El Festival Internacional de Benicàssim (FIB) está envejeciendo tan mal como sus cabezas de cartel

En el FIB

El FIB cumple este verano catorce años, lo que en una persona normalmente se conoce como la edad del pavo. Mi primer Festival Inernacional de Benicàssim coincidió con la segunda edición. Todavía no entiendo como mis padres me dejaron ir y todavía entiendo menos la política que están llevando actualmente los hermanos Morán, responsables del evento.

El FIB tenía un ambiente familiar y muy entrañable. Además la gente no estaba en los campings como sardinas en latas. Si hace trece años, mientras disfrutaba de unos recién salido del horno The Chemical Brothers, me dicen que los cabezas de cartel del futuro serán Leonard Cohen o Siouxie sin los Banshees me pego un tiro. Con todo mi respeto hacia estos artistas y hacia el FIB, donde he pasado algunos de los mejores momentos de mi vida.

No entiendo a qué está jugando el FIB. Eran los auténticos reyes del verano, la competencia se iba quedando en el camino gracias a carteles con estrellas de la talla de The Jesus and Mary Chains, The Chemical Brothers, Stone Roses, Suede, Blur, Sonic Youth, Björk, Massive Attack, Primal Scream, Oasis, Pulp, Orbital, The Cure, Radiohead, Beck, Moby, Kraftwerk, Morrisey, Pixies, Franz Ferdinand o Depeche Mode. Sólo he citado cabezas de cartel, porque la lista de grupos extraordinarios que han pasado por el FIB es interminable.

Desde hace unos años la política de cartel del FIB ha cambiado radicalmente, no sé si porque sus responsables no quieren o porque no pueden. Quisieron cambiar de fechas para atraer a los jóvenes de toda Europa… y lo consiguieron. De hecho, las últimas veces que he ido había más extranjeros que españoles. Eso sí, la competencia se ha fortalecido y ha conseguido superar con creces a un FIB que se ha dormido en los laureles.

Varias teorías. Primera. No han sabido administrar la ventaja y el prestigio que han cosechado en los años anteriores. Segunda. Las condiciones físicas para aguantar un FIB deben ser de superatleta o de superpolitoxicómano. Me refiero a casi 40 grados en unos campings infrahumanos que no han sabido mejorar a lo largo de los años. Tercera. Precios para británicos, muy por encima de otros festivales.

Qué conclusión saco de todo esto. Que en estos momentos se están dedicando a ganar dinero a costa de los británicos. Los grandes touroperadores les venden una megafiesta a precio de risa, en un entorno que ni se imaginan en las islas. ¿Quién toca? Me da igual.

Así de crudo. El FIB aunque supere año tras año el número de asistentes ha perdido toda su magia. De traer a lo mejor de lo mejor a contratar estrellas superconsagradas hace años y que nada tienen que ver con el romanticismo con el que empezó esta aventura.

¿Opináis como yo o es que me estoy haciendo tan viejuno como los cabezas de cartel del FIB 2008?

Viaje a la India, las primeras impresiones

P8070091

El pasado verano estuvimos de viaje por India y Nepal. Fueron muchos meses de preparativos, sobre todo para mentalizarse.

Nosotros volamos con Alitalia haciendo el recorrido Valencia -Milán-Nueva Delhi, saliendo del destino a las 06:30 horas y llegando a las 22:00 horas de la India (tres horas y media menos en España).

A pesar de que cuando llegamos ya era de noche, el impacto térmico fue espeluznante. Nada más salir del avión notamos un golpe de calor brutal. Sabíamos que hacía calor ¿pero tanto? Cierto es que a los poco días de estar en India te acostumbras. Para que os hagáis una idea, a las diez de la noche estábamos a 33 grados a la sombra y con el 100% de humedad relativa.

La entrada al aeropuerto de Nueva Delhi nos pareció muy tranquila. Los funcionarios te miraban con muy mala cara, cosa que no entendíamos. Nada más llegar cambiamos 200 euros en rupias en el mismo aeropuerto. Luego descubrimos que habíamos hecho bien porque había mejor cambio que en los hoteles.

Tras salir a la zona de llegadas, comienzas a vislumbrar dónde estás. Decenas y decenas de personas con cartelitos esperan impacientes a que les digas que eres tú al que buscan, no obstante en la India son 1.100 millones de personas.

Una vez localizamos nuestro nombre, el chico nos subió hasta un coche que nos llevó al hotel. El mozo que aguantaba el cartelito trabajaba a su vez para el hombre que nos llevó al hotel, que su vez trabajaba para nuestro guía. Así funciona en la India ¿castas? No exactamente, pero la jerarquización en el trabajo es espectacular.

El hombre que nos acompañó en el coche hablaba muy bien el castellano y nos hizo las típicas preguntas que se pueden hacer a una persona que acabas de conocer. Se interesó por nuestra zona de España y nuestras costumbres. Nosotros le devolvimos las preguntas cortésmente.

Las dos cosas que más me llamaron la atención de nuestras primeras horas en la India fueron el tráfico caótico y lo verde que es Nueva Delhi. El tráfico merece una mención a parte, ya que hay miles y miles de coches, motos, rickshaws, triciclos circulando en todas direcciones, sin carriles delimitados, sin señales de tráfico, sin policía… el caos total. No entendíamos como no había accidentes, ya que en la India lo normal es pitar cuando quieres pasar. Luego nos enteramos que obtienes la licencia de conducir pagando, no pasas ningún examen, simplemente pagas, y cuanto más pagas más pronto obtienes el permiso de conducir.

Una vez llegamos al hotel gastamos nuestras primeras rupias en propinas (al chófer, a los maleteros…) una acción que no pararíamos de repetir a lo largo de todo el viaje.

P8080302

Destroy everything you touch – lectura recomendada por el pachinko

destroy-everythng-you-touch

Si alguna vez os veis en la tesitura de saber el título de esa canción que escuchasteis en los 40 Principales o Radio Olé, Destroy everything you touch no es el lugar más adecuado para encontrarla.

El autor de este blog de música, el irreverente Dejotabe, es de las pocas personas que han sido capaces de hacer sudar a los dependientes de la Fnac una y otra vez con sus preguntas y peticiones. Su mula y su soulseek están deseando que se jubile antes de que cierren por defunción. Siempre a la caza de lo mejor de lo mejor.

Dejotabe es un auténtico melómano de la rareza. En su blog podréis encontrar las últimas novedades, remezclas, covers y demás incunables de la música más actual. Todo esto aderezado con una pizca de buen humor y un toque personal que os atrapará. Sinceridad por los cuatro costados, se nota que es buena gente. Sin él no habría conocido ni una de las canciones que han formado parte de la banda sonora de mi vida.

Por si fuera poco es de los que contesta a todos los comments, una circunstancia nada habitual en la blogosfera española. Su buen gusto musical y un pagerank 5 avalan esta recomendación.

Muchachada Nui…Nui vuelve ¿cuáles son vuestros gags favoritos?

Que largo se ha hecho el invierno sin los chicos de Muchachada Nui. La programación de la tele en España está hecha para viejunos y los zagales como nosotros lo tenemos más que regular.

Por suerte para la muchachada, el próximo miércoles 8 de abril vuelven Joaquín Reyes, Ernesto Sevilla, Julián López, Raúl Climas y Carlos Areces (mi favorito).

Como ellos mismos reconocen en una parodia, el germen de “La Hora Chanante” echa de menos algunos míticos personajes como “el gañán”, “Vicentín”,”el payaso” o “Marlo y su primo Claudio”.

Sin embargo, algunos gags han sabido alcanzar la brillantez. Aquí va mi top 3 particular:

Por supuesto el número 1 es uno de los momentos más míticos del programa y que se ha hecho muy célebre en Internet: Enjuto Mojamuto “El peor día de mi vida”

El número 2 lo ocupa este genial testimonio, digo celebrities de John Galliano

Para cerrar este top 3 tengo que recurrir de nuevo a Enjuto y su genial capítulo Ídolos, donde se cita al mismísimo Edans.

Pues eso, que a partir del próximo miércoles, 13 nuevas entregas de Muchachada Nui ¿Qué os parece mi top 3? ¿Qué gags incluiríais vosotros?

Moros y Cristianos de Alcoy

Esquadra Maseros

Hoy comenzamos abril, un mes muy importante para los alcoyanos. Después de hablar de mis peripecias por el mundo, hoy voy a hablar de las fiestas de mi ciudad natal, los Moros y Cristianos de Alcoy.

Muchos padres apuntan a sus hijos a las “filaes” o comparsas antes de ir a registrar su partida de nacimiento. Es así, los Moros y Cristanos de Alcoy son más que una religión. En mi caso se hizo de este modo, desde mis primeros momentos de vida formé parte de la “Filà Maseros

La verdad es que cuando eres pequeño te lo pasas genial en la “filà”. Juegas con niños de tu misma edad y haces muchas amistades duraderas. En Alcoy, tu grupo de amigos son los de la “filà”. Te crees que esas fiestas son las mejores del mundo y que vives en el centro del universo.

Alcoy siempre ha sido una ciudad con mucha industria textil, donde era relativamente fácil encontrar trabajo y ganarse la vida dignamente. Eso se nota en las fiestas: esplendor, colorido, derroche, música, pólvora… como digo, te sigues creyendo que son las mejores fiestas del mundo y que vives en el centro del universo.

La cosa cambia cuando por circunstancias de la vida. Te toca estudiar fuera, conocer otras sociedades y empiezas a darte cuenta de algunas cosas que cuando eres un “festeret” ignoras por completo.

De repente te das cuenta que “la festa” está dirigida por gente arcaica e inmovilista que no tiene ninguna intención de que la fiesta evolucione. De repente te das cuenta de que las mujeres son simples comparsas en una Fiesta de Interés Turístico Internacional. De repente te das cuenta de que las entradas están condicionadas por unos horarios televisivos que impiden a los que salen disfrutar como se merecen de los desfiles. De repente te das cuenta de que Alcoy no es el centro del universo y que hay más vida fuera que dentro.

Me da mucha pena por Alcoy, una ciudad que quiero con locura, pero donde cada vez es más difícil encontrar trabajo y labrarse un futuro. Sin embargo, cada año la sociedad alcoyana derrocha millones y millones durante esos tres días de abril. Hay que aparentar.

Desgraciadamente y después de 27 años consecutivos, las pasadas fiestas fueron las primeras en las que no pude salir por motivos laborales. Este año he decidido borrarme de una sociedad a la que he pertenecido durante 28 años. Quizás he perdido la ilusión que tenía cuando era niño.

A pesar de todo sigo pensando que los Moros y Cristianos de Alcoy siguen siendo las mejores fiestas del mundo, pero que ya no son el centro del universo, de mi universo.