Entrada del templo Bongeunsa de Seúl

Uno de los momentos que más nos gusta de nuestros viajes es cuando quedamos con expatriados que viven en el destino que estamos visitando. Con sus anécdotas e historias aprendes muchísimo de la cultura y tradiciones de ese país, además te enseñan algunos rincones que, de otro modo, sería complicado descubrir. Suele ser gente a la que seguimos por internet y con la que tenemos una relación cordial, pese a que nunca nos hayamos visto en persona. En el viaje a Corea, también vivimos alguno de esos interesantes encuentros.

En Seúl residen desde hace algunos años Felipe de Eurowon y Manolo de Back in Seoul. El primero es un gallego que comparte su vida en la capital de Corea con su esposa Miyoung y su hija Sonia, mientras que el segundo es miembro de esa mítica quinta de becarios ICEX del 2007, de la que también forman parte otros ilustres viajeros como Javier de Chicharrero por Hong Kong o Alberto de Volver Asia.

Vero, Teo, Pau, Felipe y Manolo en el templo Bongeunsa de Seúl

El lugar que escogimos para desvirtualizarnos fue el célebre distrito de Gangnam en Seúl. Por aquel entonces todavía no se había lanzado el superéxito de PSY, así que sólo sabíamos que se trataba de una zona financiera plagada de enormes centros comerciales como el COEX. Allí fue donde nos vimos e hicimos las presentaciones de rigor. A priori, puede parecer un poco extraño encontrarse con desconocidos a más de 10.000 kilómetros de tu casa, pero el hecho de que hubiéramos hablado a través de nuestros blogs y redes sociales facilita muchísimo las cosas.

Ya que lo teníamos tan cerquita, Felipe nos sugirió que visitáramos el el templo budista de Bongeunsa. No es de los más turísticos de Seúl aunque merece la pena acercarse hasta aquel lugar de meditación. Enseguida percibes el fuerte contraste que supone su presencia en medio de uno de los barrios más consumistas y con más rascacielos de la capital coreana.

Interior del templo Bongeunsa de Seúl

Realmente fue un acierto visitar Bongeunsa. Primero porque es precioso y segundo porque consigue el efecto deseado de apaciguar el alma que se le presupone a un templo budista. Los rascacielos vanguardistas que lo rodean nunca nos permitirían acertar que fue erigido en el siglo VIII. Originalmente estaba emplazado en otra ubicación, pero tras su remodelación en el siglo XV se trasladó al actual Gangnam de Seúl. Su estado de conservación es idóneo tras muchos liftings y retoques.

El día que paseamos por el recinto del templo era domingo, aún así había pocos fieles orando. La tranquilidad que allí se respiraba era magnífica. Ese silencio sepulcral de los templos impone bastante respeto y a veces incluso intimida. Tras romper el shock inicial me quité las zapatillas y me aventuré a explorar el edificio principal. Allí contemplé cientos de budas dorados que custodiaban el altar de oración principal.

El templo Bongeunsa de Seúl en Gangnam

En el exterior ya se habían iniciado los preparativos para las inminentes celebraciones del cumpleaños de Buda. Se habían colocado los andamios para engalanarlos con preciosas guirnaldas y farolillos de vivos colores. Pudimos apreciar esta decoración tan vistosa en otros centros de oración que visitamos por varias ciudades de Corea.

Observando la escena más detenidamente apreciamos que el Bongeunsa está formado por varios pabellones, tal y como sucede con muchos templos budistas. La gama de colores y las formas respetan el estilo tradicional coreano, uno de los más hermosos y coloridos de toda Asia.

Vero, Teo y el Buda del templo Bongeunsa de Seúl

¡Te ayudamos a viajar más barato!

Más allá del encanto del estilo coreano y de las preciosas pinturas sobre los tablones de madera, uno de los principales atractivos del Bongeunsa es el enorme Buda ubicado tras el pabellón principal. Teo descubrió a Buda, por primera vez, en el viaje a Corea y se refería a las estatuas que veía como «el bebé» o «el nene». Éste debió gustarle especialmente, porque se puso a corretear alrededor de la enorme figura blanca para asombro de la gente que estaba por allí rezando.

Viendo que la cosa podía ir a más, y por temor de faltarle el respeto a alguien, decidimos abandonar el templo para visitar otros lugares de Seúl próximos a Gangnam.

Pintura del templo Bongeunsa de Seúl

Siempre recordaremos el Bongeunsa como un remanso de paz en mitad de la vorágine de la metrópolis. Tras XII siglos de existencia le habrá tocado ver muchas cosas, pero seguro que ni el más enajenado de sus monjes hubiera imaginado que le tocaría compartir barrio con el vídeo más visto de la historia de YouTube, el machacón Gangnam style de PSY.

19 COMENTARIOS

  1. Está genial eso de quedar fuera de España con españoles residentes!! Además la ayuda y consejos que te pueden dar serán excelentes!! Muy bueno que Teo vaya sabiendo quién es Buda…. 🙂

  2. Osea que el barrio lo pusísteis de moda vosotros con vuestra quedad y no PSY con su reciente éxito musical… xD

    Impresionante Bongeunsa, especialmente por el lugar donde se encuentra, que nada hacer indicar que haya un templo así.

    • Jejeje más o menos 😉

      A mí me chocó luego escuchar el nombre de la canción porque sabía que estaba hablando de ese barrio en el que habíamos estado.

  3. Al leer «Gangnam» en el título ya sabíamos que sería inevitable una referencia a la horripilante canción XD

    Al margen de eso, nos encantan los «remansos de paz» en las grandes ciudades. Todas tienen el suyo, cada cual a su manera, y siempre sirven para desengrasar un poco la mente en medio de un viaje tan caótico como puede ser Seul, Nueva York, México DF o cualquier otro.

  4. ¡Qué bueno que te encontraras con Felipe y Manolo!

    Yo también he tenido la suerte de tenerlos de anfitriones cuando he ido a Seúl y da gusto oirles hablar y contar anécdotas. Se aprende muchísimo de una ciudad de la mano de los expatriados.

    Gracias por descubrirme este templo, no había estado.

    Abrazos

  5. Un placer haberte conocido, y me alegra de que disfrutases de ese día tanto como del resto del viaje. Por cierto, ya has posteado sobre varios lugares que yo aún tengo pendientes pese a vivir en Seúl, como por ejemplo este templo.

    ¡Un abrazo!

  6. Juntarse con gente que vive en un lugar desde hace años no puede tener mas que ventajas. Mucho mejor si son compatriotas, pues siempre lo tendrás más fácil a la hora de gustos,idioma y similares, pero también es una gran opción contactar con locales, aunque esto no siempre es tan sencillo. En cualquier caso es una forma de darle una vuelta de tuerca más a la comunidad bloguera y seguir aprovechando y disfrutando de ella!!!

  7. Una de las ventajas de visitar un destino junto a locales o, como en este caso, con compañeros que residen en el lugar es poder conocer lugares que, tal vez, de otra forma no se visitarían. Y, a menudo, nos llevamos agradables sorpresas.
    Cuanto más leemos sobre Corea, más puntos gana en nuestra lista…

    Un abrazo, y feliz 2013! 🙂

  8. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Uno de los momentos que más nos gusta de nuestros viajes es cuando quedamos con expatriados que viven en el destino que estamos visitando. Con sus anécdotas e historias aprendes muchísimo de la cultura y tradiciones de ese pa…..

Responder a Pau Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.