Archivo | Viaje a India y Nepal

Qué ver y visitar en Nueva Delhi, 72 horas en la capital de la India

En su momento definimos a Nueva Delhi con total convencimiento como la capital del caos. Cuando hicimos el viaje a India en 2007 éramos un par de jóvenes sin apenas experiencia viajera y nos impactó muchísimo todo lo que vimos en aquella ciudad ruidosa, desordenada y superpoblada hasta límites insospechados. Allí fue donde aprendimos que si pestañeas un segundo en Asia te estás perdiendo alguna situación extraordinaria. También que existe cierto orden dentro de esa maraña aparentemente caótica, pero que necesitas algo de tiempo para acostumbrarte a ella.

India es intensa como pocos destinos en el mundo, quizás por eso resulta de los más atractivos para viajeros de todo el planeta. Nosotros estuvimos por allí un par de semanas y de vez en cuando nos pica el gusanillo de regresar a otras zonas del país que no pudimos conocer. La mayoría de viajes a India comienzan en Bombay o la capital del país, así que vamos a hacer un repaso a lo que vivimos allí y recomendarte qué ver y visitar en Nueva Delhi. Disculpa la poca calidad de las fotos, nos costó adaptarnos al potente sol del subcontinente indio y eso lo notaron y mucho las instantáneas que tomamos los primeros días de aquel periplo.

Leer más →

Kandariya Mahadev, la joya de los templos eróticos de Khajuraho en India

Fotos de los templos eroticos de Khajuraho, Kandariya Mahadev

Cuando repasamos las fotos de nuestros primeros viajes nos arrepentimos muchísimo de no haber tenido más experiencia y pericia con la fotografía. Eso, y una cámara algo más potente para capturar los momentos irrepetibles que vivimos. Por contra, todas esas vivencias eran mucho más puras, inocentes, virginales. Todavía no había nacido este blog y no era necesario tomar notas, las fotos nos importaban un pimiento y estábamos tan impresionados con lo que veíamos que no podíamos hacer otra cosa que mascullar una onomatopeya tras otra. También brotaba alguna maldición de nuestra boca, especialmente cuando llegábamos al alojamiento y veíamos esas instantáneas tan pobres recién hechas con nuestra vieja cámara compacta.

Esta situación se repitió constantemente en nuestro viaje a India y Nepal, dos destinos apasionantes como pocos, pero en los que si te permites el lujo de pestañear probablemente te estés perdiendo alguna situación realmente extraordinaria. En India visitamos lugares ciertamente fascinantes como el templo Kandariya Mahadev de Khajuraho, aunque las imágenes que captamos entonces no están a la altura de los intensos segundos que vivimos allí. Además de la cámara, nos hubiera gustado tener la paciencia y el tesón necesario para documentar gráfica y adecuadamente aquellos rincones mágicos. Aún así resulta imposible olvidarlo.

Leer más →

La India más auténtica y humana con Panipuri Viajes, entrevistamos a Carmen Pérez del Olmo

Viajes a India con Panipuri Viajes, mujeres

Estoy convencido de que no hemos sido ni uno, ni dos, ni cien, sino muchos más los que estábamos enganchados a los relatos de Carmen Pérez del Olmo y a la forma tan cercana y apasionada que tenía de contar sus viajes en Trajinando por el mundo. Han sido algunas (no pocas) las ocasiones en las que he decidido liar el petate y escoger un destino inspirado por sus magníficos textos, aunque a veces no hacía falta porque me transportaba a esos lugares remotos directamente a través de sus palabras, como por arte de magia.

Conocí a Carmen en persona hace muchos años, incluso he tenido la suerte de viajar con ella por algún destino cuando ejercía de periodista. Tiene un talento innato para involucrarse con los destinos y logra sacar siempre lo mejor de los mismos en sus textos. Poco a poco la frecuencia con la que nos llegaban sus relatos fue menguando como un azucarillo que se deshace en un té hirviendo, así que acudí directamente a la fuente para ver qué estaba sucediendo. La respuesta es muy sencilla, Carmen había emprendido otro proyecto. Su nombre es Panipuri Viajes y a través de esta conversación podrás descubrir de qué se trata ¿nos acompañas?

Leer más →

¿Se puede evitar el Delhi Belly? Diarreas del viajero en India

El Delhi Belly o las diarreas del viajero es uno de los mayores temores de los osados que emprenden un viaje a la India. Si habéis estado en el subcontienente indio y lo habéis sufrido en vuestras propias carnes sabréis porqué lo digo.

Este asunto es de los que más quebraderos de cabeza suele provocar en el viajero, de hecho, muchos de vosotros me habéis preguntado por la comida en India y por el Delhi Belly, así que vamos a ver si se pueden evitar o no.

Empezaré diciendo que en nuestro viaje a India estuvimos un par de días con síntomas de Delhi Belly, a pesar de que viajamos en grupo, nos alojamos en buenos hoteles y llevamos mucho cuidado con la comida. Incluso extremando las precauciones es difícil evitar las horribles diarreas del viajero, así que no soy muy optimista respecto a este tema.

Leer más →

Viaje a India – Palacio de Jaipur

Edificio del Palacio de Jaipur

El Palacio de Jaipur es una de las visitas más recomendables si estáis por esta ciudad rosada del Rajhastan. Está emplazado en la parte antigua de Jaipur, muy cerca del Hawa Mahal, o Palacio de los Vientos, y del Jantar Mantar. En el meollo, vaya.

Entrar al Palacio de Jaipur cuesta 180 INR (2,9 euros), aunque si queréis hacer fotos tendréis que pagar otras 100 INR (1,6 euros) y si grabáis vídeos 200 INR (3,2 euros). Ya os he explicado en alguna ocasión, que los precios de las entradas en la India son mucho más baratos para los locales, que para los extranjeros.

Balconada del Palacio de Jaipur

Antes de entrar al Palacio de Jaipur, vivimos una de esas típicas descargas de agua propias de los monzones que nos dejaron calados en cuestión de segundos. El agua lo arrastró todo y os puedo asegurar que los sistemas de alcantarillado no son tan eficientes en la India, así que imaginaos todo lo que vimos en esas aguas.

Pero dejemos nuestras batallitas y centrémonos en este complejo imponente. Cuenta con edificios, jardines, patios y murallas. En la actualidad tiene una parte bastante amplia que es visitable, y otra que está cerrada al público. Un ejemplo de esto es el Chandra Mahal que todavía hace las veces de residencia del actual maharaja de Jaipur.

Torre del Palacio de Jaipur

Lo que recuerdo con bastante nitidez del Palacio de Jaipur es la mezcla de estilos que se podían ver por todo el complejo. Digamos que era una fusión entre la arquitectura de la zona del Rajhastan y la influencia de los poderosos mogoles, cuyos edificios pudimos contemplar durante todo el viaje a India. Los edificios son la leche, y el colorido mezcla entre rosa y marfil es muy vistoso.

En una de las zonas visitables, recuerdo que había una especie de museo de vestimentas de los maharajas. Es algo parecido a cuando estamos en una catedral y empiezas a ver ropajes de antiguos obispos y cardenales, pero en su versión hindú.

"One tip please" en Jaipur

Lo que más nos chocó de este museo fue la imagen de un tal Sawai Masho Singh I que hubiera dejado a cualquier luchador de sumo a la altura del betún. El tipo medía 2 metros de alto, tenía una envergadura de 1,2 metros de ancho y pesaba 250 kilos. Lo mejor de todo es que el crack era un conquistador, pues llegó a tener 108 esposas.

Otra zona interesante del palacio es el arsenal donde había un montón de dagas y espadas chulísimas, además de muchísimos espejos y techos con incrustaciones de oro. Las salas de audiencias también son una pasada y se pueden visitar.

Puerta con pavos reales en el Palacio de Jaipur

No obstante, más que el interior y las colecciones de riquezas de los maharajas, a mí lo que me dejó más boquiabierto, son las puertas del patio, los edificios y algunos bajorrelieves con motivos de pavos reales que son una auténtica obra de arte. Se nota que el dinero de los maharajas podría contratar a los mejores artesanos.

Resulta cuanto menos curioso, ver los opulentos lugares en los que viven y vivían los maharajas y compararlos con sitios similares de otras culturas y países. Lo cierto es que tanta riqueza y ostentación choca mucho más en lugares como la India donde las desigualdades sociales están mucho más marcadas que en los países occidentales.