Archivo | Alcoy

Moros y Cristianos de Alcoy 2009 – El Cartel

Cartel Moros y Cristianos Alcoy 2009

Hoy inauguramos el mes de abril, sin duda, el más importante del año para mis paisanos de Alcoy. Los alcoyanos tenemos la sana costumbre de empezar abril con la presentación del cartel anunciador de los Moros y Cristianos 2009, o lo que es lo mismo, un juego de tiro al plato en el que no queda ni una pieza de la vajilla.

Me explico. El cartel de los Moros y Cristianos suele ser el principal foco de atención de una ciudad entera. Una ciudad que espera con ansias el inicio de sus fiestas. Pensad que ha trascurrido un año esperando este momento y los nervios están a flor de piel. Por eso, muchas de las frustraciones de los alcoyanos se vuelcan en el cartel. Desde el 1 de abril hasta el 21, que empiezan los Moros y Cristianos, el pueblo se dedica a despellejar el lienzo con sus críticas. Muy raro es el año que no sucede esto.

Antes el artista encargado del cartel se decidía tras un concurso. Ahora es a dedo. Se trata de un reconocimiento de la ciudad de Alcoy a algún pintor ilustre. Otra cosa no sé, pero Alcoy ha tenido una gran cantidad de artistas de renombre. Quizás la bonanza industrial generó el caldo de cultivo adecuado para la proliferación de la bohemia y el artisteo local.

Así que ya tenemos cartel de Moros y Cristianos 2009. La encargada de crearlo es la pintora alcoyana Aitana Martín, que seguramente sea vilipendiada y alabada por igual. En un día como hoy no me gustaría estar en su pellejo, aunque estoy seguro que cuando pasen las horas, recibirá el reconocimiento que se merece.

Mientras tanto, os hago partícipes de uno de los pasatiempos favoritos de los alcoyanos. ¿Qué os parece el cartel de Moros y Cristianos 2009? Yo creo que recupera ese aire clásico y elegante de los carteles anunciadores de antaño.

Photowalk por Alcoy

Vista panorámica de Alcoy

Esta mañana, Fer de LinkAlicante y un servidor hemos decidido cambiar nuestro escenario habitual de tropelías, para hacer un photowalk por Alcoy de más de tres horas. Esta vez, hemos intercambiado los papeles y me ha tocado hacer de cicerone por mi ciudad natal.

Estatua de Sant Jordi en la Rosaleda

Tengo que decir que hoy no estaba especialmente inspirado con las fotos. Más que el lado creativo, he buscado el práctico. Hacía mucho que no tiraba con la Nikon D60 y quería pillar un poco de soltura.

Vistas del Pont de Sant Jordi

La experiencia para mí ha sido muy gratificante. Llevo unos diez años viviendo fuera de Alcoy y me ha gustado mucho la sensación de ser turista en mi propia ciudad. El hecho de ir a la caza de buenas fotos me ha hecho mirar Alcoy con otros ojos. He pasado por lugares que había visto y recorrido mil veces en mi infancia y en mi adolescencia. Por eso, me ha encantado redescubrir rincones, edificios, detalles de una ciudad que tiene mucho que ofrecer.

Ayuntamiento de Alcoy

Alcoy está emplazado justo en el centro de un entorno natural muy rico y diverso. No obstante, hoy hemos recorrido el núcleo urbano y los vestigios modernistas, que denotan el señorío y esplendor industrial que tuvo Alcoy a finales del siglo XIX y principios del XX. Hemos estado paseando por el centro histórico y los puentes, uno de los símbolos más característicos de la ciudad.

La Casa del Pavo de Alcoy

Después de tantos años fuera, he cometido muchas veces el error de subestimar los encantos de Alcoy. Quizás por el recuerdo que me provocaba el tedio de la rutina o cegado por el resto de ciudades y lugares que he ido descubriendo. Sin embargo, he vuelto a entusiasmarme con Alcoy. En este sentido, creo que en las próximas semanas dedicaré algunos posts para explicar mejor la historia de algunos de los lugares y edificios que hemos contemplado en este photowalk por Alcoy. ¿Qué opinión os merece la ciudad donde vivís? ¿Habéis hecho el ejercicio de sentiros turistas en vuestra propia ciudad?

Plaza Ferrándiz y Carbonell de Alcoy

La Boda del Fauno

La Boda del Fauno

Ayer tuvo lugar la tradicional y hortera pegada de carteles con la foto de los novios por toda la ciudad . Como yo no pude estar en Alcoy voy a contribuir publicando el cartel en el pachinko.

Después de diez años de noviazgo, que por cierto se cumplen hoy, nuestros amigos Gisby y Marisol van a dar esta tarde el sí quiero.

Seguro que va a ser una una fiestaca de esas que hacen época. Desde luego que va a ser una ocasión muy especial porque va a servir para que todos los amigos que estamos desperdigados por el mundo nos reunamos de nuevo.

Aunque ellos ya lo saben, les deseamos de todo corazón que tengan un matrimonio muy feliz y lleno de buenos momentos.

—————————–

Foto-montaje elaborado por el gran León.

La cena del pobre de Alcoy

Degustando sushi en Osaka

Vamos con otra tradición alcoyana navideña, esta vez la denominada cena del pobre.

Como todos sabéis, en Navidad hay dos noche mágicas. La del 24 de diciembre y la del 5 de enero, que es cuando llegan Papa Noel y los Reyes Magos, respectivamente. Pero como los alcoyanos somos un poco especiales, tenemos tres.

Esta tercera se celebra justo hoy, la noche del 21 de diciembre, es decir, la anterior al sorteo de la Lotería de Navidad. En Alcoy la llamamos la cena del pobre.

Se supone que la mencionada cena se celebra para llamar a la buena suerte en el sorteo de “El Gordo“. Se le ha puesto este nombre porque, en teoría, este ágape será el último con las cuentas corrientes tiritando. Como os podéis imaginar, al año siguiente se sigue celebrando, ya que a nadie le toca el tan ansiado premio.

La tradición manda que el menú esté compuesto por un huevo frito y una sardina, aunque normalmente los restaurantes alcoyanos suelen diseñar un menú un poco menos escueto. La pericana, el café licor y el buen humor están asegurados.

¿Qué os parece esta tradición? ¿Se celebra dónde vivís? En todo caso, feliz cena del pobre y suerte a todos para el sorteo de “El Gordo“.

el pachinko en el Ciudad de Alcoy

Cabecera del Ciudad de Alcoy

El pachinko en el Ciudad de Alcoy

Me he pasado el fin de semana con un trancazo de aúpa. Quietecito, quietecito. Sin embargo, ayer me llevé una pequeña alegría. Era sábado por la mañana y mi madre me llama para decirme que el pachinko había salido en el Ciudad de Alcoy.

No se trata de ninguna gran hazaña, ni mucho menos, aunque para mí tiene un significado muy especial. El Ciudad de Alcoy es uno de los iconos de mi patria chica, y el primer medio de comunicación en el que trabajé. Mejor dicho, en el que fui becario durante los periodos vacacionales de mis primeros años de estudio.

El Ciudad es un pedacito más de la vida de Alcoy y los alcoyanos. A través de sus páginas se han narrado los acontecimientos más importantes y también los más triviales de la historia reciente de la ciudad. Se ha convertido en ese cronista necesario de lo cotidiano, un foro legitimado por todos y donde tienen cabida historias increíbles y a veces un poco bizarras. Un periódico con todo lo bueno y todo lo malo de la prensa local, aunque muy querido por todos mis paisanos.

Seguramente la autora de esta pequeña notita no se acuerde de mí, pero me ha hecho mucha gracia que el pachinko haya aparecido por sorpresa en las páginas del Ciudad. Allí fue donde aprendí mis primeros truquillos y donde pasé muy buenos momentos personales y profesionales.

Todavía recuerdo con cariño las primeras lecciones que me daba su actual director Ramón Climent, por aquel entonces redactor jefe. Luego mi trayectoria profesional me llevó por otros caminos, y dudo que en esa redacción, guarden algún recuerdo de mi paso por allí.

Una precisión, aunque yo soy alcoyano, Vero es natural de Balones, pero eso vosotros ya lo sabíais.