Inicio Cataluña Qué ver en Girona con niños: 10 visitas imprescindibles en una ruta...

Qué ver en Girona con niños: 10 visitas imprescindibles en una ruta en coche en familia

Los increíbles Camins de Ronda, los espectaculares paisajes imaginarios que creó Salvador Dalí, pueblos medievales de cuento, jardines con vistas al mar... esta ruta en coche por Girona con niños gustará a toda la familia.

0
Lugares que visitar en Girona con niños

Hay muchísimo que ver en Girona con niños: playas espectaculares en la Costa Brava, naturaleza exuberante y senderos de ensueño en los Pirineos, pueblos medievales por los que no pasa el tiempo, una gastronomía para chuparse los dedos, y el genio de Dalí, por supuesto.

La prestigiosa publicación de viajes National Geographic Traveler Magazine escogió a la Costa Brava como uno de los mejores destinos del mundo en 2012 y razones no le faltan. De hecho, nosotros regresamos en familia casi cada año, así que vamos a recomendarte 7 paradas imprescindibles en una ruta en coche por Girona con niños.

Planes divertidos que hacer en Girona con niños

En la Costa Brava los niños podrán encontrar calas tranquilas bañadas con aguas cristalinas que incitan al chapuzón y al relax, al igual que sus cumbres pirenaicas de ensueño.

Además, su legado histórico es envidiable, gracias a que fue frontera entre el mundo árabe y cristiano, al que se suma un patrimonio judío único en la península.

También parece arte de magia lo que ha sucedido en sus cocinas, ya que su gastronomía ha sido número uno mundial gracias a unos productos magníficos y al trabajo de genios como Ferrán Adrià o los hermanos Roca.

Y para genios Dalí. Empieza la aventura, acompáñanos a vivir 10 experiencias de cuento para que hacer en Girona con niños.

Pasear por los Camins de Ronda

¡Te ayudamos a viajar más barato!

Desde Blanes, donde empieza la Costa Brava, hasta Cadaqués existe una variedad de paisajes marineros de ensueño. Un plan ideal para disfrutar de su magnífico litoral en familia es pasear por sus fascinantes Camins de Ronda.

Se trata de unos viejos senderos que utilizaban piratas, contrabandistas para esconder sus botines y más tarde por los carabineros para sus labores de vigilancia.

Hay casi una veintena de Camins de Ronda repartidos por toda la Costa Brava y muchos de ellos han sido recuperados y habilitados para disfrute de los viajeros. Estos senderos nos regalan unos paisajes que son magia pura.

Pinos retorcidos por la Tramuntana, vistas privilegiadas de calas y playas de aguas claras o antiguas fortificaciones harán las delicias de los más pequeños de la casa.

El genio de Dalí

Lo de comprender a Dalí quizá sea una tarea demasiado titánica. Ni los inmortales de la literatura, ni siquiera el hada madrina podría haber creado un personaje tan desmesurado, un artista con tantos rostros que fue capaz de dominar todos los estilos que se le pusieron por delante.

Lo que está claro es que fue una persona con múltiples y contradictorias personalidades que no dejó indiferente a nadie, tampoco a los niños.

En la provincia de Girona puedes visitar el denominado triángulo Dalí, compuesto por algunos de los lugares que estuvieron muy presentes en la obra del marqués de Dalí de Púbol y que tantas veces le sirvieron de inspiración.

El Teatro-Museo Dalí de Figueres, la casa en la que vivió con Gala en Portlligat, el castillo que le regaló a su musa en Púbol, Cadaqués, un Cap de Creus moldeado por la Tramuntana… rincones que marcaron su vida y que influyeron en su prolífica carrera artística.

¿Qué pensarán tus hijos de sus obras? Sus respuestas te sorprenderán.

Pirineo de Girona y cumbres de fuego

El Pirineo de Girona está repleto de paisajes montañosos que parecen sacados de los cuentos de los Hermanos Grimm.

En verano sus senderos son perfectos para una escapada en familia para estar en contacto con la naturaleza. En invierno sus cumbres se cubren de nieve convirtiéndose en un paraíso para los amantes de los deportes de nieve en estaciones como Vallter 2000, Vall de Núria, La Molina o Masella.

Cimas de casi 3.000 metros de altitud se combinan con valles tan especiales como la Cerdanya o Camprodón que se complementan a la perfección con el Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa. Los niños alucinan con los cuarenta volcanes que hay en la zona o con la incomparable Fageda d’en Jordà.

Paseos por jardines con vistas al mar

Aunque son muy distintos, los Jardines de Santa Clotilde en Lloret de Mar y el Marimurtra de Blanes aportan mucha paz a los niños.

De paso, nos regalan unos paseos muy agradables entre avenidas repletas de flora extraordinaria de muchos rincones del planeta.

Las vistas al mar Mediterráneo y los pinos retorcidos por la Tramuntana son uno de los iconos de la Costa Brava y elementos comunes en estos espectaculares lugares donde los aromas marineros se mezclan con las fragancias más exóticas.

A los niños les encanta correr por sus cuidadas avenidas y descubrir flora autóctona y plantas de los lugares más exóticos del mundo. Una experiencia educativa a la par que relajante.

Pueblos medievales con encanto en Girona

Como complemento ideal a las caminatas por los Camins de Ronda y la montaña, puedes hacer una escapada por los deliciosos pueblos medievales de Girona.

Murallas y piedras que han sido testigos de una historia fascinante, en la actualidad se han convertido en rincones con un encanto muy especial.

Hay muchísimos pueblecitos de Girona que merecen una visita. Por ejemplo Peratallada, un auténtico pueblo medieval de esos que han mantenido su esencia y autenticidad desde hace siglos. La villa conserva la misma estructura dentro de las murallas que en la Edad Media y sus pórticos y callejuelas son una delicia.

A muy pocos kilómetros de allí se encuentra Pals que está rodeado por un entorno natural envidiable gracias a su cercanía con el Parc Natural del Montgrí, les Illes Medes i el Baix Ter.

Otro de nuestros favoritos es Besalú y su icónico puente medieval. Esta villa tiene una historia realmente fascinante en la que la comunidad judía tuvo mucho peso.

Además de la obligada tarea de callejear por su precioso barrio viejo, puedes visitar lugares tan interesantes como la iglesia del antiguo monasterio de Sant Pere o viajar a universos microscópicos en su incomparable Museo de Miniaturas y Microminiaturas, ideal si viajas con niños.

Otros pueblos medievales que merecen la pena son Tossa de Mar, Oix y Beget o Santa Pau.

Conquistar el cielo y saltar en paracaídas en Empuriabrava

Siempre hemos defendido que los viajes en familia no deben ser 100% con actividades pensadas para los más pequeños de la casa. Por ejemplo, lo de saltar en paracaídas en Empuriabrava es una locura muy divertida no apta para cardíacos en la que los niños pueden esperar en tierra firme.

Se trata del lugar perfecto para un bautismo del aire, saltos en tándem para gente que quiera experimentar emociones fuertes y sin experiencia previa. El lugar del crimen es un pequeño aeródromo donde se encuentra la empresa Skydive Empuriabrava, una de las más importantes del mundo para practicar este tipo de deportes de aventura.

Si hiciera una suma del tiempo que duró la experiencia y tuviera que decir qué porcentaje de mis sensaciones correspondieron al miedo diría que oscilaron entre el 1 y el 5%. Sin embargo, el pavor se esfuma de un plumazo cuando te empujan, das unas vueltas de 360º y te ves sin esperarlo en caída libre.

Si me lo permites no voy a tratar de describir con palabras esa sensación, porque es algo que tienes que vivirlo para entenderlo. Ese minuto en el que pasas a toda velocidad de 4.000 a 1.500 metros es inenarrable, magia pura, un torrente de emociones sin freno en el que te sientes más libre que nunca, inmortal, como un dios del Olimpo.

Los peques desde abajo alucinarán con los colores de los paracaídas y las acrobacias de los más osados.

Ver aves en familia en els Aiguamolls de l’Empordà

Siempre que viajamos con nuestros hijos intentamos programar alguna actividad en la que tengan contacto directo con la naturaleza. Es sorprendente ver cómo interactúan con el medio ambiente, los animales, los ríos… todo lo que es nuevo les sorprende, les agrada y dependiendo de la actividad también les relaja.

Una experiencia que encaja perfectamente en con este propósito de aprender mientras disfrutaban de la fauna y la flora es pasear y observar aves en el Parque natural dels Aiguamolls de L’Empordà.

Este espacio protegido es uno de los principales humedales de Cataluña y está ubicado entre las entre las desembocaduras de los ríos Fluvià y Muga. Este precioso paraje está repleto de senderos muy agradables para hacer a pie o en bicicleta y consta de numerosos observatorios para disfrutar de la fauna que vive allí.

Un paseo en barco por las islas Medas

Muy cerquita de la playa de L’Estartit hay un paraíso de un valor natural incalculable. Se trata de las illes Medes (Islas Medas), un archipiélago de siete islotes que forma parte del Parque Natural del Montgrí, les illes Medes y el Baix Ter.

Esta zona especialmente protegida es una de las reservas de flora y fauna marinas más importantes del Mediterráneo occidental y por tanto uno de los mayores tesoros de la Costa Brava.

Debido a la relevancia ecológica de su entorno, los islotes no se pueden visitar ni se pueden transitar a pie. Sin embargo, es uno de los rincones más apreciados por los submarinistas gracias a la riqueza se sus fondos marinos.

Alrededor de las Medas se organizan actividades náuticas y subacuáticas, aunque siempre con el requisito de ser respetuosas con la preservación de este espacio natural.

Una de las más populares es navegar alrededor del archipiélago en un barco con fondo de cristal. De este modo, puedes ver con tus propios ojos la espectacular diversidad de la zona. Nosotros hicimos esta actividad con el Nautilus, que sale directamente del puerto de L’Estartit.

Girona, la capital del reino

Si los productores de un cuento tan maravilloso como Juego de Tronos se fijaron en ella será por algo. Girona tiene un halo muy especial que encandila al viajero como pocas ciudades.

Las casas de colores que jalonan las dos riberas del río Oñar son una imagen inolvidable, especialmente cuando cruzas sus maravillosos puentes.

Luego perderse por el call o barrio judío es casi una obligación. Otro icono imprescindible es la Catedral de Santa María ¿o el Gran Septo de Baelor? Un plan que les puede gustar mucho a los niños es el Museo del Cine.

No obstante, Girona es una ciudad tan maravillosa que tienes que patearla y perderte por ella, ya sea por el Call, la Rambla de la Llibertat o su preciosa pujada de Sant Domènech.

Y por supuesto… las playas de la Costa Brava en familia

Y no nos podíamos terminar esta ruta en coche en familia por la provincia de Girona sin pasar por la Costa Brava a darnos un chapuzón.

Algunas de nuestras playas y calas de Girona para ir con niños favoritas son la Cala Sa Forcanera en Blanes, la Cala Sa Boadella en Lloret de Mar, Cala Futadera y Cala Pola en Tossa de Mar, Cala del Senyor Ramon en Santa Cristina d’Aro.

También Playa de Castell y Cala Estreta en Palamós, Aiguablava, Sa Tuna y Aiguafreda en Begur, la Playa de Sant Pere Pescador o Playa Portdoguer y Cala Portaló en Cadaqués.

¿Qué te han parecido nuestras recomendaciones sobre qué ver en Girona con niños? ¿Nos recomiendas más planes que hacer en la Costa Brava en familia? Te esperamos en los comentarios.

Tienes más información en la página oficial del Patronat de Turisme de la Costa Brava.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Salir de la versión móvil