Archivo | Viaje a los Pirineos

Viaje a los Pirineos – Boí i Taüll

El equip que exploró Boí Taüll

Seguimos con el relato de nuestro viaje a los Pirineos. Tras una primera noche en Roda de Isábena, decidimos adentrarnos en el Pirineo Catalán, concretamente en las bellísimas localidades de Boí y Taüll.

Atención Hielo

El camino desde Roda es corto, unos 45 minutos en coche. El problema es que se debe circular por carreteras secundarias y atravesar varios puertos de montaña. Como se estropearon los quitanieves tuvimos que colocar las cadenas, más que nada por precaución, ya que los oriundos iban a pelo.

Sant Joan de Boí

Lo primero fue llegar hasta la estación de esquí de Boí-Taüll. Allí dejamos a León y Ana con sus snowboards la mar de contentos. Mientras tanto, el resto del equip decidimos ir a hacer un poco de turismo por la zona.

Sant Climent de Taüll

Hacía bastante frío, la verdad sea dicha, pero eso no impidió que hiciéramos paraditas en estos pueblos de montaña impregnados de joyas del románico. La Vall de Boí es una de las cunas de este arte. Nosotros contemplamos Sant Joan de Boí del siglo XI, Santa Maria y la formidable Sant Climent de Taüll erigida sobre un templo del siglo XI, pero consagrada en el XII.

Vero en el campanario de Sant Climent de Taüll

Sant Climent de Taüll es la auténtica joya de la corona. De hecho, simboliza el prototipo de iglesia románica. En su interior está el mítico Pantocrator de Sant Climent de Taüll, una de las imágenes más emblemáticas del románico catalán. La entrada al templo es bastante barata y muy recomendable, ya que incluye la subida al campanario desde el que se pueden tomar unas fotos estupendas.

Mario lanzándose en trineo

Además de ver románico, aprovechamos la jornada para dar un paseíto o disfrutar el caldo de ave local. Además, algunos miembros del equip se apropiaron de un trineo ajeno y se dedicaron a tirarse por las pendientes nevadas. Muy divertido!!!

Viaje a los Pirineos – Roda de Isábena

Roda de Isábena al fondo

Se me acumula el trabajo. Desde que estoy sin ADSL se van amontonando los posts en la cabeza y no los puedo plasmar en el pachinko. Así que vamos con el punto de partida y base de operaciones de nuestro último Viaje a los Pirineos. La localidad en cuestión se llama Roda de Isábena, una auténtica joya del románico escondida en el pirineo aragonés.

Cipreses en Roda de Isábena

Roda de Isábena está ubicada en la comarca de Ribagorza, provincia de Huesca. Fue nuestro campo base y centro de operaciones en los Pirineos, un lugar donde nos sentimos como en casa gracias a la hospitalidad de Ana y Cinta. Para empezar nos alojamos en una casa increíble digna de cualquier revista de decoración. El ambiente agradable y distendido. La comida era siempre abundante y de primerísima calidad. En este apartado se merece una mención especial el cordero o la longaniza de Graus.

Claustro románico de la catedral de Roda de Isábena

Vero lo definió como un “pueblecito de cuento” y no le faltaba razón. Calles empedradas, vistas al espectacular Turbón, su catedral y claustro del románico, cuestecitas, arcos y piedra, mucha piedra. Encima la nieve y el calor del fuego hicieron la estancia mucho más acogedora.

Catedral de Roda de Isábena

La plaza del pueblo está presidida por la Catedral de San Vicente Mártir, una construcción muy bien conservada, a pesar de que fue construida en el siglo XI. Desde luego que es la catedral ubicada en el pueblo más pequeño de España, pues en Roda de Isábena no viven ni 50 personas. Merece la pena hacer una visita guiada al templo por un módico precio, ya que puedes conocer su peculiar historia y contemplar su estructura singular. Entre sus anécdotas se encuentra un saqueo por parte del célebre ladrón Erik el Belga. Este gañán se llevó, entre otras joyas, el mueble románico más antiguo fabricado en Europa.

El equip de Roda de Isábena

A pesar de su tamaño, Roda de Isábena es un lugar perfecto para desconectar. Cultura, gastronomía, historia, aire puro, naturaleza… Además, puede ser el punto ideal para conocer los Pirineos, ya que hay muchas visitas interesantes a pocas horas de camino… no obstante, eso será material para futuros posts.

Fotos del Viaje a los Pirineos

Con raquetas en Payolle

Hoy a hecho uno de esos días en el que la mejor opción era quedarse en casa. Y eso es lo que hemos hecho. En este sentido, he aprovechado el tiempo para ordenar las fotos del Viaje a los Pirineos y subirlas al Flickr.

Las he ordenado por ciudades y lugares, así que si les queréis echar un ojo, podéis hacerlo en los álbumes de nuestro Flickr de Roda de Isábena, Boí-Taüll, Merli, Monasterio de Obarra, Bossòst, Campan, Payolle y Pau.

Y como sólo de fotos no vive el hombre, escribiré una batería de posts en las próximas semanas sobre lo más interesante del Viaje a los Pirineos.

Pelforth Brune

Pelforth Brune

Menudo día de perros ha hecho hoy y que tarde se me ha hecho. Hoy lo suyo sería tomarse un caldito calentito, pero como Alicante no es el Polo Norte, propongo que nos bebamos la clásica cervecita de los viernes.

Hoy la afortunada es la Pelforth Brune, una cerveza francesa que descubrí durante nuestro último viaje a los Pirineos. Al contrario que las últimas cervezas del mundo que os he presentado, la Pelforth Brune tiene muchísimo más cuerpo y sabor. También más graduación, ya que alcanza los 6,5º de alcohol.

Para mí era una total desconocida, aunque para el camarero que nos la sirvió también. De hecho le pedí una cerveza francesa y me dijo que no tenía ninguna. Menos mal.

La primera Pelforth Brune se produjo en 1937. Su nombre viene de la contracción de las palabras pélican y fuerte en francés, una nomenclatura que adoptó en 1972 pasando de Pélican a Pelforth. ¡¡¡Salud!!!