El lugar donde Gandhi fue tiroteado

Desgraciadamente la actualidad de estos días se ha visto salpicada por la violencia extrema en Asia, un continente al que tanto quiero. Como bien sabéis, ayer hubo una serie de atentados en la India y a principios de semana hubo unas protestas que obligaron a cerrar el tráfico aéreo del Aeropuerto de Bangkok en Tailandia.

El caso más sangrante ha sido el acaecido en Bombai. A estas horas se estima que han habido 125 fallecidos y más de 300 personas heridas por culpa de varios ataques del grupo de terroristas islámico Deccan Muyahidiny.

Cuando yo estuve en la India, ya se notaba la tensión que existe entre hinduistas y musulmanes. Las dos comunidades se toman la religión muy a pecho, y llegamos a ver policía muy bien armada en zonas de Varanasi donde confluían templos de las dos religiones.

Aunque parece ser que no tiene nada que ver con los atentados, el conflicto India-Pakistán, todavía está muy latente en la sociedad hindú. A pesar de actos de buena voluntad, como la apertura del comercio en Cachemira, parece que la cosa se ha puesto nuevamente muy tensa.

Esta vez los ataques se han centrado en los hoteles de lujo de las cadenas Oberoi y Taj de Bombay, quizás para llamar la atención de la comunidad internacional. Por cierto, en los hoteles Taj fue donde nos alejamos nosotros durante nuestro viaje a India y Nepal.

El caso de Tailandia ha tenido consecuencias menos funestas, aunque también ha provocado el cierre de uno de los aeropuertos más impresionantes en los que hemos estado. Cuando regresamos de nuestro viaje a Vietnam y Camboya, tuvimos que hacer escala en Bangkok. Justo ese día comenzó la revuelta que ahora se ha recrudecido. Nosotros tuvimos suerte, no como los cientos de turistas que han quedado atrapados allí por culpa de los enfrentamientos entre gobierno y oposición.

Deseo de todo corazón que la violencia cese cuanto antes y que este tipo de incidentes no se vuelvan a producir. Por desgracia, en días como los vividos esta semana, parace que todo el mundo se haya vuelto loco y la palabra paz parezca una quimera inalcanzable. En estos casos, la religión y la política son meras excusas, que gente sin excrúpulos utiliza para dar rienda suelta a sus instintos más bajos. Una y otra vez, la historia se repite.

10 COMENTARIOS

  1. @JoCkEy, creo que lo has definido muy bien, los ideales se deben defender con el diálogo y no con las armas.

    @nora, suscribo tus palabras al 100%.

    @Javier, sin duda, la religión ha hecho más mal que bien, sobre todo cuando se llevan al extremo. Esperemos que la cosa se calme, pero me temo que no va a ser así.

    @Chiqui, la historia se repite, eso es impepinable. Tropezamos una y otra vez en la misma piedra.

    @Nuria, últimamente la tele parace una película antigua de David Cronenberg. Gore puro. Además es lo que tú dices, hay muchísimos conflictos sobre los que no tenemos noticias, porque no interesa. En fin…

  2. A veces ver las noticias por la tele es sinónimo de coger una depresión del copón. Cómo está el Mundo !!
    Mi deseo que todos estos conflictos (y otros de los cuales no tenemos noticias) acaben lo más pronto posible.
    Un abrazo!

  3. Cuando he leido la edición digital de El Pais ayer mismo me he quedado sorprendido por las noticias de primera página. Lo que comentas sobre la situación tanto India como Tailandia, en un caso más grave que otra.

    En los casos donde la religión está de por medio, da rabia ver como la gente hace cosas en nombre de… y llevarlo a los extremos y algunos hasta el fanatismo más puro.

    La verdad que a lo largo de la historia la religión de por medio ha dado más penas que alegrías a sus seguidores, y eso es realmente triste.

    Esperemos que las cosas vuelvan a su cauce y la situación se recupere 🙂 Ante mal tiempo buena cara, no? 🙂

Responder a silverchaos2k Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.