamos a viajar más barato!

Los taxis son muy baratos en Corea, pero para llegar hasta el Parque de los Túmulos no hizo falta tomar ninguno y estiramos un poco las piernas (curioso que andemos tanto de viaje y tan poco en casa). También se puede pillar el autobús nº 70 hasta la parada de Daereungwon. La entrada al recinto cuesta 1.500 won (1,10 euros) así que el precio del ticket no es excusa para quedarte fuera y pasear por avenidas rodeadas de enormes montañitas cubiertas de hierba verde.

Estos túmulos, en total 23, albergan los restos de los reyes y nobles de la Dinastía Silla. Las más descomunales e importantes según los historiadores son las de Cheonmachong y Hwangnamdaechong (telita con los nombres). Evidentemente a Teo le daban igual las tumbas reales, él se centraba en cosas más triviales como la belleza de las flores de los cerezos, recoger palitos del suelo u observar las aves y animalitos que pululaban por allí. El peque a pie y los papás tirando de carrito, un clásico de los viajes con niños.

Fotos de Gyeongju, estanque del parque de los túmulos

Hace casi medio siglo que se realizaron excavaciones en la zona y se encontró la única pintura que existe en la actualidad de la época de la Dinastía Silla (hace más de 1.500 años) y una colección impresionante de accesorios y objetos de valor incalculable desde el punto de vista histórico. Está claro que los monarcas de antaño vivían con una opulencia sobrecogedora (¿más que los de ahora?), sino no se explica la cantidad de patrimonio que hay en una ciudad del tamaño de Gyeongju.

Gente de toda Corea acude sólo para pasear junto a las tumbas de sus antepasados más ilustres, así que no es extraño ver a grupos numerosos de personas persiguiendo a un guía que blande una banderita y les va dando explicaciones sobre cada una de las tumbas. Tríos de monjas, adolescentes haciendo selfies y parejitas que de vez en cuando se atervían a darse la mano. Para nosotros quizá el recorrido no tuvo tanto simbolismo como para los visitantes coreanos, pero también disfrutamos de la ruta entre montículos.

Sorprendidos por el Observatorio Cheomseongdae

Fotos de Gyeongju, Observatorio Cheomseongdae

Pero ahí no terminó la excursión. Justo enfrente del Parque de los Túmulos se encuentra otro de los Tesoros Nacionales de Corea, el Observatorio Cheomseongdae. Teníamos intención de visitarlo al día siguiente pero nos lo encontramos casi por casualidad, persiguiendo a Teo que había salido corriendo tras unos niños que jugaban con sus coloridas cometas.

Cheomseongdae es una torre muy peculiar, tanto por su esbelto aspecto como por el valor histórico que tiene. Se trata del observatorio astronómico más antiguo que existe en el continente asiático ya que fue erigido en el siglo VII con el objetivo de observar las estrellas para pronosticar el tiempo. Hoy en día es uno de los iconos de Gyeongju.

Fotos de Gyeongju, Teo en el Observatorio Cheomseongdae

Esta ciudad es así, sólo tienes que dar un paseo para encontrar auténticos diamantes en bruto. Esto son sólo dos ejemplos de los lugares insólitos que hay repartidos por todo Gyeongju, aunque lo más es que lugares que fueron ideados hace tantos siglos se mantengan en pie y estén tan bien conservados. No lo dudes, no puede faltar en ningún viaje a Corea.

Artículo anteriorConviértete en un Experto Universitario en Comunicación y Turismo 2.0
Artículo siguienteEl día que la marea de un lago nos impidió llegar al mar en Saksun… y fue genial
Soy periodista y bloguero de viajes profesional. Soy Licenciado en Ciencias de la Información en la especialidad de Periodismo. He trabajado y colaborado en numerosos medios de comunicación en temas relacionados con Internet, nuevas tecnologías y turismo. Además, soy co-autor del libro Viajar con niños, el manual para preparar tus vacaciones en familia de La editorial viajera.

11 COMENTARIOS

  1. Vale, no… con el nombre no me apetecería nada pasearme por ahi! Pero una gran sorpresa ver lo chulo que es! La verdad es que podrían cambiarle el nombre.. seguro que mucha gente lo descarta sólo por eso y se pierden una auténtica maravilla! Gracias por el descubrimiento 😉

  2. He entrado pensando que iba a ser algo tétrico, y al final es un parque la mar de chulo y para toda la familia. Sí es que siendo jugón de videojuegos, es complicado no imaginarse otra cosa 😀

  3. Lo mismo pensé yo cuando visitamos los túmulos de Jelling en Dinamarca; Antaño la capital vikinga de Dinamarca, hoy sólo es una pequeña aldea. No da nada de miedo y es un lugar perfecto para ir con niños.

  4. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Si nos dejamos engañar por el nombre, el Parque de los Túmulos de Gyeongju no parece el lugar más apropiado para pasear con un niño de dos años. La palabra túmulo es de lo más tétrica, sobre todo si has sido jugador de rol, d..…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.