Colas y gárgolas en Notre Dame de París

Gárgola de Notre Dame en París

Hay lugares que no necesitan ninguna presentación. La Catedral de Notre Dame de París es de esos rincones afamados de allende los mares, de esos monumentos que tantas veces has visto en postales, leído sobre él en libros o visto inmortalizado en algunas películas que te resulta familiar. Muchísimo antes de que los productores de la Disney lo infantilizaran, Quasimodo ya saltaba de gárgola en gárgola en las páginas de la universal Nuestra Señora de París, de Victor Hugo.

Notre Dame es una de esas maravillas archiconocidas, así que por mucho que lo intentes es imposible visitarla sin tener una idea preconcebida de su belleza y majestuosidad. Un imprescindible en los viajes a París que se llevaba todos los piropos mucho antes que la Torre Eiffel ¿Nos jugarían las altas expectativas una mala pasada durante la visita a una de las catedrales góticas más célebres del planeta?

Cómo llegar a Notre Dame de París

Fotos de Notre Dame de Paris

Tras dar un paseo por el reino de los juguetes, tomamos el metro que es la forma más rápida de llegar hasta este imponente lugar. Si pillas la línea morada, debes apearte en cité. Si te viene mejor subir a uno de los trenes RER, la estación más próxima es Saint-Michel-Notre-Dame de las líneas B y C. En autobús, puedes coger las líneas 21, 38, 47, 85, 96. Independientemente del medio de transporte que elijas, de repente te verás en Les Îles. Este punto es considerado el corazón de la centenaria París. Las paredes y calles están cargadas de historia.

En aquel viaje a París decidimos jugar a no mirar el reloj y a tomarnos las cosas con calma. Disfrutar de cada sorbo de la ciudad. Quizás fue una osadía fruto de no haber tomado todavía el primer café del día, pero pronto nos dimos cuenta de que todo el mundo había decidido visitar la capital de Francia aquel fin de semana… y, por supuesto, querían ver los mismos lugares que nosotros.

Colas para acceder Notre Dame

Fotos de Notre Dame de Paris, entrada

Las colas que vimos en la Sainte-Chapelle no fueron un buen augurio. Al llegar a la plaza donde reposa desde hace ocho siglos la catedral gótica más célebre del mundo se despejaron todas nuestras dudas. Una marea de gente hacía cola para entrar a la Catedral de Notre Dame (entrada gratuita, aunque puedes evitar las colas reservando este tour guiado y entrada a Notre Dame y la Sainte-Chapelle) y aguantaba el frío de diciembre de una forma muy estoica.

Las bajas temperaturas del invierno parisino no se asemejan demasiado a las que normalmente gozamos en Alicante, así que pronto se convirtieron en nuestro peor enemigo… hasta el calor humano de la cola nos pareció acogedor en aquel momento. Sin embargo, nuestros temores poco a poco se fueron esfumando, ya que la fila menguaba a toda velocidad mientras las descomunales puertas de la catedral iban fagocitando al gentío hasta las entrañas del templo.

Fotos de Notre Dame de Paris, interior

Cuando te das cuenta de que te toca a ti, olvidas por completo el frío y la gente. Te das de bruces con la realidad y no puedes creer lo que estás viendo. Dijo Víctor Hugo que “inspiración y genio son casi la misma cosa” y al contemplar Notre Dame sólo puedes asentir y pensar que merece todos los apelativos y piropos que le han dedicado literatos y artistas a lo largo de los siglos.

Lo primero que se nos vino a la cabeza fue “imponente, menudo canto a la gloria de Dios”. Para ateos confesos es difícil mascullar estas expresiones con tanta ligereza, pero nos encanta contemplar los templos y el legado cultural religioso como si fueran obras de arte… y la Catedral de Notre Dame de París es de las más fascinantes de todos los tiempos.

Coro en el interior de Notre Dame de París

Los rosetones, los arbotantes, las columnas, vidrieras, las famosas gárgolas y sus expresiones desgarradoras. Estábamos, a todas luces, ante el cenit de la arquitectura gótica. Nos encontrábamos casi en estado de shock, pero para añadirle más pasión, si cabe, a lo que estábamos viendo, un coro se puso a cantar a capella. Los pelos de punta amigos.

Subir a las torres de Notre Dame

Fotos de Notre Dame de Paris, gargola

No obstante, en poco minutos, pasamos del cielo al infierno. Ya que estábamos allí nos preguntamos aquello de “¿por qué no subir a las torres y contemplamos París y las gárgolas de Notre Dame desde lo alto?”. Con el Paris-Pass no estaba incluida la entrada así que pagamos los 8,5 € del ticket y nos pusimos a la fila.

A primera vista, percibimos que la cola para acceder a las torres de Notre Dame era infinitamente más pequeña que la de entrada a la catedral. Sin embargo, esta boca no era tan voraz y la gente iba ingresando con cuenta gotas, avanzando a paso de tortuga.

Fotos de Notre Dame de Paris, gargola y vistas

Nuestra falta de fe y el frío provocaron que estuviésemos a punto de abandonar. Pensamos que en un viaje a París de tan pocos días no podíamos perder una mañana completa en aquella flemática fila. Después de varias horas (y al borde de la hipotermia) llegamos a la puerta de entrada y subimos frenéticamente por la escalera de caracol que te conduce a las torres de Notre Dame.

Pese a la niebla matutina las vistas compensaron con creces la larga espera. Las panorámicas y el coqueteo con las famosas gárgolas fueron maravillosas, aunque nos prometimos que no haríamos ninguna cola más en todo el viaje. París bien vale una misa, pero no tenemos toda la eternidad para celebrarla.

Galería de fotos de Notre Dame de París

, ,

Sigue leyendo:

13 Respuestas a Colas y gárgolas en Notre Dame de París

  1. xixerone agosto 21, 2014 at 8:27 am #

    A mí las esperas me dan mucha pereza. He estado en París 4 veces y aún no he subido a Notre Dame ni visitado el Louvre o las Catacumbas precisamente por eso…

    Igualmente ni me planteo volver al Vaticano. ¡Soy lo peor!

    Eso sí, se ve que las fotazas que puedes hacer desde arriba de la Notre Dame bien valen la pena.

    • Pau agosto 21, 2014 at 9:01 am #

      Nosotros fue la primera y última cola que hicimos en París y eso nos costó no subir a la Torre Eiffel o no entrar al Museo d’Orsay. En el Louvre utilizamos la tarjeta Paris Pass y para dentro sin colas.

      En el Vaticano he estado dos veces y en ambas las colas fueron muy rápidas, nada que ver con las parisinas… pero sí dan mucha pereza.

  2. JAAC (@SltCnmg) febrero 19, 2012 at 1:40 pm #

    Cada vez que vas a un sitio tan conocido y tan “deseado” te das cuenta de que no eres el único que tenía la idea de visitarlo ese día 😉
    Yo estuve en París en primavera. Pensaba que me había encontrado a todo el planeta haciendo cola porque hacía muy buen tiempo pero, ya sabía yo que siempre habría gente…
    Por lo menos las fotos desde la torre merecen la pena, con ese primer plano de la gárgola… que yo no tengo porque no tuve paciencia 😉

    • Pau febrero 19, 2012 at 10:30 pm #

      París es una de las ciudades del mundo que más turistas recibe al año, así que las colas son inevitables 🙁

  3. Maribel febrero 17, 2012 at 2:45 pm #

    Hola Pau, mi primer encuentro con ella fue en una fría semana santa con la nave llena a rebosar, recuerdo que me emocionó, aunque yo deseaba tenerla sólo para mi.
    En diferentes visitas se ha tejido en mi memoria un mapa cada vez detallado de sus tesoros, y eso que algunos de sus acompañantes no me gustaban mucho (andamios, andamios..) Me ha gustado subirme a su espalda y envidiar las vistas de esas gárgolas tanto como pasear por la orilla del Sena y contemplar su perfil más elegante.
    La última vez la disfrute ya desde lejos llegando desde Le Marais, recortada en un azul de invierno, y casi, casi, fue solo mía, aunque viendo tus fotos ya se que ofrece a muchos sus dones y estoy celosa de lo bella que ha posado. (con permiso de Vero)
    Un abrazo 😉
    El Guisante Verde Project

    • Pau febrero 19, 2012 at 10:29 pm #

      Se nota que te ha seducido muchas veces, y es inevitable.

      Gran comentario Maribel 😉

  4. Purkinje (mapaygps) febrero 16, 2012 at 11:04 pm #

    Notre Dame transciende París… Para mi es parada obligada. Da igual cuantas veces la haya visto… Tiene un magnetismo especial….

    • Pau febrero 19, 2012 at 10:28 pm #

      Es preciosa pero a la vez lúgubre, un toque misterioso que la hace muy atractiva.

  5. Viajando66 febrero 16, 2012 at 9:23 pm #

    Pues si quieres batir records de espera tienes que visitar Versalles.

    • Pau febrero 19, 2012 at 10:27 pm #

      Lo tengo en mente para la próxima vez jejeje

  6. Chiqui, Un Albaceteño en Japón febrero 16, 2012 at 3:15 am #

    Bonita la última foto…pero claro lo digo yo que n tuve que esperar la cola para sacarla. No aguanto las esperas de ninguna manera…me niego! 🙂

    • Pau febrero 19, 2012 at 10:27 pm #

      Si tuviéramos mucho tiempo no me importaría hacer colas, pero estas es la única que hicimos. Renunciamos a la Torre Eiffel y a la Sainte-Chapelle porque estaban abarrotadas y París tiene mucho que ver.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - febrero 16, 2012

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Otra vez nos tocaba afrontar uno de esos lugares afamados por allende los mares, de esos que tantas veces has visto en postales, leído en libros o inmortalizado en algunas películas. Antes de que la Disney lo infantilizara, Q…..

Deja un comentario