El mar y las raíces de Euskadi en Bizkaia Costa Vasca

Valora este artículo

Playa Atxabiribil Arrietara en Sopelana

El fin de semana se celebró en Getxo un «Encuentro 2.0 sobre marketing turístico» organizado por Bizkaia Costa Vasca al que tuve el gran honor de ser invitado como ponente. Las charlas y el ambiente que se generó entorno a esta iniciativa fueron muy satisfactorias, pero nada comparable a la posibilidad que me brindaron de descubrir algunos de los paisajes más hermosos de Euskadi.

Los viajes a Euskadi siempre han sido sinónimo de grandes experiencias, gentes acogedoras y una gastronomía incomparable. Sin embargo, hasta el momento sólo había recorrido sus capitales, así que tenía muchas ganas de contemplar parajes y localidades más tranquilas.

Barcas de pescadores en Santurtzi

Zierbena, Santurtzi, Portugalete, Getxo, Sopela, Pentzia, Gorliz, Bakio, Bermeo, Mundaka, Gernika, Lekeitio… ¿qué tenían en común estos doce municipios agrupados bajo el paraguas de Bizkaia Costa Vasca? Cada uno de ellos tiene una personalidad distinta muy marcada, atractivos turísticos diferentes, y si me apuras acentos de euskera con peculiaridades propias.

Conforme pasaban las horas, tenía más y más claro cuál era el nexo de unión entre todos ellos. El mar, y todo lo que rodea al gigante azul, es el pegamento que ha unido a estas tierras y sus vecinos. Percibí una veneración casi divina hacia la figura de los pescadores o arrantzales, pero también hacia las mujeres que se quedaban solas en puerto muchos meses y luego se encargaban de sacar el mejor precio por las capturas o reparar las redes.

El Peñón en Sopelana

Pero el mar ha traído mucho más que peces a Bizkaia Costa Vasca. Para empezar ha cincelado un paisaje costero que no tiene nada que envidiar a otros más célebres. De esto me cercioré paseando sobre los hermosos acantilados de Sopela o Sopelana. Quizá fuera porque el día nos regaló unos cielos increíbles, pero desde allí arriba se divisan unas playas enormes, donde es difícil sentirse agobiado o tener que luchar a muerte por colocar la toalla. Si huyes de las masificaciones éste es tu lugar en el mundo.

¡Te ayudamos a viajar más barato!

El otoño y el invierno no son, precisamente, las mejores épocas para gozar de los baños en el mar, pero eso no me impidió ver a gente disfrutando de todas las posibilidades que ofrecen las playas y sus alrededores. Senderistas, ciclistas, parejas a caballo o en parapente contemplando el mar desde una posición privilegiada. Pero sobre todo vi surfistas.

Surfistas en las playas de Sopelana

De surf no tengo ni idea, pero sólo viendo la cantidad de gente de todo el mundo que había con sus furgonetas, sus neoprenos y sus tablas me di cuenta de que estaba en una de las catedrales del surf. Luego me chivaron que en Mundaka se encuentra una de las mejores olas de izquierda del planeta, lo que ha colocado a Bizkaia Costa Vasca en la élite mundial del surf.

Pero además de actividades y deportes relacionados con el mar, me llevé la impresión de que hay muchos rincones donde vivir grandes momentos. Uno de mis favoritos del fin de semana fue el faro de Santa Catalina en Lekeitio. Tuvimos la gran suerte de vivir un atardecer memorable junto a un edificio precioso que además alberga un interesante centro de interpretación de la tecnología de la navegación.

Faro de Santa Catalina en Lekeitio

Quizá no goce de tanta fama como San Juan de Gaztelugatxe o el Puente de Bizkaia que hay entre Getxo y Portugalete, pero el faro de Santa Catalina es uno de esos rincones que todo viajero debería visitar si se aventura a descubrir Bizkaia Costa Vasca. Y es que me dio la impresión que viajar sin rumbo por estos municipios y sus parajes reportará muchas satisfacciones al caminante. El contraste del verde de los montes y el azul del mar es embriagador.

Yo de momento te he dado sólo unas pinceladas de lo que te vas a encontrar, pero estoy seguro de que lo pasarás en grande cuando te descubras conversando con algún vecino mientras degustas un pintxo o un buen txakolí. Aprenderás lo que significa el mar para las gentes que viven en esta costa de Euskadi y el respeto que sienten hacia sus raíces e historia.

Puente colgante de Portugalete

En un fin de semana tuve poco a tiempo a profundizar, pero los buenos recuerdos de los momentos que viví en Bizkaia Costa Vasca son un buen aliciente para querer repetir pronto. Aromas a mar, sonidos de olas golpeando los acantilados, tradiciones centenarias, pintxos, txacolí… ¿cuándo volvemos?

6 respuesta a El mar y las raíces de Euskadi en Bizkaia Costa Vasca

  1. Alejandro octubre 25, 2013 en 1:18 pm #

    Como siempre, haces que entren ganas de ir a disfrutar personalmente de todo aquello. Al igual que tú antes de este viaje, sólo tengo el gusto de conocer ciudad, pero los pequeños pueblos costeros tienen que ser muy guapos.

    • Pau octubre 25, 2013 en 1:29 pm #

      Sin duda, a veces nos perdemos esos lugares con tanto encanto cegados por los flashes de las ciudades.

  2. El Tio Chiqui octubre 25, 2013 en 4:05 am #

    😀 buen post Pau!

    • Pau octubre 25, 2013 en 9:50 am #

      Gracias, es un halago viniendo de un lobo de mar como tú.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Faro de Santa Catalina en Lekeitio. Viajes a Euskadi | el pachinko - noviembre 8, 2013

    […] La última parte de la visita es más interesante para los mayores, pues se cuenta la historia y el importante papel que jugaban las mujeres que se quedaban en los puertos durante muchos meses trabajando y cuidando de la familia hasta que los arrantzales volvían a casa. Sin duda, una parte fundamental de la vida en el mar y las raíces de Euskadi. […]

  2. Bitacoras.com - octubre 24, 2013

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: El fin de semana se celebró en Getxo un “Encuentro 2.0 sobre marketing turístico” organizado por Bizkaia Costa Vasca al que tuve el gran honor de ser invitado como ponente. Las charlas y el ambiente que se generó entorno a es..…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.