Archivo | Viaje a Japón

Los Moros y Cristianos de Alcoy llegan a Tokyo

Matsuri en Nikko

Una vez más, dos de mis aficiones favoritas se han fusionado. Si, sí, una representación de los Moros y Cristianos de Alcoy ha estado esta semana en Tokyo.

La delegación estaba formada por unas cuarenta personas, encabezada, como no podía ser de otra forma, por el alcalde de Alcoy, Jordi Sedano.

Al parecer, mis paisanos no escatimaron en gastos y organizaron un evento en el Hotel Okura de Tokyo. No conozco la versión nipona, pero he estado en el japonés del Hotel Okura de Amsterdam y es de los mejores restaurantes en los que he estado nunca (se merecerá otro post en su momento).

Como no podía ser de otra forma, los alcoyanos invitaron a un «vermudet» a los japoneses en el que no faltó la pericana o el plis-play. También hubo una «filaeta» de Moros y Cristianos en la que Sedano, por supuesto, hizo el cabo.

Aunque parezca mentira, parece ser que hay más vínculos entre Alcoy y Japón. Algunos matsuris o festivales se asemejan un poco a la estructura de la fiesta alcoyana. Sin ir más lejos, esta foto la tomamos en un matsuri de Nikko en el que los participantes vestían vestidos medievales y desfilaban como antaño. ¿Qué opináis de esta iniciativa del Ayuntamiento de Alcoy?

Viaje a Japón, el Umeda Sky Building de Osaka

Umeda Sky Building de Osaka

Ya hace casi dos semanitas que nos os hablaba sobre Japón, así que hoy os he preparado una visita al Umeda Sky Building de Osaka (梅田スカイビル, Umeda Sukai Biru), una maravilla diseñada por Hiroshi Hara.

Umeda Sky Building de Osaka desde abajo

Fue una de las visitas que más nos gustó, ya que es un edificio muy sencillo, pero a la vez muy espectacular. En realidad parece más alto de lo que es, pero sus 173 metros de altura sólo dan para ser el séptimo edificio más elevado de la ciudad más importante de Kansai.

Umeda Sky Building de Osaka horizontal

La visión desde bajo del edificio es majestuosa, parece que estés en las laderas de una montaña de la que no alcanzas a ver la cima. Recuerdo que la subida en ascensor fue de esas que duran y duran. Como os podéis imaginar, las vistas de Osaka desde el Umeda Sky Building son magníficas. Se puede contemplar la grandeza y el bullicio de esta megalópolis, que tan bien nos acogió.

Osaka desde el Umeda Sky Building

Como podéis ver, este edificio, tiene la forma de una U invertida, y a pesar de que se acabó de construir en 1993, la combinación de cristal y metal le dan una apariencia futurista que lo convierten en la seña de identidad del skyline de Osaka.

La mascota del Umeda Sky Building de Osaka

Me encantó saber que a las faldas de esta mole, había como una especie de mini-huertos, en los que los trabajadores de las oficinas cercanas, cultivaban hortalizas y flores en sus horas de descanso. Y cómo todo buen edificio japonés, tiene su propia mascota. ¿Qué os parece este rascacielos?

Huertos debajo del Umeda Sky Building de Osaka

Japón y los blogs sobre Japón se han convertido en mi mayor afición (parte 2)

Kinkakuji el pabellón dorado de Kyoto

Los lectores veteranos de este blog, recordaréis que en uno de los primeros posts os contaba como Japón y los blogs sobre Japón se han convertido en mi mayor afición. En el os hablaba de las aventuras de Kirai, Un español en Japón, Pepino e Ikusuki.

Hoy voy a hablaros de nuevo de cuatro blogs sobre Japón escritos en castellano. Son algunos de los que más sigo, aunque seguro que habrá más entregas, porque leo cerca de una treintena.

  • Una japonesa en Japón, es sin duda uno de mis favoritos. Nora es una chica japonesa, cuyo origen está en Okinawa. No obstante, por la situación laboral de sus padres pasó gran parte de su vida en Argentina. Ahora reside en Tokyo y desde su blog traza un puente de unión entre las culturas japonesas y de habla hispana. Se nota que Nora le pone mucho mimo al blog, porque los posts están muy elaborados y escritos con mucho cariño y sentimiento. Famosos son los debates que se producen en el blog cuando el tema que trata es controvertido entre las dos culturas. Además, Nora suele contestar todos los comments a pesar de que recibe muchísimos. Muy pero que muy recomendable.
  • Lost in Tokyo, es el blog de Irukina, una joven que tiene la gran suerte de ser profesora de español en Tokyo, ¡¡¡Qué envidia!!! Irukina se curra los posts un montón, suelen ser extensos y llenos de anécdotas muy interesantes. A pesar de que vive en la capital de Japón, se suele mover por todo el país, o al menos eso parece por lo que relata. Me gustan mucho los lugares que visita, pues no suelen ser los típicos. Eso le da un toque muy interesante y cosmopolita a todo lo que cuenta.
  • Un Gato Nipón, es otro de mis preferidos. Es el blog de un madrileño que está trabajando y viviendo en Tokyo. El punto fuerte de este blog son los numerosos post sobre cosas prácticas para los extranjeros que viven o quieren visitar Japón. Curiosidades y anécdotas sobre Tokyo y sus experiencias en la capital nipona también son otros de los muchos atractivos que tiene esta bitácora. No os defraudará.
  • Motomachi Cake Blog, es el último de los blogs de españoles en Japón sobre los que hablaré hoy. Esta bitácora narra las peripecias de Vito y Yito en Kobe. Él sevillano, ella japonesa, ya os podéis imaginar que se trata de una historia de amor. En fin, que me gusta sobre todo las vivencias de un español en Japón que comparte su vida con una japonesa y las curiosidades que salen de esa relación. Otra de las grandes cualidades de este blog son las fotografías, dignas de cualquier guía de viajes. Muy divertido y original, sobre todo porque hablan mucho de Kobe, una ciudad diferente y mucho más pequeña que Tokyo.

En fin, que hasta aquí una nueva hornada de blogs sobre Japón, otro día más. ¿Qué pensáis vosotros de estos blogs? ¿Cuáles os gustaría que comentara en próximos posts?

Kirai por fin ha podido ser profeta en su tierra

Un geek en Japón, el libro

¿Recordáis que el otro día os contaba la anécdota del Día del Libro, en el que Kirai no había sido profeta en su tierra? Pues por fin lo tengo entre mis manos.

Un geek en Japón es el nombre del blog y del libro de Kirai. A estas alturas seguro que todo el mundo sabe que bajo este seudónimo se esconde Hector García. Para el que no le suene, es uno de los bloggers más conocidos de España, a pesar de que vive en Japón.

Tengo que decir, que mi afición por Japón floreció mucho antes que el fenómeno de la blogosfera. Sin embargo, era inevitable que al introducirme en este mundo acabara en el blog de Kirai y en el de otros muchos bloggers españoles que viven en Japón.

No pretendo que este post sea un peloteo constante hacia la figura de Héctor, una persona a la que no conozco y que por circunstancias de la vida dudo que conozca alguna vez. Simplemente decir, que él solito se ha hecho un nombre y se ha forjado un futuro a miles de kilómetros de su hogar. Eso por sí sólo, ya tiene el suficiente mérito. Lo único que pretendo es analilizar su obra que es una prolongación lógica de su bitácora.

Una de las cosas que más llama la atención a simple vista es la estética del libro. Los mejores diseñadores gráficos del mundo, o al menos los más arriesgados están en Japón. Este libro bebe de esas fuentes y tiene una maquetación muy atractiva, dinámica y rompedora.

Las imágenes están muy bien seleccionadas y te permiten a simple vista hacerte una idea de lo que es la vida en Japón, su cultura, su tradición…

Sobre los contenidos, deciros que Kirai aborda muchos de los temas que trata en su blog, aunque de una manera más profunda. No os esperéis una obra de arte y ensayo, porque no lo es. Cualquier persona que esté preparando un viaje a Japón debería leerlo, porque es una guía muy completa y un auténtico manual de supervivencia en tierras niponas.

Cultura japonesa, tradiciones, curiosidades, economía, manga y anime, música, cine, televisión y por supuesto consejos para el viajero componen el espíritu de ‘Un geek en Japón‘, un libro con el que pasar un buen rato.

Un geek en Japón‘ escrito por Hector García (Kirai) y publicado por Norma Editorial. A mí me ha costado 15,20 euros.

Viaje a Japón, lo que nos pasó en Osaka es muy difícil que ocurra en España

Pau, Vero, Hiromu and cia, Juan y Mónica en Osaka

Hoy voy a empezar el post con una reflexión muy del estilo de Nora, una japonesa en Japón. Es decir, no se trata de generalizar o decir que todos los japoneses son iguales o que todos los españoles harían o dejarían de hacer lo mismo. Simplemente que es una anécdota que nos sucedió en Osaka y como tal la cuento.

Estábamos apurando las horas de nuestro viaje a Japón en Osaka. Queríamos gastar algunos yens por los grandes almacenes de la ciudad. Nuestro objetivo : un conocido centro comercial. En esas que se puso a llover de lo lindo y nos refugiamos en una galería comercial subterránea de esas que hay cerca de las estaciones de metro.

Nos encontrábamos bastante desorientados. Así que decidimos pedir ayuda a dos jóvenes para que nos indicaran. Cabe decir que era domingo y que salían de trabajar. Les pregunté en una mezcla de japonés e inglés que cómo se llegaba a ese centro comercial cuyo nombre no recuerdo. Uno de los dos jóvenes, Hiromu, dijo que nos acompañaban, que a su compañero le venía de camino. Luego nos enteramos que él debía ir a Nara. No obstante, nos ayudaron a comprar el billete de metro, cambiaron sus billetes y nos acompañaron hasta la parada en la que debíamos bajar.

Luego nos acompañaron a la puerta del lugar al que queríamos ir. En ese momento yo les sugerí que se tomaran unas cervezas con nosotros por la deferencia que habían tenido. Después de una mirada de complicidad accedieron muy amablemente y compartimos una charla muy amistosa y distendida.

Estuvimos más de una hora hablando -medio inglés, medio en japonés- de España y sus costumbres. Nos dio la sensación de que ellos sabían bastante más sobre España, que cualquier español medio sobre Japón. Se interesaron mucho por la siesta, las distintas lenguas de nuestro país y sobre el origen de nuestros nombres. Les llamó la atención los nombres de Verónica y Mónica. «very popular» decían. Al explicarles que mi nombre era el mismo que el de un jugador de baloncesto que había ganado el mundial hacía un mes en su país, descubrí que desconocían por completo la existencia de este deporte.

En fin, que entre charlas y risas se hizo la hora de la despedida. Cuando Mónica hizo el ademán de levantarse para pagar, se negaron rotundamente y pagaron religiosamente todo lo que habíamos consumido.

Resumen de la historia: simplemente pregunto cómo se va a x. Te acompañan hasta la puerta de x tras 20 minutos en metro, se quedan una hora y pico contigo y te invitan a cerveza. ¿Qué hubiera hecho un español si un japonés le pregunta cómo se va a x en España? La respuesta os la dejo a vosotros.

Por cierto, poco después del viaje a Japón le mandé esta misma foto a Hiromu y me lo agradeció en castellano. Flipante.

Además de esta anécdota, este post está escrito con intenciones de Paco Lobatón en ¿Quién sabe dónde? El objetivo es que les llegue a Hiromu y su amigo, del que no recuerdo su nombre, el gran respeto y agradecimiento que les tengo por su gran amabilidad. Si alguien los conoce por casualidad que les avise y les de las gracias de mi parte. Además, si alguien conoce a Juan y Mónica que les avise también, ya que desde el viaje a Japón no hemos vuelto a saber de ellos, pues perdimos los datos que nos pasaron.