Etiquetas | Qué ver en Hoi An

Viaje a Vietnam – Siempre toca, sino un pito…

Al final del post sobre Hoi An del otro día, os comenté que habíamos estado en una feria muy bizarra en la que sólo había vietnamitas. Para que os hagáis una idea del ambientillo que había por allí, podéis ver estos tres vídeos cortitos. La calidad no es muy buena, pero es que lo del vídeo nunca ha sido lo mío. Sin duda, uno de los grandes momentos de nuestro viaje a Vietnam y Camboya.

Viaje a Vietnam – Hoi An

Lámparas y faroles en Hoi An

Después de hablaros del divertidísimo curso de cocina en Hoi An, hoy voy a daros más detalles de esta ciudad costera del centro de Vietnam. Empezaré diciendo que es un lugar precioso, pero que a mí me pareció de los más masificados turísticamente. Quizás la fama que han alcanzado sus sastres tenga mucho que ver en esta aglomeración de turistas. Otro factor es la presencia de muchos japoneses, ya que en Hoi An hubo un asentamiento de mercaderes de Japón en el siglo XVI.

El centro de Hoi An es fantástico. Sus calles peatonales se pueden recorrer fácilmente. Un regalo para la vista,  ya que concentran muchísimos atractivos. De hecho, el centro de Hoi An fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999. Gran parte de esta belleza la tiene su privilegiado enclave que lo convirtió en uno de los puertos pesqueros más importantes de Asia en los siglos XVI y XVIII. De esta época, han quedado casas preciosas que conservan todos los elementos de antaño y que se pueden visitar pagando algunos Dongs.

Puente Cubierto Japonés de Hoi An

La primera parada en Hoi An es el centro neurálgico de la ciudad. Se trata del Puente Cubierto Japonés, un monumento construido en 1593 y que nos trasladó por unos instantes a nuestro viaje a Japón. Para atravesarlo se debe comprar una entrada que se vende en los alrededores. Desde aquí, comienza la calle Tran Phu, que está repleta de sastrerías, tiendas de souvenirs, templos de varias creencias y las preciosas casas y Salas de Reuniones de Congregaciones Chinas. Merece la pena pagar un poco de dinero para visitarlas.

También es muy recomendable patear un poco por las calles circundantes. Tran Phu, Nguyen Thai Hoc, Bach Dang, Le Loi… calles de nombres muy extraños, pero con las que os familiarizaréis enseguida. Además de los monumentos históricos, es muy gratificante moveros por el Mercado Central y el paseo fluvial del río Thu Bon.

Atardecer en el río Thu Bon de Hoi An

Pero si algo ha hecho célebre a Hoi An son sus sastrerías. Los turistas agudizan el arte de regateo para sacar trajes a medida a buenos precios. Para que os hagáis una idea. Vero llevaba una foto de un vestido de Oscar de la Renta que le calcaron por unos 40 dólares. Las medidas se las tomaron una tarde y en menos de 20 horas lo tenía terminado. La tienda a la que fuimos se llamaba My My, aunque hay muchísimos donde podéis encontrar lo que queráis. Trajes de caballero, corbatas, pijamas, quimonos… Por si fuera poco, muchas de estas sastrerías entregan las prendas acabadas en el hotel donde se hospeda el turista.

¿Os parece una ciudad poco atractiva? Pues para añadir más pimienta a este guiso, tenéis una ciudad joven y muy animada cuando cae la noche. Está repleta de pubs y bares entre los que destacaría Before’n’now de la calle Le Loi. Buena música y una decoración sensacional nos hicieron repetir tres veces.

Incienso en un templo de Hoi An

Además, vimos a muchas de las chicas que participaban el el certamen de Miss Vietnam y acabamos una noche, junto a José Luis, Cathy, Angelo y Sara, en la feria más bizarra que os podáis imaginar. ¿Alguien da más? Pues sí, una de las playas más fantásticas de todo el centro de Vietnam justo delante del hotel Hoian Beach Resort, donde probé por primera vez el arte del masaje vietnamita.

Viaje a Vietnam – Curso de cocina en Hoi An

En el curso de cocina en Hoi An

Siguiendo el relato de nuestro viaje a Vietnam y Camboya, hoy tocaría la crónica de nuestra estancia en Hoi An. Sin embargo, la voy a dejar para otro día y en su lugar os contaré una de nuestras anécdotas más enriquecedoras.

Como ya he dicho en muchos ocasiones, la comida vietnamita es una de las más variadas y creativas del mundo. Lo comprobamos en la mesa, pero también en los fogones. En Hoi An disponíamos de algo de tiempo libre, así que aceptamos la invitación de José Luis y Cathy para asistir a un curso de cocina. Se trata de una iniciativa muy recomendable y sobre todo muy divertida.

Rellenando pescado en Hoi An

El «restaurante» escogido para tomar las lecciones fue el Búp, ubicado en el número 96 de la calle Bach Dang de Hoi An, muy cerca del río. No recuerdo el precio de las clases, pero me parecieron muy baratas, ya que la cena y los chistes en inglés estaban incluidos.

Llegamos sobre las cinco y media de la tarde y Búp nos recibió con una sonrisa y unas bebidas. Al poco llegaron Angelo y Sara, una pareja italiana, que nos cayeron genial. Entre los seis debíamos preparar un típico menú vietnamita compuesto por ensalada de papaya, rollitos vietnamitas, pescado relleno asado en hojas de banano y un postre consistente en fruta fresca.

Pescado asado en hojas de banana

Tuvimos que demostrar nuestra destreza en el noble arte del cuchillo, la fritura y el relleno. Todo fue muy divertido y además la comida estaba riquísima. Otra parte fundamental de esta vivencia fue compartir unas horas con una auténtica familia vietnamita y ver como es un negocio por dentro. En resumen, algo que no debéis dejar de hacer si os encontráis por Hoi An.

Lo mejor fue el rato que compartimos con José Luis, Cathy, Angelo y Sara. Lo peor que como tenía las manos en la faena no pude hacer buenas fotos. Por si queréis asistir a estos cursos, podéis llamar a Búp al 0510. 910441 ó al móvil de VinaFone 0914. 082. 390.

Vero jugando con el hijo de Búp

PD: Tal y como pasó con la tormena tropical Kammuri y el tifón Hagupit, debemos lamentar al menos 100 muertos en Vietnam y China por las inundaciones de esta semana.