Archivo | Viaje a India y Nepal

Viaje a la India, las primeras impresiones

P8070091

El pasado verano estuvimos de viaje por India y Nepal. Fueron muchos meses de preparativos, sobre todo para mentalizarse.

Nosotros volamos con Alitalia haciendo el recorrido Valencia -Milán-Nueva Delhi, saliendo del destino a las 06:30 horas y llegando a las 22:00 horas de la India (tres horas y media menos en España).

A pesar de que cuando llegamos ya era de noche, el impacto térmico fue espeluznante. Nada más salir del avión notamos un golpe de calor brutal. Sabíamos que hacía calor ¿pero tanto? Cierto es que a los poco días de estar en India te acostumbras. Para que os hagáis una idea, a las diez de la noche estábamos a 33 grados a la sombra y con el 100% de humedad relativa.

La entrada al aeropuerto de Nueva Delhi nos pareció muy tranquila. Los funcionarios te miraban con muy mala cara, cosa que no entendíamos. Nada más llegar cambiamos 200 euros en rupias en el mismo aeropuerto. Luego descubrimos que habíamos hecho bien porque había mejor cambio que en los hoteles.

Tras salir a la zona de llegadas, comienzas a vislumbrar dónde estás. Decenas y decenas de personas con cartelitos esperan impacientes a que les digas que eres tú al que buscan, no obstante en la India son 1.100 millones de personas.

Una vez localizamos nuestro nombre, el chico nos subió hasta un coche que nos llevó al hotel. El mozo que aguantaba el cartelito trabajaba a su vez para el hombre que nos llevó al hotel, que su vez trabajaba para nuestro guía. Así funciona en la India ¿castas? No exactamente, pero la jerarquización en el trabajo es espectacular.

El hombre que nos acompañó en el coche hablaba muy bien el castellano y nos hizo las típicas preguntas que se pueden hacer a una persona que acabas de conocer. Se interesó por nuestra zona de España y nuestras costumbres. Nosotros le devolvimos las preguntas cortésmente.

Las dos cosas que más me llamaron la atención de nuestras primeras horas en la India fueron el tráfico caótico y lo verde que es Nueva Delhi. El tráfico merece una mención a parte, ya que hay miles y miles de coches, motos, rickshaws, triciclos circulando en todas direcciones, sin carriles delimitados, sin señales de tráfico, sin policía… el caos total. No entendíamos como no había accidentes, ya que en la India lo normal es pitar cuando quieres pasar. Luego nos enteramos que obtienes la licencia de conducir pagando, no pasas ningún examen, simplemente pagas, y cuanto más pagas más pronto obtienes el permiso de conducir.

Una vez llegamos al hotel gastamos nuestras primeras rupias en propinas (al chófer, a los maleteros…) una acción que no pararíamos de repetir a lo largo de todo el viaje.

P8080302

He visto la cima del Everest o como sobrevolar los Himalayas en avioneta

DSCN1683

Estreno el nuevo wordpress 2.5 con esta entrada. Creo que de momento me está quedando muy viajero el blog, en los próximos días intentaré hablar de cosas más cercanas 🙂

En fin que esta es una de las muchas aventuras que vivimos el verano pasado durante nuestro viaje a India y Nepal.

Para aquellos mortales que no estén acostumbrados al sano hábito del deporte, esta opción es la mejor y más segura para poder ver el Everest de cerca.

Hay muchas agencias de viajes nepalíes que te ofrecen la posibilidad de sobrevolar los Himalayas para poder contemplar la grandeza de esta cordillera.

Nosotros salimos desde Kathmandú en una compañía que se llamaba Buddha Air, aunque me consta que hay más empresas que ofrecen estos servicios.

A nosotros el vuelo, que dura aproximadamente media hora, nos costó unos 115 euros por persona. La experiencia fue doblemente enigmática, ya que nunca habíamos subido a una avioneta tan pequeña y de hélices y por supuesto tampoco habíamos soñado con ver el Everest.

La experiencia comienza en el aeropuerto de Kathmandú donde hay cientos y cientos de personas esperando a hacer lo mismo que tú, así que es mejor que contrates la excursión un par de días antes. Es en esos momentos cuando algún graciosillo suelta lo de “no pasa nada si se paran los motores estas avionetas planean”. Claro planean contra un pico de más de 8.000 metros de altitud.

La verdad es que volar en este tipo de avionetas es una maravilla. Casi no notas las turbulencias. Las vistas son magníficas. Nosotros viajamos en plena época de monzones, cuando se supone que no vas a ver nada. Tuvimos mucha suerte porque nos encontramos con un día despejado que nos permitió ver varios ‘ochomiles’ entre ellos el Everest. En esos momentos te entra una sensación indescriptible que te hace pensar irremediablemente en Sir Edmund Hillary y en los pioneros del alpinismo.

En mi opinión merece la pena. Creo que es imperdonable visitar Nepal y no ver los Himalayas. Además, estas compañías te devuelven un porcentaje muy elevado del dinero en caso de que no se pueda ver la cima. Tened en cuenta que la avioneta vuela a 6.000 metros de altitud y a veces hay nubes mucho más altas.

Lo mejor el diploma que te acredita como persona que ha visto el Everest jajaja. Lo peor el madrugón, ya que era el día que nos volvimos a España y estuvimos cerca de 48 horas despiertos.