Nueva York con niños: 15 lugares que les encantaron a nuestros hijos

Fotos de Nueva York, Teo, Oriol y Pau en el puente de Brooklyn

El final del 2016 e inicio del 2017 fue increíble en todos los sentidos. En octubre fuimos galardonados con el premio BlogueroGold que organiza American Express al mejor blog de viajes. Pese a la emoción que sentimos al escuchar nuestro nombre, en el momento de subir a recoger el trofeo ya teníamos claro que íbamos a invertir nuestro 1.000.000 de puntos Membership Rewards en un viaje a Nueva York en familia.

Visitar la Gran Manzana era una de nuestra grandes asignaturas pendientes y nos desquitamos por la puerta grande. Fueron unos días repletos de grandes momentos. Sabemos que nos merecemos un gran tirón de orejas por haber tardado unos meses en empezar a relataros aquellos instantes, pero vamos a ponernos las pilas y desde hoy empezamos a desgranarte un periplo increíble. Desde que hemos regresado, mucha gente como tú nos ha preguntado cómo es la experiencia de visitar Manhattan con los peques. Para ayudarte con tus preparativos empezamos a contarte nuestro viaje a Nueva York con niños recomendándote 15 lugares que les encantaron a nuestros hijos.

Museo Americano de Historia Natural

Fotos de Nueva York, Museo Americano de Historia Natural

Marcado en letras doradas por cualquier persona que vaya a viajar a Nueva York, ya sea con o sin niños. El Museo Americano de Historia Natural es un tesoro de valor incalculable para que los peques saquen a relucir su curiosidad o aprendan muchísimas cosas nuevas viendo alguno de los más de 30 millones de objetos que se exponen en sus salones.

Lo que más suele llamar la atención a los niños son las salas dedicadas a los dinosaurios, especialmente el esqueleto del Tyrannosaurus Rex que parece que en cualquier momento va a cobrar vida como en la película como en la peli de Ben Stiller. Suele estar abarrotado los findes y días de lluvia así que lo mejor es ir temprano porque las colas son morrocotudas. La entrada está incluida con el el CityPASS.

Asistir a un musical en Broadway

Fotos de Nueva York, El Rey Leon

Una de las experiencias más divertidas para hacer en familia en Nueva York es, sin duda, la de asistir a un musical en Broadway. La cartelera es siempre espectacular y se combinan funciones que llevan años en cartelera con estrenos que se ponen a prueba en uno de los lugares más exigentes del mundo.

En nuestro caso, escogimos El Rey León y su impresionante puesta en escena en el teatro Minskoff. Niños y adultos disfrutamos de lo lindo con las peripecias sobre las tablas de Simba, Nala, Mufasa y compañía. Las dos horas y media que dura el espectáculo se pasaron volando, incluso hubo momentos que nos descubrimos unos a otros cantando en inglés los hits que tantas veces habíamos escuchado. Si quieres disfrutar de esta inolvidable vivencia, puedes comprar directamente aquí las entradas para el musical del Rey León.

Tiendas que les volverán locos… y a ti también

Fotos de Nueva York, Nintendo NY

No hace falta haber visto Sex and the City ni ser Carrie Bradshaw para saber que Nueva York es un paraíso del shopping. Da igual quién seas y de donde vengas, siempre que tengas unos dólares en el bolsillo para gastar la Gran Manzana te dará la bienvenida con los brazos abiertos. En cada esquina habrá algo que llame tu atención para que compres o consumas… y admitimos que a veces es imposible resistirse a la tentación.

De entre todas las tiendas a las que fuimos, Teo y Oriol se quedaron especialmente prendados de tres. La que más nos gustó con diferencia fue la Nintendo NY ubicada en el número 10 de Rockefeller Plaza, sin duda, un paraíso para los amantes de la marca nipona. Flipamos en colores con el merchandising y videojuegos retros de Mario, Zelda and cia. Otras imprescindible fueron las LEGO Store (nos gustó más la de la Quinta Avenida junto al Flatiron que la del Rockefeller Plaza) y la Disney Store de Times Square repletas de juguetes y objetos de Star Wars.

La ciudad de los rascacielos a vista de pájaro

Fotos de Nueva York, Empire Sat Building desde el Top of the Rock

El nombre de ciudad de los rascacielos no es baladí en el caso de Nueva York. La Gran Manzana tiene uno de los skylines más reconocibles del planeta, con joyas arquitectónicas extraordinarias. El Flatiron, el Empire State Building, el One World Trade Center, el Top of the Rock, el Chrysler Building… la lista de iconos es realmente seductora. ¿Te imaginas verlos desde muy, muy arriba?

Elegir uno de ellos para ver la ciudad de los rascacielos a vista de pájaro es complicado, pero quizás el que ofrece mejores vistas de Manhattan es el Top of the Rock. ¿El motivo? Tienes justo enfrente al Empire State Building y una altura de 70 pisos que convertirá a los peques en auténticos gigantes. Lo mejor es que puedes ahorrarte las colas con el CityPASS. Simplemente tienes que ir a la entrada principal, canjear tu voucher por el ticket de acceso en el que ya irá prefijada la hora a la que subes al mirador.

Pasear por Central Park

Fotos de Nueva York, Teo y Oriol en Central Park Imagine

No descubrimos la luna si decimos que los niños les encanta pasear y jugar en los parques. Si fuera por ellos irían todos los días del año. Central Park es probablemente el parque más famoso del mundo y uno de los lugares imprescindibles para visitar con niños en Nueva York. Podrías pasar allí días enteros y siempre descubrirías algún rincón nuevo e interesante cada jornada.

Nosotros viajamos en invierno y el tiempo no nos acompañó demasiado, aún así pasamos un buen rato paseando por sus prados, zonas de rocas, jardines, lagos o simplemente descansando debajo de uno de sus olmos. Además de correr por allí, disfrutar de un improvisado espectáculo callejero o comer en uno de sus puestos, los peques jugaron a encontrar la célebre estatua de Alicia en el País de las Maravillas o aprendieron quién fue John Lennon en el rincón dedicado al ex Beatle. Si quieres ir más rápido, puedes alquilar una bici para recorrer el parque.

Rocódromo en Chelsea Piers

Fotos de Nueva York, Teo en el rocodromo de Chelsea Piers

Los padres tenemos la manía tonta de preguntar a nuestros hijos lo de “¿qué quieres ser de mayor?” y eso que muchos todavía no lo tenemos claro. A esa cuestión, Teo siempre responde “escalador”. Con sus siete años es un niño muy ágil y atlético. Nunca le ha dado por deportes mayoritarios como el fútbol y prefiere saltar vayas o probar sus habilidades en parques y espacios abiertos así que en Nueva York decidimos que diera rienda suelta a su afición.

Cerquita del río Hudson, en el West Side de Manhattan, están ubicados los Chelsea Piers, unos antiguos muelles que ahora alojan muchos lugares de ocio o para hacer deporte. En uno de esos gimnasios hay un rocódromo increíble donde Teo demostró que tiene mucho futuro en esto de la escalada. Para ser su primera vez nos dejó alucinados. La clase cuesta 70 dólares la hora (pagamos con la tarjeta Gold de American Express), aunque se tienen que apuntar como mínimo dos personas. Allí te prestan los pies de gato y disponen de arneses y personal cualificado.

Museo Intrepid del Mar, Aire y Espacio

Fotos de Nueva York, Intrepid

Los temas bélicos no van demasiado con nosotros, pero tenemos que admitir que la visita al Intrepid es muy divertida para los niños. Este museo está ubicado en un portaaviones que estuvo operativo durante la II Guerra Mundial y que llegó a resistir los ataques de los kamikaze japoneses. La parte histórica quizás no sea demasiado interesante para los peques, pero tiene muchísimas actividades interactivas muy entretenidas para los niños.

>

Además de subirte a un barco de esas dimensiones, puedes entrar dentro de un submarino, contemplar una amplia colección de aviones (entre ellos un Concorde desmantelado), helicópteros y ver de cerca el espectacular transbordador espacial NASA Enterprise. Puedes comprar la entrada aquí.

Contemplar de cerca la Estatua de la Libertad

Fotos de Nueva York, Estatua de la Libertad

Es difícil escoger el icono de una ciudad tan célebre como Nueva York, pero ese honor se lo vamos a otorgar a la Estatua de la Libertad. Miss Liberty mide 93 metros y pesa 225 toneladas, aún así cuando la ves parece que no es tan grande como la imaginabas. Ahora cada vez que Teo y Oriol la ven en alguna película o serie de dibujos animados saben que la historia está ambientada en la Gran Manzana.

Pese a que la entrada al crucero que te lleva a la Estatua de la Libertad y Ellis Island está incluido en el CityPASS hicimos una de las colas más largas de nuestro viaje esperando a subir al barco, así que es mejor que vayas muy temprano. Si quieres entrar en el interior de la estatua tendrás que comprar la entrada en Statue Cruises con muchos meses de antelación. El barco se toma desde Battery Park.

SeaGlass Carousel

Fotos de Nueva York, Seaglass Carousel

Justo tras regresar de la excursión a la isla de la Estatua de la Libertad en el mismo Battery Park nos encontramos con este peculiar SeaGlass Carousel. Se trata de un tiovivo en el que los cochecitos son una especie de peces de colores que suben y bajan como en cualquier otro carrusel.

A los niños lógicamente les encantan este tipo de experiencias y atracciones, aunque a los adultos nos dio la impresión de ser una actividad un tanto descafeinada. La entrada cuesta 5 dólares por persona y lo que nos resultó más peculiar es que nos cobraron entrada a los cuatro, independientemente de que subiéramos o nos quedáramos a un lado haciendo fotos.

Teleférico de Roosevelt Island

Fotos de Nueva York, teleférico de Roosvelt Island

La pequeña isla de Roosevelt se encuentra entre Manhattan y Queens y cuenta con sólo 10.000 habitantes. Sin embargo, tiene la peculiaridad de que para acceder hasta ella debes tomar un teleférico con el que puedes contemplar algunas avenidas neoyorkinas o el puente de Queensboro desde las alturas mientras cruzas el East River.

Lo mejor es que el acceso es muy barato, ya que puedes subir con un billete sencillo o con una tarjeta de transporte de la red de metro MTA. El paseo en teleférico suele gustar mucho a los niños y luego puedes pasar un rato divertido corriendo por un parque cercano en la isla de Roosevelt o explorando una de las zonas más tranquilas de Manhattan.

 Cruzar andando el Puente de Brooklyn

Fotos de Nueva York, Vero, Teo y Oriol en el puente de Brooklyn

No te puedes ir de Nueva York sin cruzar el puente de Brooklyn andando, así de rotundo. Es sólo un paseo, pero es de los más increíbles que puedes hacer en la Gran Manzana. Las vistas que te regala de Manhattan son sobrecogedoras y el constante ajetreo de gente yendo y viviendo le añaden muchísimos matices al asunto.

Tras la masificada Nochevieja que se vive en Times Square, la mañana del 1 de enero la pasamos sobre esta obra maestra del neogótico… y fue como una bocanada de aire fresco. El recorrido con los niños y tirando de carrito duró unos 40 minutos, pero fuimos haciendo muchísimas paradas para deleitarnos con las panorámicas que inspiraron a Frank Sinatra, Jack Kerouac o algunas de las escenas más míticas de Spiderman. No sabemos si los neoyorkinos estaban de resaca, pero a primera hora no había casi gente.

DUMBO y el Brooklyn Bridge Park

Quizás fuera porque veníamos eufóricos tras cruzar el puente de Brooklyn o porque el sol brillaba tras unas jornadas de lluvia, pero el día que pasamos en este borough fue de los que mejores de nuestro viaje a Nueva York en familia. El paseo por la zona de DUMBO, los Brooklyn Heights y especialmente el Brooklyn Bridge Park fue como una inyección de moral viajera de esas que recuerdas durante mucho tiempo.

Y si lo piensas realmente no hicimos nada del otro mundo, simplemente nos dedicamos a pasar un domingo como lo haría cualquier vecino de la zona que tuviera familia. Teo y Oriol subieron a los caballitos del Jane’s Carousel, jugaron con otros niños en los parques y jardines de la zona, tomamos el primer helado de 2017 en la Brooklyn Ice Cream Factory, disfrutamos de las vistas del River Cafe y comimos en un restaurante de la zona. Un día sencillo en una ciudad tan caótica como Nueva York también es posible.

Museo de los niños de Manhattan

Fotos de Nueva York, Teo y Oriol en el Children's Museum of Manhattan

Siempre es interesante contar con planes para los niños durante los días de lluvia y en ese sentido Nueva York es una verdadera gozada. El clima no fue muy benigno con nosotros en la Gran Manzana así que tuvimos que tirar de chistera y sacarnos de la manga algunos lugares como el Children’s Museum of Manhattan en el Upper West Side. Más que un museo, lo consideraríamos una especie de enorme ludoteca de varios pisos donde los niños lo pasan en grande.

Todas las exposiciones y talleres son interactivos y basados en el juego para que los niños aprendan mientras se divierten. La que más nos gustó fue la de la primera planta dedicada a las distintas culturas musulmanas del mundo en la que los niños viajaban por un gran número de países descubriendo algunas de sus características más típicas. Una especie de paseo por bazares, cerámicas y juegos realmente exóticos.

Disfrutando del arte en el MoMA

Fotos de Nueva York, Vero y Oriol en el MoMA

Sinceramente no sabemos quién alucinó más, los visitantes del MoMA o nosotros al ver cómo nuestros hijos reconocían obras de Vasili Kandinski y Jackson Pollock. Mucho ha cambiado la película en la educación infantil para que críos de 7 y 3 años sepan identificar las pinturas de algunos de los grandes genios de la pintura contemporánea.

La colección  del MoMA en cuanto a obras maestras de arte contemporáneo es inigualable. Además, si lo visitas con los niños puedes participar en algunos de los talleres que organizan en su Art Lab. Pensábamos que los peques se iban a aburrir como ostras en este museo, pero nada más lejos de la realidad. Si viajas a Nueva York con niños es una visita que merece mucho la pena. Si quieres ahorrarte las colas, echa un vistazo.

Ver un partido de la NBA en el Madison Square Garden

Fotos de Nueva York, Madison Square Garden

Hasta dentro de unos años no podremos saber si es cierto aquella frase que reza “de tal palo tal astilla”. Teo no es ni mucho menos fan de la NBA como su padre, pero jaleó las canastas de los Knicks tanto o más que su padre, pese a que al final el equipo de Nueva York palmara como casi siempre.

El partido es un espectáculo de principio a fin. Las gradas a tope del Madison Square Garden impresionan muchísimo, casi tanto como los mates, uno contra uno y triplazos de los jugadores NBA. Cada interrupción del partido es un show y con el himno inicial se te ponen los pelos de punta. Entre cuarto y cuarto, mil y una actuaciones que sorprenden a los nuevos y también a habituales en la grada como las estrellas de Hollywood que se acercan cada noche a este templo del baloncesto.

Para más información puedes visitar la web de NYC & Company la guía oficial de la ciudad de Nueva York.

Galería de fotos de Nueva York con niños

, ,

9 respuesta a Nueva York con niños: 15 lugares que les encantaron a nuestros hijos

  1. Antonio abril 2, 2017 en 11:43 pm #

    Habra que volver a NY, ahora con los peques. Por cierto, la noche del 31 en Times Square como que no, verdad?😔

    • Pau abril 3, 2017 en 10:53 am #

      Estaba a tope ciertamente. Nosotros teníamos el hotel a menos de cinco minutos andando de Times Square y fue una locura. Lo vimos desde la ventana y por la tele porque no nos podíamos mover ni un milímetro.

      Supongo que si te gustan los grupos que actúan en los sets de la tele pues merece la pena el esfuerzo, pero con niños es complicado.

  2. helena marzo 29, 2017 en 4:32 pm #

    Genial post! Me ha encantado volver a Nueva york de vuestra mano y soñar con volver con mis hijos y hacer los planes que no conocia! Graciass

    • Pau marzo 29, 2017 en 6:47 pm #

      Muchísimas gracias Elena, seguro que tus hijos agradecen que les descubras la Gran Manzana 😀

  3. Ricard Torres marzo 28, 2017 en 9:25 pm #

    Geniales recomendaciones, he estado 2 veces en NYC y algunas no las he hecho. Aunque yo soy más de perderme por las calles que de ir de museos 🙂

    Un saludo.

    • Pau marzo 29, 2017 en 10:34 am #

      A nosotros también nos gusta patear, de hecho caminamos muchísimo. Creo que es la mejor forma de conocer la ciudad. No obstante, con los niños, la lluvia y el frío algunos museos también nos vinieron de perlas.

      • Evelin julio 21, 2017 en 2:48 am #

        Ya tus niños están grandecitos.Recomendarías ir con una niña de 1 año y medio?

        • Pau julio 21, 2017 en 11:13 am #

          Hola Evelin, bienvenida a ‘el Pachinko’. El tema de empezar a viajar con los niños es muy personal. Nosotros llevamos viajando con los nuestros desde que eran muy bebés y conozco gente que ha viajado a Nueva York con niños mucho más pequeños que los nuestros.

          Si te apetece y puedes yo no me lo pensaría.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - marzo 28, 2017

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: El final del 2016 e inicio del 2017 fue increíble en todos los sentidos. En octubre fuimos galardonados con el premio BlogueroGold que organiza American Express al mejor blog de viajes. Pese a la emoción que sentimos al…

Deja un comentario