Archivo | NBA

Playoffs NBA, se acabó el ciclo de dos titanes

Hace un par de semanitas que han comenzado los playoffs de la NBA y han sucedido cosas muy interesantes, predecibles e inexplicables.

Por lo que respecta a los nuestros una de cal y una de arena. Los Lakers de Kobe y Gasol han sido el único equipo capaz de conseguir un 4-0. Destaco lo de equipo, porque están funcionando como tal, mientras que sus rivales los Nuggets, parecían una banda de pistoleros que sólo se han preocupado de adornar sus estadísticas. Jugadores como Carmelo Anthony y Allen Iverson, nunca podrán ganar un campeonato.

Los Raptors de Calderón se han ido para casa más pronto de lo esperado. El entrenador de Toronto, Sam Mitchell, es uno de los peores de la liga a pesar de que el año pasado se llevó el premio a entrenador del año. Calderón es muchísimo mejor base que su compañero TJ Ford y que cualquier base de sus rivales en esta serie. ¿Donde ha estado la clave de una derrota por 4-1? Pues en la pésima gestión de Mitchell y en la aparición de uno de los mejores pívots de la próxima década, Dwight Howard. Este pedazo animal se ha bastado el solito para acabar con los Raptors.

Pero otra de las circunstancias de primera ronda que me gustaría destacar es el final de dos equipos que más me han hecho disfrutar en los últimos años: Dallas Mavericks y Phoenix Suns. Los dos han fracasado estrepitosamente al caer en primera ronda por idéntico resultado 4-1.

Empecemos por los texanos. Dallas tenía entre sus argumentos al mejor jugador europeo de todos los tiempos, Dirk Nowitzki, a uno de los mejores bases de la historia venido a menos, Jason Kidd, y a una clase media muy selecta como Jason Terry, Josh Howard o Jerry Stackhouse. Sin duda una de las plantillas más completas de la liga, que por segundo año consecutivo se ha dado un batacazo de impresión. Avery Johnson ha sido destituido.

Podríamos hacer un paralelismo, poco afortunado, entre los Mavs y el Barça actual o el Madrid de los galácticos. Un equipo hecho a base de talonario que no ha sabido cuajar. Demasiados gallos en un mismo gallinero y un presidente megalómano como Mark Cuban han dado al traste con este equipazo. El rival, New Orleans, será uno de los equipos a tener en cuenta en los próximos años. Ojo a Chris Paul.

La otra gran decepción han sido los Suns. Me duele especialmente esta derrota, porque ha sido el equipo con el que más me he divertido estos años. Cierto es que enfrente tenían a los actuales campeones, pero no han dado nada de guerra, un 4-1 es un fracaso absoluto. Seguramente Mike D’Antoni no comience la temporada que viene.

Nash no ha podido con Parker, y Shaquille O’Neal ha lastrado el juego vibrante y de transiciones rápidas al que nos tenían acostumbrados los de Arizona. A diferencia de Dallas, todavía tienen esperanzas para el futuro y tendrían que hacer una reconstrucción entorno a Amaré Stoudemire.

Previsones para segunda ronda:

Oeste

  • Lakers gana a Utah en seis partidos
  • Spurs ganan a New Orleans en siete partidos

Este

  • Boston gana a los Cavs en seis partidos.
  • Detroit se carga a Orlando en seis.

¿Estáis de acuerdo? Buen fin de semana a todos.

Lista de cosas para el fin de semana

De camino a Ibiza con mis amigos

Lista de cosas para hacer este fin de semana y no quedarse en el intento:

  • Probar más a fondo el Wii Fit de Nintendo.
  • Ver el tercer partido de la serie New Orleans-Dallas, ya sabéis que en tiempos de playoff NBA se permite sonar.
  • Ir a comprar regalos de cumpleaños para León y DJB.
  • Invitar a comer a nuestros amigos Javi y Tere que todavía no han estado en casa desde que vivimos en ella.
  • Maquearse y ponerse guapetones para la nuit.
  • Asistir al cumpleaños de León y Dejotabé.
  • De fiestaca por Alicante hasta altas horas de la madrugada.
  • Sufrir una resaca galopante.
  • Sobrevivir al fin de semana y contarlo en el blog.

Buen fin de semana a todos y todas. ¿De vez en cuando está bien quedar con los amigos, verdad?

Comienzan los playoffs de la NBA, se permite soñar

Con tanto hablaros de viajes, de blogs y de Alcoy, todavía no me había dado tiempo a contaros otra de mis grandes aficiones: la NBA.

Me chifla el baloncesto. De jovencico lo practicaba. Era un auténtico looser, así que me tuve que pasar al sillón-ball. No obstante, la NBA me ha gustado de siempre. Desde bien guacho, como dirían en Muchachada Nui, me gustaba ver esos partidos con marcadores de escándalo donde Magic y Bird protagonizaron el mejor duelo baloncestístico de la historia. Narraba Trecet.

Por aquella época, los concursos de mates eran de verdad, y Jordan y Dominique Wilkins se lo tomaban como algo personal. Larry Bird ganó los concursos de triples que quiso y Stockton y Malone formaban la mejor pareja de la historia de la liga.

Luego vino el Canal + y estuve desconectado televisivamente hasta que volví a ver los partidos. Narraban Montes y Daimiel. Jordan estaba viejuno, pero todavía le dio tiempo a ganar unos cuantos anillos más, a retirarse y a reaparecer de nuevo. Luego llegaron Shaquille, Penny Hardaway, Chris Webber, Garnett, Iverson, Duncan, Kobe… y un sinfín de estrellas que intentaban ayudar a la liga a recuperarse de la pérdida del 23.

Volviendo la vista atrás, llegó un torneo que organiza la ACB en Alcoy todos los veranos. Vino el Barça y en sus filas había con un muchacho delgadísimo y larguirucho que se llamaba como yo y se apellidaba Gasol. Luego, mientras veía en la tele la final del mundial junior que ganó España le decía a mi madre: acuérdate de este chico que se llama como yo. Jugará seguro en la NBA“. Ella no lo recordará.

Era impensable imaginar que ese chico llamado Pau, llegaría donde ha llegado y que con él vendrían otros cinco (Raül, Calderón, Garbajosa, Sergio y Navarro).

Después de tantos años y de haber ganado un Mundial y varias medallas importantes, ese chico llamado Pau tiene la gran oportunidad de su vida: proclamarse Campeón de la NBA. No es cosa baladí. Los Lakers tienen en su equipo al mejor entrenador del mundo, Phil Jackson, al mejor jugador del mundo, Kobe Bryant, y al mejor jugador español de todos los tiempos, Pau Gasol.

A pesar de la plaga de lesiones, entre ellas la de su center titular, el equipo púrpura y oro tiene un camino de lo más propicio para llegar a la final y hacerse con el anillo. Me alegraría muchísimo por Pau.

Si alguno ha aguantado este rollo, deciros que os iré contando el desenlace de esta historia, porque es tiempo de playoff en la NBA, es tiempo de soñar.