Etiquetas | Viaje a Vietnam y Camboya

Entrevista a el pachinko para el grupo Vocento

Entrevista Vocento

Vamos con el segundo post de esta semana veraniega de el pachinko. Hoy voy a hablaros de una entrevista que me hizo Luisa Idoate, una periodista del grupo Vocento, sobre nuestro viaje a Vietnam y Camboya.

Luego me enteré que la entrevista se publicó el pasado 25 de julio en 14 diarios de Vocento, entre ellos El Correo, Las Provincias, El Ideal… vaya, que no cabemos de gozo.

En la entrevista hay un par de erratas como cambiarle el sexo a Teo o referirse a Hoi An como una calle de Ha Noi, aunque eso no va a restarle ni un ápice a la ilusión que nos hizo cuando nos enteramos. En defensa de Luisa diré que la entrevista fue por teléfono y de más de una hora.

Por cierto, muchas gracias a Saioa, Sergio e Ikusuki por avisarme de la publicación. Aquí va la transcripción:

LAS VACACIONES SOÑADAS DE PAU G. SOLBES Community Manager (Gestión en la Red)

Remando con los pies por Ha Long

Ni Hanoi, ni los túneles de Cu Chi. Lo que le maravilló a este alicantino fue navegar en Vietnam por una de las más bonitas bahías del mundo
25.07.10 – 02:21 – LUISA IDOATE |

Aterrizó en Hanoi en el verano de 2008, a pesar de una amenaza de tifón. Al alicantino Pau G. Solbes le encantó. «Tiene lo mejor de Europa y Asia. Edificios impresionantes, nivel de vida alto y ruidosos mercadillos en la calle, donde el tráfico es el sálvese quien pueda». Aunque la gracia, dice, «es callejear por ella en moto. A los extranjeros no se les permite conducir coches». Algunas visitas son inevitables, como el mausoleo de Ho Chi Minh, «semejante a los de Lenin y Mao, y muy ceremonial». Pero Hanoi da mucho de sí. «Tienes las Marionetas de Agua de Thang Long, que cuentan leyendas de dragones y campesinos, y el restaurante de Bobbi Chinn, que es como el Arguiñano vietnamita y está en todos los saraos».
Visitó sin motivación la calle Hoi An, de Hanoi, célebre por la habilidad de sus sastres. «Está repleta de tiendas donde eliges la tela, das un patrón o la foto de una prenda, te miden y la hacen idéntica en 24 horas». Con mayor o menor fortuna en la elección del tejido. «Hay que saber elegir. A veces, te dan gato por liebre. Creo que nos lo dieron». Pero su mujer llevó una foto de un vestido «y el que le hicieron da el pego». Él no se animó con un traje.
Tampoco le entusiasmaron los túneles de Cu Chi, excavados en la roca y usados por los vietnamitas en la contienda contra Estados Unidos. «Es como un parque de atracciones de la Guerra del Vietnam. Te enseñan un vídeo propagandístico. Luego recorres los túneles, unos 30 metros». Él sólo aguantó 5 porque las gateras son muy estrechas y bajas. «Ibas agachado, de rodillas, sin luz. Era muy agobiante». También lo fue la posibilidad de disparar un kalashnikov: es el alucinante juego que se ofrece a la salida. «Te cobran por las balas que disparas. Tuve de sobra con la primera». Es un reclamo para turistas. «Los vietnamitas han pasado página. No recuerdan la guerra, salvo en zonas muy concretas. Ellos se sienten vencedores».
Le gustó más la ciudad de Hué, antigua capital de los Nguyen, donde los emperadores se imponían en la vida y la muerte. «Es impresionante. Sobre todo la ciudadela, hecha a imagen y semejanza de la Ciudad Prohibida de Pekín. Una maravilla, uno de los lugares más increíbles que he conocido». Un conjunto faraónico, con tumbas apabullantes. «Vivían como reyes y querían morir igual. La tumba de Tu Duc es espectacular».
En este viaje hay un protagonista esencial: el agua. «La bahía de Ha Long es uno de los sitios más bellos del mundo. Maravilloso». La recorrió en un barco de juncos. «Hay que hacerlo, aunque sea muy turístico. Salen 400 barcos a diario, pero no se apelotonan». La mitad hacen noche en el mar. Van equipados con camarotes, ducha, restaurante y aire acondicionado, «que se agradece». Los llaman dragones, porque tienen la quilla con la forma de ese animal, que, según la leyenda, les ayudó en su guerra contra China. «Los atardeceres y amaneceres son increíbles».
Los vietnamitas reman con los pies. «Eso fue lo más curioso del viaje, aunque desgraciadamente muchos son menores». Se le quedaron en el tintero las montañas Sapa, al norte del país. Solbes se declara «enamorado de Asia», pero ahora recorre Europa porque tiene una niña de seis meses. «Este año vamos a Islandia y Dinamarca. Ella viene con nosotros. No vamos a dejar de viajar por ser padres».

También podéis descargaros la entrevista en PDF.

El Jemer Rojo Duch condenado a 35 años de cárcel

Bandera de Camboya

Hoy tenía pensado hablaros de un tema muy distinto, pero la actualidad manda. Esta misma noche, el tribunal internacional de Camboya ha condenado a 35 años de cárcel a Kaing Guek Eav, más conocido como Duch y del que ya os he hablado alguna vez en este blog.

Desde que hicimos nuestro viaje a Vietnam y Camboya, he seguido atentamente la evolución de este juicio contra los Jemeres Rojos, ya que su legado ha sido uno de los periodos de terror más sangrientos de la historia contemporánea de la humanidad.

Durante el viaje no vimos muchos símbolos del paso de los Jemeres Rojos, sino todo lo contrario. Descubrimos un país joven, alegre y con muchas ganas de pasar página, aunque sin olvidar los errores del pasado. Desgraciadamente, España sigue siendo el único país democrático del mundo que no ha juzgado todavía a sus dictadores, aunque eso es otra historia.

Los 35 años de cárcel que le han impuesto, al antiguo matemático y guerrilero, Duch son una pena bastante nimia si tenemos en cuenta que ha sido declarado culpable de los cargos de asesinato, tortura y crímenes contra la Humanidad por su pasado como director del centro de detención, interrogatorio, tortura y exterminio de Tuol Sleng, más conocido como S-21.

El tribunal internacional de Camboya hace responsable a Duch de la muerte de al menos 14.000 personas. No obstante, cabe recordar que durante el régimen de Pol Pot murieron alrededor de 1,7 millones de personas. Entre otras barbaridades, los Jemeres Rojos provocaron que la población de la capital de CamboyaPhnom Penh, pasara de dos millones a 25.000 en sólo tres días. La arbitrariedad era tal que todas aquellas que llevaban gafas o que hablaban un idioma extranjero o los que tenían una enseñanza superior debían ser “reeducados” y muchos fueron asesinados por ser considerados enemigos de la revolución que lideraba Pol Pot.

Aunque muchas de las víctimas pedían la cadena perpetua y el fiscal solicitaba 40 años, “la sala considera que hay suficientes factores atenuantes como para imponer una pena de prisión con plazo definido“, declaró el presidente del tribunal. Entre esos factores atenuantes citó la colaboración de Duch con el tribunal y sus muestras de arrepentimiento.

El juicio a Duch ha sido el primero de los muchos que todavía quedan pendientes contra los crímenes de los Jemeres Rojos. En los próximos meses se juzgará al ex presidente Khieu Samphan, al ‘Hermano Número Dos’ Nuon Chea, al ex ministro de Asuntos Exteriores Ieng Sary y a la esposa de éste, Ieng Thirith. Sin embargo, esos juicios serán otro cantar, ya que al contrario de Duch, estos Jemeres Rojos no han mostrado ningún tipo de arrepentimiento ni reconocen los crímenes del régimen de Pol Pot. Seguiremos de cerca el desenlace. De momento, la justicia se ha apuntado un tanto y Camboya mira hacia al futuro condenando los errores de su pasado.

Viaje a Vietnam – Un licor picante

Licor de escorpión y serpiente

Hemos llegado al viernes y hoy tocaría una de mis cervezas del mundo. No obstante, como me las he bebido todas, voy a invitaros a unos chupitos de un licor muy especial con el que me topé durante nuestro viaje a Vietnam.

Supongo que en vuestros viajes os habréis topado con cosas igual o más bestias que ésta. No obstante, le hice una fotito porque me llamó la atención esta estantería repleta de licores un poco salvajes. Eso sí, 100% naturales.

Como veis, en la variedad está el gusto. Tenemos licor de escorpión, licor de serpiente, y disponemos de ellos en todo tipo de tamaños y envases. Eso sí, siempre elaborados de forma artesanal.

Estas maravillas las vendían en la tienda de souvenirs de los túneles de Cu Chi, aunque no era la primera vez que las veíamos en Vietnam. Según nos contó nuestro guía, los vietnamitas creen que la sangre de serpiente tiene efectos revitalizantes. De hecho, se beben el corazón de estas bestias en un chupito con aguardiente. Yo no lo vi nunca, pero Alberto quizás nos pueda ilustrar un poco más.

En fin, que este sábado y domingo estaremos desconectados, así que con un chupito bien picante os deseo a todas y todos que paséis un buen fin de semana.

Por cierto, ¿os habéis topado con algo así en alguno de vuestros viajes?

Recta final del juicio contra los Jemeres Rojos

Ciclista camboyano en Angkor

Hoy estoy un poco impedido por culpa de la vacuna de la Gripe A que me puse ayer. Me duele mucho el brazo y he pasado una noche de perros. Así que aprovechando esta mala hostia voy a retomar el tema del juicio contra Kaing Guek Eav, más conocido como Duch, el primer miembro de los Jemeres Rojos que ha pasado por el banquillo de los acusados. Para situaros en antecedentes, podéis leer los posts que escribí en febrero y abril.

Parece que el juicio ya está llegando a su recta final. Tras casi nueve meses de testimonios, ayer la fiscalía del tribunal internacional para el genocidio de Camboya solicitó una pena de 40 años de cárcel para Duch, que como sabéis, dirigió entre 1975 y 1979 la prisión secreta de Tuol Sleng, también conocida como S-21.

Como comenté en los anteriores posts, el principal temor era que este juicio fuera sólo una pantomima y que Duch fuera sólo el chivo expiatorio de los crímenes de Pol Pot. Sin embargo, finalmente también se juzgará a los superiores de Duch: Khieu Samphan, ex presidente de la República Democrática de Kampuchea; Nuon Chea, hermano número dos e ideólogo de la organización; Ieng Sary, ex ministro de Exteriores; y su esposa Ieng Thirit, ex titular de Asuntos Sociales.

Como ya dije en abril, Duch es el único Jemer Rojo que ha admitido su culpa y que pidió perdón a las víctimas. Por eso, el fiscal no ha solicitado la sentencia máxima de cadena perpetua y ha rebajado su petición inicial de 45 años de prisión.

Ahora se piden 40 años de prisión por varios delitos como asesinato, exterminio, esclavización, violación, persecución por razones políticas, religiosas o étnicas y trato inhumano. La sentencia se espera para principios del 2010. Veremos como acaba todo.

——————————————————

Tenéis más información en estos artículos de El País y de RTVE

Festival Beer y Huda Beer

Festival Beer y Huda Beer

Este fin de semana tenemos que celebrar un asuntillo. Por este motivo, hoy va a haber ración doble de mis clásicas cervezas del mundo. Las dos gemelas escogidas para este viernes, las probamos durante nuestro Viaje a Vietnam y Camboya, más concretamente en Hue.

La antigua ciudad imperial de Vietnam es una de las capitales gastronómicas del mundo. La gente quizás no conozca mucho este hecho, pero la gastronomía de Hue es un auténtico espectáculo de colores, sabores y texturas. Quizás otro día os cuente los motivos.

Una ciudad con tanto pedigrí culinario no se podía quedar atrás en el aspecto cervecero. De este modo, acompañamos los suculentos platos de Hue con la Festival Beer y la Huda Beer. Las dos pertenecen a la Hue Brewery Ltd, aunque su estandarte es la segunda.

Ya he comentado en muchas ocasiones, que la cerveza asiática es de baja fermentación y muy agradable al paladar. En Vietnam descubrí que la cerveza es la bebida nacional, ya que cada ciudad tiene sus propias cervecerías y marcas. A las dos las recuerdo con cariño, aunque me gusta mucho más la Festival Beer, ya que en su etiqueta está representada la Ciudadela, uno de los símbolos de Hue.

Con estas dos cervecitas bien frías me despido de vosotros hasta el próximo post. Qué paséis un buen fin de semana!!!