Archivo | Cine

My Blueberry Nights

My Blueberry Nights

El viernes pasado se estrenó en España My Blueberry Nights la última película de Wong Kar-Wai. Nosotros la hemos visto esta misma noche.

Aunque nacido en Shanghai, Wong Kar-Wai se labró una reputación como director de cine en Hong Kong. Tiene una amplia filmografía, aunque yo sólo he visto cuatro de sus películas. Happy Together, In the mood for Love, 2046 y My Blueberry Nights.

Esta última no ha recibido muy buenas críticas, pero no se puede decir que sea una mala película, ni mucho menos. En mi opinión tiene todos los ingredientes que han hecho célebre a Wong Kar-Wai. Una excelente fotografía, una estética preciosista, una música evocadora, un buen elenco de actores y una gran historia de amor o desamor, según se mire. Es un maestro de lo estético y de plasmar la belleza sobre la pantalla.

¿Entonces qué le falta o qué le sobra a My Blueberry Nights? Empecemos por los actores. Creo que Rachel Weisz, Natalie Portman y Frankie Faison están soberbios como secundarios. Lo que me chirría un poco es la combinación Norah Jones-Jude Law. Quizás porque no me imagino otros protagonistas que Tony Leung Chiu Wai o Maggie Cheung en las películas de Wong Kar-Wai.

Las localizaciones también me resultan extrañas. Acostumbrado a ver Hong Kong o Singapur en sus películas, me he sentido perdido en Nueva York, el desierto de Arizona o Las Vegas. Eso sí, la fotografía no me ha decepcionado para nada. Es un maestro mostrando escenas de lo cotidiano, trenes en movimiento, el típico humo de un cigarro, los zapatos de una chica guapa…

El ritmo ha sido más dinámico que de costumbre, pero sigue siendo pausado como toda buena película asiática. En definitiva, os recomiendo que no os fiéis de las críticas y que toméis vuestras propias impresiones. A mí ni me ha defraudado ni me ha apasionado. A Vero le ha encantado. Quizás porque le pirran las historias de amor.

Viaje a la India, el fenómeno Bollywood

Aunque haya contado las principales etapas de nuestro viaje a la India, todavía se han quedado muchas cosas en el tintero. Una de las que más llama la atención del país hindú, es la pasión por su cine, cuya industria es conocida como Bollywood.

Se trata de un auténtico fenómeno de masas, y en la India eso es mucho decir. En las principales ciudades vimos varios cines de Bollywood, sin embargo, es la gente la que lo vive de una forma muy especial. En la radio siempe está sonando alguna canción y en la televisión existen canales infinitos repasando los clásicos. Por ejemplo, la MTV hindú es una serie de vídeos de canciones de Bollywood. Tíos supercachas, tías muy ligeras de ropa bailando y haciendo poses. Nos machacaron vaya.

El cine de Bollywood siempre suele seguir los mismos patrones. Son musicales en hindi que suelen revivir alguna historia clásica de amor, muchas veces basadas en el mítico Ramayana. Amores imposibles, diferencias de castas, malos malísimos, malas zorrísimas interpretadas por occidentales, el bueno, la guapa. Tópico tras tópico, argumentos simples, bailes muy elaborados y vocecitas penetrantes que taladran el cerebro. Todo esto se repite sin parar y a los hindúes les encanta.

El centro neurálgico de la industria de Bollywood está situado en Mumbai, y es una auténtica fábrica de hacer billetes que está a la altura del cine de Hollywood. El pasado mes de abril se llegó a rumorear que alguna empresa de la India quería grabar en los estudios de la Ciudad de la Luz de Alicante, pero creo que todo ha quedado en agua de borrajas.

Por cierto, el vídeo que os pongo es de la película que estaba de moda justo cuando estábamos por la India. Se llama Chak de India y sus canciones y publicidad estaba por todas partes. El argumento es tipo Disney y tiene como principal escenario la selección femenina de hockey de la India. Su protagonista es la superestrella de Bollywood, Shahrukh Khan. Muy pero que muy pegadiza jajaja.