Etiquetas | Qué ver en Wurzburgo

La Residencia de Wurzburgo, el Versalles alemán

Fotos de la Residencia de Wurzburgo, fachada trasera

Teniendo en cuenta la rivalidad histórica entre ambas potencias, lo de Versalles alemán parece prácticamente un oxímoron. No obstante, la construcción de la Residencia de Wurzburgo fue, en el siglo XVIII, la respuesta que dio el Sacro Imperio Romano Germánico a la construcción del mundialmente famoso palacio francés. El mismísimo Napoleón se atrevió a decir con cierta sorna (aunque quizá fuera envidia) que se trataba de la «casa parroquial más hermosa de Europa».

La Residencia de Wurzburgo quizá no cuenta con tanto renombre, aunque la obra maestra de Balthasar Neumann justifica por sí sola una visita a esta preciosa ciudad de la Baja Franconia y un alto en el camino dentro de un viaje a Alemania. Este impresionante palacio barroco (uno de los más importantes de Europa) sirvió de sede oficial de los obispos-príncipes de la ciudad y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1981. Como curiosidad cinéfila, el edificio aparece en la última versión cinematográfica de Los 3 Mosqueteros, simulando que es una localización de Versalles. Quizá las comparaciones no sean tan descabelladas.

Leer más →

Wurzburgo: calidad de vida y buen vino a orillas del Meno

Fotos de Wurzburgo en Alemania, Residencia y jardines

Después de estar unos días en Wurzburgo me pregunté cómo era posible que no hubiera escuchado hablar antes de esta bellísima ciudad de Alemania como destino turístico. Se trata de una urbe con una historia y emplazamiento muy interesantes, repleta de monumentos únicos y con una idiosincrasia muy distinta a la de sus vecinos, donde el vino y la cultura enológica están muy arraigadas en sus gentes.

Si te soy sincero el nombre de la ciudad me sonaba por mi afición al baloncesto, ya que Wurzburgo es la ciudad natal de la veterana súper estrella de la NBA Dirk Nowitzki. El resto de mi estancia en esta joya de Franconia fue una constante sensación de sorpresa, esos días me sentí como un niño con zapatos nuevos, de esos que no paran de mirar su recién conquistado tesoro con admiración.

Leer más →