Aquel viaje relámpago a Tenerife

Esta mañana hemos disfrutado, al fin, de unos momentos de tranquilidad. Mientras Teo y Vero chapoteaban en la piscina nos ha dado por ponernos reflexivos. Hemos echado la vista atrás y nos hemos preguntado ¿cuánto hacía que no estábamos así, sin hacer nada? “Fue aquel viaje relámpago a Tenerife, ¿no te acuerdas?”.

Y es que este último año ha ido todo tan deprisa que no me ha dado tiempo a contar todos y cada uno de los viajes que hemos hecho, los eventos a los que hemos asistido o los cambios que ha habido en nuestras vidas. No nos quejamos para nada de cómo nos van las cosas, pero el ritmo de vivir así es endiablado. Todo va a 1.000 por hora.

Por eso hemos querido recordar que hace un año nos preparábamos para volar a Tenerife y gozar de un fin de semana idílico en el Iberostar Grand Hotel El Mirador. Una experiencia en un hotel de lujo, en el que nos mimaron como nunca, y que siempre recordaremos con muchísimo cariño.

¿No habéis tenido alguna vez esa sensación de obsesionaros por viajar como locos? ¿De ir de un lado a otro sin parar? ¿De estar constantemente en aeropuertos, estaciones de trenes? ¿De llegar a casa deshacer la maleta y volverla a hacer? Cuando las cosas suceden de esta forma a veces nos olvidamos de disfrutar del destino o de los placeres mundanos de la vida. En aquel viaje relámpago a Tenerife lo conseguimos.

Desde que aterrizó el vuelo de Iberia y nos alojamos en el Iberostar Grand Hotel El Mirador, dedicamos dos días enteros a recargar pilas, saborear la rica gastronomía canaria y olvidarnos de que el mundo gira tan deprisa.

De la cama al desayuno, luego a la piscina o a pasear tranquilamente por las hermosas playas de Costa Adeje. Sin ninguna otra preocupación más que escoger el cóctel que tomaremos para el aperitivo o cuántas horas de siesta haremos. Dejar que te acaricien en el spa o elegir un buen vino canario para maridar con una cena romántica en el restaurante del hotel.

Para mí eso es el significado del lujo. Estar dos o tres días sin pensar en nada, deleitándonos de las maravillas que ofrece una isla como Tenerife y descansando de verdad. Al menos una vez al año tendríamos que hacer algo así.

Si hay que ponerle un pero a todo aquello es que a penas pudimos conocer nada de Tenerife, así que ya tenemos excusa para volver de viaje. ¿Escogeremos un fin de semana de relax o volveremos a nuestra forma loca de viajar para descubrir los encantos de la isla?

,

13 respuesta a Aquel viaje relámpago a Tenerife

  1. María José julio 4, 2012 en 11:38 am #

    Que maluco se ve Tenerife, Desde ese jacuzi hasta ese anochecer ser ven divinos, no cabe en duda de que vale la pena esos 2 o tres días

    • Pau julio 4, 2012 en 11:41 am #

      Bienvenida a ‘el pachinko’, muchas gracias por tus palabras 😀

  2. Paco Elvira julio 3, 2012 en 7:22 pm #

    Ya casi no me acuerdo de la última vez que lo hice. ¡Qué envidia!

    • Pau julio 3, 2012 en 7:42 pm #

      A ver si este año hacemos algo parecido 😀

  3. Javier I. Sampedro julio 3, 2012 en 5:14 am #

    Es que a veces hasta en las vacaciones, no llegamos a descansar y por eso siempre está el tópìco de tomarse unas vacaciones después de las vacaciones. La escapadita a Tenerife les permitió desconectar del todo, relajarse como dios manda. Like sirs! 😀

    • Pau julio 3, 2012 en 9:26 am #

      Jejeje me quedé con ganas de conocer un poco mejor tu isla, pero seguro que hay más ocasiones.

  4. José Carlos DS julio 3, 2012 en 1:37 am #

    Este tipo de escapaditas molan, si tener nada proyectado, simplemente relax y descanso, encima el sitio fabuloso 😀

    • Pau julio 3, 2012 en 9:25 am #

      Una pasada, deberíamos desconectar de tanto viaje al menos una vez al año 😀

  5. @AGuimera junio 30, 2012 en 6:56 pm #

    Me encanta Tenerife, viví 8 años allá y no la llegué a conocer toda.Tiene de todo: Si quieres playa, montaña, relax, diversión, deportes, fiestas tradicionales, …. Subir al Teide es toda una experiencia, recorrer la isla también vale la pena (sobre todo el norte), pasear por La Orotava y El Puerto de la Cruz, comer en El Monasterio, hacer senderismo en Masca o en Anaga, Pasear por La Laguna, los Carnavales…! uff hay tantas cosas. Además la presencia del mar te relaja muchísimo. Si vuelves a ir yo te diría que dediques unos días a conocer la isla, vale la pena. Saludos!

    • Pau junio 30, 2012 en 9:02 pm #

      Sólo con todo lo que has contado me dan ganas de pillar un avión y volver 😉

  6. Judith junio 30, 2012 en 6:19 pm #

    Llevamos un ritmo de vida que a veces se hace necesario parar un poco. Y estoy de acuerdo con vosotros que Tenerife es el sitio ideal. Debe ser el destino mayoritario de mis viajes, del primero que apenas era un bebe, veranos de los que tengo muy buenos recuerdos y reuniones familiares irrepetibles. En septiembre voy a perderme una semana por ahi, cuando en enero encontré el vuelo directo no me lo pensé dos veces que hace ya 2 años que no voy por ahi. Y la verdad es que no conozco mucho de Tenerife, pero más de una vez he pensado en quedarme si no fuera porque me parece que es dificil salir para viajar.
    Pero cuando decidais volver sea como sea el viaje lo vais a disfrutar muchisimo.

    • Pau junio 30, 2012 en 9:01 pm #

      Nos quedamos con ganas de mucho más, pero admito que estuvimos en la gloria y que no había necesidad de salir de allí.

      La próxima vez que visitemos Tenerife será muy distinto.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - junio 30, 2012

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Esta mañana hemos disfrutado, al fin, de unos momentos de tranquilidad. Mientras Teo y Vero chapoteaban en la piscina nos ha dado por ponernos reflexivos. Hemos echado la vista atrás y nos hemos preguntado ¿cuánto hacía que n…..

Deja un comentario