Qué aportan los blogs de viajes profesionales a la comunicación de destino

Ayer me invitaron a dar una ponencia en el seminario “Claves para optimizar la organización de blogtrips” que se celebró en el Instituto Valenciano de Tecnologías Turística (Invat.tur) de Benidorm. A la organización del evento le interesaba, sobre todo, que les explicara qué es Travel Inspirers y me pidieron que les diera algunas claves para saber qué aportan los blogs de viajes profesionales a la comunicación de destino.

El evento lo abrió Joantxo Llantada, quien dio su particular visión de la evolución de los blogtrips y dio algunas claves y tendencias para los próximos años. Joantxo es de los que siempre lo ha tenido claro y fue el primero en España que apostó por los influenciadores y autores de blogs de viajes dentro de la estrategia de marketing de la Comunitat Valenciana.

Luego hubo una mesa redonda en la que se analizaron varios casos de éxito de blogtrips con sus organizadores. Mariano TorresMario Schumacher, Mayte Vañó, María Dolores Pérez y Elena Mariel, así como un representante de VisitElche, que sustutiyó a Isaac Vidal.

¡Te ayudamos a viajar más barato!

Una vez más, me tocó dar la visión de participante en un blogtrip y cómo vemos este fenómeno los autores de blogs de viajes, esta vez cómo representante de Travel Inspirers.

Para el que todavía no sepa qué es esta agrupación, recordaros que somos un grupo de periodistas, fotógrafos y profesionales del turismo con una acreditada experiencia profesional, ahora también volcada en los blogs de viajes.

En mi presentación argumenté porqué somos una buena solución para las estrategias de comunicación de destino.

Lo primero que nos dimos cuenta es que para jugar a este juego, los clientes te van a pedir métricas. En ese sentido, tenemos una audiencia de 515.000 visitantes únicos y 1.180.000 páginas vistas al mes. Estuve repasando los últimos datos de la OJD y no hay ningún medio informativo de viajes que tenga esas cifras. Me sorprendió que teníamos más audiencia online que algunos medios generalistas, por ejemplo Telemadrid.

Otro factor diferenciador es la relevancia de los miembros del equipo. La mayoría de blogueros de Travel Inspirers escriben para medios informativos tan prestigiosos como El País, Ocho Leguas, La Vanguardia o El Huffington Post, por citar algunos.

Además, queremos hacer de la profesionalidad una de nuestras señas de identidad. Para ello realizamos acciones promocionales coordinadas, con criterios de medios informativos, y siempre presentamos informes y compromiso de resultados.

En resumen, y respondiendo a la pregunta de qué aportamos los blogs de viajes profesionales a la comunicación de destino, he recogido estas claves:

  • Innovación y creatividad
  • Estrategia de contenidos atractivos y de calidad
  • Provocamos conversación
  • Contenidos de acceso libre
  • Sin fecha de caducidad gracias a los buscadores
  • Ayudamos a crear un producto turístico identificable
  • Propuestas de valor, gracias a experiencias auténticas
  • Trabajar con influenciadores, líderes de opinión
  • Siempre conectados: Estrategia para un entorno móvil

¿Qué opináis de todo esto? ¿Cómo veis el tema de la profesionalización de los blogs de viajes? ¿Y los blogtrips como herramienta de marketing?

,

65 respuesta a Qué aportan los blogs de viajes profesionales a la comunicación de destino

  1. Blue abril 26, 2016 en 9:52 am #

    That’s a wise answer to a tricky quiteson

  2. Alejandro enero 20, 2013 en 12:42 am #

    Buuf!!! Yo ya no sé por donde empezar. Según iba leyendo quería ir respondiendo pero he decidido esperar y ahora está complicado.

    Acabo de descubrir este blog. Bueno hace más de media hora que es cuando empecé a leerlo. De hecho, del blog no he tenido oportunidad de leer más que este post, que me parecía interesante, hasta que me he puesto a leer los comentarios que me han parecido aún más interesantes.

    Soy nuevo como digo aquí. No conozco a nadie (salvo a Paco Nadal que sí he leído cosas suyas. Aunque también es porque no suelo fijarme mucho en los nombres de los que escriben. Lo siento) y tampoco nadie me conocerá a mí, con lo que opino desde mi humilde opinión.

    No he sido nunca muy bueno escribiendo o exponiendo mis pensamientos, por eso no escribo ningún blog (aunque lo intenté y lo abandoné al muy poco tiempo por no tener contenido. Era de fotografías y de viajes casualmente).

    Estoy de acuerdo un poco con todas las personas que aquí han comentado en este gran debate, pero yo creo que resumiría todo a una pregunta:

    ¿Para qué escribo mi blog de viajes? ¿Con qué fin lo creo?

    Trabajo en turismo desde el año 98. He pasado por varios campos dentro de este mundo, touroperadoras en el departamento de contratación, touroperadoras como guía correo, hoteles en recepción, en otros departamentos de los de abajo, he trabajado de fotógrafo en hoteles, como guía de naturaleza y en los últimos 4 años, en el centro de turismo de Madrid además de en algunos sitios más siempre relacionados con la naturaleza, los viajes y el turismo en general.

    Esto es un breve resumen para responder al hilo de lo que ha comentado David Mora (voy a empezar por las últimas respuestas).

    “En España hay grandes profesionales del marketing turístico, y precisamente de la mente de alguno de ellos surgió el modelo de viaje de bloggers”.

    No lo dudo David. Hay excelentes profesionales haciendo muy bien su trabajo, pero también los hay puestos a dedo y además, los que son excelentes profesionales, no siempre tienen la posibilidad de realizar todo lo que les gustaría de la manera en que les gustaría. Muchas veces hay impedimentos por parte de algunos que tienen el mando y que no tienen ni idea de lo que hacen o dicen, pero como lo dicen ellos…

    Esto lo he visto yo bien de cerca. Famtrips en los que se trae a gente que siempre es llevada a los mejores hoteles, a los mejores restaurantes y a comer o cenar con los “empresarios” (todos sabemos quienes son los empresarios que dicen representan a los demás), campañas publicitarias o promociones en países con un gran derroche de dinero y no muy buen resultado por no haberse hecho las cosas como deberían, etc.

    Esto lo digo a colación de lo que se hace o no se hace, adonde se va y adonde no y lo que se ve y lo que no se ve en los blogtrips, ya que son parecidos a los famtrips en el fondo. Y por cierto, lo que yo he visto, siempre es todo “de la manita” y “limpiando” cosas que no quieren que se vean (a nosotros se nos indicaba algunas veces cuando venían grupos de estos “particulares” para que hiciésemos o no hiciésemos ciertas cosas de cierto modo.

    Ivan no creo que quisiese ofender con lo que dijo e igual que digo esto, digo también que tú, David, también dices cosas muy ciertas. Pero también comparto lo de qu emuchos siguen en la forma de ver o hacer las cosas de hace muchos años. Y las cosas cambian.

    También hay que saber que el turismo en España sigue muy bien, sí, pero que si no fuera por los conflictos que hay en muchos países que son competición directa nuestra, iría un poco a peor por la manera en que se están haciendo muchas cosas.

    Volviendo a la pregunta del inicio, ¿para qué escribo un blog?, ahí creo que está el tema.
    Hay gente que no vive ni quiere vivir de ello, otros que quieren vivir escribiendo, otros que escriben todas sus experiencias, sean positivas o negativas, otros que sólo quieren escribir de cosas positivas porque es su modo de ver la vida, otros que son más o menos objetivos, etc.

    Todos están en su derecho, pero comparto lo que originó el debate con Alberto. El que va a un blogtrip, siempre estará influenciado por cómo se ha organizado, por lo que ven o de la manera en que lo viven…que bajo mi punto de vista, siempre será todo más ideal que al que viaja buscándose la vida. Las experiencias negativas creo que serán atenuadas o menos, dejando aparte la objetividad o falta de esta de los que escriben. No creo que sean unos vendidos o que no vayan a ser obletivos por ser invitados, sino que simplemente las percepciones del destino son diferentes a si hubiesen ido solos.

    Otro punto que creo que es fundamental es (sin ánimo de ofender a nadie), la falta de personalidad de las personas que viajan o que hacen turismo.

    Quizás es porque me he dedicado a llevar a turistas por muchos lugares y he cambiado mi forma de ver las cosas, pero yo cuando leo un blog de viajes, o una revista o una guía, nunca todo lo que leo va a misa. Además, siempre, desde las revista en papel, me preguntaba porqué se recomendaban unos sitios y no otros, restaurantes, hoteles… que aunque no sea porque han pagado, para gusto, colores. No todo lo que le guste al “escritor” tiene porque gustar a todos.

    Yo creo que los blogs deberían ser simples apoyos o guías para que las personas vivan sus propias experiencias y no que busquen las de los bloggers. Pero yo cada vez pienso más, después de todo lo que he visto en la oficina de turismo y todo lo que he escuchado, que la gente se dedica a coleccionar destinos, sin importarles mucho más la gente del lugar ni tradiciones ni nada (obviamente hay mucha gente a la que sí le gustan esas cosas, gracias a Dios). Van a los museos porque lo pone en las guías, a estos restaurantes por lo mismo, a ver esto y lo otro por lo mismo, sin que realmente tengan ningun interés en ello. Lo he escuchado muchas veces de los propios turistas o gente que viaja.

    Por esto, qué más da si el que escribe va invitado o no. Quizás si debería decir que fue un viaje promovido y pagado por, pero no le veo la importancia. Para eso está cada uno, para discurrir un poco y sacar sus propias conclusiones.

    En cuanto a lo de cobrar o no por los blogs, pues algunos hay que lo hacen, y si el contenido que genera y el precio que se tenga que pagar es apropiado y coherente, pues por qué no.

    En resumen, ¿que se debiera ser objetivo? Sí.
    ¿Que podría decirse que fue invitado? Pues sí, se podría pero no creo que sea tan importante.
    ¿Que se pueden hacer mejor las cosas? También.
    ¿Que todos tienen su parte de razón? También.
    ¿Que a mi también me gustaría que me llevasen gratis a los sitios y luego escribir sobre ellos? También.
    Y que los que hacen blogs también tienen derecho a querer vivir de ellos si pueden.

    Perdón por el tocho que he soltado. Ya no escribo más.

    A partir de hoy seguiré atento a este blog y echaré un vistazo también a los de las demás personas que habeis hablado aquí.

    un saludo

    Alejandro

    • Pau enero 22, 2013 en 11:08 am #

      Hola Alejandro, lo primero es darte la bienvenida a ‘el pachinko’ y agradecerte tu comentario tan extenso.

      Una de las grandes diferencias de los blogs de viajes con los medios tradicionales y las guías es precisamente que los autores recibimos feedback de los lectores y que estas opiniones forman parte del contenido gracias a los comentarios.

  3. Iván noviembre 30, 2012 en 5:56 pm #

    Buenas tardes a [email protected] y felicidades a Pau por el post y abrir el debate.
    Interesante debate y reflexiones. A algunas personas de aquí las conozco en persona, así que hablo con plena confianza.
    A los que me conocen, yo ni entiendo ni me interesa demasiado el tema SEO, ni métricas ni esas cosas.
    Viajo porque me apasiona , porque he leído libros y porque sueño con descubrir lugares, culturas y gentes. Me apasiona el viaje como forma de aprender del mundo, de otras personas y al final de mi mismo.
    Y sinceramente yo escribo porque me gusta escribir y darle vueltas a la imaginación y contar historias, lo hacía antes de internet y la verdad voy a mi aire. Los destinos turísticos y las administraciones me la traen bastante floja. Yo no voy a un destino por haberlo leído en un blog o porque alguien tuitee, generalmente voy por que me interesa, por un sueño, un libro o por curiosidad.
    Veo que hay mucha gente ultra mega competitiva en todo esto, incluso veo gente con piques, envidias, etiquetas, categorias, malos rollos y movidas, algo que todo sea de paso me parece lógico viendo la infinidad de blogs que hay unido a unas personalidades bastante diversas u opuestas.
    Con el paso del tiempo me he identificado mucho con algunas personas que escriben blogs, es decir con el lado humano, no solamente con lo que veo que muestran en la red. Es el caso por ejemplo del propio Pau, al que la red y un evento de minube nos permitió conocernos.
    Pero volviendo al debate:
    En primer lugar, ir a un blogtrip en la mayor parte de los casos es desplazarse a un lugar o destino para contar lo que ves. Pagado por una organización. Hotel, comida y transporte incluido. Es decir, se conocen los sitios más representativos, pero no se tiene ni pajolera idea de muchas cosas esenciales de un destino. Eso es un viaje de prensa, o turismo, pero debo decir que eso poco tiene que ver por ejemplo con lo que se cuenta del lugar en un libro de viajes o con algunas de las historias que por ejemplo se cuentan en una revista como Altair.
    Hablo sin entrar en detalles y sin decir si una cosa es mejor, peor o diferente. Lo que si tengo bien claro es que se puede ir una semana o unos días a un destino y hablar del lugar, es un viaje, pero suele ser descriptivo, corto, sin saborear ni apreciar muchas de las realidades sociales, antropológicas, culturales, económicas de un lugar. Es decir, en eso tiene Alberto las reflexiones que me han hecho pensar, en el 99% en los blogtrips o sitios donde se va pagado pues la gente habla maravillas del lugar, ya se sabe el dicho de a caballo regalado no le mires el diente.
    Solamente he ido a unos pocos blogtrips, 3 veces con minube, una a Chile por un sorteo ganado y una a París con vueling. En mi caso puedo decir mis experiencias, en los de minube son empresa amiga y me lo pasé bien con ellos, con buena gente y esas cosas, en la de Chile cree yo la ruta marcada y en el My Vueling City en menos de 48 horas hice lo que me daba la gana en París. Son experiencias interesantes, y de todas he tuiteado y escrito algo.
    Pero si lo comparo con mi forma de viajar independiente, en transporte público y buscándome la vida pues las experiencias, el aprendizaje, lo que cuentas , lo que vives y muchas veces lo que ves es totalmente diferente.
    Por aquí arriba se habla de Lonely Planet, podríamos hablar largo y tendido de ella, de las cosas buenas que las tiene , pero también de las malas, como algunos casos de escribir desde la distancia.
    Yo prefiero la palabra viajero a la de bloguero, me gusta escribir y bloguear, pero últimamente parece que es una palabra confusa y difusa donde entra casi todo que se ponga y es que solamente con hacer unos clicks se abre un blog.
    Yo siempre he sido mal vendedor, así que en todos estos saraos me veo bastante perdido, escribo y cuento lo que siento , los destinos turísticos como entes burocráticos, regulados por administraciones y por especialistas en marketing no me interesan un carajo. Me interesan los lugares, las gentes, su cultura e Historia.
    Un saludo

    • David Mora noviembre 30, 2012 en 6:16 pm #

      Estimado Iván, toda opinión y experiencia es respetable pero…¿es necesario utilizar expresiones malsonantes y despreciar el trabajo de otros para reforzar tu opinión? En España hay grandes profesionales del marketing turístico, y precisamente de la mente de alguno de ellos surgió el modelo de viaje de bloggers.
      Además, está muy bien eso de ser viajero y no turista, conocer cómo la gente vive, se divierte, fuera de los itinerarios machacados, etc. Por desgracia el 90% de la gente que viaja lo hace con fecha de vuelta, pocos días pero con las mismas ganas de disfrutar. Y eso es la industria del turismo.
      Y además, hasta la fecha no he oido de ningún blogger que haya ido obligado a un blogtrip.
      Saludos,
      David Mora

      • Iván noviembre 30, 2012 en 6:39 pm #

        Estimado David. O mal interpretas mis opiniones o no me conoces. Y yo no descalifico a nadie, ni en persona ni online. No he despreciado a nadie, y si te parece algo malsonante disculpas.
        Todos somos turistas, no vivimos en el siglo XIX, pero hay diferencias en la actitud de muchas cosas. Por otro lado, siento decírtelo que discrepo en eso de profesionales, acaso hay una escuela de viajeros o depende del número de visitas. Puedo decirte varias cosas, y es como por ejemplo que en los países anglosajones la figura del blogtrip no tiene nada que ver con el estilo español, en eso también Spain is different.

        • David Mora noviembre 30, 2012 en 7:12 pm #

          Iván, no veo qué interés podría tener yo en malinterpretar tus palabras dado que, como bien dices, no te conozco.
          Tampoco estoy de acuerdo en eso que dices del “Spain is different”. Se cometen errores, pero siempre defenderé el trabajo realizado por los profesionales del turismo en España. Por algo será que es el único sector económico que, más o menos, sigue manteniendo el tipo. 4º destino mundial en llegadas y 2º en ingresos.
          En todo caso respeto mucho tu postura de transmitir lo más auténtico del viaje. Sin duda blogs como los vuestros inspiran al viaje o, al menos, al deseo del viaje.
          Un saludo,
          David Mora

          • Iván noviembre 30, 2012 en 7:26 pm #

            Soy el primero que defiendo España, pero siento decirte que el turismo que tenemos y los que lo dirigen no destacan precisamente por ser demasiado innovadores. Destacan algunas personas aisladas, emprendedores, organizaciones y esas cosas, pero la industria turística que tenemos no es demasiado innovadora que digamos…
            Dices que recibimos turistas y eso es cierto, pero muchas veces en ciertos lugares sigue siendo con los modelos de hace 40 años.
            Con respecto a por qué los anglosajones no realizan demasiado ese modelo de comunicación y viaje de los blogtrips hay varias interpretaciones. Una de ellas puede ser que es un público objetivo con mucho conocimiento, viajado y también que ve el viaje no solamente como ir de aquí allá.
            Y en cambio prefieren por ejemplo tener embajadores de una zona, región o país . Te puedo decir varias razones, una de ellas es que puede ser más natural, auténtico y curiosamente profesional.
            Si te parece extraño puedes comparar con la importancia y reconocimiento que tiene la literatura de viajes para los anglosajones y la mínima que tiene para los españoles e hispanohablantes en general.
            No me gusta ni entiendo eso de Blog profesional, imagino que es ganar pasta por el blog, imagino que es eso, si se trata de eso pues creo que yo no soy un viajero profesional, simplemente viajo y escribo, aunque siempre he sido un tipo profesional.
            Un saludo

            • Pau diciembre 3, 2012 en 3:09 pm #

              Gracias a los dos por exponer vuestros puntos de vista. A David no lo conozco, pero sí conozco su trabajo y sé que es de esas personas que hace las cosas con tacto y mimando los detalles.

              De Iván, que es un viajero apasionado, romántico, de esos de los que quedan pocos y que como bien ha dicho por arriba, le traen sin cuidado las métricas, el SEO y todas esas cosas.

              Ambos lleváis razón, pero veis las cosas desde prismas distintos.

  4. David Mora noviembre 30, 2012 en 11:02 am #

    Apasionante debate el creado por Pau, a quien todavía no tengo el placer de conocer.
    En mi opinión, y tras haber organizado algunos viajes de bloggers y de prensa, lo que hay es buenos y malos bloggers, buenos y malos periodistas. Si este formato sigue vivo es porque representa un ganar-ganar-ganar-ganar. Gana el destino porque da a conocer sus recursos de una manera más auténtica y directa que con un simple folleto. Gana el periodista o el blogger porque se le ayuda a generar contenido que luego puede vender. Gana el medio final donde aparece el contenido porque así puede seguir vendiendo. Y, por último, gana el potencial viajero porque obtiene contenido actual y de calidad.
    En los viajes que he organizado nunca he dado pautas de qué o cómo se debía escribir. Simplemente alguna indicación sobre el enfoque estratégico del destino, a qué perfil de visitante se desea llegar. Mi experiencia hasta la fecha ha sido muy positiva, con periodistas y bloggers profesionales, a los que les gusta su trabajo y han generado contenido muy bueno.
    Por último, y para matizar el primer comentario de Alberto. Un destino no es un producto turístico. Un hotel o un museo no son productos turísticos. Un producto es la combinación de recursos, con un precio y eso lo venden las agencias de viaje.
    saludos a todos
    David Mora

    • Pau noviembre 30, 2012 en 11:10 am #

      Bienvenido a ‘el pachinko’, es un placer tenerte por aquí. Te doy las gracias porque cuentes un poco la visión de un organizador de blogtrips y cuentes cómo son este tipo de experiencias desde el otro lado.

  5. Héctor de Mi baúl de blogs noviembre 30, 2012 en 10:13 am #

    Alberto y Paco tienen ambos la razón. Quizá la solución, como siempre, está en el justo medio. Publicidad aseptica en el blog. Una publicidad en la sidebar tipo adsense pero bien pagada, no como los ratas de google. Anunciantes que crean en el blog y en los banners en CPM y no en clics en el anuncio (batalla creo perdida en internet) o que su objetivo sea SEO. Anuncios que se vean y punto, como los de las propias revistas de viajes (a veces he intentado clicar el papel o entender como se posicionan mejor en google al verlos y, no lo he entendido).
    Para mí sería lo ideal, no tocar los contenidos y, evidentemente, financiar algo de la enooooorme cantidad de horas que invertimos en el blog. Que es que Paco tiene más razón que un santo, que uno se curra un viaje (por lo menos yo) he intento recoger todos los datos, trucos y cualquier cosa que vaya a beneficiar al lector, y este a cambio me pide que sea más legal que Elliot Ness. Hombre, tampoco vamos a ser los tontos de la mochila.
    En cuanto a los blogtrips os he de decir que personalmente no me gusta mucho viajar con gente y que me lo organicen, coñe, si eso es un blogtrip!!, así que me veréis en muy poquitos (a no ser que me propongan uno que no se pueda rechazar).
    Como veis, es algo personal y no estoy en contra de que otros vayan, lo único que os advierto es que no os indigestéis y os convirtáis en #bloggeroscanaperos que el otro día comentaba Carlos Olmo, que esos empachos al final pasan factura.

    un abrazo y muy bueno el debate.

    • Pau noviembre 30, 2012 en 10:17 am #

      Héctor introduces el tema de un tipo de publicidad como la que nos gustaría a todos, pero desgraciadamente ese tipo de publicidad soñada no funciona y lógicamente las empresas que invierten dinero quieren rentabilizar al máximo esa inversión.

      Todo esto es un mundo muy nuevo y estamos todavía encontrando fórmulas para que todos estemos contentos.

      Sobre los blogtrips, te doy toda la razón en que se tiene que seleccionar mucho a dónde y con quién vas.

  6. Javier I. Sampedro (@jisampedro) noviembre 30, 2012 en 9:54 am #

    Igual llego un poco tarde al debate que se ha vuelto bastante intenso y con muchos puntos interesantes ya comentados.

    Lo que empieza como un blog personal de viajes y como dice Alberto, algo que tengamos como hobby para compartir nuestras experiencias con amigos / familiares.. y que luego va ganando lectores con los que interactuamos, puede llegar un punto en que alguien vea oportuno recompensar de alguna forma esta actividad y esto haga que el punto de vista del bloguero cambie o no. Eso ya es cosa de cada cual y si está dispuesto a sacrificarse por contar a sus lectores sólo las cosas buenas de los destinos que visite.

    ¿Financiación? es algo que es bienvenido y ayuda a mantener los costes de nuestro blog, pero sin perder nuestra identidad, la que nos inició en el mundo de los blogs y recordar el porqué lo empezamos.

    Como dice Robert, tampoco mi blog lo puedo considerar de viajes puramente sino que es un lugar donde recopilo experiencias, aficiones y entre ellas también están algunas de las escapadas que he tenido la suerte de hacer. Y para los que quieran profesionalizarse, hacerlo con rigor y no mezclar las cosas personales, aunque Pau es un ejemplo de que ambas cosas se pueden compaginar, y más sabiendo que está metido en el mundillo sobre los viajes lo sabe mejor que nadie.

    En definitiva, está en nuestra mano el saber cómo orientarnos y ver qué trayectoria debamos trazar, las condiciones que se nos ofrezcan y si profesionalizarnos es algo que va o no con nuestra filosofía, aunque cayendo en una frase mítica “no digas nunca de este agua no beberás” porque no podemos traicionarnos defendiendo valores y luego cambiemos nuestro parecer; creo yo.

    • Pau noviembre 30, 2012 en 10:13 am #

      Jejeje gracias por tus palabras y por aportar más leña al debate.

      Es cierto que todos empezamos de una forma amateur. En mi caso sí que estoy luchando por la profesionalización de los blogs de viajes, pero no me gustaría perder mi identidad con ello.

  7. Robert noviembre 30, 2012 en 5:42 am #

    Quiero dar mi humilde opinión no como bloguero porque mi blog no es de viajes tal cual y ni mucho menos tengo relación alguna con el sector del turismo desde un punto de vista profesional, así que mi opinión es como simple lector de blogs de viajes que tiene un blog propio (donde toco el tema de viajes también)

    Yo pienso que las cosas no son blancas o negras. A mí me parece genial que haya blogtrips para blogueros de viajes (yo no he ido a ninguno) pero el lector tampoco es tonto y si ve que es un blogtrip ya sabe que hay más propaganda que esperiencia personal. Al fin y al cabo es una nueva forma de publicidad. Pero debería decirse claramente que se trata de publicidad pagada (en dinero o billetes y estancia) y que eso influye claramente en los escritos de los blogueros de viajes. A mí no me molesta, lo que me molestaría sería que se engañara a la gente mostrando un viaje como algo personal, todo lleno de maravillas, sin hacer mención a que se ha ido gratis e invitado por la Oficina de Turismo o empresa de viajes de turno.

    Justo esta mañana me acaban de hacer una entrevista en KBS Radio y me han preguntado qué era lo que más me gustaba de mi blog, y sin pensar lo primero que me ha venido ha sido decir que me gusta mi blog porque me hace ser libre e independiente.

    Para quién no lo sepa mi blog forma parte, junto con el de Felipe, de la red de “Blogs amigos de Corea” de la Oficina de Turismo de Corea, y cada trimestre escribimos una entrada que es común a otros blogs. Por mera lógica, no hay que ser muy inteligente, estas entradas siempre hablarán del país en positivo. Y ello no quita de que escribamos otras entradas donde critiquemos otras cosas. Al menos yo hablo por mí. Pero es que hay entradas que van en sintonía con el positivismo. Si hablas de la comida o lugar o ciudad que más te gusta, no vas a ponerte a criticar las cosas. Es lógico, ¿no?. Pero es que por regla general, todos los blogueros, incluído Alberto, estoy seguro de que blogueamos en un porcentaje muchísimo más alto de las cosas buenas que nos ocurren y de los sitios chulos que vemos, que de las cosas negativas que nos pasan. A no ser que seas un gafe o un amargado. Por lo menos a mí no me parece tan interesante fotografiar indigentes coreanos y eso no quiere decir que no haya o que yo deje de ser menos independiente. Justamente quería escribir una entrada que tiene una fuerte crítica política pero entiendo que eso en lo que se dice “un blog de viajes” tal cual, está un poco fuera de lugar.

    De hecho aprovecho para decirle indirectamente a Felipe que ya toca un blogtrip de blogueros hispanos por Corea pagado por la Oficina de Turismo de Corea y que nos ayude a mostrar más zonas del país. 😀 (guiño, guiño). Él se aprovecha de su trabajo para su propio blog y nunca le he visto perder la independencia como bloguero y su forma de escribir siempre suele ser igual.

    Otra cosa es que seamos más políticamente correctos o incorrectos, y nos guste criticar más o aceptemos pulpo como animal de compañía. Eso creo que ya va en la personalidad de cada uno.

    Desde el punto de vista del bloguero profesional a mí me parece genial que haya blogs que puedan profesionalizarse y vivir de ello. Y no está reñido con la existencia de los que tenemos blogs que no queremos profesionalizarnos. Yo sé que en el momento en que mi blog se profesionalizara dejaría de ser mi blog tal como lo conozco ahora, y por tanto no quiero ni me interesa. Ahora, si me dan ayudas o facilidades para mostrar cosas no voy a decir que no, pero siempre y cuando no pierda mi independencia, algo que le dije a Felipe por ejemplo cuantro entré en la red de blogs amigos. Que iba a seguir escribiendo de temas relacionados con criminología aunque no den una imagen positiva, porque son los temas que me gustan, sintiéndolo mucho.

    Justo ayer en clase de español salió este tema. Había un debate sobre esta situación. Imagina que eres un bloguero de fotografía y una marca te cede cada cierto tiempo una de sus camaras nuevas para que las pruebes y des tu opinión. Al margen de que la opinión sea positiva o negativa, tú sabes que esa marca ha sacado ese modelo nuevo sólo con el fin de vender más cámaras porque tecnológicamente no es ninguna mejora, mientras que la marca de la competencia sí que mejora sus productos. Vamos, que están tomando el pelo a los usuarios. En ese caso ¿qué harías?

    1. ¿Escribirías el post dando tu opinión de la tomadura de pelo de esa marca aún a sabiendas de que esa será la última cámara gratis que recibas para probar y con la consecuencia de que los blogs de la competencia te van a adelantar porque no dicen nada de este tema?

    o

    2. ¿simplemente dirías todo lo positivo de la marca/cámara y mirarías hacia otro lado para seguir recibiendo cámaras gratis de esa marca?

    Elegir una u otra opción te hace posicionarte como bloguero entre los independientes y los que se venden. Y en mi opinión yo pienso que los lectores no son tontos, que no se les puede engañar, y a largo plazo dejarán de seguir tu blog por muy “famoso” que sea mientras que los independientes no sólo seguiran con sus lectores fieles sino que irán en aumento. Precisamente el éxito de los blogs son las experiencias personales desde un punto de vista cercano y sobretodo sincero. Cuando se pierde eso, se pierde todo.

    Es mi opinión, lo siento por hacerla tan larga. Lo siento por quién la lea xD

    • Pau noviembre 30, 2012 en 9:14 am #

      Larga y muy interesante Robert, porque has dado en el clavo. Los lectores no son tontos y si intentas engañarlos al final se irán a otro sitio.

      Como he dicho bastante más arriba, cuando vamos a un blogtrip nadie nos dice que tenemos que escribir, cuántas cosas vamos a publicar o cuándo vamos a hacerlo.

      Yo cuando voy a blogtrips luego intento escribir sobre experiencias de las que escribiría si fuera por libre o con mi familia y siempre desde el punto de vista experiencial. Es parte de nuestro trabajo seleccionar y dar nuestra visión.

      Y repito si hay alguna cosa que no me parece bien la decimos y muchas veces son los propios responsables de las ot las que nos piden ese tipo de opiniones para mejorar.

      Como en los blogs de viajes, tambén hay buenas y malas ot y buenos y malos blogtrips, está en la mano del profesional seleccionarlos muy bien.

  8. Alberto noviembre 30, 2012 en 4:51 am #

    Leo ahora muchas respuestas a mi último comentario y no tengo más que agradecer a todos la participación en el debate, tanto si apoyáis mi postura como sino. Toda aportación es enriquecedora.

    Mi punto de vista en esto de los blogs de viajes siempre ha sido el de blogger por afición, como un hobby. He tenido la gran suerte de vivir una larga temporada en dos países como Vietnam y Japón gracias a becas de trabajo y de estudios y estando allí me he dedicado a viajar por los países de alrededor utilizando el dinero de estas becas y sacrificando el confort de una vida cómoda por descubrir lugares interesantes. Luego he publicado la crónica en mi blog a modo de diario de viajes, principalmente para compartir con mi familia y y mis amigos mis andanzas y de un tiempo a esta parte también para ofrecer consejos viajeros a aquellos lectores que tuvieran pensado visitar tal o cual país.

    Con esto quiero decir que no soy periodista y nunca he conocido cómo es el trabajo de escritor de viajes profesional, ni las circunstancias que rodeaban este tipo de profesión en la era de papel ni en la era digital. En este debate muchos de vosotros, Paco, JR, Carol, Doris y por supuesto Pau, me habéis abierto los ojos y entiendo que en estos tiempos las necesidades de financiación os han obligado a tomar medidas que no todos desearías y que los lectores pueden tomar con cierta suspicacia. Está bien que por vuestra parte insistáis en el rigor, la credibilidad y la profesionalidad a la hora de seguir contando viajes, pero como lector os aviso que nosotros estamos siempre atentos a lo que posteáis y que el prestigio y el respeto que os habéis ganado durante todos estos años puede desaparecer de la noche a la mañana si en algún momento sospechamos que vuestra opinión puede haberse visto influenciada.

    Me parece bien que busquéis formas de financiación pero os animo a que no descuidéis el trabajo y tengáis siempre presente lo que opinarían vuestros lectores del artículo que vais a escribir, ya que sois lo que sois gracias a ellos.

    Nos leemos. 😉

    Saludos

    • Pau noviembre 30, 2012 en 9:06 am #

      Sin duda Alberto, la credibilidad o la reputación cuesta muchísimo ganarla y se puede esfumar de la noche a la mañana.

      Nosotros no vamos a dejar de trabajar para conservarla y ejercer nuestra profesión lo mejor posible.

      Como dices, el debate se enriquece con todos los argumentos y todos hemos sacado lecciones muy interesantes.

      Un abrazo!

  9. Felipe noviembre 30, 2012 en 2:08 am #

    Me ha encantado leer este debate, especialmente las opiniones enfrentadas de tres blogueros que están entre mis favoritos: Alberto, Pau y Paco Nadal. No me voy a resistir a dejar aquí también mi opinión al respecto.

    Creo que todos tenéis un poco de razón. Alberto acierta al decir que un bloguero, por muy serio que sea, cuando viaja gratis de alguna forma se ve condicionado a escribir de forma más positiva que cuando viaja por su cuenta. Pau tiene razón cuando dice que un bloguero que acude a blogtrips no merece ser considerado un proscrito. Y Paco mete el dedo en la llaga con su reflexión: si nadie paga por leer blogs de viajes, pero viajar cuesta dinero, ¿cómo se financian los blogueros?

    En mi opinión todo esto se podría solucionar con una gran dosis de ética y algo de sentido común. Por un lado, cuando un bloguero escribe sobre un viaje “patrocinado”, esto debería quedar muy claro en el encabezado del post. Eso de “los amigos de X me propusieron conocer Y”, muchas veces escrito al final del post, no vale. Debería ponerse claramente “a este lugar fui invitado por la agencia X”, y en el primer párrafo del post. De esta forma, quien no quiera leer este tipo de posts podrá saltárselos sin sentirse engañado. Esto mismo aplica a blogs tecnológicos cuando reciben un gadget, o blogs literarios cuando reciben un libro.

    Mantener un blog exige muchas horas de dedicación, demasiadas, y es normal que se busquen vías que compensen ese esfuerzo. Cualquier tipo de financiación que se reciba condicionará la labor del bloguero. Incluso los blogs con publicidad se ven afectados de alguna forma, ya que cuantos más fans o mejor posicionamiento tengan en Google, mayores ingresos recibirán. Eso, aunque sea inconscientemente, afecta al estilo y contenidos, ya que pasamos a luchar por enganchar a una audiencia global, y eso no es lo mismo que escribir para los amiguetes. ¿Significa esto que un blog con Adsense o enlaces pagados a otras webs deja de ser un blog que merece la pena leer? Yo no lo veo así, aunque confieso que he dejado de leer algunos blogs precisamente por eso, por buscar demasiadas veces el aplauso fácil o por abusar del SEO.

    Este reflexión me lleva a considerar que hay muchos blogs de viajes, demasiados, y que estos se dividen en varios tipos. Hay blogs completamente amateur y hay blogs demasiado profesionalizados, de la misma forma que hay blogs bien escritos y blogs mal escritos, o blogs divertidos y blogs aburridos. Al final seremos los lectores quienes apoyemos a unos u otros. Por mi parte, no me gusta cuando varios blogs hablan de un mismo lugar al mismo tiempo y sin decir que se trata de un blogtrip, eso les hace perder credibilidad y poco a poco voy dejando de seguirlos.

    En definitiva, y pidiendo perdón por la parrafada: los blogstrips no deberían ser un problema, siempre que se indique claramente y afecte lo menos posible a la objetividad del bloguero. Pero que quede claro, los blogs que abusan de blogtrips y que siempre hablan maravillas de todos esos sitios pierden interés, y acaban siendo descartados. En estos tiempos en que todos tenemos blogs, el éxito se alcanza mediante la personalización y cercanía (siendo “unique”) y los blogtrips no son la mejor vía para conseguirlo.

    • Pau noviembre 30, 2012 en 9:03 am #

      Interesantes argumentos los que introduces Felipe. Te doy la razón en que hay demasiados blogs de viajes y en que es un error abusar de los blogtrips.

      A lo primero no se le pueden poner vallas al campo, es decir, la diferencia entre el papel y el onlines es que ahora es muy fácil tener un blog. Ya está en la mano de cada autor trabajar duro para sacar la cabecita.

      En cuanto a los blogtrips, hay que seleccionar muy bien en cuántos y en cuáles se participa, porque al final sería un cachondeo.

  10. Doris noviembre 29, 2012 en 10:07 pm #

    Añado solo una puntualización al tema Lonely Planet (To Whom It May Concern): todos sus redactores/escritores/viajeros han de probar con textos en mano (o en soporte electrónico) el haber ejercido como periodistas de viajes (lamentablemente hoy, con o sin título), habría que preguntarles a los implicados cuántos de ellos no han hecho antes de escribir en LP un viaje de prensa (hoy blogtrip) para hablar con conocimiento de causa y calificarlos de “viajeros independientes”. Probablemente nos sorprendería a todos la respuesta. Saludos [email protected]!

    • Pau noviembre 30, 2012 en 8:59 am #

      Es un tema peliagudo, porque ellos sólo por estar bajo el paraguas de Lonely Planet ya se ganan esa credibilidad automáticamente, pero seguro que pasa como en todos los sectores, habrá excelentes periodistas, buenos y malos.

  11. David noviembre 29, 2012 en 2:30 pm #

    No podría estar más de acuerdo con Paco Nadal.

    • Pau noviembre 29, 2012 en 2:45 pm #

      Gracias por pasarte por aquí!

      • moonflower (Carol) noviembre 29, 2012 en 6:57 pm #

        Aunque entiendo los argumentos de Alberto, y en algunos puntos puedo estar de acuerdo como lectora, soy de la opinión que los contenidos que crea un blogger profesional de viajes en la actualidad en 2.0 no son tan diferentes a los que se pudieran crear en papel en el pasado. Sí, ha cambiado la forma, el canal y posiblemente el tipo de público .Pero los destinos y empresas turísticas, siempre han invitado a periodistas de viajes. La única diferencia es que antes se invitaba a los medios , llamésmole revista de viajes por poner un ejemplo, y eran los propios medios quien pagaban a los periodistas por generar ese contenido .

        ¿Era el contenido de esa revista menos creíble por ser el fruto de un viaje de prensa? Pues opino que lo mismo pasa con los articulos en un blog.Dependerá de la profesionalidad de quien escribe el transmitir rigurosidad y “savoir faire”.

        Siempre han existido los publireportajes que cantan a la legua y los artículos inspiradores y evocadores, que te dan información sobre un destino y además te hacen soñar con visitarlo (o no). No veo en que varía que el artículo esté escrito en papel o en un formato digital.Refiriéndome obviamente, a la credibilidad. Sí cambia la difusión que pueda tener ese contenido , su longevidad , su creatividad y muchos aspectos positivos del 2.0 en referencia al papel.

        Uno de los grandes problemas que veo en la actualidad con los bloggers profesionales es su forma de financiarse. Pero que te inviten a un destino no creo en absoluto que influya en un contenido de calidad si eres un escritor riguoroso y profesional. Y hablo desde mi vertiente de blogger, pero también como profesional en D.M.C y gestora de un destino. Y creo que ningún destino debiera pretender que se vendan florituras irreales a la hora de hablar sobre él.

        Uno de los objetivos que los destinos debemos pretender en las publicaciones es que se hable de forma experiencial sobre nuestros recursos y productos turísticos. Que incite a los lectores a pensar “Yo también quiero hacer o ver esto!” .Y creo que el apostar por los bloggers es una forma excelente de conseguirlo.Siempre sabiendo a qué bloggers en concreto se debe seleccionar y tendiendo a segmentar también en esta selección. Si uno vende un hotel de lujo, de poco le vale invitar a un blogger que habla de viajes con mochila, por poner un ejemplo.

        ¿Que los destinos muestran sólo lo bonito? Obviamente. Pero cuando viajamos también tendemos normalmente a visitar los sitios chulos o sugerentes no? Y eso no quita que a lo que a ti te parezca maravilloso, cuando vaya yo no me guste en absoluto. Vaya en un viaje pagado o por mis propios medios.

        Queda aún mucho por hacer, y tanto los bloggers como los destinos tenemos mucho que aprender unos de otros todavía.

        • Pau noviembre 30, 2012 en 8:57 am #

          Completamente de acuerdo con lo que expones y cómo lo expones. También me quedo con la última frase, queda mucho por hacer y esto es tan nuevo que hay muchísimo margen de mejora.

  12. JR Álvaro González noviembre 29, 2012 en 2:10 pm #

    Gracias por compartir la presentación con todos nosotros Pau, a mi juicio clarifica muchas ideas y rompe algunos mitos sobre los blogs y su profesionalización.

    Llevo más de 15 años trabajando en distintos medios de comunicación como periodista y ahora lo hago en mi blog. En mi vida me han escrito o me han dicho qué poner en un artículo o reportaje, lo mismo que sucede ahora mismo en VRyF.

    Alberto, te puedo asegurar que he ido a decenas de lugares como enviado especial y he participado en bastantes viajes de prensa pagados por el destino a los medios para los que trabajaba y NUNCA entendí que pusiera en riesgo ni mi independencia ni mi criterio.

    Travel Inspirers es un grupo de personas de distintas disciplinas que nos hemos juntado para aunar fuerzas y hacer contenidos más potentes para el viajero y el destino, y en ellos ponemos toda nuestra ética y nuestra decencia profesional.

    Y la Lonely Planet….no me tires de la lengua.

    • Pau noviembre 29, 2012 en 2:43 pm #

      Lo mismo que le he dicho a Paco por ahí arriba, gracias por contar tu experiencia y aportar más argumentos al debate.

      ¿Y si te tiro de la lengua sobre Lonely Planet?

  13. Paco Nadal noviembre 29, 2012 en 1:59 pm #

    Estimado Alberto: te agradezco que hayas creado el debate, porque no estás exento de razón. Vaya por delante que me he pagado de mi bolsillo a lo largo de mi vida más viajes que muchos de vosotros juntos (aunque solo sea porque tengo muchos más años) y que he conocido el periodismo de verdad en el que tu medio te pagaba los gastos que generaba crear la noticia para que pudieras darla de manera independiente. Así que creo que se de qué hablo.

    La respuesta a tus dudas la das tu mismo en el párrafo final cuando hablas de la forma de trabajo de los redactores de Lonely Planet: “Ese es el modelo que ha triunfado en la era del papel, ¿por qué debería ser diferente en la era de internet?”

    Pue sencillamente Alberto, porque en la era de papel a ti no te importaba pagar 23 euros por una guía de Lonely Planet (con lo que la empresa obtiene un beneficio y puede pagar a sus trabajadores) y en la era de internet te lees el blog de El Pachinko y todo lo que te da la gana gratis… y no estás dispuesto a pagar por ello. Porque es de tontos pagar en internet, ¿verdad?

    ¿Qué tal si pagaras una suscripción de 3 € al mes por leer el blog de El Pachinko? Con unas cuantas suscripciones Pau podría ser un autor completamente independiente y hablar sin cortapisas de lo que le de la gana.

    Pero por desgracia el mundo no va por ahí. Exigís como lectores gratuidad total y llegamos a esta curiosa paradoja:

    -los lectores lo quieren todo gratis,
    -los medios de comunicación tradicionales están en quiebra y no pueden pagar gastos de producción,
    -pero los que debemos sin incólumes e incorruptibles somos los prescriptor de viajes porque si aceptas un solo euro para financiarte un viaje eres vendido y hace publicidad en vez de información.

    Un poco de seriedad o de cordura, ¿no?

    Tienes toda la razón en tu argumento, y ojalá no tuviera que aceptar ni un solo viaje de prensa más, pero dime: ¿estás dispuesto a pagar por leer mi blog o el suplemento de viajes de un periódico? Si la respuesta es negativa, ¿cómo me financio? Porque yo voy a seguir viajando y contándolo, eso tenlo por seguro. No voy a dejar mi profesión porque tu creas que me estoy vendiendo.

    El cinismo de muchos lectores me parece tan criticable como el que nosotros aceptemos viajes pagados.

    Por otra parte, hay formas y forma de aceptar un viaje pagado. Puedes ser un baboso y hacer publireportajes o a pesar de todo mantener un cierto espíritu crítico. A mi jamás nadie me ha dicho de qué tengo y no tengo que hablar en un viaje de invitación. Acabo de volver de Ecuador, donde he ido invitado, y no me corté al escribir que el mercado de Otavalo está sobrevalorado y no deja de ser un mercado para turistas más.

    De todas formas, no me malinterpretes. La razón la llevas tú: pierdes autonomía si aceptas viajes. Pero te propongo que a partir de ahora se paguen por los contenidos en la red, como se hacía en el papel. Si te parece bien, hemos llegado a una solución al problema.

    Lo que no se puede es ir chillando por un lado contra la ley Sinde y tal y tal, porque las reglas del juego han cambiado (es verdad) y luego a nosotros, a los creadores de contenidos exigirnos, que sigamos jugando con las reglas de antes, del papel. O todos somos muy moderno y 2.0 o no somos ninguno.

    Gracias

    • Pau noviembre 29, 2012 en 2:40 pm #

      Muchísimas gracias por añadir un nuevo punto de vista al debate, creo que una persona de tu experiencia y relevancia aporta mucho a este asunto.

      Alberto es un gran viajero y tiene un blog cojonudo. Entiendo muchas de sus inquietudes y creo que hace fenomenal en ponerlas sobre la mesa porque seguro que muchos piensan como él.

      Ahora ya es cosa del lector que valore las dos posturas y que se forme una opinión sobre el tema.

    • Alberto noviembre 29, 2012 en 3:04 pm #

      Gracias Paco por responder personalmente a mi comentario. Soy un gran admirador tuyo desde hace mucho tiempo y reconozco que parte de mi afición por viajar se debe a que he leído artículos que has escrito tú.

      Entiendo que tú llevas en esto de los viajes más tiempo que ninguno y habrás explorado todas las fórmulas. Está claro que alguien tiene que pagar a los escritores de viajes. Pero si el principal beneficiario de su labor es al mismo tiempo la mano que les está dando de comer existen motivos para dudar de que puedan ser 100% objetivos y rigurosos. Es lo que estoy intentando decir.

      Yo no opino que pagar en internet sea de tontos. Hay muchos modelos de negocio que no estaban ahí hace tiempo y que han cubierto una necesidad a cambio de dinero. Yo compro álbums de música en iTunes porque me parece más cómodo que tirarme media hora buscando un lugar desde donde descargarlos de forma segura, sin el engorro de tener que etiquetar los mp3, buscar las carátulas y demás; también he comprado libros digitales por internet, y no por ello pienso que haya sido un tonto cuando si busco y rebusco seguro que puedo encontrar el pdf colgado en un servidor por ahí perdido. La clave está en ofrecer un producto de calidad a un precio razonable y que la opción de pago sea cómoda.

      Llegado el caso, me parece mejor pagar por un reportaje de viajes que comenzar el artículo leyendo “este post ha sido patrocinado gracias a la oficina de turismo de tal país”. Digo esto por lo que ha comentado antes Xavi, ¿qué pasa si mi experiencia no es tan buena como la que ha tenido el autor? Seguramente lo achaque al hecho de que al escritor le han puesto las cosas más fáciles para viajar a ese destino y yo he tenido que enfrentarme a problemas. Se rompe la confianza. Es por ello que los bloggers profesionales de viajes tienen la responsabilidad de ser objetivos y no basarse únicamente en su experiencia personal, porque hay gente que organiza sus vacaciones, su luna de miel o el viaje de sus vidas, basándose en lo que dicen estas personas. Al hablar de un destino en sentido positivo tienen que estar seguros de que la experiencia será positiva en cualquier circunstancia, porque sino habrá lugar para las decepciones. No estoy diciendo que las oficinas de turismo/aerolíneas/hoteles que os invitan a cambio de dar vuestra opinión os dicen lo que tenéis que escribir, sino que os tenéis que poner en la piel de una persona corriente que ha estado ahorrando durante meses para volar en clase turista, alojarse en la habitación más cutre del hotel y moverse por el destino sin ir acompañado de un guía local. ¿Vivirá la misma experiencia que habéis descrito vosotros en vuestro artículo? A eso me refiero con ser riguroso.

      Yo entiendo que hay autores de viaje como tú que si viajan a un sitio que está sobrevalorado o es una mierda lo dejan claro y el lector se da por enterado, pero hay otros escritores que venden destinos como si fuera un lugar de cuentos de hadas. Si es un blog que escribes por afición, pues oye no tienes porqué ser preciso, pero si te consideras un profesional de ello, te dedicas a ello, vives de ello, entonces tienes una responsabilidad con tus lectores. Lo que no puede ser es que en tu blog todos los artículos hablen maravillas de todos los destinos en los que has estado como invitado, eso da que sospechar.

      Y termino ya porque sino se va a eternizar el debate.

      Saludos cordiales, Paco.

      • Pau noviembre 29, 2012 en 3:13 pm #

        No sé vosotros, pero yo he sacado muy buenas conclusiones de todo esto.

    • Robin Jú noviembre 30, 2012 en 4:00 pm #

      Después de leer todos los comentarios, me quedo un poco con la reflexión de Paco, Nos hemos acostumbrado al gratis total de tal forma que encima nos volvemos exigentes con los contenidos que obtenemos de esa forma y nos atrevemos a condicionar como se han conseguido (invitación a viajes, reseñas pagadas). La iniciativa travel inspirers, a la que desgraciadamente no pertenezco, me parece una buena forma de asociación de un conjunto de profesionales que me imagino, que tal y como está el patio, necesitan unir fuerzas para seguir en este mundo, donde tanto aficionado, como yo, participa.

      Yo no creo que un blog deba ser una guía de viajes, yo huyo de eso, para eso me compro una guía. Yo busco experiencias, curiosidades, detalles y sobre todo honestidad y un poquito de pasión en lo que haces. Yo creo que se nota perfectamente quien escribe convencido y quien lo hace por obligación (pagado o subvencionado y sin creer en el producto).

      Por otro lado, ¿porqué para que algo sea creíble tiene que tener cosas malas?. Yo estuve en la India y os puedo contar dos o tres cosas malas del viaje y 500 buenas. De ahí salen 50 entradas positivas y dos con críticas…

      Y para Alberto, te entiendo perfectamente, hay muchas páginas que venden motos, con no visitarlas… Pero esta página, y la de algunos de los comentaristas de aquí, a mi no me lo parecen.

      Un saludo a todos,

      Alfonso!!

      • Pau noviembre 30, 2012 en 4:54 pm #

        Yo tampoco soy de la opinión de que los blogs de viajes tengan que ser guías y también opino que para que un relato viajero sea veraz tiene que tener contar también las cosas malas… siempre que las tenga claro.

        Gracias por tus palabras y por aportar tu opinión al debate.

  14. Xavi_kun noviembre 29, 2012 en 1:17 pm #

    Interesante el debate que estáis teniendo, como ya han dicho, depende mucho de la profesionalidad del blogger/periodista.

    Aunque el hecho de hacer post “patrocinados” por alguna oficina de turismo, aerolínea, hotel, etc puede ser peligroso, ya que igual a vosotros os tratan con mas mimo y honestamente publicáis que ha sido una experiencia genial y luego voy yo y por alguna razón no tengo una buena experiencia y puedo pensar que no fue un post objetivo, en cambio de haber sido una experiencia “sin patrocinar” posiblemente piense que simplemente ha sido un mal día.

    Lo que me da buena señal es que siempre se diga que han sido invitados, o patrocinados, o un blogtrip organizado por X, porque así el lector siempre sabe la verdad.

    Pero siempre habrá de todo, mas objetivos, menos, mas profesionales, menos… incluso, como dice Pau, ha habido conflicto con Lonely Planet por haber descrito sitios en el que el autor no había estado y eso es peor cuando se autodefinen como “viajeros independientes” , por supuesto habrán sido pocos, pero quien sabe…, y si esto ha pasado quien dice que no puedan también ser comprados por hoteles o restaurantes para tener buenas críticas …

    En fin, solo nos queda apelar a la profesionalidad del que escribe y siempre ser críticos con lo que se lee y ver diferentes fuentes.

    Abrazos

    • Pau noviembre 29, 2012 en 1:37 pm #

      Me gusta que nos digáis cómo se ve la película desde fuera. A veces tendemos a ser demasiado endogámicos. Es bueno tener varios puntos de vista sobre este asunto, más si viene de buenos blogueros y viajeros como tú o Alberto.

  15. Alberto noviembre 29, 2012 en 11:04 am #

    Pau, gracias por contestar y por hacerlo de forma extensa dando tus argumentos.

    Yo creo que la independencia se pierde en el momento en el que obtienes algo a cambio de dar tu opinión, ya sea dinero o gastos pagados (que al fin y al cabo supone ahorrarte tu dinero). Te has vendido, y por muy objetivo que intentes ser es imposible que mires las cosas con el mismo cristal.

    Como lector tuyo desde hace años, siempre me ha gustado la forma que tienes de contar tus experiencias en tus viajes y he valorado tu opinión objetiva de forma que si un sitio te ha gustado me lo apunto para verlo yo también y vivir la misma experiencia positiva. Lo mismo pasa con las experiencias negativas. El problema de chantaje que sufriste en Varanasi (http://elpachinko.com/nuestros-viajes/viaje-a-la-india-sobornos-en-el-aeropuerto-de-varanasi/), por ejemplo, en su día me hizo replantearme mucho viajar a la India.

    Sin embargo, de un tiempo a esta parte has posteado contenido patrocinado que has mezclado con el contenido de viajes que has pagado de tu bolsillo y me he sentido engañado porque es obvio que no podré tener la misma experiencia que tú, que has viajado gratis con una aerolínea y te has hospedado en un buen hotel a cambio de escribir un artículo, pudiendo dejar más de la mitad del presupuesto que normalmente dedicarías a ese viaje para otros lujos. Hay que ser de piedra para no sentirse feliz y contento mientras estás en el destino, pienso yo. Eso, quieras que no, afecta a tu modo de ver las cosas.

    En cuanto a los blogtrips, sigo pensando que si has venido invitado por una oficina de turismo como mínimo tienes la obligación moral de quedar bien con ellos, así que dejas de tener total libertad para postear lo que te parezca. En conclusión, dejas de ser independiente. Que te vuelvan a llamar en el futuro depende de que tu artículo les guste y sea favorable.

    Te invito a que te compares con otros entusiastas viajeros como los autores de Lonely Planet, las mejores guías de viaje conocidas por su rigurosidad.

    “Los autores de Lonely Planet son entusiastas y experimentados viajeros independientes. Sus métodos de investigación no se basan en extraer información por teléfono o vía Internet, ni aceptan retribuciones en dinero o especie a cambio de reseñas favorables.” (http://www.lonelyplanet.es/quienessomos.aspx)

    Ese es el modelo que ha triunfado en la era del papel, ¿por qué debería ser diferente en la era de internet? ¿Por qué os empeñáis en crear un modelo de negocio basado en aceptar retribuciones a cambio de reseñas? ¿Es que acaso no existen fórmulas para obtener beneficios sin sacrificar la independencia a la hora de escibir?

    Saludos

    • Pau noviembre 29, 2012 en 12:16 pm #

      Gracias de nuevo por avivar el fuego del debate 😀

      Yo no tengo tan claro que una persona deje de ser independiente por el hecho de que la inviten a probar un producto, ya sea un destino, una aerolínea o un hotel, sobre todo porque luego está en la mano del periodista/bloguero ser riguroso y profesional a la hora de contar los hechos y verter una opinión sobre su experiencia. Repito, está en juego nuestra credibilidad, así que somos los primeros interesados en hacer las cosas bien.

      Según tu argumento todos los críticos de cualquier sector no serían independientes, ya que en la mayoría de los casos son las marcas las que les dan a probar sus productos. Y creo que no es así, como en todos los sectores hay buenos, regulares y malos profesionales y en nuestras manos está el hacer las cosas bien.

      En ningún caso me considero un vendido por participar en blogtrips, ya que me lo tomo como un trabajo (pese a que no cobre por ir a esos viajes) e intento dar siempre valoraciones personales y críticas sobre lo que estoy viendo o haciendo en cada momento.

      Como he dicho antes, por el hecho de que me inviten a un viaje no compran mi opinión y en el momento alguien me sugiera algo parecido dejaré de ir a este tipo de viajes. Además no creo estar engañando a nadie porque si no me pago yo el viaje lo digo.

      Dices “Que te vuelvan a llamar en el futuro depende de que tu artículo les guste y sea favorable.”

      Mi objetivo como bloguero de viajes no es ir a blogtrips ni viajar de gorra, sino hacer un blog de viajes personal, de calidad y siempre basado en mis propias experiencias. Si quisiera podría estar todas las semanas en varios blogtrips, pero no lo hago porque no es mi forma favorita de viajar y porque me gusta seleccionar mucho los destinos teniendo en cuenta lo que creo que les va a interesar a mis lectores.

      No nos engañemos, viajar es caro, y los blogtrips nos proporcionan a los blogueros la materia prima con la que trabajamos, que son los viajes, nada más. Ni me estoy lucrando con ello, ni estoy perdiendo mi independencia, ni mucho menos vendiendo a quien me invita. El factor por el que decido ir a un blogtrip o no suele ser el humano, es decir, que la persona que lo organiza me genere mucha confianza, que se haya trabajado muy bien su relación conmigo y que me trate como a un profesional.

      Y otra cosa ¿realmente te crees que los de Lonely Planet son viajeros independientes, que no dejan que los inviten a nada o que prueban todo lo que recomiendan? Sólo tienes que navegar un rato por internet para descubrir que no es oro todo lo que reluce con Lonely Planet y que en ocasiones hablan de lugares en los que ni han estado.

      Para concluir, en ningún caso el modelo de negocio de Travel Inspirers está basado en aceptar retribuciones a cambio de reseñas, nuestra credibilidad está en juego. Eso sí, veo muy lícito que intentemos rentabilizar nuestro trabajo de algún modo, pues las hipotécas o las guarderías no se pagan solas 😉

      • Alberto noviembre 29, 2012 en 2:11 pm #

        No sé Pau, no me convence tu argumento.

        El día que lea alguna crítica tuya o de otro compañero sobre un destino turístico al que le hayan invitado que sea más negativa que positiva empezaré a creerme lo que dices de rigor y profesionalidad. Por el momento, todo lo que veo son destinos ideales, aerolíneas eficientes y hoteles super comfortables.

        Permíteme que me muestre escéptico ante la casualidad de que todo sobre lo que escribís sea tan maravilloso y perfecto. A lo mejor podrías más críticos con vuestra labor, sobre todo teniendo en cuenta que ahora que sois “profesionales”. No he vuelto a ver en mucho tiempo al Pau indignado que despotricaba sobre su experiencia negativa en la India.

        Sobre lo último que comentas: “en ningún caso el modelo de negocio de Travel Inspirers está basado en aceptar retribuciones a cambio de reseñas”, ¿quiere decir que trabajáis gratis, sin recibir ningún tipo de retribución a cambio de vuestro trabajo de promoción? Digo esto porque, no sé a los demás, pero viajar con gastos pagados a mí me parece un tipo de retribución: ver mundo sin poner un duro de tu bolsillo, ¡un chollo!

        Saludos

        • Pau noviembre 29, 2012 en 2:36 pm #

          Tú eres lector del blog desde el principio y sabes que nos es normal que haya post como los del soborno de Varanasi, pero es porque no me he topado con situaciones tan extremas en otros viajes. La India puede ser muy hardcore a veces 😉

          Tengo un amigo, que precisamente trabaja en una oficina de turismo, que dice siempre que si metemos la cabeza en un cubo de basura del destino al que representa está claro que podemos decir que su destino huele a basura.

          A donde quiero llegar con esto, pues que mi forma de escribir y trabajar ha sido siempre la misma, me pague yo el viaje o sea invitado por alguien.

          Siempre intento buscar el lado positivo de las cosas (también en mi día a día), pero cuando tengo que ser crítico lo soy.

          Cuando viajo no me gusta meter la cabeza en los cubos de basura y creo que a ningún viajero le gusta hacerlo, por eso intento quedarme con experiencias que me han gustado y que creo que a los lectores les gustaría hacer. ¿Eso es ser menos profesional?

          Te aseguro que cuando me encuentro con una experiencia que no me gusta la cuento, sobre todo para prevenir a viajeros que se pueden topar con estas situaciones en el futuro.

          En cuanto a lo de Travel Inspirers, comentarte que ofrecemos otro tipo de servicios por los que cobramos, pero cobrar por viajar no es uno de ellos.

          Y una vez más te doy las gracias por avivar el debate. Sé que no es un ataque personal hacia mí y que las preguntas que tú te haces se las pueden estar haciendo otros lectores.

          Ya te digo que siempre me ha gustado tu lado analítico y crítico de la realidad, aunque no estemos de acuerdo en algunos puntos de vista.

          Un abrazo!

          • Alberto noviembre 29, 2012 en 3:15 pm #

            Pau, desde luego que no es un ataque personal contra tí y a veces hablo en plural refiriéndome a vosotros. Perdona no obstante que haya sido tu blog en el que he decidido descargar mi crítica. Podría haber sido el de cualquiera pero quizás he decidido hacerlo aquí porque me parece un buen lugar para debatir.

            No obstante, ya dejo claro que no eres sólo tú el único escritor de viajes al que van dirigidos mis comentarios, aunque como te conozco personalmente me gusta que conozcas mi opinión sobre este asunto. A otros escritores de viajes a lo mejor les importa un pimiento lo que tenga que decir.

            Quizás no estamos de acuerdo pero debatiendo siempre podremos aprender algo el uno del otro, eso está claro.

            En cualquier caso, nada de esto va a afectar a la relación de amistad que tengo contigo, y seguiré leyendo tu blog. Simplemente tómate esto como el aviso de un lector habitual: no me gustan los post patrocinados descarados, siento que estoy perdiendo minutos o segundos de mi vida leyendo ese post.

            • Pau noviembre 29, 2012 en 3:21 pm #

              Tomo nota de tus críticas, porque me servirán como motivación para mejorar mi forma de trabajar.

              Creo que este tipo de debates son muy positivos y ojalá hubiera más de este tipo y con esta cordialidad en otros ámbitos de la vida 😀

              En fin, que un abrazo grande y para nada va afectar esto a nuestra relación a distancia 😉

            • José Luis noviembre 29, 2012 en 4:47 pm #

              Paco, todo un maestro, una muy clara explicación de cómo están las cosas…

              Y Alberto, ojo, que tienes bastante razón en lo que dices, pero insisto, honestidad profesional, ética y estética…

    • Jose Luis noviembre 29, 2012 en 12:59 pm #

      Pienso que la clave esta en conjugar profesionalidad, honestidad, ética y estética. Siempre ha sido ha sido así en el buen periodismo, aunque para ello se necesita también experiencia

      • Pau noviembre 29, 2012 en 1:31 pm #

        Son cualidades que debería tener todo buen blog de viajes y que para obtenerlas tenemos que trabajar duramente.

  16. Alberto noviembre 29, 2012 en 4:40 am #

    Yo creo que con la profesionalización de un blog de viajes este deja de ser un blog de viajes para convertirse en otra cosa, llamémoslo un blog de turismo. Para mí, la esencia de los blogs de viajes es compartir los viajes como una fuente de placer y de realización personal, no con vistas a hacer un negocio. Para eso ya existe un sector, que es el sector turístico, y en estos tiempos modernos debe tener cabida para los blogs y los bloggers que patrocinan productos turísticos, etc. pero no me parece bien mezclar las dos cosas. En la era del papel uno podía diferenciar claramente lo que era una guía de viajes y lo que era un folleto turístico, así que en la era digital debería ser igual. ¿Tú entenderías que a los redactores de la Lonely Planet les pagara la Cámara de Turismo de tal país por contar sólo las maravillas y no las miserias? ¿O que recibieran una estancia gratuita en una suite de lujo a cambio de colocar ese hotel como el número uno? No, son autores independientes. Pues con los blogs de viajes debería pasar lo mismo.

    En mi opinión, un blog de viajes enseña destinos e invita a la gente a viajar a esa parte del mundo en el caso de que la experiencia haya sido positiva o a no hacerlo en el caso de que haya sido negativa. Además de las cosas buenas, un blogger de viajes tiene la libertad de comentar las cosas malas; te dirá sin reparo que si vas aquí te intentarán timar, o que si vas a allá te encontrarás masificación turística. Un blog de turismo vende productos turísticos y es obvio que para este hablar bien de un destino tiene poco o nada que ver con la calidad real del lugar, sino con el dinero o los costes del blogtrip que se está dando al blogger a cambio de publicitar ese destino. Nunca tendrán la libertad de hablar mal de un destino y todos los puntos negativos probablemente se intentarán adornar para que el lector no los tenga en cuenta.

    Entiendo que vuestros blogs nacieran en un principio como blogs de viajes pero al llevar a cabo la profesionalización han pasado a ser otra cosa. Y oye, me parece estupendo que queráis aprovechar vuestra red de lectores hacer negocio y vivir de ello, pero estaría bien que dejarais las cosas claras.

    No enseñáis destinos, sino productos turísticos.

    ¿Travel Inspirers? No estáis inspirando a la gente, estáis vendiéndoles un producto comercial. Y como tal, los consumidores deben saber que lo que estáis diciendo no tiene porque ser vuestra opinión personal sino que viene condicionada por el hecho de que os están pagando.

    En fin, esta es mi opinión personal de este tema.

    Saludos

    • Pau noviembre 29, 2012 en 10:06 am #

      Hola Alberto, lo primero darte las gracias por un comentario tan extenso. Tal y como está el patio hoy en día con los comments es de agradecer que te hayas tomado tanto tiempo en dar tu punto de vista sobre este tema.

      Sabes que te aprecio mucho y siempre me ha gustado tu punto de vista crítico y analítico, porque además das tu opinión de forma constructiva. Comentarios como los tuyos son los que nos animan a seguir adelante.

      Este debate surge en todas las presentaciones a las que voy y en la gran mayoría de eventos de blogs de viajes.

      Dicho esto tengo que decir que no estoy de acuerdo en algunas cosas que comentas.

      Para empezar decirte que esto nunca ha dejado de ser un blog personal sobre viajes y además independiente. En el momento en el que pierda esa independencia mi blog deja de tener valor para los destinos o empresas turísticas, porque lo que les interesa es mi punto de vista.

      Nunca he cobrado por ir a un viaje y sigo diciendo que la forma de viajar que más me gusta es cuando voy con Vero y Teo pagado el viaje de nuestro bolsillo, que por otra parte, es la mayoría de las veces.

      Otra cosa es cuando me invitan a un blogtrip. En ese caso suelo ir con todos los gastos pagados, pero eso no implica que compren mi opinión. De hecho, nadie me ha dicho nunca lo que tengo que escribir, cuándo tengo que escribir o me han censurado cuando he hablado de algo que no me parecía bien.

      Los periodistas más veteranos y prestigiosos del grupo siempre me dicen “te reto a que me digas cuál de mis artículos forma parte de un viaje de prensa o cuál por libre”. Es decir, está en nuestras manos ser profesionales en el sentido de intentar ser lo más rigurosos posibles con lo que contamos y dando nuestra opinión personal sobre el destino, la aerolíneas o el hotel al que hemos ido. De otro modo, nuestro trabajo no sirve para nada. Es nuestra reputación personal y como periodistas la que está en juego, así que nosotros somos los primeros que queremos cuidarla al máximo.

      En mi caso cuando voy invitado por alguien me gusta decirlo para que mis lectores lo sepan, pero si la experiencia ha tenido carencias o el destino estaba masificado también lo digo y no pasa nada de nada. Al fin y al cabo se trata de ser honesto con mis lectores y conmigo mismo.

      Otra cosa es que en los blogtrips nos suelan enseñar lo mejor del destino, y lógicamente intentan impresionarnos para que luego hablemos de lo maravilloso que es tal o cual lugar.

      Eso también está cambiando y las oficinas de turismo se han dado cuenta de que el bloguero debe tener libertad para explorar el destino por su cuenta y tener tiempo libre para tener contacto con la población local. Es decir, ellos mismos se han dado cuenta de que no tiene sentido implicar a un bloguero en su estrategia de comunicación si el bloguero no es independiente o no está siendo él mismo.

  17. vero4travel noviembre 28, 2012 en 6:12 pm #

    Estoy segura de que fue una ponencia estupenda! Como la que pude disfrutar en Alicante hace unas semanas atrás.
    Esperemos que muchas empresas se motiven y empiecen a apostar por los blogueros.
    Pienso que todos te estamos muy agradecidos de que difundas porqué es positivo apostar por este tipo de estrategias para fomentar un destino de vacaciones.
    Un saludo,
    Verónica.
    Vero4travel

    • Pau noviembre 28, 2012 en 6:15 pm #

      Hoy comment de los dos hermanos, qué honor 😀

  18. Mario Schumacher noviembre 28, 2012 en 3:26 pm #

    Enhorabuena por tu post Pau.
    Ha sido la segunda vez que estuvimos en juntos en unas ponencias ayer.
    Benidorm tiene algo, que cada semana suelo ir 2 o 3 veces a visitarlo…y desde Calpe no lo tengo muy lejos.
    Un fuerte abrazo y hasta pronto; Mario :))

    • Pau noviembre 28, 2012 en 4:15 pm #

      Bienvenido Mario, seguro que repetimos en más sitios.

      Un abrazo y hasta pronto!

  19. Robin Jú noviembre 28, 2012 en 12:39 pm #

    Me ha encantado la presentación y como expones tus ideas. Este mundo se está volviendo muy complicado para vosotros.

    Yo no me dedico profesionalmente a esto, cosa que me encantaría aunque no se si estoy preparado. Tampoco considero que mi blog sea exclusivamente de viajes,

    Por lo que visto desde fuera, creo que este medio puede ser la referencia en el futuro para buscar información.

    Lo único que creo es que so tenéis que diferenciar y alejar de las típicas páginas guías o de relatos. Y tu blog y el de Jose Ramón lo hacen..

    Un abrazo
    http://robinju.blogspot.com/

    • Pau noviembre 28, 2012 en 3:00 pm #

      Bienvenido a ‘el pachinko’. Si no nos diferenciamos de lo que había antes no tenemos ningún futuro. Hay que focalizar como dice Joantxo!

  20. Vero4travel noviembre 28, 2012 en 12:25 pm #

    Siendo un bloggero de viajes de Benidorm me siento doblemente orgulloso de que mi ciudad apueste por los bloggers. Curioso lo de telemadrid, da mucho que pensar.

    Jesús Martínez
    Vero4travel

    • Pau noviembre 28, 2012 en 2:59 pm #

      Bueno Benidorm será lo que será pero es uno de nuestros iconos turísticos fuera de España.

  21. José Luis noviembre 28, 2012 en 11:36 am #

    Buena presentación, Pau 🙂

    • Pau noviembre 28, 2012 en 2:58 pm #

      Gracias por ayudarme con ella 😀

  22. Sele noviembre 28, 2012 en 11:32 am #

    Es así… Pau. Eres una persona que lo tiene muy claro, que confia en lo que hace y en lo que podemos hacer los demás bloggers de viajes.

    Ahora falta saberlo transmitir, saberlo llevar a los destinos. Recientemente mandé una propuesta integral que creo que era muy interesante a una oficina de turismo XYZ y me contestan que no quieren famtrips… Nadie se lo había pedido, ni mucho menos. Y todavía muchos están muy verdes. Probablemente a muchos de nosotros también nos falte ese punto, ese hervor, pero creemos en ese producto, confiamos en ese producto.

    Y gente como tú hace mucho por cambiar esa visión.

    Enhorabuena por el artículo!

    Sele

    • Pau noviembre 28, 2012 en 2:58 pm #

      Y como tú Sele. Hay muchos destinos que se están poniendo las pilas y a nosotros nos toca estar a la altura de las circunstancias.

  23. José Carlos DS noviembre 28, 2012 en 11:30 am #

    El punto de vista es estupendo, si queremos que nos tomen como profesionales, es tan sencillo como comportarse como tales.

    En mi caso se puede decir que estoy comenzando a sacar la cabeza en esto de difundir la imagen de mi blog y el trabajo que realizo, pero desde el primer momento lo que tengo claro, es que cuando se va a un blogtrip o cualquier otro evento, hay que saber que no se va de vacaciones, sino que se va a trabajar y a cumplir con unos objetivos, no simplemente a hacer lo mínimo y pasar a otra cosa, pues a la larga eso va en perjuicio de uno mismo, así como del resto de la comunidad bloguera, si esta práctica se extiende.

    • Pau noviembre 28, 2012 en 2:57 pm #

      Me quedo con tu primera frase, si queremos que nos traten como profesionales, tendremos que actuar como tales.

Trackbacks/Pingbacks

  1. El ‘blogtrip’ como nueva apuesta de las Oficinas de Turismo | Tuforo.org - enero 17, 2013

    […]  Hay quien cree que si se informa de manera honesta y directa a los lectores sobre ‘la invitación’ es probable que éstos lean la entrada desde una perspectiva distinta. Yo opino que debe ser revelado para evitar suspicacias. Lo que no da lugar a dudas es que este tipo de experiencias sirve para recuperar algo que el dinero no puede comprar, el impagable valor de la experiencia del viajero. […]

  2. Bitacoras.com - noviembre 28, 2012

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Qué aporta el nuevo bloguero profesional a la nueva comunicación de destino. El caso de Travel Inspirers from Pau García Solbes Ayer me invitaron a dar una ponencia en el seminario “Claves para optimizar la organización de bl…..

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.