Etiquetas | Qué ver en Cantabria

7 experiencias para disfrutar de Cantabria con niños

Fotos de viajes a Cantabria con niños, Teo corriendo

Los adultos tendemos a complicar las cosas, a veces hasta límites insospechados. Por eso una de las razones por las que más nos gusta viajar con niños es descubrir la inocencia y sencillez con la que contemplan el mundo. “¿Cómo es Cantabria, Teo?” Una persona madura quizá hubiera estado disertando horas y horas sobre los paisajes, la política o la sociedad cántabra, pero nuestro hijo (que por aquel entonces tenía cuatro) años lo resumió en una sola palabra: “Verde”.

Tras el viaje a Cantabria, Teo decidió añadirle otro apelativo a la fórmula. “Verde y divertida”. Y es que en los días que estuvimos conociendo esta bellísima región atlántica no tuvimos tiempo ni para pestañear. Acabamos agotados, pero muy satisfechos con todo lo que vimos y experimentamos.

Leer más →

Una experiencia salvaje en el Parque de la Naturaleza de Cabárceno en Cantabria

Fotos Parque de Cabárceno en Cantabria

Si viajas con niños a Cantabria tienes que visitar el Parque de la Naturaleza de Cabárceno sí o sí, pero si además te puedes permitir lo que allí denominan una “visita salvaje” les estarás regalando a los peques una experiencia única que recordarán el resto de sus vidas con mucho cariño. Es como estar en una peli. Pero no adelantemos acontecimientos, vamos e empezar la historia por el principio, que sino no entenderás porque articulamos estas afirmaciones tan rotundas.

La visita al Parque de Cabárceno era el colofón a nuestro viaje por Cantabria. En el pasado, mi compañero José Ramón Álvaro González se había referido a este lugar como el Cantabric Park, comparando la visita con un periplo por el mítico Jurassic Park que encumbraron el dúo Spielberg-Crichton a principios de los 90, así que las expectativas eran enormes. ¡Teníamos ganas de aventura!

Fotos Parque de Cabárceno en Cantabria, bisonte

Aunque Teo y Oriol suelen ser madrugadores desde que nacieron, ese día el cosquilleo y la emoción provocó que se levantaran un pelín más temprano, si cabe. La idea de contemplar animales salvajes de cerca les seducía tanto que Morfeo les dejó vía libre para que dieran rienda suelta a sus sueños, así que se vistieron más rápido que de costumbre y se sentaron en las sillitas del coche sin rechistar. El trayecto es corto, una media hora si no hay mucho tráfico desde Santander. Como aperitivo una buena ración de valles verdes y paisajes made in Cantabria para la vista.

Para el que no sepa, el Parque de Cabárceno es un enorme espacio de 750 hectáreas donde viven unas cien especies de animales de los cinco continentes en régimen de semilibertad. ¿Y eso qué significa? Pues que la mayor parte del tiempo campan a sus anchas por enormes espacios que imitan, en la medida de lo posible, sus condiciones de vida en libertad. Las gigantescas dimensiones del lugar hacen necesario que para desplazarte de una zona a otra tengas que ir en coche, de ahí que recuerde un poco a la ciencia-ficción de Jurassic Park, aunque sin Velocirraptores ni Tyrannosaurus Rex.

Leer más →

Jugando a ser cavernícolas en las cuevas de El Soplao y El Pendo en Cantabria

La Cueva del Soplao en Cantabria

Siempre hemos dicho que en los viajes con niños se tienen que repartir las experiencias entre las predilecciones de los papás y los peques. El que parte y reparte se queda con la mejor parte, aunque últimamente Teo es el que sale ganando en este juego con diferencia. La mayoría de visitas que hacemos están pensadas para él, si bien muchas veces nos sorprendemos viendo como disfruta también recorriendo lugares que inicialmente están más enfocados a los adultos.

Y es que estando de viaje por Cantabria, no nos pudimos resistir a explorar alguna de sus joyas subterráneas. Se calcula que en las profundidades de esta región hay más de 6.500 cuevas repartidas por el subsuelo, muchas de las cuáles son visitables. La Cueva de Altamira en Santillana del Mar es la más insigne de todas, pero en Cantabria se localizan hasta diez cuevas que han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Cueva de El Pendo en Cantabria

Antes de enfundarnos el traje de espeleólogos es muy recomendable explicarle a Teo en qué va a consistir la visita a las Cuevas de El Soplao o El Pendo, sin embargo, algunas veces es complejo hacerle entender a un niño de cuatro años la importancia de una pintura rupestre o de una cavidad insólita plagada de estalactitas y estalagmitas. Si fuera un poco mayor, utilizaría las referencias de Julio Verne y su Viaje al Centro de la Tierra, pero siendo tan pequeño nos toca recurrir a las pelis de dibujos animados actuales, ya que Los Picapiedra tampoco se encuentran en su inventario de series preferidas.

“Teo, nos vamos a meter en la casa de Los Croods. Seremos cavernícolas” Esa fue la explicación que acabó por convencer a nuestro hijo mayor, ya que Oriol con un añito tiene suficiente con ver los cambios de intensidad de la luz y sumarse con sus balbuceos a nuestros “oooohh”, “alaaaaa”, “miraaaaaa”. Las onomatopeyas y el cine son un lenguaje universal.

Leer más →

Aprendiendo a dominar las olas en Somo, la primera reserva de surf de España

Surf en Somo, Cantabria

Tenemos que admitirlo, antes del viaje a Cantabria no teníamos ni puta idea de surf. Esta aserción no implica que ahora sepamos algo más de este deporte, pero al menos ya tenemos en nuestro curriculum unas horas muy divertidas aprendiendo a dominar las olas en Somo, la primera reserva de surf de España. Dale al play y seguimos.

Con los Beach Boys de banda sonora, tomamos la mítica Pedreñera desde Santander hasta la playa de Somo ubicada en Ribamontán al Mar. El paseo se hace muy cortito y casi no nos dio tiempo a contemplar el bello paisaje de la Bahía de Santander. Oriol que no sabía muy bien qué hacía en ese transporte marítimo se dedicó a saludar a todas las pequeñas embarcaciones que se cruzaban en nuestro camino con su manita.

Teo, Vero y Oriol en La Pedreñera de Santander a Somo

Al llegar allí el aroma a mar se intensifica y empiezas a ver muchas furgonetas con tablas apoyadas y surferos empotrándose sus trajes de neopreno. La playa está repleta de escuelas de surf, aunque nosotros nos dirigimos directamente al Centro de Surf de Somo donde nos prestaron a Teo y a mí todo lo necesario para las clases. También nos presentaron a nuestro instructor Ali Alejandro Castro, un venezolano afincado en Cantabria que es un enamorado de este deporte y todo lo que lo rodea. Menuda paciencia tuvo con nosotros.

Cuando nos enfundamos el neopreno y nos asignaron una tabla a cada uno, Ali nos sentó en la zona de la playa más alejada del mar y empezó a contarnos su historia. Tener un instructor como Ali creo que es fundamental para pillarle el gustillo a este deporte. Respira, piensa y siente el surf por todos los poros de su piel desde que tiene uso de razón. Nos habló un poco del postureo que rodea a este mundillo, de la importancia de dejar las playas igual o mejor que las encontramos y de la suerte que teníamos de debutar en Somo, la primera reserva de surf de España.

Leer más →

Estos días buscadnos en Cantabria Infinita #CantabriaTI

Surf en las playas de Somo, Cantabria

Si es que no falla, siempre que llegan las Hogueras de Alicante encontramos la excusa perfecta para escaparnos unos días de la marabunta, el fuego y la pólvora. Cambiamos el Mediterráneo y los monumentos de cartón-piedra por el verde intenso de la naturaleza del norte de España y las aguas del Cantábrico. Has acertado, nos vamos de viaje a Cantabria.

Hace poco una famosa marca de mochilas preguntaba en una campaña aquello de “¿cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez?” y la verdad es que nos sentimos muy afortunados de poder visitar lugares desconocidos o vivir nuevas experiencias con bastante frecuencia. En nuestro caso es todavía más divertido, porque al viajar con niños descubrimos algunos destinos o vivencias al mismo tiempo que nuestros hijos. Todos somos aprendices de viajeros.

Eso va a suceder con Cantabria. Será la primera vez que estemos en esta tierra y la vamos a explorar con los peques. Teo debuta con cuatro años, Oriol con uno, y nosotros con la treintena muy avanzada. Pese a la diferencia de edad todo va a ser nuevo para los cuatro… y eso nos encanta.

Leer más →