Etiquetas | Viaje a Japón

Viaje a Japón – Sensō-ji de noche

La pagoda del Sensō-ji de noche

Siempre he tenido la impresión de que Tokyo es una ciudad diferente tras el ocaso del sol, más atractiva y espectacular. Si en vuestros viajes tenéis la ocasión de visitar algún punto de interés tanto de día como de noche, hacedlo. Pueden llegar a ser dos lugares completamente distintos.

Eso es un poco lo que nos pasó a nosotros con el Sensō-ji (浅草寺) o templo de Asakusa Kannon, uno de los lugares que hemos visitado en nuestros dos viajes a Japón, al igual que hicimos con el santuario del Meiji Jingū (明治神宮).

Los guardianes del Sensō-ji de noche

Veníamos de una pequeña decepción del parque Ueno, así que decidimos ir a pie hasta el barrio de Asakusa para contemplar de nuevo el Sensō-ji. Empezamos a andar y cuando no sentimos un poco desorientados le preguntamos a una joven estudiante que estaba esperando el autobús.

La niña nos dijo que ella vivía muy cerca del templo y decidió que era más interesante acompañarnos caminando que ir en el mismo bus de todos los días. La charla fue muy simpática, ya que nos dijo que en el futuro quería viajar a España, un país que le gustaba mucho. La chica flipaba con lo que le decíamos, sobre todo, cuando le contamos que en nuestro país no había konbinis.

Vero en Nakamise-dōri de noche

En fin, que tras muchas risas llegamos a una de las estrellas de Tokyo y Japón, el Sensō-ji. La primera vez que lo visitamos era mediodía y el templo estaba a parir. Esta vez, no habría ni diez personas contemplando el gran faro rojo, rezando ante el incensario o comprando en Nakamise-dōri.

Fue muy bonito, ya que pude hacer fotos con total tranquilidad. Unas imágenes muy distintas a las de la primera vez gracias a los farolillos y a las luces del templo. A Vero también le vino de maravilla, ya que pudo sentarse a descansar mientras actualizaba su moleskine. Recordad que al viajar a Japón embarazada, necesitó hacer muchas paradas técnicas.

Vero dirigiéndose al Sensō-ji de noche

La visita no decepcionó para nada, sino justo todo lo contrario. Esta vez, en el Sensō-ji, nos gustaron las dos caras de la moneda. De día, el bullicioso templo repleto de turistas y locales, y de noche, el solitario remanso de paz iluminado con farolillos. ¿Con qué versión del Sensō-ji os quedáis?

Tokyo 2009 by Ikusuki

En el pasado viaje a Japón tuvimos la gran suerte de conocer a este pedazo de persona. Al igual que hizo Neki, el gran Ikusuki ha tenido el detallazo de incluirnos en el resumen de su año 2009.

Vero y yo salimos un poquito en el vídeo, concretamente en uno de los días más #TLQM, que recuerdo. Ese día en Narita fue algo muy especial para todos, de los mejores de todos mis viajes. ¿Para Lorco, Ikusuki y Neki también, verdad?

Ikusuki, Neki y Lorco son Los Pataliebreak gente maja, maja a rabiar. Aunque eso vosotros ya lo sabéis.

En fin, que me pongo moñón de buena mañana y no quiero.

Gracias por todo Óskar!!!

Tokyo 2009 by Neki

Mientras ordeno un poco mis ideas antes de hablaros de la cumbre #TLQM Alicante, os dejo con uno de los preciosos vídeos que Neki ha montado sobre sus estancia en Tokyo del pasado año.

Lo pongo por dos motivos, el primero porque hoy es el cumpleaños de Neki y es mi forma de felicitarle. El segundo porque salgo un poquito en el vídeo y eso también es #TLQM.

Neki es uno de los miembros honoríficos de Los Pataliebreak y un tipo más majo que toda las cosas.

Feliz cumpleaños Íñigo!!!

Viaje a Japón – Tsukiji

Pescado fresco en Tsukiji

El regreso de Kanazawa a Tokyo fue bastante plácido, aunque estábamos agotados. Tuvimos que pillar un tren express hasta Maibara, y desde allí un shinkansen hikari hasta la estación central de Tokyo. Llegamos a la capital de Japón a las 22:10 de la noche. Nos dirigimos al hotel y prontito a la cama, ya que a la mañana siguiente tocaba visitar la Lonja del Pescado de Tsukiji.

El despertador sonó muy temprano. Vale la pena que os levantéis muy pronto si queréis ver la actividad frenética de Tsukiji. Tras hacer una pequeña parada en el combini, fuimos andando hasta la Lonja, ya que nos quedaba a unos 15 minutos de nuestro hotel. Los que no estéis tan bien situado, podéis pillar la línea Toei-Oedo de metro hasta la parada de Tsukiji-Shijo y dirigirse a las salidas A-1 y A-2.

Moluscos gigantes en Tsukiji

Debo advertiros que todo lo que os cuente aquí se queda muy corto. Tsukiji es uno de esos lugares imprescindibles de cualquier viaje a Japón. Vista, oído, olfato, gusto y tacto trabajan a tope, así que si no lo experimentáis en primera persona no os podréis hacer una idea de lo que es la Lonja del Pescado de Tsukiji.

Una vez allí, debéis moveros sigilosos por los pasillos y contemplar el trabajo artesano que hacen muchos de los trabajadores. Muchas cosas te llaman la atención por allí. Primero, pese a las ingentes cantidades de pescado, Tsukiji no huele mal. Se nota que el pescado es fresco, muy fresco.

El atún rojo de Tsukiji

Otra cosa que te choca muchísimo es la actividad frenética que hay a esas horas de la mañana.  Carga y descarga, cuchillos troceando, compradores, vendedores, y los famosos carritos motorizados. Hay que ir con mil ojos, ya que los carritos van a toda leche y no reparan en si un turista está haciendo fotos o se interpone en su camino.

Por supuesto, la actitud del visitante debe ser de total respeto. La gente está trabajando y pese a que están acostumbrados a los turistas, no quiere decir que eso les guste.

Un atún rojo entero en Tsukiji

Por último, y como no podía ser de otra forma, está el pescado. Es flipante la cantidad de especies marinas que se encuentran en Tsukiji. Todo lo que se saque del mar se puede encontrar allí. El atún rojo es la estrella, pero hay especies que llaman mucho la atención, sobre todo los moluscos gigantes. Si os da igual que sea temprano, podéis terminar la visita probando el sushi más fresco del mundo en alguno de los puestecitos que rodean el mercado. La visita a la Lonja del Pescado de Tsukiji estaría en el top-5 de imprescindibles de nuestros dos viajes a Japón.

—————————————————-

Hasta el próximo 23 de enero la Lonja del Pescado de Tsukiji está cerrada al turista.

Podéis leer el relato Son de Mar que escribí sobre Tsukiji en su día.

Libro

Libro

Saben aquell que diu que…

Andaba un librero japonés con un amigo y le hace una pregunta:

– Oye tú, si tuvieras una librería como la mía ¿qué nombre le pondrías?

– Libro

Con este chiste tan malo producto del agotamiento físico y sobre todo mental me voy a la cama. Mañana será otro día.

Por cierto, la mencionada librería Libro fue vista en una calle de Kanazawa.