Archivo | Viaje a La Rochelle

Saint-Martin de Ré, tranquilidad y aromas a mar

Hay una pequeña ínsula de Francia de la que todo el mundo está hablando estos días. Un lugar bucólico que ha roto su habitual sosiego por un evento deportivo de ámbito mundial. Se trata de la preciosa Isla de Ré que ha sido escogida por la Selección Española de Fútbol como su base de operaciones durante la Eurocopa 2016.

Nosotros tuvimos la gran suerte de visitar este magnífico lugar hace unos cuantos años durante nuestro viaje a La Rochelle y, con las pinceladas que os dimos entonces, creo que quedó patente que nos enamoramos de aquella zona oeste de Francia.
Leer más →

Futuroscope, diversión vanguardista para toda la familia

Edificios vanguardistas en Futuroscope

Para intentar reproducir las sensaciones que vivimos en Futuroscope, este post tendría que ser multisensorial. Por ejemplo, mientras lo lees te sugiero que escuches este vibrante álbum de Vitalic, saborees alguna golosina que te endulce el paladar, te apuntes a la cara con un ventilador, al tiempo que ajustas de arriba abajo, y sin parar, la altura de la silla en la que estas sentado.

Más allá de estas peticiones, un tanto extravagantes, comenzaremos diciendo que Futuroscope es un parque de atracciones ubicado muy cerca de Poitiers en la region de Poitou-Charentes de Francia. Nosotros llegamos hasta allí en coche desde las Marismas del Poitou, en la recta final de nuestro viaje a La Rochelle.

Teo jugando en Futuroscope

No obstante, desde España es bastante sencillo llegar, ya que en la estación de Chamartín en Madrid puedes tomar el trenhotel Elipsos que tiene parada en Poitiers. De este modo, antes de pasarlo en grande en el parque de atracciones puedes vivir la experiencia de alojarte una noche en un trenhotel.

Lo de Futuroscope nos sonaba de alguna etapa del Tour de Francia y de haberlo visto en la tele. Siempre nos habían parecido espectaculares las puestas de largo de sus prodigiosas atracciones. Desde que entras hasta que sales te puedes sentir un poco abrumado ante tanto ingenio tecnológico, los arriesgados diseños arquitectónicos de sus edificios y su apuesta por la ciencia y la innovación.

Leer más →

Las Marismas del Poitou, la Venecia verde de Francia

En barca por las Marismas del Poitou

La última jornada de nuestro viaje a La Rochelle nos decidimos a explorar otras zonas del Oeste de Francia de camino a Poitiers. Como conducir no nos gusta demasiado siempre solemos viajar el algún medio de transporte público, aunque esta vez era distinto porque íbamos en coche de alquiler. Ese hecho diferencial nos daba algo más de libertad de movimientos, así que decidimos hacer una parada en Las Marismas del Poitou, que allí son conocidas como la Venecia verde.

Quizás la comparación con la ciudad del Véneto sea un atrevimiento, pero ya sabemos que en Francia son unos genios con el marketing turístico. Aprovechan cualquier similitud para lanzar su eslogan. En este caso nos imaginamos que la clave son los canales naturales y la belleza de los paisajes.

Explorando las Marismas del Poitou

A una hora en coche desde La Rochelle se encuentran las Marismas del Poitou. Se trata de una zona verde muy extensa donde los cientos de canales son los verdaderos protagonistas. No tuvimos demasiados problemas para llegar hasta la pintoresca localidad de Coulon, aunque nos costó un poco más encontrar los embarcaderos. Quizás porque no aparecían en el GPS o porque nuestro francés deja mucho que desear, pero no comprendímos demasiado bien las explicaciones de los lugareños.

Con las prisas por explorar las Marismas del Poitou nos dejamos el coche aparcado donde pudimos, menos mal que la gendarmerie no se percató de ello, aunque por el tamaño de la localidad dudo que hubiera grúas o policías para ponernos la multa. Además había un ambiente muy festivo, gracias a un mercado de domingo, así que seguro que hubieran hecho la vista gorda.

Leer más →

Un faro al final de la isla de Ré

Pasito a pasito el otoño se va trasformando en invierno mientras las hojas secas, las lluvias y el frío intentan que olvidemos las agradables experiencias del pasado verano. Pero el mal tiempo no va a poder con nosotros. Hoy hemos querido desempolvar los recuerdos de uno de esos días estivales que nos gustaría volver a vivir.

En nuestro viaje a La Rochelle disfrutamos descubriendo una delicia de paraje llamado la isla de Ré. Tras visitar hermosos pueblos como Saint-Martin de Ré o Ars en Ré queríamos llegar hasta el final, donde nos habían dicho que se alzaba un precioso e imponente faro que todo lo vigilaba.

Así que subimos a nuestro cochecito y enfilamos la serpenteante carretera hasta Saint-Clément-des-Baleines. Se acercaba el mediodía y hacía un día increíble. Teo ya había comido en Ars en Ré, así que el traqueteo del coche pronto lo sumió en un profundo sueño. Así son los viajes con niños, por mucho que planifiques las cosas el ritmo de los peques es el que manda.

De los cuatro viajes a Francia que habíamos hecho hasta el momento era la primera vez que veíamos el mar Atlántico, así que no nos queríamos perder las vistas que nos regalaría aquella atalaya ubicada al final de la isla de Ré y que tenía por nombre el Faro de las Ballenas.

Leer más →

Estampas de Ars en Ré en el oeste de Francia

La primera estampa de Ars en Ré tiene que ser inevitablemente la iglesia, con su pintoresco campanario negro y blanco que pincha el cielo como si fuera una aguja. Quién nos iba a decir a nosotros que en medio de la diminuta Isla de Ré íbamos a encontrar esa extraña armonía entre el arte románico del siglo XII y el gótico del siglo XV. Sin duda, una de las gratas sorpresas que nos llevaríamos en nuestro viaje a La Rochelle.

Desde Saint-Étienne, que es como se llama la iglesia, se van dibujando el resto de estampas de este pequeño pueblo de la región de Poitou-Charentes en Francia. Por ejemplo, apetece perderse por sus callejuelas pintadas de blanco, manchadas con puertas y ventanas de colores. Todo es tranquilo, la gente no tiene prisa ninguna en este rincón del mundo.

Los coches son minoría ante las bicicletas que reposan apoyadas en cualquier valla, en las paredes o que discurren por las calles empedradas y coloridas por las malvarrosas.

Y no podemos obviar que estamos en la Isla de Ré, donde todo huele a sal y a mar. Si se quiere pedalear un rato no quedan lejos las playas de La Grange, Chanchardon, o la Punta del Grignon.

Leer más →