El Museo Provincial del Vino y los encantos de Peñafiel en Valladolid

Valora este artículo

Fotos del Museo del Vino de Penafiel en Valladolid, aromas

No estoy descubriendo la luna al decir que la provincia de Valladolid es tierra de vinos. La enología y todo lo que rodea a la vid lleva muchos siglos marcando el paisaje, las rutinas, la economía y la cultura de una zona de España donde se han vivido algunos de los acontecimientos históricos y políticos más importantes de nuestro país.

La denominación Ribera del Duero está presente en todas las cartas de vino de cualquier restaurante de España (y en muchos del extranjero), aunque no es la única variedad de caldos que se produce en Valladolid. Cigales, Toro, Rueda y Tierra de León son el ejemplo de la gran diversidad vitivinícola de una provincia en la que nacen algunos de los vinos más extraordinarios del mundo. Admito que no soy un gran experto en el tema, aunque no hace falta serlo para disfrutar con la visita al espectacular Museo Provincial del Vino de Peñafiel.

Visita al Museo Provincial del Vino de Peñafiel

Fotos del Museo del Vino de Penafiel en Valladolid, botero

Se trata de una de esas salas de exposiciones especiales, tanto por su continente como por su contenido. El Museo Provincial del Vino está situado en las entrañas del imponente castillo de Peñafiel, uno de los más singulares (por su aspecto de quilla de un gran barco) y hermosos de toda España y que justificaría por sí mismo un viaje a Valladolid.

El contenido del Museo del Vino de Peñafiel acaba de ser renovado por completo y se ha convertido en uno de los más espectaculares y modernos del mundo sobre enología. Y digo del mundo, porque la intención de sus responsables es romper fronteras y regalar a los amantes del vino un espacio para disfrutar, tocar, oler, aprender y catar vinos de muy diversas procedencias.

Fotos del Museo del Vino de Penafiel en Valladolid, botellas

¡Te ayudamos a viajar más barato!

Sin ser un gran entendido del tema, tuve el gran privilegio de ser una de las primeras personas en visitar la nueva exposición y lo cierto es que disfruté bastante con la misma. No es de esos museos de mírame y no me toques, ya que puedes interactuar con la mayoría de elementos que inciden en la historia, la producción, las herramientas que se utilizan (con autómatas), los aromas (una de las secciones más divertidas), las barricas, las botellas, las catas, los tipos de tierra de las vides… Con esa filosofía se ha creado una app (disponible en iOS y Android) que hace las veces de guía. Este tipo de aplicación es similar a la que por ejemplo desarrolló el MOMA de Nueva York.

Además de una cuidada exposición sobre Vega Sicilia y las 11 familias productoras de vinos más importantes del mundo, me gustó que durante la visita encuentras algunas sorpresas o elementos que es complicado observar fuera de sus lugares de origen. Me hizo especial ilusión encontrarme con un fondillón alicantino o suelo volcánico de Lanzarote, ya que es muy complicado que salga de la isla por su especial protección.

El Castillo de Peñafiel y la Plaza del Coso

Fotos de Penafiel en Valladolid, Castillo y Plaza del Coso

Y ya que estamos en Peñafiel no te puedes ir de este municipio vallisoletano sin visitar sus dos iconos: el castillo y la Plaza del Coso. En las últimas semanas he tenido la oportunidad de visitar una decena de castillos en España y Japón y pocos son tan singulares y estilizados como el de Peñafiel. Se trata de una fortificación del siglo X, aunque fue en el siglo XV cuando Don Pedro Téllez Girón ordenó su actual estructura con forma de gran navío navegando sobre la meseta castellana.

Una de las mejores vistas del Castillo de Peñafiel la encontrarás en la célebre Plaza del Coso. Se trata de una gran plaza que todavía tiene el suelo cubierto de arena y rodeada de edificios bajos con fachadas preciosas engalanadas con sus peculiares balconadas. Todavía se utiliza para los festejos taurinos y se trata de una de las plazas de toros más antiguas de España. Independientemente de que te guste o no la tauromaquia la plaza merece una visita, sobre todo para divisar desde allí uno de los mejores castillos de la provincia de Valladolid.

Y de comer… lechazo

Fotos de Penafiel en Valladolid, lechazo

Y con las caminatas por el Museo Provincial del Vino, el Castillo de Peñafiel y la Plaza del Coso seguro que se te abre el apetito. La cocina castellana tiene fama de ser muy consistente y lo pude comprobar de primera mano en mi viaje por la provincia de Valladolid. Si eres de buen comer no te puedes ir de esta zona sin degustar el lechazo, una de sus especialidades más conocidas.

Si tienes oportunidad te recomiendo que reserves mesa en el restaurante Molino de Palacios, un molino tradicional, restaurado y convertido en un asador de gastronomía castellana donde el lechazo es el rey de la carta. Otro plato que está para chuparse los dedos es el arroz con conejo o liebre. Un colofón perfecto a la visita de uno de los pueblos con más encanto de Castilla y León.

Quiero dar las gracias a Turismo de la Provincia de Valladolid por ayudarme a hacer este reportaje y permitirme descubrir que la belleza también está en el interior.

, ,

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - abril 16, 2015

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: No estoy descubriendo la luna al decir que la provincia de Valladolid es tierra de vinos. La enología y todo lo que rodea a la vid lleva muchos siglos marcando el paisaje, las rutinas, la economía y la cultura de una zona de ..…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.