Harajuku

Después de pasear por el Hie Jinja, nuestro siguiente objetivo del viaje a Japón era regresar a Harajuku. La primera vez que estuvimos por Tokio ya habíamos pisado brevemente la zona. Ahora tocaba husmear por sus calles para conocerla mejor.

A la caza de la moda en Harajuku

Lo más conocido de Harajuku es el Meiji Jingū y el parque Yoyogi con sus Cosplay Zoku, aunque ambos lugares se merecen una entrada cada uno. Lo que queríamos esta vez era sentir de cerca el glamour de Omotesandō y las preciosas callejuelas que lo rodean. Un auténtico paraíso del shopping.

Anuncio en un camión de Omotesandō

Cualquier fanático de la ropa y los complementos disfrutará como un enano en Harajuku. Hay tiendas para todos los gustos y bolsillos. Omotesandō es sólo apta para sueldos con muchos ceros. En esta estirada avenida se puede ver con facilidad algún Ferrari que otro, bolsos de Louis Vuitton a decenas y pies calzados con Prada. Sólo por ver a la gente guapa merece la pena darse un garbeo.

Gothic Lolita en Harajuku

En Omotesandō, también está una de las tiendas de souvenirs más famosas, el Oriental Bazaar. Perfectamente reconocible por su aspecto de templo, este lugar libre de impuestos para extranjeros. Te podrás llevar a casa desde Kokeshi dolls, hasta armaduras de samurái. Muy cerquita está el Kiddy Land, una juguetería que siempre está a rebosar y que hará las delicias de los fanáticos de los juguetes. Puede ser muy divertido jugar con los objetos inverosímiles y kawaii del Kiddy Land. ¡¡¡Cuidado!!! hay una planta entera de Hello Kitty.

Tienda sólo para freaks en Harajuku

Pero lo realmente interesante de Harajuku es callejear. Hay miles y miles de tiendas donde se puede encontrar todo tipo de ropa. Y esta afirmación es literal. En mi cara se reflejaba una sonrisa de oreja a oreja sólo de ver cómo aumentaba mi colección de camisetas.

Una toxicómana en Harajuku

La ropa es muy original. Es muy curioso toparte con tiendas especializadas para las distintas tribus urbanas de Tokio, prendas de segunda mano o ropa de jóvenes diseñadores japoneses. El espectáculo visual es único. La tolerancia también, ya que nadie te mira por encima del hombro por el hecho de ir con pintas y peinados raros. Así que ya sabéis, los fashions victims os encontraréis como en casa en Harajuku. Nosotros ya llevamos dos visitas.

20 COMENTARIOS

  1. @JoCkEy, lo mismo me pasó a mí en el primer viaje, por eso esta vez tenía que hacerlo 😉

    @Alejandra, seguro que por el Meiji Jingu sí que pasas, así que si tienes una horita… shopping 🙂

    @Toni, benvingut a ‘el pachinko’. Sí que mola ver las pintas de la gente, a los occidentales nos choca mucho porque no estamos acostumbrados, pero a ellos les da ya un poco igual.

    @silverchaos2k, la pobre no estaba muy bien ni física, ni mentalmente… será la heroina 🙁

    @El Capitán, si es que todo no puede ser. Nosotros nos dedicamos a pasear por todas las calles que rodean Omotesandō y se encuentran cosas interesantes a buen precio. A la próxima será 😉 Si alguna vez va Goku a por la bola dásela ¿eehh?

    @Javier, ese día era domingo y te puedes imaginar como estaba aquello. Eso sí, estuvo divertido.

    @txema, es una pasada, te encuentras de todo y la mayoría colorido.

    @Manolo, bienvenido a ‘el pachinko’, me imaginaba lo que tú cuentas, aunque también hay alguno auténtico porque allí hay mucha pasta. Tomo nota de lo de Seúl, que es uno de los destinos que tengo entre ceja y ceja.

    Gracias a [email protected]s por vuestra opinión!!!

  2. Hola! desde luego Harajuku es también uno de mis sitios favoritos de Tokio. Aunque muchos de esos bolsos Louis Vuitton vienen de Corea, donde vienen muchas japonesas expresamente a comprar artículos falsos.

    Saludos! Cuando quieras, eres bienvenido por Seúl 🙂

  3. Guardo buen recuerdo de esta zona, pero menudo movimiento de gente verdad, especialmente en Harajuku con la cantidad de tiendecitas que había. Y en las de lujo de Omotesando ya no me dio por entrar, no tenía dinero suelto ese día 😛

    Paraiso de compras y lugar perfecto para plasmar buenas fotografías 🙂

  4. ¡un punto negativo por no mencionar explícitamente Takeshita Dori! 😉

    para un servidor es mucho más interesante que Omotesando, donde difícilmente compraría nada. En cambio de Takeshita Dori me he llevado camisetas, CDs tirados de precio, y… ¡¡¡UNA BOLA DE DRAGÓN!!! xD

  5. Que curioso eso de la ropa, pero ya sabemos, con los otakus que solemos ver que será habitual por aquellos lares encontrarse con gente que puede ir vestida de cualquier forma. Eso está bien, sin prejuicios y sin superioridades sobre nadie.

    Saludos.

  6. Yo también seria feliz comprando camisetas por allí… Esta me la apunto para la próxima, pase por allí pero no entre por las tiendas (falta de tiempo).

    Saludos!

  7. @Marisoru, pues no sabría decirte, quizás me podría poner una cada día del mes sin repetir, aunque algunas me vienen pequeñas 😉

    @mianmaro, los coches de los taxis sí que parecen antiguos, pero dudo que lo sean. Hello Kitty , help!!!

  8. UNA PLANTA DE KITTY CAT….WOW! Si de por sí la ves en todos lados, bueno…pero nunca es suficiente.

    ¿Se puede saber cuántas camisetas integran tu colección?

  9. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Después de pasear por el Hie Jinja, nuestro siguiente objetivo del viaje a Japón era regresar a Harajuku (??). La primera vez que estuvimos por Tokyo ya habíamos pisado brevemente la zona. Ahora tocaba husmear por sus calles …..

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.