Por fin es viernes y esta noche tenemos cena con los amigos. Para ir haciendo boca, voy a presentaros una de mis cervezas del mundo. Esta vez toca la Kingfisher, una de las más conocidas de la India, por no decir la más popular del subcontinente.

La Kingfisher que veis en esta pésima imagen, tomada con el móvil, no pertenece a nuestro viaje a India y Nepal, pero fue allí donde la caté. Hasta que no fui a la India no había oído hablar de ella y como no tenía blog, ni le hice foto. No obstante, en India nos hartamos de probarla, ya que se podía encontrar en todos los lugares.

Ya sabéis que en la India no se lleva mucho lo de beber alcohol, así que la Kingfisher es una de las menos fuertes que he probado nunca, casi al nivel de la Tsingtao. Poco sabor, poco cuerpo y un color muy suave son las principales características de esta cerveza hindú.

A los fans de la Fórmula 1 os sonará la marca porque es uno de los patrocinadores del equipo Force India. También esponsoriza bastantes eventos del cricket, el deporte nacional de la India. Aunque lo más curioso es que el imperio de Kingfisher no se dedica sólo a la producción de cervezas. Esta es sólo una rama más de un conglomerado de empresas que tienen desde una aerolínea hasta una farmacéutica. Todo un imperio que tiene como base la ciudad de Bangalore.

Con una Kingfisher bien fresquita en la mano, os deseamos que paséis un buen fin de semana.

4 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.