Bamberg, bellísima ciudad imperial Patrimonio de la Humanidad y capital alemana de la cerveza

Fotos de Bamberg

Cuando una ciudad es atravesada por canales siempre se tiende a compararla con Venecia. Cuántas veces habremos escuchado aquello de «la Venecia de los Alpes, la Venecia del Báltico… incluso la Venecia de Oriente». A Bamberg en Alemania también se le ha colgado ese Sambenito, aunque quizá pocas de estas venecias de pega tengan dos auténticas góndolas venecianas atravesando sus canales.

Bamberg está considerada como la ciudad de las cinco B: Burg (castillo), burguesa, barroca, bretzel y cerveza (bier). No obstante, pronto te darás cuenta que estás en un lugar muy especial donde los atractivos se contabilizan por decenas y en la que es muy sencillo encontrar un plan divertido o interesante. Tiene una personalidad propia muy marcada con elementos que la hacen única (como sus horticultores o su tradición católica) y una gran presencia cultural que encabeza su célebre orquesta sinfónica. Una urbe sorprendente, realmente hermosa y que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Las siete colinas de Bamberg y sus monasterios

Fotos de Bamberg, la Nueva Residencia

La zona alta de la ciudad también ha provocado que a Bamberg se la considere la Roma de Franconia. Las culpables de esta analogía son las siete colinas repletas de antiguos monasterios y otros edificios realmente imponentes… por no olvidar sus cuatro cervecerías de gran tradición. Aunque el firme se empina, el paseo por las colinas es una obligación. En esta zona se encuentra la espectacular Catedral Imperial de cuatro torres y que cuenta con el único sepulcro papal al norte de los Alpes. Allí descansan los restos de Clemente II que son vigilados por uno de los iconos de la ciudad, la estatua del jinete bamberguense.

Otros lugares que me fascinaron de las siete colinas son el Palacio Antiguo, o la Nueva Residencia barroca de los príncipes obispos que linda con el extraordinario Jardín de las Rosas, desde donde hay unas vistas muy bellas de Bamberg. Muy cerca está emplazado el monasterio de la colina de San Miguel donde cuentan que se encuentra el origen de la tradición cervecera de esta urbe. También merecen un alto en el camino las antiguas colegiatas de San Esteban, San Jacobo o el antiguo castillo.

La isla y los canales de Bamberg

Fotos de Bamberg, fachada del ayuntamiento

La antigua burguesía bamberguense habitaba en esta parte de la ciudad y eso queda patente en la cantidad de edificios singulares que podrás encontrar junto a los canales. El más impresionante es el antiguo ayuntamiento ubicado sobre un puente que constituye una isla artificial. Los frescos pintados en su fachada añaden más plasticidad a este lugar único del barroco. Hacía tiempo que no veía un monumento tan original y exquisito.

Pero además de ver construcciones singulares o navegar por los canales en góndola veneciana hasta el antiguo barrio de pescadores, esta franja de Bamberg destaca por su gran ambientazo callejero. Las responsables son la magnífica Plaza del Mercado, las facultades y su atmósfera universitaria o la cantidad de tiendas, cafeterías, restaurantes y cervecerías que encontrará el viajero en esta preciosa localidad de Alemania.

¡Te ayudamos a viajar más barato!

Horticultores que son Patrimonio de la Humanidad

Fotos de Bamberg, jardin de horticultores

La presencia de los horticultores en Bamberg data de la Edad Media. Se trata de una tradición muy arraigada que ha marcado el desarrollo del paisaje urbano de la ciudad. Todavía hay muchas casas típicas que se pueden visitar junto a sus huertos urbanos. Son fácilmente reconocibles por sus grandes portales que permitían el paso de los carros de caballos hasta los patios exteriores.

Lo curioso es que pese al crecimiento y la modernización de este municipio de Alemania, todavía quedan muchas familias de horticultores que conservan sus tradiciones medievales y que venden sus excelentes productos frescos en los mercados locales. Una buena forma de conocer su forma de vida es visitando el Museo de Vinicultura y Horticultura ubicado en la Mittelstraße.

Bamberg y su extraordinaria cerveza

Fotos de Bamberg, Pau poniendo una cerveza

Si eres un amante de la cerveza (como yo) tienes que visitar Bamberg sí o sí. Esta ciudad de Franconia tiene la mayor concentración de productoras de esta bebida en el mundo por habitante, así que es imposible resistirse a la tentación de degustar alguna de las 50 clases distintas que se fermentan en este paraíso cervecero a orillas del Regnitz.

Hay documentación que registra la existencia de cervecerías en Bamberg desde hace más de mil años cuando se cambió el cultivo de la vid por el lúpulo. No obstante, el año clave fue 1122 cuando el arzobispo Otto I otorgó el derecho a fermentar cerveza a los monjes benedictinos de la Abadía de San Miguel. Mucho después llegaría la ley de la pureza de una bebida que era considerada por el pueblo como «pan líquido».

Fotos de Bamberg, ambiente de cava de cerveza

Esa costumbre queda clara en la visita a alguna de las 10 productoras de cerveza tradicionales, en cualquier restaurante de la ciudad, y sobre todo, en las cavas o galerías subterráneas que son los precursores de los biergarten. A mí me encantó Greifenklau, uno de los más típicos de esta urbe con un ambiente y una ubicación realmente extraordinaria. También hay cervecerías reconvertidas en hoteles (como Spezial), un alojamiento realmente apropiado para la visita a Bamberg.

Pese a su tamaño (y sin parecer demasiado osado) se podría decir que Bamberg es la capital de la cerveza en Alemania, una seña de identidad que queda patente en los numerosos festivales dedicados a esta bebida que se celebran en la ciudad en abril, principios de julio y de septiembre a noviembre. Imposible decir que no a una tradición tan arraigada.

Quiero dar las gracias a la Oficina de Turismo de Alemania por descubrirme esta joya a orillas del Regnitz.

4 respuesta a Bamberg, bellísima ciudad imperial Patrimonio de la Humanidad y capital alemana de la cerveza

  1. lalibretaroja septiembre 29, 2015 en 3:11 pm #

    A mí Bamberg me encantó 🙂 Además coincidió que fui en Adviento así que la ciudad estaba preciosa.
    Lo que más me llamó la atención es la cerveza típica está ahumada! A mí me supo a cenizaa! 🙁

    • Pau octubre 18, 2015 en 4:42 pm #

      Pues a mí la ahumada me encantó, fue toda una sorpresa 😀

      La ciudad realmente maravillosa, merece una visita calmada.

  2. Sandra Escobadia septiembre 23, 2015 en 4:10 pm #

    Al habla otra amante de la cerveza. Me apunto el sitio, que además he visto que no queda muy lejos de Frankfurt…

    ¡Gracias!

    • Pau septiembre 24, 2015 en 12:14 am #

      En Bamberg la cerveza es una religión y la ciudad es realmente preciosa. El aeropuerto más cercano es Núremberg, pero Frankfurt y Múnich no quedan demasiado lejos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.