Ya sea para pernoctar o si haces una excursión desde Lisboa, quiero recomendarte qué ver en Cascais en 1 ó 2 días para que te enamores de esta fantástica ciudad portuguesa.»Porque hermosura tanta en vos ve el mundo que no le asombra el ver que quien os hizo es el autor del cielo y las estrellas.» Tomo prestada esta frase del célebre escritor portugués del siglo XVI, Luís de Camões, para definir las sensaciones que tuve al dejar Cascais. Belleza divina, dirían algunos, aunque más bien es una especie de oasis de tranquilidad o un paraíso terrenal para todos aquellos que quieren huir por unos días del bullicio de la capital de Portugal (emplazada a tan sólo 30 minutos).

Curiosamente Cascais fue mi primer viaje a Portugal y he quedé tan gratamente sorprendido que sólo fue el prólogo de varios periplos a nuestro país vecino. Su ubicación geográfica enclavada cerca de un Parque Natural junto al Atlántico es tan privilegiada como su glorioso pasado histórico y cultural. Por si eso no fuera sobrado aliciente para una visita, esta preciosa población de la denominada «Riviera portuguesa» (termino que engloba a Cascais, Sintra y Estoril) cuenta con más de 300 días de sol al año convirtiéndola en una de las niñas bonitas de Portugal. Vamos a descubrirte los lugares que visitar en Cascais imprescindibles.

Qué ver y hacer en Cascáis en 1 ó 2 días

Hay muchas razones para visitar Cascais, desde su clima excelente a su colección de palacios, murallas, plazas, una gastronomía de escándalo (como sucede en todo Portugal), playas maravillosas, campos de golf para los jugadores más exigentes y, por supuesto, el surf que es una religión en nuestro país vecinos. Prepara tu cámara de fotos y calzado cómodo pues empezamos esta guía con los lugares de interés de Cascais.

Palacios, murallas, plazas y buena gastronomía

¡Te ayudamos a viajar más barato!

La historia reciente de Cascais está ligada a la realeza y eso se nota en los numerosos palacetes y quintas que hay repartidas por toda la zona. Fue el rey Luis I en el siglo XIX el que trasladó su residencia de verano a este destino costero y pronto atrajo a la nobleza de todo Portugal.

No obstante, fue durante la Segunda Guerra Mundial cuando la región se convirtió en sede de espías de todos los bandos que aprovechaban la neutralidad lusa para camuflarse entre las muchas personalidades que decidieron refugiarse allí. Entre los más célebres se encontraba Ian Fleming, el escritor británico creador de James Bond.

Lo que fue una antigua villa de pescadores hoy en día es una hermosa ciudad que merece ser descubierta con calma, justo al ritmo que marca su hospitalaria gente. El centro histórico se recorre muy bien a pie. En el camino es fácil que los ojos se vayan hacia los muros de la Ciudadela, el precioso Palacio dos Condes de Castro Guimarães, el sensacional Barrio de los Museos (con 14 instalaciones culturales y dos parques), la vetusta iglesia de Nossa Senhora dos Navegantes, sus plazoletas llenas de terracitas en las que huele a guisos de rico pescado o la magnífica Marina de Cascais desde la que se divisa toda la costa.

Mi paseo empezó en el mercado de Cascais, especialmente animado los miércoles y sábados. Allí fue donde comprendí porqué en esa región de Portugal se come de vicio. El colorido de los puestos va acorde con las fragancias y sabores de los deliciosos productos de kilómetro 0 que allí se pueden comprar. Lo que es realmente un espectáculo son los pescados y mariscos, especialmente los percebes, el bacalao o el pulpo (no dejes de ir a probarlo al Polvo vadio). Yo tuve la gran suerte de ir al mercado con la televisiva chef Mónica Pereira (ganadora del Chefs Academy de la RTP1), quien nos enseñó a cocinar un plato tan típico como la cataplana en su workshop Cooking Memories.

El Guincho y las playas de Cascais

En la época de la realeza se llegó a extender el rumor de que las aguas del mar de Cascais tenían propiedades terapéuticas. Actualmente esas supuestas cualidades medicinales han quedado en segundo plano si lo comparamos con las ganas que tiene la gente de disfrutar de las kilométricas playas de la región. Es el caso de la Playa do Guincho, una de las más bellas de Europa y uno de los lugares turísticos de Cascais imprescindibles.

Ubicada en la zona de la Costa Norte, el Guincho es una interminable sucesión de dunas doradas donde el Atlántico dibuja un relieve azul intenso ciertamente mágico. Está emplazada en pleno Parque Natural y presidida por numerosos acantilados cincelados tras muchos siglos por las fuertes olas que los golpean una y otra vez. Como te podrás imaginar es un verdadero edén para los practicantes del surf y kitesurf.

Desde allí se contempla el Cabo da Roca, el punto más occidental de Europa continental. Por la zona hay muchísimos restaurantes en los que podrás probar los delicioso pescados y mariscos. Uno de los más lujosos es el Fortaleza do Guincho, en el que pude disfrutar de su cocina creativa con productos de la tierra.

No obstante, el que desee playas más tranquilas (ideales para los que viajamos con niños) puede quedarse en la Costa Sur. Está formada por pequeñas calitas y playas urbanas con paseos marítimos y rodeadas de palacetes, restaurantes y bares por doquier. Una bahía que preside la Ciudadela, donde es fácil fotografiar pequeñas embarcaciones de recreo como si se tratase de la Costa Azul francesa.

Paraíso del golf y el surf en Portugal

Y ya que estamos en Cascais, sería imposible no hablar de esta ciudad sin relacionarla con dos deportes que son casi una religión en la «Riviera portuguesa». Sólo con darte una vuelta por el Guincho, observarás muchísimas escuelas de surf y caravanas de gente observando desde los montículos a los surfistas y practicantes de kitesurf. Los circuitos mundiales de surf hacen parada en estas aguas donde encontrarás gente con sus neoprenos y tablas venidos desde cualquier punto del planeta. Yo probé con algo más light como el paddle surf, pero admito que no es precisamente lo mío.

Lo mismo que con el surf sucede con el golf. En cuestión de pocos kilómetros encontrarás hasta siete campos reconocidos internacionalmente y que atraen durante todo el año a miles de jugadores. Algunos de ellos están situados incluso dentro de hoteles tan espectaculares como The Oitavos en el que tuve la suerte de alojarme.

Esto es sólo una pequeña muestra de qué ver y hacer en Cascais. Allí nos contaron en portuñol que es un destino que sueles visitar por un motivo, pero en el que sueles quedarte por varios. ¿Te gustaría visitar esta joya portuguesa? Si has estado ¿nos recomiendas otros lugares de interés de Cascais? Esperamos tus comentarios. Tienes más información en la web oficial de Visit Cascais.

3 COMENTARIOS

    • Muchas gracias a vosotros por acogerme, tenéis suerte de vivir en un lugar privilegiado… ah y bienvenidos a ‘el Pachinko’.

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: “Porque hermosura tanta en vos ve el mundo que no le asombra el ver que quien os hizo es el autor del cielo y las estrellas.” Tomo prestada esta frase del célebre escritor portugués del siglo XVI, Luís de Camões, para definir..…

Responder a Visit Cascais Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.