Me veo obligado a aplazar la entrada que quería publicar hoy. Después de haber vivido la final más larga e interminable de mi vida (4 horas y 48 minutos), la épica y el pundonor de Rafa Nadal se merecía un huequecito en el pachinko.

He empezado a ver la final en Alcoy, después de comer en casa de mi madre, y la he acabado después de cenar en mi casa de Alicante. Afortunadamente, no me he perdido ni un minuto de tenis gracias a la lluvia. Lo de Nadal y Federer ha sido sobrehumano.

Rafa es uno de esos tipos que no lo puede caer mal a nadie. Roger tampoco. Me han dejado con la boca abierta con cada uno de sus golpes. La final lo ha tenido todo. Emoción, épica, lluvia, buen juego, golpes sobrehumanos, polémica y caballerosidad. Afortunadamente Rafa Nadal ha estado acertado en el momento clave del partido y ha podido cumplir su sueño. Cómo me alegro.

Tras lo de la Eurocopa, Rafa Nadal es el nuevo campeón de Wimbledon. Qué siga la fiesta… Ahora a por el oro olímpico en baloncesto.

Artículo anteriorPremio Blog Dorado
Artículo siguienteLos vuelos más largos que hemos hecho
Soy periodista y bloguero de viajes profesional. Soy Licenciado en Ciencias de la Información en la especialidad de Periodismo. He trabajado y colaborado en numerosos medios de comunicación en temas relacionados con Internet, nuevas tecnologías y turismo. Además, soy co-autor del libro Viajar con niños, el manual para preparar tus vacaciones en familia de La editorial viajera.

5 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.