Playa de Nha Trang en Vietnam

Volvemos a hacer un alto en el camino para hablaros de uno de los momentos más idílicos de nuestro viaje a Vietnam y Camboya.

A pesar de vivir en Alicante no me gusta especialmente la playa. Siempre había sido reacio a ir al típico resort o complejo de playa en los viajes, quizás porque busco otras cosas cuando salgo de España. No obstante, debo reconocer que en el Evason Ana Mandara me sentí como en el paraíso.

Este fantástico hotel de la cadena Six Sense está ubicado junto a la orilla de la playa de Nha Trang. Fue justo el lugar que escogimos para descansar a mitad del viaje a Vietnam y Camboya y la verdad es que fueron tres días estupendos.

Evason Ana Mandara

Nada más llegar nuestra asistente personal nos enseñó todo el hotel y nos iba explicando cada cosa donde estaba y para qué servía. Una vez nos dejó en la habitación nos dijo que habláramos con ella para cualquier cosa que necesitáramos.

El Evason Ana Mandara está compuesto por pequeñas villas ubicadas pocos pasos del mar. Las habitaciones tienen de todo, incluido un jacuzzi exterior, aunque resguardado de la mirada de los curiosos. La cama es, sin duda, la más grande en la que hemos dormido jamás. Lo que se dice verdadero lujo asiático.

Como digo, la playa está a escasos pasos de la habitación. Disponíamos de hamacas, sombrillas y toallas. Si queríamos cualquier cosa sólo teníamos que levantar una banderita y amablemente nos la traían. La playa era exclusivamente para el uso y disfrute de los clientes del hotel. Arena blanca de esa que no se pega a los pies y bañada por un cálido océano Pacífico. Si la playa era estupenda, las piscinas eran superiores. Una inmensa superficie de agua diseñada de ta forma que parecía que el mar fuera una prolongación de la misma.

Embarcadero de la playa de Nha Trang

Pero con lo que realmente nos conquistaron fueron con la gastronomía y los cocktails. Entre las bebidas se encuentran algunos de los combinados más extraños y deliciosos que he probado nunca. Una especie de Bloody Mary hecho con sake y wasabi o un mojito con champagne rosado fueron algunos de los más exquisitos.

La cena fue apoteósica. El hotel disponía de una especie de embarcadero sobre la playa en el que Vero y yo disfrutamos de una cena romántica y exquisita a la luz de las velas.Una gozada.

Quizás lo peor del fue que no pudimos disfrutar del mítico Six Sense Spa porque estaba a tope de clientes ávidos de masajes y tratamientos corporales. No obstante, disponíamos de pista de tenis, gimnasio, sala de recreo, ordenadores con conexión a Internet…

Con el frío que hace ahí fuera, no hay nada mejor que evocar esos pequeños momentos de lujo y buen clima que quizás nunca se vuelvan a repetir. Nha Trang y el Evason Ana Mandara siempre tendrán un huequecito en nuestra memoria.

Vero en la playa de Nha Trang

¡Te ayudamos a viajar más barato!

11 COMENTARIOS

  1. @Javier, el tema del precio es complicado que lo sepamos, ya que pagamos todo el viaje en conjunto. No obstante, me acabo de meter en la web del hotel y marca como unos 266 dólares la noche 😉

    Supongo que es el hotel más lujoso en el que hemos estado nunca y en el que estaremos 😉

  2. Que mal se cuidan, no? a cuerpo de reyes en ese complejo, y no es para menos con la cantidad de cosas que nos cuentas sobre el.

    Queria ser curioso y preguntar el precio… jaja. Pero los momentos en sitios como estos son —> priceless 😀

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.